El año que me cansé de Modern Family

jay cam

Mi relación con Modern Family ya no es lo que era. Vivimos una etapa muy dulce en sus tres o cuatro primeros años de emisión, pero las cosas han cambiado (o mejor dicho, no han cambiado nada, que es peor). Yo celebré la serie durante sus primeras temporadas. No podía no hacerlo con ese reparto en estado de gracia continuo, esa química a borbotones, un sentido de la comedia muy afinado y dosis de corazón para ablandar al más duro. Modern Family era (es) una sitcom tradicional reconfigurada (disfrazada) bajo las normas de la neo-sitcom, infalible si lo que se buscaba era reírse y emocionarse, sin darle muchas más vueltas. Sin embargo, con su sexta temporada a punto de finalizar, la serie está estancada en un loop continuo de tramas y situaciones, y en consecuencia, sus peores defectos han salido a la superficie.

De acuerdo, lo de la repetición de tramas se puede aplicar a la serie prácticamente desde su segunda temporada, pero los que la vemos sabemos y aceptamos que forma parte de su naturaleza. Insisto, estamos ante una sitcom de toda la vida, de las que hacen reset todas las semanas para que sus personajes se enfrenten una y otra vez a los mismos dilemas y las mismas situaciones de enredo. Los personajes de Modern Family no aprenden, y no cambian. Ni un ápice. Nunca. Pueden mostrar ciertos síntomas de evolución, siempre como respuesta a una amenaza o a un menosprecio dentro de la propia familia (o incluso porque la audiencia se queja de ellos), pero a la semana siguiente es como si no hubiera pasado nada. Y esto, por muy “ley de tele” que sea, le está pasando factura a la serie, que desde el año pasado muestra todos los síntomas de agotamiento de una comedia que atraviesa su decisiva quinta temporada (el momento en el que una serie suele tocar techo). Con alguna excepción que otra (el excelente “Don’t Push” o “Connection Lost”, el capítulo realizado íntegramente en pantallas de móviles y ordenadores, que fue genial), la fuente se ha secado.

mitch cam

Los guionistas de Modern Family son muy de corregir el curso cuando les conviene, cuando una crítica a algún aspecto de la serie se vuelve demasiado obvia como para ignorar. Pasó durante sus primeras temporadas, cuando los espectadores se quejaron de que Cam y Mitch, la pareja gay de la serie, no tuvieran vida sexual ni se mostraran afecto, mientras sus compañeros heterosexuales aparecían en situaciones de cama y se besaban continuamente (especialmente Phil y Claire). Nunca olvidaré una escena en la que Claire y Mitch reciben a sus respectivas parejas en el aeropuerto después de un viaje, y los Dunphy se besan en la boca mientras los Pritchett-Tucker se dan un discreto abrazo. Como decía, las protestas del público llevaron a los guionistas a escribir una trama para Mitch y Cam en la que explicaban por qué no se demostraban el afecto físicamente (no solo en público, también en la intimidad de su hogar). Una solución cobarde para el conflicto, que justificaba de ahí en adelante (y con efecto retroactivo) la pobre caracterización de los personajes como pareja en una relación amorosa.

Y este para mí es el problema de Modern Family que ya no puedo ignorar. Puedo pasar por alto que se reciclen tramas todas las semanas o que los personajes no evolucionen. Pero ya no soporto el descarado ultra-conservadurismo de la serie, un aspecto que los guionistas cada vez se molestan menos en disimular. La presente temporada es un ejemplo continuo de que ya les da igual que sepamos de qué pie cojean. Se han salido con la suya cinco años, llevando ese irónico “modern” en el título, y ya no les hace falta pretender ser lo que no son (si es que alguna vez lo hicieron). Modern Family es una serie tradicionalista, clasista, anclada en el pasado, una ficción cuya idea del progreso es homogeneizar todas las familias y moldearlas a imagen y semejanza de la familia nuclear americana. No es de extrañar que esta sea la serie favorita de Mitt Romney y su mujer.

Modern Family no le gustan los gays, a menos que actúen como heteros, a menos que se ajusten a sus parámetros de comportamiento (menos todo lo que tenga que ver sexo, claro). Si no lo hacen, estos son objeto de mofa, y protagonistas de las tramas más esperpénticas de la serie. Lo hemos visto en uno de los episodios más recientes, “Patriot Games” (6×22), donde Mitch y Cam son increpados por sus amigos gays porque no son lo suficientemente “políticos” y no apoyan la causa gay o acuden a las protestas que organizan. El grupo de “amigas” de Mitch y Cam están caracterizados como caricaturas del homosexual amanerado y abanderado de los derechos LGBTQ, y suelen ser ridiculizados cada vez que aparecen en la serie. La pareja no se salva tampoco de la burla, siendo también cada vez más caricaturas de sí mismos, pero como todos los protagonistas heterosexuales, están en el lado correcto del espectro ideológico de la serie. Son gays, pero solo para lo que les conviene, para llenar una cuota. Mariquitas locas con la pluma controlada por el látigo heteronormativo. En el conflicto de la representación de la comunidad LGBTQ, Mitch y Cam son la voz de Modern Family y sus amigos gays somos los que nos quejamos de ella y le empujamos para que sea más comprometida. A cambio, nosotros y nuestra causa somos dibujados y empequeñecidos como chistes reductivos y estereotipos con patas. Por supuesto.

gloria jay

Y si Modern Family tiene cada vez menos reparo en mostrar su verdadera cara con respecto a los gays, últimamente no trata mejor a las mujeres de su serie. El uso del término “patriarcado” se ha demonizado enormemente en los últimos años. Es la palabra que desata la alarma para los anti-feministas y que estos utilizan para derribar argumentos del feminista (según ellos, palabra comodín que usan los que no saben de qué hablan, los “token feminist”). Pero es inevitable mencionarla a la hora de hablar de Modern Family, una serie con fuerte presencia femenina, gobernada sin embargo por los hombres. Lo quieran o no, demuestren mayor o menor grado de independencia, las mujeres de la serie siempre acaban actuando según los deseos de su hombre, y cuando no lo hacen, son caracterizadas como caprichosas o manipuladoras. Al final, el hombre siempre es el bueno, y si actúa mal es por inseguridad o miedo a perder a su mujer. Pobrecitos.

Estoy hablando sobre todo de Jay, que quede claro. Phil cae del lado positivo del espectro de cara al espectador porque su mujer es quien lleva la voz cantante en la relación (claro que ella es una sargenta obsesionada con el control y él es básicamente un niño a su mando). Pero Jay es otra historia. De hecho, siempre he dicho que Modern Family está contada desde el punto de vista de Jay. Es conservadora, cabezona (se niega a cambiar sus costumbres), carca, ve lo diferente como extraño, no termina de aceptar del todo a los gays (no porque no quiera, sino porque es un señor mayor que no acaba de entender la homosexualidad), y clasifica a las mujeres como símbolos sexuales o madres. La que se lleva la peor parte es su esposa, Gloria (Sofía Vergara). ¿Qué hace Gloria en Modern Family? Nada. Lucirse, hacerle un sandwhich a Manny de vez en cuando y estar ahí para reafirmar la hombría de Jay. También en “Patriot Games”, Gloria está estudiando para recibir la ciudadanía norteamericana solo porque Jay odia esperar tanto tiempo en el control de aduanas al ir con una “extranjera”. Después de aprobar, vemos una escena en la que Jay y Gloria vuelven de un viaje, y el guardia del control aéreo le pregunta incrédulo “¡¿Esa es tu mujer?!” A lo que Jay responde orgulloso de su posesión: “América es grande“. Se puede decir más alto, pero no más claro. Gloria es el paradigma de la mujer trofeo, y aunque ese ha sido su papel desde el principio, ya no hay ironía en él, el paso del tiempo ha legitimado a Jay como su dueño.

alex school

Por otro lado tenemos a Alex, que este año está atravesando su transformación de niña a mujer (fuera de la serie Ariel Winter le lleva varios años de ventaja). El personaje es uno de los pocos que ha cambiado (relativamente) a lo largo de las temporadas. En los últimos años hemos visto que Alex es algo más que un ratón de biblioteca. La Lisa Simpson de Modern Family también está interesada en los chicos, y de hecho tiene cierto grado de éxito con ellos (sobre todo con los nerds). Esto nos lleva a su trama principal durante la presente temporada, su preparación para entrar a la universidad. En uno de los primeros episodios de la sexta, “Don’t Push” (6×02), Alex visita un campus universitario en California, aunque ella está decidida a estudiar en Nueva York. Su madre no es capaz de hacerle recapacitar para que se quede en una universidad cercana a su familia. ¿Cuál es el factor que provoca que Alex se lo piense? Eso es, un chico guapo que se interesa por ella (Alex es la nueva Felicity Porter). Pero eso no es todo, hacia el final de la temporada tenemos un caso análogo. Volvemos al episodio que estamos analizando, “Patriot Games”. En él, Alex compite con un compañero que tiene exactamente la misma media que ella por el puesto de “valedictorian” (el graduado con mejores notas). Ella insiste en que no quiere compartir el título, él tampoco, así que acceden a participar en una competición de educación física para buscar el desempate. Sin embargo, todo cambia cuando él le dice a ella que siempre le ha gustado. Entonces los dos abandonan la competición, Alex su ambición académica y ambos se funden en un beso. Ha quedado claro, Modern Family, da igual lo duro que se haya trabajado por conseguir algo, merece la pena renunciar a ello por un chico.

phil claire

He escogido un capítulo en particular para ilustrar todas estas ideas, porque todas sus tramas contienen flagrantes proclamas conservadoras, pero en realidad podemos seleccionar cualquier episodio al azar y sacar las mismas conclusiones. Mirad por ejemplo el reciente “Knock Em Down” (6×20), en el que Jay se hace pasar por gay para poder participar en un torneo de bolos con Cam (no vamos a profundizar en esta ofensiva trama porque no es necesario), y Claire y Phil se compinchan con sus vecinos para derribar una estatua obscena en un jardín de su barrio. Es como el capítulo “Itchy & Scratchy & Marge” de Los Simpson (2×22), donde los habitantes de Springfield protestan por la desnudez del David de Miguel Ángel. Solo que lo de Modern Family es más parecido al caso real en el que se inspira el episodio de Los Simpson. Y este se ha emitido en 2015, no en 1990. No hay ironía, no hay mensaje liberal, ni siquiera moraleja. Claire y Phil consiguen derribar la estatua y evitan las repercusiones porque Phil es amigo del agente que los interroga por el incidente. Los Dunphy y sus vecinos  (paletos a los que el matrimonio empieza a ver con mejores ojos porque tienen dinero y entienden de vinos, ejem) están sentados en el jardín, frente a la estatua destruida, sabiéndose inmunes porque son blancos de clase media-alta, gozan de superioridad moral, y encima tienen enchufe con la policía. El sueño americano, vamos.

Lo que me ha acabado provocando diferencias irreconciliables con Modern Family no es la repetición o el estancamiento en sí (como seriéfilo experimentado estoy acostumbrado y acepto que es la esencia de la sitcom), es esa apología del esnobismo y el waspismo, esos estúpidos “white people problems” y el trato que reciben los homosexuales y las mujeres en la serie (la variedad y la representación aquí es solo un espejismo). Aun no me he decidido a pedirle el divorcio (a pesar de todo, juega un papel importante la nostalgia de los buenos tiempos que hemos pasado juntos), pero teniendo en cuenta que esta serie tiene todas las papeletas para durar una eternidad, debería planteármelo seriamente. Modern Family, no soy yo, eres tú.

Navidad de concursos: Consigue la 5ª temporada de MODERN FAMILY

 Este concurso ya ha finalizado. Atentos a fuertecito no ve la tele para futuros concursos.

Modern Family T5

Ya está a la venta en España La Quinta Temporada Completa de Modern Family, de la mano de 20th Century Fox Home Entertainment, y para celebrar este lanzamiento y continuar con la temporada navideña repleta de concursos, Fox y fuertecito no ve la tele os queremos dar la oportunidad de conseguir un pack de la serie gratis.

Para participar, lo único que tenéis que hacer es responder a esta sencilla pregunta:

¿QUIÉN ES VUESTRO PERSONAJE FAVORITO DE MODERN FAMILY?

Podéis participar de dos maneras:

1. Respondiendo a la pregunta en esta entrada
2. Respondiendo en ESTA FOTO de la página de Facebook
 de fuertecito no ve la tele

Si participáis en los dos sitios tenéis más oportunidades de ganar.

Bases

Modern Family T5 DVD– De entre todos los participantes elegiremos a un ganador (via Sortea2) que se llevará totalmente gratis 1 pack de Modern Family – La Quinta Temporada Completa (24 episodios) en formato DVD (foto). El ganador lo recibirá en su casa sin ningún gasto por su parte.

– El participante debe incluir su correo electrónico en el formulario de respuesta del blog (no aparecerá público) y se recomienda firmar con nombre y apellido (los pseudónimos son válidos). En Facebook no es necesario.

– Sólo contará una participación por dirección IP, las respuestas desde la misma IP con distinto nombre serán marcadas como spam. En Facebook solo se podrá participar una vez por cuenta personal.

– El plazo para participar en el concurso finaliza el miércoles miércoles 17 de diciembre de 2014 a las 23:59 (hora peninsular española). El ganador será anunciado a partir del día siguiente en la página de Facebook de fuertecito no ve la tele.

– Concurso válido sólo para España (península e islas).

– fuertecito no ve la tele se reserva el derecho de modificar o anular el concurso si fuera necesario.

¡Mucha suerte!

Sinopsis: Suenan campanas de boda en la quinta temporada de Modern Family, la comedia ganadora de cuatro premios Emmy consecutivos como Mejor Serie de Comedia. Mientras Cam y Mitch discuten sobre los planes para su gran día, el resto de la familia están ocupados encontrando nuevos empleos, nuevas escuelas y una nueva niñera… en masculino. En esta nueva temporada los canguros resultan ser un desastre, se celebra un aniversario, se relacionan con la persona equivocada, y todo, desde las altas apuestas en el póker hasta una familia política muy exigente difícil de mantener. Únete al clan Pritchett-Dunphy para asistir a la boda del año y compartir la honestidad, el amor y la diversión con la familia favorita de Estados Unidos.

Modern Family es una de las sitcoms más aclamadas de los últimos años, sus actores se han convertido en estrellas con sueldos estratosféricos y es un monstruo en las audiencias (la única serie de ABC que logra cifras comparables a las de las comedias de CBS). No cabe duda de que el punto fuerte de Modern Family son sus personajes, y los actores que los interpretan. El casting es un sueño hecho realidad, tanto para el equipo (por lo unidos que están los actores en la vida real) como para el espectador, que puede disfrutar de la química más apabullantemente natural y efectiva que recordamos en muchísimo tiempo. Del más grande a la más pequeña, los actores de Modern Family habitan sus personajes, otorgando nuevo sentido a la expresión “dar vida”. Sus perennes nominaciones a los premios de la Academia son solo uno de los indicios del nivel interpretativo y el talento a raudales de este numeroso reparto. Gracias a Modern Family podemos disfrutar de valores cómicos excepcionales como los de Ty BurrellJulie Bowen, los mencionados Stonestreet y Ferguson, la cada vez más genial Sarah Hyland o el torbellino Sofía Vergara, que no deja indiferente a nadie.

 

 

CONTENIDOS ADICIONALES DEL DVD

–      Escenas eliminadas y alternativas

–      Modern Family en Australia

–      Un día con Jesse

–      Modern Family en Las Vegas

–      La boda de Mitch y Cam

–      Tomas falsas

Review Express (13-10-14)

Homeland S4

La temporada de estrenos continúa, pero yo sigo sin ver muchas de las nuevas series, esperando a ver si sobreviven, y si merece la pena invertir mi tiempo en ellas (estoy deseando ver A to Z, pero no parece que vaya a durar mucho, así que me da miedo quedarme a medias). Mientras, lo que sí estoy haciendo es intentar llevar al día todas las series que veo desde hace tiempo (o desde el año pasado). Es una tarea ardua y complicada, ya lo sabéis, pero lo cierto es que este año las series han vuelto con fuerza, y vivimos un nuevo año de esplendor catódico (o quizás sea más adecuado decir “de consistencia catódica”). A continuación, os hablo de los últimos episodios de algunas de mis series (intentaré alternarlas todas las semanas, para no hablar siempre de las mismas). Como siempre, me encantaría que añadieseis vuestras reviews express de las series que yo no cubra. Además de algunas veteranas, o series de segundo año, empiezo a reseñar brevemente Gotham, una de las pocas nuevas ficciones que estoy siguiendo al día. La precuela de Batman no va a ser cancelada este año, eso es lo que la hace una apuesta segura. Más que su calidad. Sin más dilación, os dejo con la Review Express semanal.

 

Homeland

HOMELAND (Season 4)

La tercera temporada del drama de Showtime fue para muchos el último clavo en su ataúd. Después de dos primeras temporadas excelentes (sí, yo creo que, a pesar de los fallos, la segunda está a la altura), el año pasado Homeland experimentó un sustancial declive en calidad. La temporada terminó con un giro que prometía un gran cambio, una muerte que los productores aprovechaban para hacer reset en su cuarto año. Llevábamos mucho tiempo leyendo eso de que la cuarta temporada nos presentaría una nueva Homeland, casi un reboot de la serie. Y si bien es cierto que hay una clara voluntad de reinvención, después de ver los dos primeros capítulos de la temporada, la palabra reboot se nos antoja exagerada. La cuarta de Homeland lidia directamente con las consecuencias de lo ocurrido en la tercera, no es un borrón y cuenta nueva, es una continuación, porque si lo pensamos, no podía ser otra cosa. Ahora bien, es una continuación que se ha deshecho de una trama que la llevaba lastrando un año, y que gracias a eso tiene la oportunidad de desarrollar nuevos dramas para los personajes. El estreno doble de Homeland fue un elegante ejercicio de sobriedad narrativa, un trabajo de una gran precisión (tanto estratégica como emocional), que nos devolvió a una Carrie Mathison más perdida que nunca, tras haber ascendido a un puesto de mando en la agencia (¿se encuentra Carrie en la senda de Walter White?). Con “The Drone Queen” (4.01) Homeland vuelve con un aire más triste, más incómodo, más maduro e interesante, dispuesta desde el principio a explorar los recovecos más oscuros de la mente de Carrie (la frialdad con la que toma decisiones en su nuevo puesto, la escena de la bañera), y también de Quinn, al que los guionistas han redibujado (excelentemente) como su contrapunto moral (no exento de sus propios demonios). Por último, la temporada plantea un arco central muy jugoso desde el punto de vista narrativo: el bombardeo de una boda ordenado por Carrie, resultante en un gran número de bajas civiles, del que sobrevive un joven que ha recogido el ataque con su móvil. Espero que el resto de la temporada esté a la altura de este fantástico comienzo.

Bob’s Burgers

Bobs Burgers 5x01

Llevo mucho tiempo recomendando a todo el mundo que vea Bob’s Burgers. Y lo hago con el aviso de siempre (el que se puede aplicar a muchas series, sobre todo a las de animación): si los primeros capítulos no os convencen, no os hacen reír, dadle una oportunidad igualmente, porque os acabará conquistando. Bob’s Burgers volvió la semana pasada por todo lo alto con un episodio que recogía y celebraba uno de los aspectos más importantes de la serie: la música. La familia Belcher es un clan de cantarines natos. No tienen voces prodigiosas, pero llevan el ritmo en el cuerpo, la música en el corazón, y tienen el don de convertir todo en una canción. Así que era lógico que este arranque de temporada fuera un musical. Aunque técnicamente era más bien el making of de dos musicales, adaptaciones de las ochenteras Armas de mujer y La jungla de cristal (otro de los mayores alicientes de la serie son sus referencias a la cultura popular de los 80, con las parodias de Los GooniesE.T. conformando dos de los mejores episodios de la serie). He leído que ha habido decepción generalizada con el episodio, pero a mí este “Work Hard or Die Trying, Girl” (gran título) me ha parecido una delicia (sobre todo ese inspiradísimo número final). Claro que me ponen a Tina Belcher con cardado y hombreras gigantes y ya no necesito más.

Sons of Anarchy

Sons of Anarchy 7x04

La serie de Kurt Sutter es, sorprendentemente, una de las ficciones de mayor audiencia en Estados Unidos, pero ya va siendo hora de echarle el cierre. Sobre todo teniendo en cuenta que lleva agonizando lentamente desde hace tres temporadas. Afortunadamente, esta séptima es la última, y todo parece indicar que nos espera una recta final explosiva. Claro que cuando uno ve los episodios más recientes de Sons of Anarchy piensa “¿qué van a hacer para llevar esta historia un paso más allá?” Cada semana, la violencia gráfica es más explícita, más extrema, y a veces parece que no ocurre nada más que tiroteos, masacres, asesinatos a sangre fría y demás tipos de retaliation (Sons of Anarchy bien podría haberse titulado That Retaliation Show). La violencia es tan frecuente que nos hemos desensibilizado, tanto que cuesta ver más allá. Como le ocurre a Jax Teller. Y quizás ahí esté el quid de la cuestión. Jax es un fantasma, se ha convertido en un hombre desprovisto de alma, y lo vemos actuar como un monstruo sin piedad. Ya no le quedan personas de las que vengarse (además de su madre, será interesante cuando se entere de todo), y su descenso a los infiernos está casi completo. Es un concepto coherente con lo que hemos visto hasta ahora, pero ojalá resultase más interesante de ver. Afortunadamente, los dos últimos episodios de Sons of Anarchy han contrarrestado toda la violencia y la degeneración de Jax con dosis de humor y ternura, que bien le hacían falta desde hace tiempo. Me quedo con Skankensteincon la bonita relación de Chibs y la nueva sheriff (por fin una policía que no es un villano caricaturesco y maniqueo) y con el amor que florece finalmente entre Tigy Venus. Ah, y por favor, lo que hay que hacer no es taparle los ojos a Abel, es taparle la boca.

Gotham

Gotham 1x03

El piloto de Gotham no me pareció mal del todo. Sí, presentaba síntomas de pilotitis aguda. Demasiados personajes, una urgencia acuciante para introducirlos y muy poca sutilidad a la hora de hacernos saber quiénes son, o sea, en quiénes se convertirán (está demostrado que no hace falta meterlos a todos con calzador en el primer capítulo, mirad AHS: Freak Show). Pero tenía potencial a raudales. Los dos siguientes episodios continuaron esta práctica: los guiños a los futuros Pingüino, Catwoman, Enigma, y por supuesto Batman, son constantes, tanto que los diálogos a veces no son más que eso, recordatorios para que el espectador no se olvide del universo en el que se ha sumergido. ¡Que ya lo sabemos! ¡Nos hemos enterado! Calmaos un poco, no todas las escenas de todos los personajes de DC tienen que servir el único propósito de recordarnos algo que ya sabemos. Sin embargo, esto no es lo peor de Gotham, de hecho, esto es comprensible, por muy irritante que sea (esta serie no es menos negocio que otras, así que no tiene por qué ir de lo que no es). Lo peor de Gotham es que, dejando al margen sus referentes (tanto los tebeos como las pelis de BurtonNolan), es una ficción terriblemente inconsistente. La confusión de tonos es total: cuando se pone comiquera, se le va un poco de las manos, y cuando se pone más seria, parece una parodia. O sea, que ni domina el burtonismo ni el nolanismo. No ayuda el formato “caso de la semana” (aunque esto lo esperábamos, siendo Fox), ni la torpeza con la que está rodada. Pero lo más doloroso de Gotham son sus interpretaciones. Casi todos los actores son lamentables, especialmente el dúo protagonista, Donal Logue Ben McKenzie (cero química) y Jada ‘Mirad qué bien sobreactúo’ Pinkett. Le daremos un tiempo para ver si toma forma, porque tiene material de sobra para convertirse en una buena serie. Aunque yo de momento no apostaría por ello.

Marvel’s Agents of S.H.I.E.L.D.

SHIELD 2x03

S.H.I.E.L.D. es una de las razones por las que pienso seguir viendo Gotham. Son series distintas, en tono, en factura, en desarrollo (en el hecho de que SHIELD se esfuerza en seguir su propia voz en lugar de limitarse a recordarnos en cada escena que es Marvel), pero si la de ABC ha conseguido salir (aunque no del todo) de la insulsez y la inconsistencia de sus primeros episodios y se ha asentado por fin en esta segunda temporada, podría ocurrir lo mismo con la de Fox. Sé que no es decir mucho, porque el listón no está muy alto, pero “Making Friends and Influencing People” (2.03) ha sido uno de los episodios más sólidos de la serie hasta la fecha, demostrando así que su trayectoria ascendente continúa. Por un lado, me alegra comprobar que los showrunners se han dado cuenta de que ocultar información o retrasar el momento de dársela a sus espectadores es contraproducente. Así, en los primeros tres capítulos se han cargado a personajes de un plumazo, y han planteado numerosos misterios que, o bien ya han recibido respuesta, o se nos están desvelando progresivamente con datos realmente jugosos (como es el caso de los padres de Skye). Uno de esos misterios era dónde estaba Jemma Simmons. La respuesta puede parecer un poco implausible, pero les seguiremos el juego: Simmons está infiltrada en Hydra como agente secreto de Coulson, pasando información del enemigo a la agencia anteriormente conocida como S.H.I.E.L.D. Como dice Skye, Jemma no sabe mentir, y por eso precisamente Simmons y Hydra es una buena combinación para el espectador. Además, la científica es uno de los personajes más queridos por la audiencia, así que situarla en un entorno de peligro constante es todo un acierto. Sin embargo, este tipo de tramas en las que un personaje protagonista está en peligro de muerte y es salvado al final le hacen flaco favor a una serie que tiene el sambenito de ser excesivamente ingenua e infantil. Sí, técnicamente estamos ante una serie de Joss (y Jed) Whedon, y cuanto más queramos a un personaje, más posibilidades hay de que muera, pero no se puede jugar esta carta en todos los episodios. Le resta emoción al asunto saber que todo saldrá bien al final (esto no lo aplicamos a Blizzard, porque ni lo queremos tanto ni está muerto). Por otro lado, me alegra comprobar que los nuevos agentes y mercenarios se adaptan estupendamente a la serie y a sus compañeros. Mención especial a Lance Hunter (Nick Blood), que en este episodio, además de petarlo con camiseta de tirantes, se ha confirmado como un buen aliado, amigo y quién sabe qué más de Skye. Y por último, Fitz, mi pobrecito Fitz, ¿”daños permanentes”? ¿Seguro? Sería interesante y arriesgado negarle la posibilidad de recuperarse totalmente, pero no lo veo viable en una serie como esta. En fin, ya veremos #SufroComoFitz

Modern Family

Modern Family 6x02

Quizás no estéis de acuerdo conmigo, pero los tres episodios que llevamos de la sexta temporada de Modern Family han sido mejores que toda la quinta. El primero estuvo bien, pero los dos siguientes han sido mucho más graciosos y emocionantes que cualquiera de los del año pasado (incluidos los de la boda de Mitch y Cam). He llegado a ver algún destello de las primeras temporadas, cuando esta serie me hacía llorar de risa y de emoción varias veces en el mismo capítulo. “The Cold” (6.03) tuvo momentos brillantes de comedia, y nos devolvió dos de las combinaciones de personajes que mejor funcionan de la serie: Haley y el niñero (no sé vosotros, pero yo quiero a Adam DeVine en plantilla) y Phil y Luke, que hacía tiempo que habían perdido esa conexión tan especial. Una trama tan estúpida como la del resfriado y el vídeo de boda nos dio los momentos más divertidos del episodio (el montaje final del vídeo, brutal) y nos confirmó que, a pesar de que Luke ya es todo un hombrecito, se puede seguir explorando esa relación padre-hijo basada en la idea de que ambos son en realidad dos niños. Pero el mejor episodio de lo que llevamos de temporada ha sido “Don’t Push” (6.02). La trama de Alex (personaje que siguen empeñando en que sea un patito feo, cuando es más que evidente que se está convirtiendo una jovencita muy guapa) nos da buenos momentos con Claire, pero también deja entrever ese halo de conservadurismo y machismo que a veces sobrevuela la serie: que esta chica tan inteligente, con un futuro tan brillante, base en parte la decisión de ir a una universidad u otra en el cuelgue de un chico que acaba de conocer no es precisamente el mejor mensaje que ha lanzado Modern Family. Por otro lado tenemos a los tres miembros menos “brillantes” de la familia Dunphy sometiéndose a un experimento psicológico, y dando como resultado la trama episódica más divertida y mejor escrita de la serie en mucho tiempo, una serie de gags excelentes que culminan en uno de esos momentos emotivos que tanto echaba de menos: Haley desnudando sus sentimientos y desvelando que se siente una fracasada, y que se da cuenta de que su familia también lo cree. Esta escena (que me pilló completamente desprevenido) confirma a Sarah Hyland no solo como la mejor intérprete joven de la serie, sino como la mejor actriz de Modern Family. Y me quedo tan ancho.

Review Express (Semana 22-28/09/14) – Premiere Week!

Poneos cómodos en el agujero del sofá con la forma de vuestro culo. Ya ha llegado ese momento del año otra vez. El verano se acaba, los días se hacen más cortos y las series más largas. El panorama estival televisivo, otrora desolador y hoy en día algo más interesante, da paso al estreno de un centenar de series nuevas y al regreso de aquellas que sobrevivieron a la temporada anterior. La Premiere Week finaliza hoy (aunque quedan muchas series por empezar/volver), y ha sido intensa, como siempre. Sin embargo, este año he decidido no hacer especial de pilotos. En primer lugar, porque me consume muchísimo tiempo que prefiero dedicar a otras series y películas, y en segundo lugar, porque este año he adoptado otra filosofía: no ver (y por tanto no hablar de) todas las series cuyo destino está en la cuerda floja, y podrían durar 3 semanas. Creo que lo mejor es dar un poco de tiempo a la temporada para que la parrilla vaya tomando forma y sepamos cuáles son las series en las que merecerá la pena invertir nuestro tiempo. Claro que me he atrevido ya con unas cuantas (Gotham, Red Band Society, The Mysteries of Laura…), pero no les dedicaré entradas hasta que lleven al menos cuatro capítulos (al menos a Gotham, porque Red Band Society probablemente caiga antes y esa tortura que es The Mysteries of Laura la va a aguantar su madre, y Daniel Écija).

Lo que sí he hecho esta semana es disfrutar del regreso de todas las series de otoño que sigo, y de esas he venido a hablar hoy aquí. Aunque me consta que existen bestias seriéfilas que lo ven todo, todo y todo, yo no sigo todas las series de network, así que lo que os dejo a continuación es una tanda de mini-reviews de “mis” series. Por eso, os animo a que vosotros completéis este primer “Review Express” de la temporada 2014-2015 con vuestras propias mini-reseñas sobre las series que yo no cubra. Sin más dilación, os dejo con mi opinión sobre los regresos de mis series de otoño (cuidado, spoilers):

 

Marvel’s Agents of S.H.I.E.L.D. (2×01)

SHIELD Shadows

Está claro que con “Shadows”, Agents of S.H.I.E.L.D. parece estar (in)augurando una temporada más oscura y compleja. Lo dice Coulson explícitamente durante el episodio: “go dark” (declaración de intenciones donde las haya). A pesar de que la serie vuelve a incurrir en los errores de siempre y sigue sin cuidar esos agujeros de guión que le restan consistencia (la facilidad con la que tropecientos agentes se infiltran en una base de operaciones que oculta artefactos secretos muy peligrosos; el hecho de que el Hombre Absorbente sea encerrado en una jaula de cristal y nadie pensase en que se haría transparente para escapar), Agents of S.H.I.E.L.D. vuelve más segura de sí misma, más dispuesta a arriesgar y, con suerte, a convertirse en adulta sin renunciar a ese aire “infantil” de comic book clásico. Que no hacía falta cargarse a Lucy Lawless tan pronto (¡han matado a Xena! ¡hijos de p—!), vale, pero al menos sabemos que se han dado cuenta de que no hay tiempo que perder. [Esto es un fragmento de la review completa del 2×01 de S.H.I.E.L.D., que podéis leer aquí].

 

Awkward. (4×12)

La comedia teen de MTV dejó su cuarta temporada a medias para descansar este verano, y regresa (supuestamente) con las pilas cargadas, y (aparentemente) buscando una nueva dirección para este Senior Year que se inaugura. El primer episodio de la temporada, “Finals” retoma las cosas donde las dejó aquel ajetreado viaje escolar a la nieve de “Snow Job” (el único realmente bueno de la 4A), es decir, con Eva embarazada y Matty en las fauces de su mantis religiosa. Hasta el final del episodio, las cosas no han cambiado demasiado en Awkward.: los (cada vez más insoportables) monólogos de Jenna y su vaivén entre un rompecorazones y otro, las (cada vez más irritantes) intervenciones de Tamara (lo siento, te has pasado de moda), la (siempre infalible) mala hostia de Sadie, el patetismo de Jake… Por suerte, lo que sí cambia al final de “Finals” es la (simplemente implausible) ceguera de Matty con respecto a Eva. Al fin el jock adorable, que estaba perdiendo todo su encanto y convirtiéndose en un capullo redomado, se da cuenta de que está durmiendo con el enemigo, y echa a la psicópata rubia de su lado (“You’re a fucking horrible person, Amber” *aplausos*), y (que sea cierto, por favor) de la serie. Es todo muy precipitado y no entendemos por qué no ha pasado antes (supongo que porque algún cliffhanger había que poner), pero es lo que le hacía falta a la serie. Con Eva fuera de la ecuación, espero que este último año en el instituto de Awkward. se centre en lo que importa (el futuro de los personajes), y se deje de tramas de telenovela venezolana. Desafortunadamente, Ming sigue desaparecida en combate.

 

The Good Wife (6×01)

The Good Wife The Line

Ya sabéis que me he pasado todo el verano viendo The Good Wife, poniéndome al día para seguir la sexta temporada con vosotros. ¡Lo conseguí! La quinta fue tan intensa, cambiaron tantas cosas, y arriesgaron tanto, que uno se preguntaba cómo empezaría esta nueva temporada para seguir subiendo el ya de por sí altísimo listón. Pues lejos de optar por la calma tras la tempestad, “The Line” inaugura temporada con un gran Bang!: Cary arrestado enfrentándose a una posible condena de 12 años en prisión por tráfico de drogas. La temporada ha arrancado de forma inmejorable, todas las tramas siguen desarrollándose y entrelazándose sin síntomas de agotamiento. Es más, todo lo contrario. Diane incorporándose a Florrick/Agos, la (todavía lejana) posibilidad de que Alicia se presente a Fiscal General del Estado, los demonios David Lee y Louis Canning en pie de guerra. Todas estas tramas parecen augurar una primera recta de temporada cargadita de acontecimientos, como siempre. Me alegra comprobar que, tras cinco temporadas, The Good Wife sigue con su trayectoria ascendente y tiene cuerda de sobra para otro excelente año, pero lo que más me ha gustado de este “The Line” son dos cosas en concreto: primero, que Cary esté por una vez en el ojo del huracán -siempre me ha parecido el personaje más desdibujado y desaprovechado, y ha sido una muy buena idea centrar el episodio en él; y segundo, por fin los negocios de Bishop traen consecuencias para los abogados -hay pocos personajes secundarios de esta serie que me aburran, y Bishop es uno de ellos. Llevamos cinco temporadas viendo cómo Lockhart/Gardner arriesga representando al mayor capo de la droga de Chicago, y ya era hora de que (recordando el mejor capítulo de la serie hasta ahora) la mierda golpease el ventilador. Ya estáis acostumbrados de sobra, pero agarraos, que vienen curvas.

Una última cosa: ¿Cómo lleváis vosotros la era post-Will? Finn Polmar is no Will, pero es un buen personaje, y The Good Wife tiene armas de sobra para superar la pérdida, pero el vacío sigue siendo brutal.

 

Grey’s Anatomy (11×01)

Grey's 11x01

Once años no es nada. Urgencias tuvo 15. El primer gran éxito de Shonda RhimesGrey’s Anatomy, vuelve con su ¡¡undécima temporada!!, y lo hace con un reto bastante complicado: sobrevivir a la marcha de su mejor personaje, Cristina Yang. Y mal vamos cuando el espectador tiene la sensación de que le están intentando meter a la fuerza por la garganta una sustituta. La Dra. Pierce no es Cristina Yang, y sobra, directamente sobra. Y no solo porque haga que el vacío que deja Yang sea más grande, sino porque además supone la repetición del conflicto “Meredith de repente tiene una hermana de la que no sabía nada” que ya vivimos con Lexie. Hablar de síntomas de agotamiento a estas alturas de la serie es innecesario (¿recordáis cuando Grey’s era un fenómeno cultural?), pero Pierce es el indicio definitivo de que Grey’s debe morir. Ahora sí. No piensa así Rhimes, claro, sobre todo después de arrasar en los índices de audiencia este jueves con las tres series de su productora Shondaland. Ella siempre ha creído que Grey’s tiene cuerda para muchos años más, pero sus exhaustos personajes no nos dicen lo mismo. Es cierto que sigue habiendo muchos, que se las arreglan para que la relación MerDer (con la que empezó la serie) siga dando juego, y que Alex también es la “persona” de Meredith (como nos recuerdan en el capítulo “the only ones left”), pero casi todos estamos en esto por inercia, por terquedad, por acabar lo que hemos empezado. Y deberíamos hacer un pacto, Shonda, sus actores y su audiencia, para decidir que se ha acabado. “I Must Have Lost It in the Wind” no es un mal inicio de temporada, es más, es un episodio bastante sólido (menos esos vergonzosos cromas a lo OUAT en el helipuerto del Grey/Sloan), pero pensar en que nos esperan como mínimo 21 episodios más… Bueno, mejor no pensarlo y confiar en que Shonda tenga, como siempre, unos cuantos ases en la manga.

 

The Mindy Project (3×01-02)

The Mindy Project 3x01

La comedia de Mindy Kaling se adelantó una semana a sus competidoras, y por tanto este martes hemos visto el segundo capítulo de la temporada. Y lo hemos visto yo, un amigo, Mindy, y quizás su madre. Porque todo apunta a que este año se le va a acabar el chollo a la actriz, ya que Fox no levanta cabeza, y tanto esta como New Girl se han hundido en las audiencias, incluso más que el año pasado (que ya estaban rondando el “bajo 1.0”). En fin, disfrutemos de The Mindy Project mientras dure. De momento, la tercera temporada ha arrancado con dos buenos episodios. Como ya vimos el año pasado, Kaling por fin le cogió el tranquillo al tono de la serie y su personaje, haciendo que Mindy Lahiri fuera más likeable y apoyándose más en el componente romántico (os lo conté en este artículo, “Cuando Mindy encontró a Danny“). Así, los dos primeros episodios de la temporada se centran en su relación con Danny. Felizmente monógamos, Mindy y Danny ya han atravesado la primera etapa del emparejamiento, la del “ahora sí, ahora no”, y son definitivamente un item. Así que ahora toca la fase de conocerse a fondo en el entorno doméstico, de lidiar con sus respectivas familias, y descubrir los secretos más oscuros de cada uno. Y eso es justamente lo que vemos en “We’re a Couple Now, Haters” y “Annette Castellano Is My Nemesis“. Los dos episodios han estado repletos de buenos momentos, pero si algo nos han demostrado es que Danny Castellano es probablemente uno de los mejores personajes de la televisión actual, y probablemente el paradigma del hombre perfecto. Él es la verdadera estrella de The Mindy Projecty Chris Messina merece todo el reconocimiento del mundo por interpretar con tanta humanidad y cariño a este hombre tan imperfectamente perfecto. Y bueno, para terminar, dos palabras: Diamond Dan.

 

Modern Family (6×01)

Modern Family The Long Honeymoon

Después de llevarse por quinta vez el Emmy a Mejor Comedia, Modern Family vuelve con un reto (que yo le pongo): demostrar, aunque sea de forma retroactiva, que merece el desproporcionado reconocimiento de la Academia. Por eso, esta sexta temporada se tiene que poner las pilas, porque la anterior fue bastante irregular, y mostró muchos síntomas de agotamiento (todos sabemos que la quinta temporada es cuando una serie formulaica como esta empieza a cansar de verdad). Bueno, con “The Long Honeymoon” empezamos bastante bien, la verdad. El nivel de los gags es notable (todo lo que tiene que ver con la extraña e incómoda trama de los Happy Dunphys), el humor físico genial (el recortable de Cam y Mitch, las imágenes de la webcam de Haley), el ritmo impecable, la puesta en escena y “coreografía” brillante, y los personajes conservan su chispa intacta (cada día más enamorado de Sarah Hyland). Y además, Modern Family regresa con un sutil pero importante cambio: ¡la cámara casi no se mueve! Quizás solo sea cosa del estreno, pero parece que han abandonado ligeramente el formato mockumentary (tampoco hay apenas zooms, y los que hay son muy leves). No me preguntéis por qué, pero es algo que siempre he visto innecesario. Una fachada de modernez para lo que todos sabemos que es una sitcom clásica y tradicional. Así que por mí que siga así toda la temporada. Por último, y en relación a lo que acabo de decir, hay una trama en “The Long Honeymoon” que huele, como de costumbre, a ultra-conservadurismo: Gloria reconociendo que se viste explosiva para Jay, y dando a entender que esto es poco más que un “deber”, y Jay recriminándole que en realidad lo hace para ella. Es cierto que Gloria le pide lo mismo a Jay, que se vista elegante para satisfacerla, lo cual imprime una (cuestionable) sensación de igualdad. Pero al final, no es más que una manera de defender la idea de que una mujer como Gloria debe vestir así para su marido, no para ella, y desde luego no para otras personas. No sé cómo lo veréis vosotros, pero a mí estas cosas siempre me hacen que vea Modern Family con otros ojos, aunque sea momentáneamente.

También han vuelto Scandal, New Girl, Nashville, Revenge, The Big Bang Theory, Sleepy Hollow… Contadnos qué os han parecido los inicios de temporada de vuestras series.

Modern Family: A favor y en contra

Modern Family Season 5

Modern Family es una de las sitcoms más aclamadas de los últimos años. Se ha llevado el Emmy a Mejor Serie de Comedia cuatro veces consecutivas, sus actores se han convertido en estrellas con sueldos estratosféricos y es un monstruo en las audiencias (la única serie de ABC que logra cifras comparables a las de las comedias de CBS). Sin embargo, los más de cuatro años que Modern Family lleva en antena también han servido para que cada vez salten más a la vista sus problemas y limitaciones. Con tan solo cinco episodios emitidos de su temporada más reciente (la quinta) Modern Family muestra los habituales síntomas de agotamiento que toda serie longeva experimenta al rondar su capítulo número 100. Nos sigue divirtiendo, sus personajes siguen siendo fantásticos, y la serie, incluso en sus horas más bajas (que coinciden con las horas bajas del mockumentary televisivo), está muy por encima de la media. Pero la sensación no es la misma. La fórmula comienza a agotarse y es necesario cambiar algo.

A continuación voy a repasar lo que funciona y lo que falla de Modern Family según mi propio criterio, empezando por lo que no me convence de ella, para terminar con sus puntos fuertes.

Modern Family Norman Rockwell

EN CONTRA

Lo mismo una y otra vez. Modern Family es una sitcom altamente formulaica. Esto quiere decir que todas las semanas sigue el mismo patrón: tres tramas que se intercalan y se basan siempre en un malentendido (la típica nota que se coge por error, la conversación que se oye a medias, y todas sus variantes) o una mentira que se intenta esconder por todos los medios, hasta que, cuando sale a la luz, todos los personajes aprenden que no es necesario mentir u ocultar sus defectos, porque se querrán y se aceptarán incondicionalmente. Todo para resetear la serie completamente de una semana a otra y que sus personajes vuelvan a la tabula rasa para poder aprender la misma lección una y otra vez. Modern Family es una comedia de situación de los 50 actualizada según la sensibilidad moderna, pero igualmente básica y repetitiva. Esto no es necesariamente malo, al menos no siempre. Las situaciones son universales y el alto contenido episódico frente a la casi total audiencia de elemento serial la convierten en un valor (de reposición) seguro, una de esas series que engloban la esencia más inalterable de la televisión, para ver a la hora de comer o siempre que nos encontremos con ella. Por desgracia, es inevitable cansarse de vez en cuando de ver el mismo episodio hecho de distintas maneras, por muy buenos que sean los chistes y los diálogos (que normalmente lo son).

De “moderna” más bien poco. Modern Family está protagonizada por tres núcleos de la misma gran familia. Tres modelos diferentes: una familia tradicional con padre, madre y tres hijos, un divorciado sesentón con una mujer mucho más joven que él y un hijastro pequeño, y dos padres homosexuales con una niña adoptada. Sin embargo, Modern Family no está realmente interesada en hablar de alternativas a la familia tradicional (los Dunphy), sino de distintas maneras de convertirse en ella. En el episodio “Tableau Vivant” (3.23) nos lo dejan bastante claro. Los protagonistas recrean el famoso cuadro de Norman Rockwell Freedom from Want (la cena de Acción de Gracias), confirmando que Modern Family representa en todo momento los valores norteamericanos de la tradición y la abundancia. Es una manera de decirnos que no importa su estructura o los miembros que la formen, todas tienen derecho a ser una familia Rockwell. Un mensaje tan loable como limitado. El cartel promocional de la quinta temporada se permite jugar con esta idea de lo moderno y lo conservador, con el inteligente eslogan “modern classic”.

El doble rasero con los gays. En relación con el punto anterior, Modern Family alardea de pareja homosexual como símbolo y síntoma de su modernidad. Está claro que gracias a Cam y Mitchell, la serie desempeña una gran labor de visibilización del matrimonio entre personas del mismo sexo y la adopción, pero se zambulle constantemente los peligros de la heternormatividad. El microcosmos de Cam y Mitchell está en todo momento planteado desde la perspectiva heterosexual. Claro que Eric Stonestreet y Jesse Tyler Ferguson están absolutamente sensacionales en sus papeles, y esto hace que pasemos por alto el hecho de que sean “gays-for-straights”, es decir, personajes homosexuales estereotipados y usados como recurso humorístico desde un punto de vista eminentemente hetero, incluso un poco carca (hombre homosexual=mujer). Es decir, desde el punto de vista de Jay. Que no se besen casi nunca dice bastante. Y no me vale con que se barra debajo de la alfombra con excusas que forman parte del carácter de los personajes. No deja de ser una opción cobarde.

Modern-Family

A FAVOR

El mejor reparto coral. No cabe duda de que el punto fuerte de Modern Family son sus personajes, y los actores que los interpretan. El casting es un sueño hecho realidad, tanto para el equipo (por lo unidos que están los actores en la vida real) como para el espectador, que puede disfrutar de la química más apabullantemente natural y efectiva que recordamos en muchísimo tiempo. Del más grande a la más pequeña, los actores de Modern Family habitan sus personajes, otorgando nuevo sentido a la expresión “dar vida”. Sus perennes nominaciones a los premios de la Academia son solo uno de los indicios del nivel interpretativo y el talento a raudales de este numeroso reparto. Gracias a Modern Family podemos disfrutar de valores cómicos excepcionales como los de Ty Burrell, Julie Bowen, los mencionados Stonestreet y Ferguson, o el torbellino Sofía Vergara, que no deja indiferente a nadie. Sus personajes pasan fácilmente de la buena caracterización a la caricatura, pero ellos están siempre magníficos.

¡Los niños no son insoportables! Es más, son geniales. El gran talento de los actores adultos tiene correspondencia en el reparto infantil. Vamos, que los niños de Modern Family no tienen nada que envidiar a los adultos. Aunque no todos están a la misma altura (por ejemplo, a mí a veces me cuesta aguantar a Manny), sí se desenvuelven con la misma naturalidad y profesionalidad que sus progenitores en la ficción, contribuyendo a esa increíble sinergia que caracteriza a la serie. Los niños de Modern Family pueden dividirse en dos grupos: los naturales y los ficcionales. Los Dunphy forman parte del primero, y Lily y Manny del segundo. No recuerdo ningunos hermanos en la ficción tan creíbles como Haley (la gema oculta de la serie, y ya no tan niña), Alex y Luke. Sus diálogos -ya sean peleas o momentos tiernos- suelen conformar los pasajes más agudos de la serie, aunque muchas veces pasen desapercibidos (quizás por eso son tan buenos). Y no solo eso, sino que las relaciones paterno-filiales brillan por su introspección y perspicacia (no hay nada mejor que el dúo Phil-Luke en las primeras temporadas). Por otro lado, Manny y Lily son de esa casta catódica de niños sabelotodo que hablan como adultos guionizados. Nos chirría especialmente de Lily, porque con 4 años tiene más insolencia, descaro y repertorio ácido que Joan Rivers. Pero no importa, la diminuta Aubrey Anderson-Emmons es un auténtico prodigio y hace que nos olvidemos de que ya no estamos en los 90, y las hermanas Olsen tienen 30 años.

No sé cómo lo hacen pero siempre nos tocan la fibra. Y aquí está la otra clave del éxito de Modern Family. Los últimos dos minutos de cada episodio son el elixir de la felicidad, un nomeolvides que nos emociona y nos reconcilia con la serie en caso de no estar del todo satisfecho con lo que hemos visto (que será raro de todos modos). Esa última secuencia, el montaje con voz en off de uno de los personajes hablando de “las cosas que importan” es lo que da sentido a la serie, y lo que justifica que sigamos viéndola y disfrutándola a pesar de sus defectos. Hay pocas series en antena que sean capaces de pasar con esa pasmosa facilidad de la risa a la emoción más incontenible. Perdón, se me ha metido algo en el ojo.

Ariel-Winter---Modern-Family-Season-5-set-photos--01

Modern Family ingresa en periodo de revaluación, pero todavía no ha bajado tanto el listón como para que nos preocupemos demasiado. Sin embargo, debería estar alerta, porque corre el inminente peligro de estancarse y perder su magia. De momento hemos presenciado varios intentos de renovación en el arranque de la nueva temporada. Hemos visto a los Dunphy en clase (por fin), y a los adultos en sus respectivos lugares de trabajo, escenarios que deberían explorarse más a menudo para al menos generar la ilusión de cambio y evolución sin la que Modern Family no será capaz de sobrevivir mucho tiempo más.

Emmys 2013: Resumen de la noche

Emmys 2013 Bryan Cranston Anna Gunn

La sexagésimo quinta edición de los premios Emmy, que tuvo lugar anoche 22 de septiembre de 2013 en el Teatro Kodak de Los Ángeles, coronó a Modern Family como la mejor serie de comedia por cuarto año consecutivo y, para mayor júbilo de los asistentes a la gala (y sobre todo de su equipo y reparto), a Breaking Bad como mejor serie de drama.

Los premiados en el resto de categorías se sucedieron dentro del área de lo predecible, pero hubo momentos para la sorpresa, como es habitual en estas galas. Eso sí, a pesar de que la categoría de TV Movie y miniserie suele ser eclipsada por comedia y drama, podemos decir fue la noche de Steven Soderbergh y su Behind the Candelabra. La película de HBO con Michael Douglas y Matt Damon logró un impresionante total de 11 Emmys de los 15 a los que aspiraba.

Aunque suene a la cantinela de siempre, la ceremonia de este año fue especialmente insulsa. Se esperaba demasiado de Neil Patrick Harris como presentador, sobre todo después de su apoteósica actuación en los premios Tony de este año, pero el queridísimo protagonista de Cómo conocía a vuestra madre estuvo más contenido y sobrio de lo habitual, como si tanto él como los guionistas de la gala hubieran asumido que superarse era imposible. Hubo momentos simpáticos, y bueno, nunca amarga un NPH a nadie, pero en general nuestro Billy Buddy estuvo bastante olvidable, a juego con la gala.

A continuación os dejo con un resumen de todo lo que aconteció anoche en los Emmy, alfombra roja y ceremonia, a través de la retransmisión en directo que realicé en Twitter desde las 0:00 a las 5:00 de la mañana hora peninsular española (aquí sin embargo utilizaré el horario local de la gala, el de la Costa Oeste USA – PST).

 

03:06 pm Comienza la cobertura fuertecita de los #Emmy. Dadme alfombra roja, ¡que me la como!
03:27 pm Ariel Winter (Alex de #ModernFamily) está preciosa y yo pego una paliza a todos los bullies que se metieron con su peso hace poco

03:32 pm Aubrey Plaza va un poco Gwyneth Paltrow en los Oscars 2002, pero sin los PEZONES al aire

03:36 pm Kevin Spacey es fan de Breaking Bad y The Newsroom #CelebsSeriéfilas
03:37 pm “¿Qué nos traerá el futuro?” A Blossom Russo muchas alfombras rojas. Es como ver a tu hermana en la tele.
03:39 pm Michelle Dockery se toma un bloody mary antes de cada entrega de premios. Los chupitos los deja para después con Jennifer Lawrence
03:41 pm Buaaah, Allison Williams de #GIRLS está increíble. Y reconoce que está agobiada porque ve todas las series nominadas. Únete al club.
03:42 pm Kiernan Shipka de #MadMen es la primavera, la felicidad y las piruletas personificadas. ¿Cuánto la amamos?

03:56 pm La risa boba de Kiernan Shipka me da la vida. Y me encantan sus accesorios navideños del todo a cien (va de Del Pozo)
03:58 pm Anna Gunn de cuerpo entero (la mitad de lo que suele ser su cuerpo, se entiende)

 

04:01 pm Finalmente Matt LeBlanc ha completado su transformación. Ya no hay manera de distinguirlo de Bruce Campbell.
04:06 pm Sarah Paulson ha dicho “Lana Banana”. No necesito más.
04:10 pm Zooey Deschanel es la mujer más aburrida y menos arriesgada de la alfombra roja. Año tras año el mismo azul.
04:17 pm Evan Peters llevando lo de “American Horror” a niveles inauditos. Advertencia, puede herir la sensibilidad.

04:23 pm Lily Rabe muy L.A. Confidential.

04:26 pm ¡BOB BENSON!
04:27 pm Nadie puede estar tan majestuosa enseñando las bragas como Lena Headey

04:29 pm Señoras y señores, Jon Hamm pisa la alfombra roja. Barbaza y chaqueta blanca. Sensacional.
04:31 pm January Jones dice que no quiere que Betty sea feliz en la séptima temporada de #MadMen, porque “eso sería aburrido”.
04: 32 pm Cobie Smulders siguiendo la cobertura de los #Emmys de #FNVLT Gracias, Cobie (L)

04:36 pm Kit Harington intentando sonreír. Le duele. Mucho. Y se nota.

04:44 pm Emilia Clarke, Daenerys de la Tormenta, Madre de Dragones, Reina del Fuego, un ángel en la alfombra roja

 

05:03 pm Empieza la 65ª entrega de los #Emmys Neil Patrick Harris, work your magic!
05:07 pm Mientras encontramos un streaming en condiciones, miremos a Christina Hendricks,. O mirémosla toda la noche

05:13 pm Duelo de power-gays rubios, Jane Lynch y Neil Patrick Harris.
05:15 pm El monólogo de apertura de NPH es un homenaje a los anteriores presentadores de los #Emmys Elegante, pero soso.
05:15 pm La barba de Jon Hamm me mira y me tiemblan las piernas.
05:17 pm Neil Patrick Harris cede protagonismo a Tina Fey y Amy Poehler, las personas que deberían presentar todas las galas del mundo.

Tina Fey Amy Poehler

05:19 pm Primer premio, digo primer WTF de la noche. Merritt Wever (Nurse Jackie), mejor secundaria de comedia.
05:20 pm Merritt Wever era la que menos se merecía el premio. Ella lo sabía. Y su discurso ha estado a la altura de las circunstancias. Genial.
05:23 pm Me habría alegrado más de lo de Merritt Wever si no le hubiera cogido tanta manía a su personaje en la última temporada de Nurse Jackie.
05:25 pm No hay mayor cliché que aquello de “La ciudad de Nueva York es un personaje más”. Gracias por ese puñetazo, Tina.
05:26 pm Mejor guion de comedia: TINA FEY, así, en mayúscula, como toda su grandeza se merece #30Rock
05:27 pm Dios, #LasDeschanel hablan igual.
05:28 pm Mejor secundario de comedia: Tony Hale por #Veep. Por hacer de Buster Bluth pero en otra serie.
05:29 pm Tina Fey y Tony Hale con Emmys en la mano en el transcurso de cinco minutos. Yo ya tengo felicidad para toda la noche.
05:31 pm Robin Williams dejó de ser gracioso en los 90. Es una sitcom anticuada con patas. Miedo me da #TheCrazyOnes
05:35 pm Mientras esperamos a que regrese la gala, miremos la sonrisa de James Wolk (Bob Benson!!)

05:37 pm “Mis padres biológicos: Jon Hamm y Alec Baldwin”, muy bien, Neil Patrick Harris.
05:40 pm Jon Hamm hizo audición para ser Jack Donaghy en #30Rock FYI
05:40 pm Mejor actriz de comedia: Julia Louis-Dreyfus por #Veep Las quinielas van mejor ya, ¿no?
05:43 pm Mejor actriz invitada de comedia: Melissa Leo por #Louie Merecidísimo. Quiero más #Emmys para Louie. ¡Venga!
05:45 pm Mejor dirección de comedia: Gail Mancuso por #ModernFamily O sea, por decir “mueve más la cámara, más zoom, MÁS ZOOM” durante una semana.
05:48 pm Mejor actor de comedia Jim Parsons por #TheBigBangTheory Es su 3º Emmy. “Soy consciente de lo extremadamente afortunado que soy”. PUES SÍ.
05:52 pm #labarbadeJonHamm es el nuevo #elpenedeJonHamm

05:59 pm Elton John homenajea a Liberace y todo lo que hizo por “las personas como yo” con un tema nuevo inspirado en él, “Home Again”.

06:05 pm Laura Linney se lleva el premio a mejor actriz de TV Movie o miniserie por #TheBigC Recompensa a un buen final de una serie mediocre.
06:11 pm El reparto de #HowIMetYourMother apoyan (más o menos) a Neil Patrick Harris en los #Emmys Product placement de la última temporada.
06:13 pm Todos los chistes alrededor de NPH están siendo bastante sosos y predecibles, ¿no?
06:15 pm Mejor guion de drama: Henry Bromell por Homeland #Emmys Su mujer recoge el premio porque el guionista ha fallecido recientemente.
06:16 pm Emmy a Mejor Actriz de Drama para Anna Gunn #Emmys Bryan Cranston aprieta los labios con orgullo. Y nosotros. Qué merecido.
06:17 pm No odiéis a Skyler White. Os hace peor persona.
06:26 pm Cuando ya habíamos perdido la esperanza de ver un número musical de NPH, nos regala uno, muy discreto, muy tonto, y muy meta.

06:27 pm El Capitán Hammer y Doctor Horrible se ven las caras de nuevo.
06:29 pm Pasamos de los realities, ¿no?
06:39 pm Mejor actor secundario de drama: Bobby Cannavale por #BoardwalkEmpire Es su segundo Emmy.
06:40 pm Cuando miro a Bobby Cannavale no puedo evitar pensar en el horroroso sabor de su semen. La culpa la tiene Samantha Jones (SeNY)
06:41 pm Dylan McDermott estará igual con 70 años. Veréis.
06:42 pm Mejor actor de drama: Jeff Daniels por #TheNewsroom ¿Sorpresa o no?
06:43 pm Ahora que #MadMen durará hasta 2015, Jon Hamm tiene dos oportunidades más… para seguir siendo nominado pero no galardonado.
06:46 pm ¿Por qué me cae tan mal Don Cheadle? ¿A alguien más le parece un sobrado de la vida?
06:47 pm Olvidaos de Dexter Morgan, la asesina de la noche es Carrie Underwood. Su víctima: “Yesterday”.
06:55 pm Merritt Wever en la press room reproduciendo nuestras caras cuando nos hemos enterado de que ganaba el Emmy

06:56 pm ¿Podemos darle el premio a Mejor Actriz de Drama a TODAS las nominadas?
06:57 pm No, porque era de Claire Danes, y todos los sabíamos #Emmys Danes recoge el premio y da las gracias como el que va a hacer la compra.
06:58 pm ¡A Claire Danes no se le pone la música para echar del escenario! Hombre ya.
06:59 pm Pues me hace muy feliz que Carrie Preston tenga un Emmy. Qué adorable es.

07:01 pm Mejor dirección de drama: David Fincher por #HouseofCards #Emmys Aprovecho la coyuntura para spamear este artículo: http://www.undermgzn.com/series-tv/house-of-cards-de-ficcion-pasivo-agresiva-y-la-nueva-television-usa/
07:02 pm Jim Parsons me cae bien. Una pena que su serie me parezca tan horrorosamente mala.
07:11 pm Me encantaba Enredos de familia (Family Ties). Para mí Michael J. Fox es tan Alex P. Keaton como es Marty McFly.
07:18 pm Lo de los Tony ha sido en realidad una putada para Neil Patrick Harris. Esa fue su cima y ahora ni se molesta en intentar subirla otra vez.
07:18 pm Este momento musical coreo-seriéfilo está siendo LO CUTRE.
07:22 pm Cobie Smulders y Alyson Hannigan. Ahí van dos whedonistas
07:25 pm Carmela Soprano herself haciendo el in memoriam de James Gandolfini, como no podía ser de otra manera. ¿Lloramos?

Edie Falco James Gandolfini

07:26 pm Se le quiebra la voz a Edie Falco, y a nosotros se nos rompe el corazón. James Galdolfini, the man.
07:37 pm Mejor actor secundario de TV Movie o miniserie: James Cromwell por #AmericanHorrorStoryAsylum Pero Jessica Lange no. MUY MAL.
07:38 pm Kevin Spacey para presentador de la gala del año que viene. Está claro.

Kevin Spacey

07:48 pm Mejor dirección de TV Movie o miniserie: Steven Soderbergh por Behind the Candelabra. Soderbergh deja el cine para ganar.
07:49 pm Mejor secundaria de TV Movie o miniserie: Ellen Burstyn se lo roba a Lana Banana.
07:56 pm Lo sexy que es Bryan Cranston, ¿eh?
07:57 pm Mejor actor de TV Movie o miniserie: Michael Douglas (estaba cantado, y lo tenía escrito desde antes de oírlo).
07:58 pm “You want the bottom or the top?” – Michael Douglas a Matt Damon #Epic #Gaypic

08:00 pm Mejor TV Movie o miniserie: Behind the Candelabra.
08:06 pm Si Tina Fey se ríe con Will Ferrell, ¿me tengo que obligar a que me haga gracia?
08:08 pm El Emmy a Mejor Comedia va a parar a #ModernFamily, por su peor temporada hasta la fecha, y por inercia.
08:08 pm Modern Family es la única comedia que los de la Academia han visto en estos cuatro años y lo sabéis.
08:09 pm Y Mejor Drama para #BreakingBad En comedia se han quedado estancados, afortunadamente en drama no.
08:10 pm La cara de felicidad de Anna Gunn es el mejor broche a los #Emmys
08:13 pm fuertecito has left the building, g’night! #Emmys #Sacabó Para ver todas las fotos, visitad la página de Facebook de fuertecito no ve la tele.

Aaron Paul Bryan Cranston