Nuevas series: cancelaciones, renovaciones y pronósticos

La temporada otoñal comienza por todo lo alto para las series norteamericanas. La mayoría de estrenos del último mes han cosechado buenas audiencias, augurando un año saludable para la ficción televisiva. Sin embargo, ya tenemos las primeras bajas en la parrilla. Centrémonos primero en las buenas noticias:

Hasta ayer, todas las series renovadas eran comedias y la mayoría de series canceladas se adscribían al género dramático. Primero se filtraba en la red la noticia de que The CW había decidido otorgar una temporada completa (de 22 episodios) a una de sus apuestas más fuertes de la temporada: Ringer. Poco después, la cadena confirmaba que además de Ringer, decidía renovar The Secret Circle y Hart of Dixie al menos hasta mayo (es decir, temporadas de 22 episodios también para ellas). De esta manera, las tres series de CW se convierten en los tres primeros dramas renovados, y se suman al resto de series con temporada completa asegurada, todas comedias de veinte minutos: New Girl, Up All Night, Whitney y 2 Broke Girls (esta última, mi favorita). Las audiencias de la CW suelen rondar los 2 millones de espectadores, sin embargo, ninguna de las tres series renovadas ha llegado a esa cifra en las últimas semanas, obteniendo todas un mero 0.8 de índice de audiencia. Entonces, ¿por qué se ha apresurado la cadena a renovarlas todas? Probablemente se trate de una estrategia para acallar las voces que hablan de crisis en la network. Pero también puede entenderse como un truco para ganarse la confianza de una audiencia que quizás se resistía porque ¿para qué molestarse en ver series que se cancelarán en breve? Es la manera que tiene la cadena de prometer no dejar colgada a su audiencia. Total, no tienen mucho que perder. Personalmente, creo que el plan funcionará y veremos aumentar las cifras.

No es una cancelación ni una renovación, pero podría significar cualquiera de las dos ocpiones: FOX ha anunciado fecha para el final de la primera temporada de Terra Nova, garantizando así la emisión de 13 episodios, cuya conclusión veríamos el 19 de diciembre. Lo cierto es que la serie no ha cosechado audiencias impresionantes y las críticas no son nada favorables (la mía es completamente destructiva), por tanto si la FOX ha decidido emitir una temporada completa quizás no deba tomarse como un indicio de renovación. Es oportuno recordar que esta tanda de episodios de Terra Nova lleva rodada desde hace un año y que la intención inicial de la cadena era emitirlos y ver qué pasaba después. Si la serie no remonta (algo que parece imposible a tenor de las mediocres audiencias y las malas críticas de su último episodio), el 19 de diciembre se emitirá su series finale.

Por ahora, la cadena con más bajas es la NBC, que ha demostrado tener de todo menos paciencia con respecto a algunas de sus nuevas series. Hace un par de semanas caía The Playboy Club, siendo la primera serie de la temporada en recibir el hachazo. Lo curioso es que unos días antes, el presidente de NBC, Bob Greenblatt, anunciaba su intención de mantener la serie en antena a pesar de las bajas audiencias, porque según él la serie necesitaba tiempo para asentarse y demostrar lo que valía. Dos días después, tras solo tres episodios emitidos, The Playboy Club se despedía definitivamente de la audiencia. La segunda cancelación de la temporada también provenía de NBC, que tras cuatro episodios y una abismal caída de las audiencias, echaba el cierre a Free Agents, la nueva serie de Hank Azaria. No son solo dos series de NBC canceladas, sino también dos series con Whedon Alumni en sus repartos (Sean Maher en The Playboy Club y Anthony Head en Free Agents) que no logran convencer a la audiencia, alimentando así la infame maldición whedon (cuya mayor representante es nuestra querida Summer Glau). A Morena Baccarin y a Alan Tudyk parece irles mejor con Homeland y Suburgatory respectivamente. Por otro lado, How to Be a Gentleman (CBS) ha sido desplazada a los sábados y ha detenido su producción, por lo que se considera muerta, a pesar de que la cadena no lo ha confirmado. Sería de esta manera la primera comedia cancelada, rompiendo la buena racha del género esta temporada.

Por ahora, estas son todas las decisiones que las cadenas han tomado con respecto a sus nuevas series. Sin embargo, es de esperar que en breve se pronuncien para confirmar las cancelaciones y las renovaciones que todos predecimos. El hacha está a punto de caer sobre Charlie’s Angels (ABC), que ha experimentado una caída progresiva en los índices, perdiendo 3 millones de espectadores con respecto a la audiencia de su episodio piloto. A otra serie de ABC, Pan Am, le espera un destino similar, con casi 5 millones de espectadores dados a la fuga. Por suerte, esto enseñará a las cadenas generalistas a no jugar a imitar a series únicas en su especie. Por desgracia, Pan Am nos gustaba mucho. Finalmente, a pesar de la tendencia a la baja de las audiencias (lógica tras la expectación inicial ante los pilotos), hay series que mantienen buenas cifras y que serán renovadas para una temporada completa en breve: Suburgatory, Person of Interest o Unforgettable por ejemplo.

*Última hora (22:51): Revenge y Suburgatory también han conseguido temporadas completas (fuente: Michael Ausiello).

El gran número de estrenos de la temporada no ha impedido que la audiencia seriéfila se pluriemplee y le dé una oportunidad a muchas series novatas. Sin embargo, a pesar de los números, el aire de decepción es generalizado. Aún nos quedan estrenos por ver antes de que acabe 2011, Grimm, Man Up Once Upon a Time (una de mis mayores apuestas), pero por si los implacables verdugos de las networks siguen cargándose series, la mid-season se encargará de hacer que nos olvidemos de ellas rápidamente. Para entrar en contacto con lo que nos tienen preparado, echad un vistazo a los estrenos de 2012. Pero antes, haced vuestras propias apuestas: ¿qué series sobrevivirán hasta mayo y cuáles serán las próximas en desaparecer? Para ayudaros con vuestros pronósticos, podéis consultar las audiencias actualizadas de todas las nuevas series en TV.com.

Pan Am: 43 minutos de primera clase

La televisión se empeña en mirar atrás, en concreto a una década de cambio social y esplendor económico, los sesenta. Si Mad Men (AMC) y más recientemente The Playboy Club (NBC) nos ofrecen una perspectiva más amarga y subversiva de las transformaciones que experimentan las grandes ciudades norteamericanas en esta época, Pan Am (ABC) nos muestra la cara más amable y optimista de los sesenta. La primera década del siglo XXI ha estado caracterizada por un empeño regresivo que nos devuelve a tiempos pasados mejores, a lugares que nos resultan familiares pero que no están a nuestro alcance, y que nos rescatan de esta (aquella) nuestra sociedad caracterizada por el miedo exógeno, la precaución extrema y el enclaustramiento cibernético. Han pasado diez años desde los atentados del 11-S y es ahora cuando la televisión estadounidense comienza a asomar realmente la cabeza después de esconderse con el rabo entre las piernas. De esta manera, la ABC estrena por todo lo alto una serie sobre la pionera aerolínea internacional Pan Am. Atrás queda ya el tratado sobre el terror que construyó Perdidos a lo largo de seis años y que definió en gran medida el tono de la ficción televisiva de los últimos años. Es hora de recuperar el rumbo, y volver a soñar con el cielo.

El piloto de Pan Am (el episodio, no el personaje) funciona ejemplarmente como presentación de la historia y reclamo para la audiencia a la vez que constituye una pieza autoconclusiva que condensa ideas y conceptos magistralmente. De una suma elegancia visual (las texturas digitales no juegan en contra del diseño de producción, aunque chirríen los cromas y la ambientación sea muy sintética), y un magnífico pulso narrativo, Pan Am despega sin apenas turbulencias. La ABC suele tirar la casa por la ventana con algunos de sus pilotos, siendo esto indicativo de la confianza depositada en algunas de sus series. Visto lo visto, Pan Am es sin duda una de las grandes esperanzas de la cadena, y así lo demuestra el mimo con el que se ha tratado al proyecto. La serie logra escapar de la alargada sobra de Mad Men gracias a sus aires de superproducción y a su ritmo institucional. Complaciente, accesible y para todos los públicos, Pan Am es el resultado más evidente de la influencia recíproca del cine y la televisión, y sobre todo de las convergencias entre ambos medios. Sin embargo, todo esto se irá al traste si la serie cuenta con las eternas temporadas a las que nos tiene acostumbrados la cadena que la emite. De no explotar las buenas ideas del piloto y confiar en las relaciones entre trabajadores de la compañía, la serie corre el riesgo de convertirse en Anatomía de Grey en el aire. Confiemos en que los guionistas se mantengan fieles a la excelente premisa de la serie, y hagan caso de las palabras que el piloto (ahora sí, el personaje) dedica a su co-piloto cuando este habla de ese nuevo tipo de mujer, el que “tiene el impulso de volar”: “No intentes bajarlas a la tierra”.

Algo que no ha cambiado con respecto a la etapa televisiva inmediatamente anterior (la que inauguraban Lost y Mujeres desesperadas) es el uso del flashback como una de las herramientas narrativas imprescindibles. En el caso de Pan Am, los flashbacks son breves, ubicuos y acertados. Sirven exclusivamente para presentar a los personajes principales y dar trasfondo a algunas de las tramas que se desarrollarán en profundidad en próximos episodios. Sin embargo antes de recurrir a esta técnica, el piloto nos hace entrever las dinámicas y relaciones entre personajes, así como nos presenta atisbos de personalidad, motivaciones y puntos débiles en los protagonistas. De ahí quizás que muchos espectadores se quejen de que el piloto “desvele” demasiado, acusando a la serie de recurrir en exceso a la mencionada técnica, además de resolver tramas y dar conclusión demasiado pronto. Para mí, esto no hace más que evidenciar lo mal acostumbrados que nos tiene la nueva ficción televisiva, la que nos da cuestiones como hilo argumental y nos obliga a buscar sentido en las respuestas y la resolución de los enigmas. Pan Am no es una serie de misterio, por lo tanto no debe alarmar que revele los pasados de los protagonistas en su piloto. Es más, debemos tomarlo como un síntoma de cambio y una oportunidad para disfrutar de una serie como solíamos hacerlo hace una década. Efectivamente, es otra forma de nostalgia, pero una menos tramposa y confeccionada.

Adelantos 2011-2012: Pan Am

“It’s not you, it’s a promise of you”

Con esta entrada inauguro un especial por episodios dedicado a los estrenos televisivos más destacados en Estados Unidos de cara, o bien al otoño de 2011 o a la próxima mid-season (a primeros de 2012). Comienzo con una de las series que más expectación está causando, Pan Am.

La cadena generalista ABC, como todas las networks, manifiesta una clara tendencia a seguir los dictados de las imparables cadenas de cable y de pago. AMC se ha convertido en apenas tres años en una seria competidora para HBO, con productos del calibre de Breaking Bad, The Walking Dead, Rubicon y -sabíais adónde iba a parar-, la celebradísima Mad Men. En la tele todo se copia. Rara vez aparece una serie que se pueda considerar original y no una revisión, reinterpretación, vuelta de tuerca o directamente plagio. Y a pesar de eso, la calidad no tiene por qué ser esquiva. Es muy habitual adoptar estéticas punteras, seguir los postulados de las modas catódicas. Y esto es lo que ha hecho ABC con Pan Am, su serie sesentera.

Ambientada en la Nueva York de los sesenta, la serie se centra en las vidas de los trabajadores de la exitosa nueva aerolínea Pan Am. Las relaciones entre pilotos y azafatas serán el núcleo de las tramas, que por la naturaleza de la serie, se verán con toda seguridad salpicadas de debates acerca del papel de la mujer -y del hombre- en la sociedad. Mad Men ha puesto imposible destacar en este departamento, pero no cuesta darles un voto de confianza. Sobre todo teniendo en cuenta lo que podemos ver en el tráiler (al final de esta entrada). Las azafatas de Pan Am son las secretarias de Mad Men. Sumisión, palmadas en el culo y sueños de ocupar un lugar en la vida que no sea el de esposa esclavizada y mamá conejo. Quizás no les salga mal del todo.

Ya hemos comprobado que en televisión el girl power de los sesenta es quizás el que más fuerza tenga a la hora de hacer llegar el mensaje de emancipación femenina. ABC lo sabe y si el tráiler no engaña, parece que este aspecto va a ser bien explotado -“I’m not looking for a husband”; “People have underestimated me my entire life, and they’ve been wrong”. Sin embargo, siendo ABC, la serie corre el riesgo de estirarse demasiado y perderse exclusivamente en las relaciones entre personajes, desluciendo el conjunto y desvirtuando el mensaje.

Pan Am cuenta entre sus credenciales con gente involucrada en Urgencias y El ala oeste de la Casa Blanca, además del estreno como protagonista televisiva de la sobreactuada pero encantadora Christina Ricci. La serie se estrena el 25 de septiembre. Abrochaos los cinturones, vuelven continúan los sesenta.