Por enésima vez: NO habrá reunión de FRIENDS

Friends finale

Quitáoslo de la cabeza ya.

Todos los meses volvemos a lo mismo de siempre. Es sin duda señal de lo mucho que la gente sigue negándose a aceptar que Friends acabó.  “Me dio más pena el último episodio de Friends que lo nuestro”, que decían los Astrud. Ahora que se acerca el 10º aniversario de su final, y el vigésimo de su estreno, aumenta el deseo de saber qué ha sido de estos seis amigos durante todo este tiempo, lo que lleva a que la gente vuelva a especular con una posible celebración en forma de reunión.

Sin embargo, ayer en una entrevista para Entertainment Weekly, los creadores de la mítica sitcom, Marta Kauffman y David Crane, aseguraron por enésima vez que NO habrá reunión, película, undécima temporada, spin-off ni nada por el estilo. Estas son fueron sus declaraciones al respecto:

Kauffman: Sinceramente, mi respuesta es la misma de siempre: La serie terminó. Y seamos sinceros, han pasado 20 años. Ninguno tiene el mismo aspecto de entonces. Y os pasaríais todo el rato diciendo ‘joder, qué viejos están’.

Crane: Si queréis ver Friends, encended la tele. Por increíble que parezca, la serie sigue ahí. Y además, podéis disfrutar de estos maravillosos actores en muchos otros proyectos. Marta y yo lo hemos hablado muchas veces, siempre es igual: La gente habla de las ganas que tiene de una reunión, a nosotros nos parece una mala idea, y ellos no están de acuerdo. Pero creo que si se la diéramos a los fans, habría muchas críticas negativas.

Kauffman: Es lo que tienen los finales. Son definitivos.

Crane y Kauffman confiesan que Warner Bros les ha presionado muchas veces para que organicen la reunión, pero ellos responden: “No nos parece muy buena idea. Trabajamos muy duro para ponerle el mejor broche posible a la serie. ¿Por qué nos hacéis esto?” También aseguran que viven con el miedo constante de que el estudio llegue a un acuerdo con los actores sin contar con ellos: “Estaba en un bar con un amigo una noche para celebrar una premiere o algo así, y entraron un montón de chavales de unos 20 años. Les oí decir ‘¡Es definitivo! ¡Van a hacer otra temporada de Friends!’ Y me quedé parada pensando ‘¿Les digo algo’?” explica Kauffman, a lo que Crane, mucho más temeroso de que el proyecto se desarrolle a sus espaldas, añade: “Cuando leo alguna noticia que dice que la serie vuelve definitivamente, no puedo evitar pensar por una milésima de segundo: ‘¿Ya ni se molestan en preguntarnos porque saben que vamos a decir que no, así que que nos jodan’?”

A raíz de esta entrevista, Courteney Cox también se ha pronunciado con respecto a una hipotética reunión de Friends. Fue anoche durante su intervención en el programa de David Letterman. Y su postura es incluso más categórica que la de Kauffman y Crane: “No va a suceder“.

Courteney-Cox

La actriz de Cougar Town opina que las posibilidades narrativas para una película son muy escasas, teniendo en cuenta que la serie se rodaba en un plató, y transcurría la mayor parte del tiempo en el apartamento de Monica (desalojado y desamueblado por completo en el último episodio). Friends, como cualquier sitcom grabada en estudio, posee un formato imposible de trasladar a la gran pantalla sin alterar por completo su esencia. Además, cuadrar las agendas de lo seis actores sería una misión imposible: “Llevo diez años intentando organizar una cena para los seis”, dijo Cox, muy Monica Geller ella, “pero no hay manera. Yo puedo llevarme a las niñas, y seguramente Matthew Perry no tendría problema. Pero Matt LeBlanc tuvo que cancelar la última vez, y David Schwimmer vive en Nueva York, así que no va a ser posible”.

Lo dicho, sabemos que es difícil aceptarlo, pero ya no se nos puede decir más claro. NO habrá reunión de Friends, así que atesorad vuestros DVD de la serie, disfrutad de las reposiciones, explorad los trabajos posteriores de sus actores (The Comeback, Episodes, Web Therapy, Cougar Town…), y asumid que bien está lo que bien acaba. Porque si LeBlanc lo superó (bueno, creemos que lo hizo), vosotros también podéis:

Sólo hay cinco personas más en el mundo que saben lo que significa estar en Friends. Solo cinco. David, Matthew, Lisa, Courteney y Jen. Ya está. Marta y David se acercaban, pero cuando dejaban el plató, nadie sabía qué hacían con sus vidas. Nosotros no podíamos dejar el plató nunca, metafóricamente hablando. Y todavía no podemos. Seguimos en ese plató. Y estaremos allí para siempre.

Para mí, lo más importante del mundo es la cara de la gente cuando te cruzas con ellos en la calle, en el supermercado o haciendo cola. Siempre notas en ellos que fuiste -quizás sigues siendo y lo serás siempre- parte de su familia. Las películas son más bien un acontecimiento. Te arreglas, vas a cenar y luego al cine. Estás fuera de tu elemento. Pero con la televisión, la gente te está viendo desde la cama, comiendo en la mesa de la cocina. Estás con ellos en casa.

Yo no quería que eso se acabase nunca.

Pilotos 2012-13: Parte I – Animal Practice, Go On y The New Normal

ANIMAL PRACTICE

Los miércoles en NBC
Puntuación: 6/10

Tener un puñado de series aclamadas por la crítica, reconocidas por la Academia y generadoras de culto no es suficiente para NBC. Por eso, la cadena se ha propuesto renovar su oferta cómica a base de series más accesibles, con el propósito de encontrar un público más amplio. Hay que llenar las arcas, y no basta con tener sus series en las listas de mejores comedias o series de culto de Entertainment Weekly y demás publicaciones especializadas. Hace falta descongelar esos desastrosos índices de audiencia. Lo entendemos, es comprensible. Pero, ¿de verdad era necesario bajar tantísimo el listón? Cuando uno ve Animal Practice piensa “¿en serio ESTO ha salido adelante? Vaya, deben estar desesperados”. Eso es, NBC parece creer que cuanto más tonta y ridícula sea la serie, más amplio va a ser su público. Y bueno, pretendería ofenderme, pero estaría siendo bastante hipócrita. Mirad The Big Bang Theory por ejemplo.

Sin embargo, Animal Practice no es un desastre sin remedio. De hecho, presenta bastantes coincidencias con puntales de la cadena como The Office o Parks and Recreation, series que dándoles el tiempo adecuado han desarrollado todo su potencial más allá de las expectativas iniciales. La acción se centra en el lugar de trabajo, un hospital veterinario cuya plantilla está formada por el más variopinto grupo de caricaturas humanas. Como las comedias mencionadas, Animal Practice ejercita el humor bizarro, sin complejos y sin contención, y en este sentido, creo que es el estreno más arriesgado de la cadena. Sí, más que The New Normal, mucho más. George Coleman (Justin Kirk) es mitad doctor Dolitte, mitad presentador de documentales de National Geographic (o de Animal Kingdom, que sería la referencia que usaríamos si fuéramos yanquis), un prodigio veterinario que ama a los animales, pero odia a sus dueños, que pretende arreglar las vidas de los demás usando sus conocimientos del mundo animal, pero no sabe cómo arreglar la suya. En definitiva, un personaje casi shondiano.

Soy consciente de que es un tópico gastadísimo, además de una excusa barata para justificar ‘placeres culpables’, pero Animal Practice no se toma en serio en ningún momento, y eso es lo que la salva de la quema. La serie funciona sorprendentemente bien como parodia del drama médico televisivo (“Este es el mejor hospital veterinario del país”), y tiene para al menos dos o tres temporadas de buena química entre personajes y muchas animaladas de las que nos reiremos en secreto. Aunque claro, dudo mucho que llegue a la temporada completa. Por último, y aunque me dé algo de vergüenza reconocerlo, la mona Crystal (el mono camello de Resacón en Las Vegas y Annie’s Boobs en Community) es muy grande. Yo me quedo un par de capítulos más a ver si la serie me da lo que me ha prometido con su piloto, pero sobre todo por ver a Crystal en acción. ¿Veis? No podía ofenderme con la NBC. Ella me da monerías y yo se las río.

 

GO ON

Los martes en NBC
Puntuación: 6,5/10

Matthew Perry is back! Y te lo dice veinte veces, muy emocionado e histriónico, a lo largo del piloto de Go On. Se agradece el entusiasmo, Matthew. Después de ver escenas sueltas del episodio a lo largo del verano, tuve la impresión de que Perry estaba agotadísimo y le costaba la vida actuar. Me equivocaba. El que siempre será Mr. Cherendler Bong está en forma, y acomete este proyecto con ganas e ilusión. De acuerdo, sigue sin deshacerse de sus manierismos chandlerianos –caso perdido-, pero no importa, Matthew Perry is back!

Go On cuenta la historia de Ryan King (Perry), un popular periodista deportivo que lleva un mes de baja tras la muerte de su mujer. Ansioso por volver a ponerse delante del micrófono, King debe pasar primero por una terapia de grupo para superar su pérdida. Lo mejor del piloto de Go On es el grupo de personajes rotos y  esperpénticos que asisten a la terapia con él. Vaya vaya, NBC sigue recurriendo al modelo Community después de todo. Al igual que Animal Hospital, Go On se esfuerza en construir un ecléctico grupo de personajes excesivos y caricaturescos que, cómo no, acabarán demostrando que la familia se encuentra en los lugares más inesperados. No está mal del todo. Las escenas de grupo funcionan muy bien, son divertidas, tienen ritmo, corazón, y ya desde el comienzo se alcanza el tono de comedia adecuado, algo que no se puede decir de muchas sitcoms.

Otro de los fuertes de Go On es la química entre Perry y Laura Benanti (una debilidad personal desde que la vi en The Playboy Club), que interpreta a la consejera del grupo. En realidad, todo el reparto está muy bien escogido. Tenemos por ejemplo a la grandísima e infravalorada cómica Julie White (Transformers), y a Tyler James Williams (el Chris de Everybody Hates Chris) en papeles que pueden dar mucho de sí. El problema principal de Go On, es que si en efecto sigue adelante, no sabemos hacia dónde puede dirigirse. La gracia de la serie está en las sesiones de terapia, pero el protagonista dejará de necesitarla en algún momento. ¿O no?

 

THE NEW NORMAL

Los martes en NBC
Puntuación: 5/10

Y para terminar, el último engendro de Ryan Murphy. The New Normal aterriza en NBC con ganas de hacer ruido. Un concepto teóricamente revolucionario, las escopetas montadas contra la intolerancia, la homofobia, el republicanismo. Después de poner voz -cantarina- a los apestados sociales e inadaptados adolescentes en Glee, Murphy sigue tratando de conquistar las cadenas generalistas con su particular -y atrofiada- visión de la realidad, contribuyendo en gran medida a que la ficción en abierto sea cada vez más arriesgada, sacando la lengua a la censura. “Me desmayo al ver una vagina. Parecen caras de tarántula”. Estupendo.

The New Normal es, efectivamente, un producto Murphy “normal”, canónico, de autor, vaya. Nada “nuevo” bajo el sol. Premisa llamativa -una pareja de homosexuales busca vientre de alquiler-, un grupo de personajes algo excéntricos y ocasionalmente excesivos, provocación y ausencia de ritmo y lógica interna, todo al servicio del discurso reivindicativo de Murphy, el Sorkin de lo soez. La moralina que ahogó Glee ya desde su segundo episodio -una pena de potencial malgastado, después de ese excelente piloto- no solo está presente en The New Normal, sino que es la base de toda la propuesta. Construye personajes empalagosamente buenos y los opone a personajes imposiblemente malos, para que estos articulen el mensaje de la manera más conveniente para el autor, cayendo constantemente en lo forzado, lo artificial. Y como de costumbre, sin demasiado interés por la coherencia.

Claro que, en ocasiones, la causa es mucho más importante que el vehículo que la transmite. Y este es el caso de The New Normal, una serie necesaria. Murphy busca la normalización a través de la visibilidad, y eso es completamente loable. Ya no se trata de que la sociedad acepte al homosexual, sino que se reconozca su derecho de formar una familia, y de presumir de ella en el parque. Y no hay manera de abanderar esta causa sin poner toda la carne en el asador, sin entonar una vez más el “We’re here! We’re queer! Get used to it!”, esta vez añadiendo un “¡y venimos con bebés!”. Will Truman, Jack McFarland, los chicos de Queer As Folk, Cam y Mitchell y ahora David y Bryan: ya sabemos que sin ellos no hay normalidad, que nadie se rasgue las vestiduras. Esperemos que esta vez Muprhy sepa controlar su monstruo, y The New Normal no caiga en la prostitución de sus protagonistas. No queremos que David y Bryan se conviertan en las nuevas mascotas de la televisión estadounidense, que para monos de feria ya tenemos Animal Practice.

Pilotos 2012-13: Parte I – Animal Practice, Go On y The New Normal
Pilotos 2012-13: Parte II – Ben and Kate, Guys With Kids y The Mindy Project 
Pilotos 2012-13: Parte III – Revolution
Pilotos 2012-13: Parte IV – Elementary
Pilotos 2012-13: Parte V – Last Resort y The Mob Doctor
Pilotos 2012-13: Parte VI – The Neighbors y Partners
Pilotos 2012-13: Parte VII – 666 Park Avenue y Vegas
Pilotos 2012-13: Parte VIII – Chicago Fire, Made in Jersey y Nashville