Crítica: Bohemian Rhapsody

Is this the real life?
Is this just fantasy?
Caught in a landslide
No escape from reality

Hay mitos demasiado grandes como para atreverse a tocarlos. El de la legendaria banda Queen y su carismático y revolucionario líder, Freddie Mercury, sería un claro ejemplo. Realizar un biopic sobre una figura tan icónica e importante para millones de personas es un acto de valentía que hay que acometer con meticuloso cuidado, porque será escrutado y desmenuzado con más exigencia que la mayoría de proyectos cinematográficos. Queen, sus componentes y su música son sagrados, y un paso en falso podría desatar la ira de las masas adoradoras del grupo británico.

Por eso, cuando el año pasado llegaron a nuestros oídos los rumores de problemas en el set de Bohemian Rhapsody, que culminaron en el despido de su director, Bryan Singer, a pocas semanas de finalizar el rodaje, se dispararon las alarmas. A lo que se sumó la preocupación por que la película obviase la sexualidad y los aspectos más oscuros de la vida de Mercury, y unas primeras críticas no demasiado alentadoras. ¿Estaremos ante un caso de biopic estrellado? ¿Habrán empañado su legado? Después de ver el film, puedo decir con convencimiento y alivio que la respuesta a ambas preguntas es “no”. Bohemian Rhapsody es un triunfo del cine biográfico y musical, una cinta que toca todas las notas correctas, y lo hace con pasión, convencimiento y, sí, respeto y devoción por las personas que retrata.

La película abarca desde la formación de la banda a comienzos de los 70 hasta su memorable actuación en Live Aid en 1985, considerado por muchos el mejor concierto rock de la historia. En el complejo y exigente papel de Freddie Mercury nos encontramos a Rami Malek (Mr. Robot), que se enfrenta al mayor reto interpretativo de su carrera y no solo sale airoso, sino que sería injusto que no estuviera nominado a todos los premios posibles. Como no podía ser de otra manera, Singer se centra en el líder de la banda, cuya historia comienza cuando aun era Farrokh Bulsara, un joven británico de origen parsi e indio con grandes sueños, enorme talento y una todavía mayor dentadura, y a lo largo de 134 vibrantes minutos nos muestra su evolución como artista, estrella y persona.

Para ello, Singer recorre la trayectoria de la banda como si de un “greatest hits” se tratara, marcando los puntos de inflexión de su ilustre historia para componer una celebración del espíritu inquieto e innovador de unos artistas en constante evolución, que se negaban a ser domados por la industria discográfica y encasillados en un solo sonido. La película trata de descifrar el secreto del éxito de Queen, y nos da una posible respuesta: Freddie Mercury, Brian May, Roger Taylor y John Deacon eran una familia en la que cada miembro era diferente y mantenía su personalidad individual dentro del grupo. Pero claro, Freddie era el pater familias, el rey, el animal escénico que copaba todas las miradas, la personalidad magnética, excéntrica y profundamente queer que atraía, y sigue atrayendo, a personas de toda clase.

El reparto de Bohemian Rhapsody es inmejorable. Ben Hardy está muy divertido como Roger Taylor, la principal oposición creativa de Mercury dentro de la banda, mientras que Joseph Mazzello (el repipi Timmy de Parque Jurásico) y Gwilym Lee aportan la serenidad y cordura necesaria para mantener su equilibrio interno. Por otro lado destaca una entrañable Lucy Boynton como Mary Austin, primer gran amor y posteriormente amiga hasta el final de Mercury, cuya preciosa relación ocupa el eje sentimental de la película. Pero no os alarméis, Bohemian Rhapsody no oculta la homosexualidad y amaneramiento del cantante, así como tampoco elude su diagnóstico de VIH, tratando todos estos temas de frente, sobre todo durante su recta final.

Como decía, los secundarios son fantásticos, y la química entre los miembros del grupo es uno de los puntos fuertes de la película, pero quien se merece todos los elogios, y más, es Malek. El actor estadounidense de origen egipcio está sencillamente impresionante. Su trabajo interpretativo es soberbio, ya sea en las escenas dramáticas, como en las cómicas, o sobre el escenario, donde se deja la piel y asombra con su completa transformación física y espiritual en Mercury. En resumen, Malek nos regala la interpretación de su vida. Es imposible apartar la mirada de él, y eso es justo lo que hace falta para dar vida a alguien como Mercury y no morir (y matar tu carrera) en el intento.

Si hay que señalar algún aspecto negativo sería el inevitable uso de los lugares comunes del cine biográfico y musical, y su final, en el que Singer se empeña en reproducir buena parte del concierto Live Aid. El mundo nunca se va a cansar de los temazos de Queen, pero poner cinco seguidos en una película resulta excesivo. Dejando esto a un lado, Bohemian Rhapsody es un crowd-pleaser de manual, una película tremendamente emocionante y complaciente, incluso para aquellos que no se consideren fans de la banda (como quien esto escribe). Gracias sobre todo al arrollador trabajo de Malek, pero también a un guion lleno de sentimiento, buenos diálogos, momentos muy divertidossecuencias musicales hábilmente ejecutadas y por supuesto, el infalible repertorio de Queen, Bohemian Rhapsody resulta en una experiencia cinematográfica de lo más pegadiza y electrizante. Larga vida a la Reina.

Pedro J. García

Nota:★★★★

Mr. Robot (Primera temporada): Hackeo al drama televisivo

Cuando el pasado 18 de septiembre Rami Malek se subía al escenario del Microsoft Theater para recibir su primer Emmy a Mejor Actor de Drama, su rostro reflejaba la sorpresa e incredulidad que muchos sentíamos al verlo o al enterarnos a la mañana siguiente. El trabajo de Malek en Mr. Robot ha sido universalmente aclamado, pero el Emmy estaba lejos de ser una garantía para él. Digamos que el joven actor, al que ya habíamos visto en la saga CrepúsculoLas vidas de Grace entre muchas otras películas, era la opción improbable, el candidato underground. Pero como demuestra este galardón (y el de Tatiana Maslany en la misma noche) nada es imposible y Malek ha visto recompensado, sorprendente, pero muy justamente, su excelente labor dando vida al fascinante Elliot Alderson en la primera temporada de Mr. Robot.

La serie creada por Sam Esmail (un nombre muy propio teniendo en cuenta las circunstancias) se convirtió el verano pasado en una de las mayores revelaciones catódicas del año, con una primera temporada que por fin está disponible en España en Blu-ray y DVD. Oportunidad perfecta para revivir el intenso, oscuro y absorbente viaje a lado oscuro del subconsciente protagonizado por Elliot, un ingeniero de ciberseguridad de día, que de noche ejerce como justiciero hackeando las vidas de criminales para castigarlos o entregarlos a la policía. Por esta premisa, la serie fue rápidamente relacionada con Dexter, y lo cierto es que la comparación no es para nada descabellada (Mr. Robot también nos deja entrar en la psique de su protagonista mediante su voz en off). Elliot trata de llevar una vida normal de día, se esfuerza por conectar, cultivar relaciones y actuar como un miembro más del rebaño, a pesar de su ansiedad social y trastorno paranoide, mientras que de noche se pone su capucha para tomarse la justicia por su mano. Sin embargo, la serie se desmarca rápidamente del “oscuro pasajero” para convertirse en algo más complicado, un juego de apariencias y espejos deformados que hará que nos planteemos qué es real y qué existe únicamente en la cabeza del protagonista.

La vida de Elliot se complica cuando sus “cacerías” nocturnas le llevan a cruzarse con el líder de un misterioso grupo de hackers, el Mr. Robot del título (Christian Slater, que también produce la serie). Este lleva mucho tiempo observando al muchacho y lo ficha para que destruya la empresa en la que trabaja, E Corp (o Evil Corp), la misma que se supone que debe proteger. Impulsado por sus creencias personales y asqueado con la “vida moderna”, en la que las personas viven esclavizadas a la maquinaria capitalista, Elliot se une a Mr. Robot y su fsociety (grupo de hackers ubicado en Coney Island) para hundir a los directivos de las multinacionales que, según él, están controlando y destruyendo el mundo. A medida que se ve cada vez más implicado en la trama contra E Corp, el tumulto interior de Elliot crece, haciendo que su vida personal, su pasado, y quizá también su cordura, se fusionen peligrosamente con los designios de la fsociety.

Con tan solo 10 episodios, la primera temporada de Mr. Robot presenta una historia compacta que atrapa de principio a fin, desde su redondo piloto hasta su intensa recta final, y por tanto se hace perfecta para su visionado en maratón. Pero además de ser un thriller psicológico adictivo con grandes interpretaciones, Mr. Robot es una de las series más técnica y visualmente impecables del panorama actual. Con una magnífica fotografía cinematográfica y encuadres memorables (cuanto más aire por arriba, mejor), el trabajo de Sam Esmail sido comparado con el de David Fincher, cuyo cine (y en especial El club de la lucha) salta a la vista que es una de las principales influencias de la serie.

Mr. Robot es un alegato anti-capitalista que, a través de los incendiarios monólogos de Elliot, lanza agresivas proclamas con las que pretende destapar los absurdos de la vida moderna, poner en tela de juicio la democracia y denunciar la manipulación de las grandes empresas sobre nuestro homogéneo estilo de vida. Su discurso quizá no sea el más original o novedoso, pero su historia está contada con mucho estilo y no pierde fuelle a lo largo de la temporada, es más, mejora a medida que pasan los capítulos. Mr. Robot es uno de los dramas de los últimos años, una serie ya de culto que entra muy bien por los ojos y por los oídos (vaya música), que engancha con su enigmático argumento y su tono de constante inquietud, y nos tiene reservados unos cuantos mindfucks en el camino. Si todavía no os habéis dejado hackear por Elliot, hacedlo cuanto antes.

mr-robot-t1-blu-rayMR. ROBOT – TEMPORADA 1

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS
Contenido 2 Discos. 10 Episodios
Imagen 1.78:1 1080p
Audio Inglés – DTS-HD Master Audio 5.1
Castellano – DTS 5.1
Francés – DTS 5.1
Subtítulos Castellano, Francés, Holandés, Inglés para sordos

EXTRAS
Escenas inéditas (13 min).
Tomas falsas (5 min).
C0mo_S€_h!z0_Mr_R0b0t.mov (12 min).