Muñeco diabólico: Chucky 2.0

Un amigo fiel y tú lo sabes… El tiempo pasará, lo nuestro no morirá… lo vas a ver, es mejor saber… ¡que hay un a-mi-go en míiii! ¡hay un a-mi-gooo en míiii! (dum-dum) ¡Hay un amigo en mí… HASTA EL FINAL.

La vorágine de reboots, remakes y spin-offs en la que nos encontramos ha provocado que curiosamente nuestros juguetes favoritos se encuentren en la cartelera a varias décadas del estreno de sus películas originales. Puede que queramos mucho a Buzz, Woody y compañía, pero en una pelea por el amor nuestro Andy interior nos vamos con el más cabroncete de la panda… y es que Chucky es pa’ siempre. Quizá sea por acojone o no, porque no existe ser viviente nacido en las décadas de los ochenta y noventa que no haya crecido aterrorizado por ese muñecajo. Puede que no hayas visto ni la película de origen, ni mucho menos ninguna de sus seis secuelas, pero seguro que has tenido más de una pesadilla en la que el maldito pelirrojo te perseguía con un cuchillo. Treinta años después del estreno de la cinta original y sin el beneplácito de su creador, Don Mancini, llega a nuestras pantallas la nueva Muñeco diabólico (Child’s Play), remake dirigido por Lars Klevberg (cineasta noruego curtido en el mundo del cortometraje) bajo la enseña de los productores del remake de terror más exitoso de los últimos tiempos, It.

El mundo ha cambiado mucho desde finales de los ochenta, pero lo que no se ha modificado ni un ápice son los esperpénticos sueldos de los trabajadores del sector servicios. Una realidad que lleva a Karen (Aubrey Plaza, Ingrid Goes West) a gañanear una unidad defectuosa del antiguo modelo Buddi para así alegrar a su hijo Andy (Gabriel Bateman, Nunca apagues la luz). Ni que decir tiene que el juguete recién llegado no es otro que Chucky, un asesino en serie despiadado… pero esta realizad cuenta con un giro bastante diferente al original que no desvelaremos. Lo que podría haberse convertido en un remake al uso de la primera entrega de Tom Holland (Noche de miedo), se convierte en una sorprendente comedia perversa y negrísima sobre nuestra era hipertecnológica, repleta de guiños, pero con personalidad propia.

La química existente entre Bateman y la dupla formada por Beatrice Kitsos (proveniente de iZombie y la infravalorada El exorcista) y Ty Consiglio (El Pájaro Loco: La película), así como los gags más burros protagonizados por Marlon Kazadi (Supergirl), hacen que la película se eleve mucho más de lo esperado, recordando en muchos momentos al humor y al ritmo de la cinta de culto británica Attack the Block. El notable nivel de las escenas de los chavales (una divertida pandilla que deja patente que los productores de It están detrás del film), hace que la participación de Aubrey Plaza parezca un poco deslucida, quedando bastante relegada a un segundo plano y dedicándose únicamente a soltar de vez en cuando alguno de sus famosos weird-one-liners que nos llevan enamorando desde los tiempos de Parks and Recreation.

Pero este Muñeco diabólico no vive solo de las risas, sino que la atmósfera general de la película y especialmente las escenas de los crímenes son completamente aterradoras, sabiendo captar a la perfección la absurda casquería de la saga original… y todo gracias a nuestro viejo amigo Chucky. El pavor creado entre el respetable por las primeras imágenes promocionales del muñeco se disipa al instante gracias a la inteligencia de Klevberg y Tyler Burton Smith al saber aprovechar al máximo esa nueva cara extremadamente creepy y expresiva del nuevo muñeco. Todo un acierto esta diferenciación, que distancia a este Chucky 2019 de la copia y lo convierte en un pariente cercano más que digno.

Otro triunfo ha sido la elección de la nueva voz de Chucky. Si vas a cometer el sacrilegio de prescindir de Brad Dourif (la voz del muñeco diabólico en todas las entregas y actor que además hemos podido disfrutar en clásicos como Alguien voló sobre el nido del cuco, la saga de El Señor de los Anillos o Deadwood), hazlo con el mejor, y el mejor no es otro que Mark Hamill. ¿Quién nos iba a decir que el sosaina de Luke Skywalker se iba a convertir en uno de los mejores actores de doblaje de nuestros tiempos? Tras sus icónicos Joker en el universo animado de DC y Skips de ‘Historias corrientes’, Hamill realiza un verdadero recital como Chucky. La decisión de optar por un tono más atolondrado e inocente que el original es bastante arriesgada, pero gracias a la maestría del actor se convierte en una verdadera genialidad y en la mejor baza de la película.

‘Muñeco diabólico’ es una película muy gamberra que actualiza el mito de Chucky de forma ingeniosa y sin tomarse demasiado en serio, invitándonos continuamente a reírnos con ella de sí misma… aunque como siempre que Chucky anda por las proximidades, nos llevemos unos cuántos sustos por el camino.

David Lastra

Nota: ★★★½

Crónica del Festival Internacional de Cine Fantástico Nocturna 2018: Parte 2

DÍA 3

He’s Out There (Quinn Lasher, 2018 – Lituania) – Oficial Fantástico

Sobre el papel, He’s Out There es un slasher de manual. Una familia pasando un fin de semana en su segunda propiedad, situada en el campo, alejada de todo y todos. Todo comienza a torcerse cuando un desconocido comienza a acosar en la distancia a la mujer ante la ausencia del marido, es en ese momento en que decide dar un paso adelante y proteger a sus dos hijas… ¿Olvidamos algo? Ah, las muertes. Pues haberlas haylas, pero son casi anecdóticas y casi ni se ven. El problema de la cinta de Quinn Lasher (S-Lasher, je je je) no es esa ausencia de ideas, ya que la originalidad no es un requisito en este subgénero, sino esa absurda decisión de ser tan pacata y, especialmente, por intentar complicarse demasiado intentando dotar de profundidad a su historia y a sus personajes, cuando realmente no hace nada para que lo sean. Sus desdibujados personajes deambulan sin saber muy bien qué está pasando y el malo malísimo no transmite ninguna sensación de peligro, ni mucho menos carisma. Ni siquiera el morbo de vérselas pasar canutas a Yvonne Strahovski (la puñetera Serena Waterford de El cuento de la criada), compensa el tedio que provoca su visionado.

David Lastra

Deadtectives (Pascal Laugier, 2018 – Estados Unidos) -Panorama

En Deadtectives un grupo de timadores con la cara muy dura se dedican a aprovecharse de pobre gente que sufre supuestos ataques fantasmales para grabar un programa de televisión. Para salvarlo de la cancelación tendrán que irse a Méjico a investigar el caso definitivo, lo que les traerá muchos más problemas de lo que se esperaban. Por su temática, es inevitable pensar en Los Cazafantasmas (Ivan Reitman, 1984 – Estados Unidos) y la saga de Expediente Warren (James Wan  2013 – Estados Unidos), pero con un tono mucho más cafre. Protagonizada por Chris Geere (conocido por la serie de FX You’re the Worst), Deadtectives es una película en la que todo es una broma, pero está lo suficientemente bien escrita como para no saturar. A excepción de un par de chistes cuñados que no pintan nada y no definen el humor general de la cinta, entretiene de principio a fin y resulta simpática.

Daniel Andréu

Ghostland (Tony West, 2018 – Francia/Canadá) – Oficial Fantástico

Y llega el turno de la locura… Pascal Laugnier, director de la polémica Martyrs, nos trae la historia más surrealista del festival. Ghostland es una pesadilla en pantalla grande y, como tal, debes aceptar sus absurdidades y sus peculiares normas, solo así podrás disfrutarla/sufrirla adecuadamente. Tras un cauto comienzo, todo se dispara con una genial escena de invasión doméstica con una resolución bastante sorprendente. Años después descubrimos las secuelas que ha provocado este ataque en las dos hermanas que se encontraban en la casa. Beth (Crystal Reed, Teen Wolf) se ha convertido en una autora de best-sellers de terror, justamente en su última obra Incidente en Ghostland revisita ese incidente; pero el caso de Vera (Anastasia Phillips, Skins) es diferente. Ella no ha podido pasar página y no solo sigue traumatizada por el acontecimiento, sino que sigue viviendo en la misma casa donde sucedió todo. La perfecta existencia de Beth se rompe con una angustiosa llamada de Vera, lo cual provocará su retorno al hogar familiar y el consiguiente reencuentro con su hermana y su madre (interpretada por la cantante Mylène Farmer, que ya trabajó con el director en el vídeo musical de City Of Love, clip en el que se encuentran gran parte de las claves estéticas de esta película). Laugier apuesta fuerte con una historia bastante marciana, que descoloca y sorprende en todo momento. Una película enrevesada, muy enfermiza y que no comete el error de tomarse demasiado en serio. Ghostland reúne todo lo necesario para pasar un mal rato en una sala de cine.

David Lastra

Piercing (Nicolas Pesce, 2018 – Estados Unidos) – Oficial Fantástico

No es frecuente la adaptación al cine de novelas de Ryû Murakami (no el Murakami de Tokyo BluesBurning o 1Q84, sino el de Audition o Azul casi transparente), por lo que Piercing era muy esperada para nosotros sus fans. Murakami siempre cuenta sus historias de una forma muy particular que hace que cualquier acercamiento a su literatura sea recibido con tanta expectación como miedo. Aquí se sigue a un joven (Christopher Abbott) que necesita buscar a una potencial víctima para saciar su necesidad de asesinar y así no acabar con la vida de algún ser querido. Por supuesto, por mucho que lo planee, se va a encontrar con muchos obstáculos por parte de su elegida (Mia Wasikowska). Aun aceptando que el cine es un medio diferente que no tiene que calcar su referente para hacer una buena adaptación, el guion de Nicolas Pesce se deshace de demasiados aspectos esenciales. Por ello el comienzo de la trama resulta un tanto atropellado, hay detalles que no se entienden igual si uno no va habiéndose leído la novela y, lo más importante, el espectador no se mete en la cabeza de los protagonistas de la misma forma que en el libro. Uno de los fuertes de la narración de Murakami es la estructura que alterna la primera persona del chico y de la chica en cada capítulo, de donde viene el extraño tono de comedia romántica muy retorcida, y esto en el film se pierde. Lo bueno, y que compensa la ausencia de todas estas cosas, es que Piercing nace del interés por hacer algo artísticamente relevante. Gracias a unas buenas interpretaciones, un muy buen apartado técnico o un uso muy interesante de  la banda sonora compuesta por temas de giallos de los años 70, encuentra una atmósfera y una personalidad propias que hacen que se sostenga como obra autónoma pero a la vez relacionada con su referente literario.

Daniel Andréu

DÍA 4

Summer of ‘84 (Anouk Whissell, François Simard y Yoann-Kar Whissell, 2018 – Canadá/EE.UU.) – Oficial Fantástico

Nuevo ejercicio de nostalgia del equipo que nos trajo Turbo Kid. En esta ocasión se acercan a un grupo de chavales que deciden investigar una serie de desapariciones que están ocurriendo en su pequeña ciudad. Una aventura veraniega a lo Cuenta conmigo en clave revisionista a lo Stranger Things. Repleta de tópicos y lugares comunes (¿acaso no es esa la gran marca de autoría de los Whissell-Simard?), Summer of ‘84 sale un poco mejor parada en guion y definición de personajes que su anterior aventura. Como en esa ocasión, la carencia absoluta de originalidad se ve altamente beneficiada por la calidad estética del producto, así como por su notable banda sonora, que vuelve a correr por parte de Le Matos.

David Lastra

Boar (Chris Sun, 2017 – Australia) – Oficial Dark Visions

Boar es una de esas películas de las que no se puede decir nada especialmente malo ni bueno debido a su simpleza. Un jabalí gigante va descuartizando gente poco a poco en una zona campestre de Australia. Literalmente no hay más y esto es una cierta virtud ya que no tiene mucha posibilidad de error. Posee unos diálogos muy ágiles e inspirados que destacan incluso por encima de las escenas de descuartizamiento y horror. Quizás algo que se le puede echar en cara es el atrevimiento puntual de enseñar demasiado cómo el jabalí mata a sus víctimas en escenas hechas con un CGI más que pobre que desmerecen las escenas con la criatura animatrónica.

Daniel Andréu

Mirai, mi hermana pequeña (Mamoru Hosoda, 2018 – Japón) – Oficial Fantástico

Qué difícil escribir sobre una película que es pura emoción. Mirai, mi hermana pequeña narra las aventuras caseras de un niño pequeño ante la llegada al mundo de una nueva hermanita. Con el mismo acierto que Del revés (Inside Out) (Pete Docter, Ronnie del Carmen, 2018 – Estados Unidos) pero de una forma diferente, el guion de Mamoru Hosoda capta con una sencillez abrumadora lo que significa crecer, descubrir lo que es la vida y aprender a caminar por ella junto a tus seres queridos, los que están contigo en el presente, los que estarán y los que estuvieron antes que tú. Alterna secuencias de “fantasía” con otras hogareñas que son igual de mágicas, ya que todo se ve a través de la mirada infantil del pequeño Kun. Uno no puede evitar emocionarse ante la belleza de las imágenes, tanto las más sencillas y familiares como las más visualmente elaboradas, llegando a un desenlace en el que los sentimientos terminan de explotar.

Daniel Andréu

Sta. Agatha (Darren Lynn Bousman, 2018 – Estados Unidos) – Oficial Dark Visions

El director de unas cuantas Saw y de Repo! The Genetic Opera (musical con Anthony Stewart Head y Paris Hilton que solo me hizo gracia a mí) se adentra en el nunsploitation… y ahí termina lo interesante de la propuesta de Sta. Agatha. Un convento unas cuantas monjas ultra-maquilladas, comandadas por Carolyn Hennesy (la que fuera Barb en Cougar Town y otros mil secundarios miméticos más en cine y televisión), se dedican a vender recién nacidos en vez de pastitas. El negocio no va nada mal, pero todo cambia con la llegada de Mary (Sabrina Kern), una joven embarazada que no sabe qué hacer con su vida y que claramente no estaría allí si supiese los tejemanejes de las monjas, o sí, no sé.  Sta. Agatha no funciona ni como ejercicio de revisionismo u homenaje a ese rinconcito dentro de ese subgénero de exploitation, ni como película actual de terror. Doloroso resulta su simplismo y su soporífero ritmo, aunque peor es que un cineasta tan dado a lo sádico y al humor no haya sabido entretenernos con una historia de monjas chungas.

David Lastra

Blood Fest (Owen Egerton, 2018 – Estados Unidos) – Oficial Dark Visions

Hay películas que parecen estar hechas para ser proyectadas en la sesión golfa de un festival de cine fantástico y de terror y Blood Fest es una de ellas. Ya su premisa es ideal para la ocasión, pues sus protagonistas asisten a una fiesta que mezcla los macro festivales musicales con los festivales de cine de terror, una gigantesca explanada con escenarios que imitan escenas de películas de terror y en la que se interpretarán en directo las secuencias más míticas ante el público. Por supuesto todo terminará en una fiesta sangrienta muy bestia en la que los protagonistas tendrán que escapar del evento que se vuelve más real de lo que ellos esperaban. Blood Fest consigue entretener de principio a fin con mucho humor y teniendo cero pretensiones, además de muchas vísceras y muertes rebuscadas, lo que a esas horas de la madrugada se agradece enormemente.

Daniel Andréu

DÍA 5

Please Stand By (Ben Lewin, 2017 – Estados Unidos) – Panorama

Detalles como el de programar Please Stand By son los que hacen que apreciemos el festival aun más, porque en uno festival como Nocturna Madrid contar con una película así es arriesgarse. La infravalorada Dakota Fanning interpreta de forma increíble a una joven autista obsesionada con Star Trek que escribe un guion para su serie favorita con intención de participar en un concurso. Tras conocer a los personajes, asistimos al viaje de superación que supone para Wendy escaparse de la residencia en la que vive para entregar en mano su manuscrito. Se trata de una película amable y con 100% de buenas intenciones, lo cual si se hace bien puede jugar a su favor, por mucho que desde el primer segundo esté claro cómo va a evolucionar y terminar la historia. La sorpresa no es lo importante aquí, sino empatizar con sus personajes y sus situaciones hasta el punto de estar con el corazón en un puño durante los momentos finales (y de querer meterse en la pantalla para coger a Pete, ese adorable perrito, y abrazarlo para siempre). La conexión con algo como Star Trek es más que suficiente para que una película sin sangre, vísceras o monstruos infernales se gane el corazón del público de Nocturna Madrid.

Daniel Andréu

Muñeco diabólico (Tom Holland, 1988 – Estados Unidos) – Classics

Por fin llegó uno de los momentos que algunos habíamos estado esperando durante meses, el privilegio y el honor de ver la primera entrega de las aventuras de Chucky en la pantalla grande con su creador Don Mancini en la sala, lo que lo hizo aun más especial. ¿Se puede decir algo nuevo de una película de hace 30 años que supuso el nacimiento de un personaje tan icónico? La mítica posesión del muñeco Good Guy por parte del asesino Charles Lee Ray que da a una serie de surrealistas y macarras asesinatos es ya parte de la historia del cine de terror. Aunque no haya novedades, sí que merece la pena recalcar que sigue siendo muy poderosa tres décadas después, que el humor sigue funcionando y que sigue dando un placer inmenso ver a Chucky asesinar a todo el que se cruza en su camino, así como verle sufrir y ser destruido. En diez años será el 30 aniversario del nacimiento de la igualmente maravillosa Tiffany, así que el Nocturna Madrid 28 sería una ocasión perfecta para conmemorarlo trayendo a Jennifer Tilly. Ahí queda dicho.

Daniel Andréu

Mandy (Panos Cosmatos, 2018 – Estados Unidos, Bélgica, Reino Unido) – Panorama

Como siempre, el festival se guarda una de las apuestas más fuertes para la clausura. Había mucha expectación por ver Mandy y eso se demostraba en el hecho de que tuvieran que abrir una segunda sala para atender la alta demanda de entradas. La película más que una historia es un viaje alucinado de Nicholas Cage (que termina de abrazar definitivamente su papel de icono moderno del absurdo) por consumar su venganza contra una diabólica secta religiosa formada por un grupo de malvados hippies y unas extrañas criaturas. De principio a fin Mandy tiene una atmósfera espesa y saturada, tan drogada como sus personajes, y tan marciana que si el espectador entra en ella se embarcará también un viaje alucinado. No se trata de una cinta fácil debido a lo lento de su ritmo, pero el trabajo visual está cuidadísimo y la última banda sonora de Jóhann Jóhannsson para el cine antes de fallecer se convierte en un elemento crucial más del largometraje. Aunque haya dos partes claramente diferenciadas, el descenso a los infiernos que supone acabar con cada miembro de la secta no es tan loco como se podría esperar, aunque da para momentos con mucha fuerza. Hay en Mandy mucho de Nicolas Winding Refn (por tanto también hay mucho Lynch) pero con la ventaja de no tener la sensación de que nos la están intentando colar en todo momento. Aunque hay algo que impide a la película llegar a la genialidad, es una apuesta muy arriesgada e interesante que no dejará indiferente a nadie.

Daniel Andréu

The Ranger (Jenn Wexler, 2018 – Estados Unidos) – Panorama

Tras la clausura, un último caramelito de violencia para despedirnos en forma de aventura sangrienta y sin demasiado sentido, como debe ser a la 1 de la mañana un sábado. Si en Boar era un jabalí gigante asesinando australianos, aquí se trata de un guarda forestal muy loco y obsesionado con las normas asesinando jóvenes punkis. Es aquí, en la ambientación, donde desconcierta esta The Ranger, ya que la recreación de esos últimos años de los 70 y principios de los 80 es tan indefinida que uno no sabe si es falta de inspiración, algo intencionado, o realmente los personajes son jóvenes modernos de los 2000 jugando a drogarse y disfrazarse de rockeros. El villano da para bastantes situaciones absurdas que son lo mejor de una cinta que tiene poco que ofrecer además de un rato corto y entretenido.

Daniel Andréu

 


 

Nocturna Madrid vuelve a convertirse en una cita obligada para los amantes del fantástico y el terror, con una programación variada y arriesgada, además de unas actividades muy interesantes pensadas para que disfrutemos al máximo durante estos seis días. Mención especial al jugo que se le ha sacado a la visita de Don Mancini, que se ha quedado con nosotros durante toda la semana y se ha convertido en el alma protagonista de esta edición. No queda más que agradecer la gran labor de la organización del festival por crear un evento de calidad en el que se ha puesto mucho cariño y corazón. Ahora solo queda esperar al otoño de 2019.

 

PALMARÉS

PREMIO NOCTURNA MADRID AL MEJOR CORTOMETRAJE NACIONAL:
AMANCIO, VAMPIRO DE PUEBLO – DE ALEJO IBÁÑEZ

PREMIO NOCTURNA MADRID AL MEJOR CORTOMETRAJE INTERNACIONAL
BAGHEAD – DE ALBERTO CORREDOR

PREMIO NOCTURNA MADRID A LOS MEJORES EFECTOS ESPECIALES
THE NIGHTSHIFTER (MORTO NÃO FALA) DE DENILSON RAMALHO

PREMIO NOCTURNA MADRID AL MEJOR GUIÓN MAMORU HOSODA POR MIRAI MI PEQUEÑA HERMANA

PREMIO NOCTURNA MADRID “VINCENT PRICE” AL MEJOR ACTOR
CHRISTOPHER ABBOT POR PIERCING

PREMIO NOCTURNA MADRID A LA MEJOR ACTRIZ BRITTANY ALLEN POR WHAT KEEPS YOU ALIVE

MENCIÓN ESPECIAL A “THE INVOCATION OF ENVER SIMAKU” por su atrevimiento formal y argumental en su propuesta de combinar terror clásico, documento político y social, recuperando el folclore y las creencias ancestrales como mecanismos del horror.
PREMIO CANAL DARK a la mejor película de la sección DARK VISIONS
VUELVEN (TIGERS ARE NOT AFRAID) de ISSA LÓPEZ

Y el jurado de la sección DARK VISIONS quiere realizar una mención especial para STA AGATHA de DARREN LYN BOUSMAN por la construcción de personajes, su dirección y la interpretación de las actrices.

PREMIO BLOGOS DE ORO a la mejor película de NOCTURNA MADRID 2018
WHAT KEEPS YOU ALIVE de COLIN MINIHAN

PREMIO NOCTURNA MADRID DEL PÚBLICO A LA MEJOR PELÍCULA
MIRAI, MI HERMANA PEQUEÑA de MAMORU HOSODA.

PREMIO NOCTURNA MADRID AL MEJOR DIRECTOR
PASCAL LAUGIER POR GHOSTLAND.

PREMIO NOCTURNA MADRID “PAUL NASCHY”
GHOSTLAND de PASCAL LAUGIER.

Crónica del Festival Internacional de Cine Fantástico Nocturna 2018: Parte 1

INAUGURACIÓN Y DÍA 1

Llega por fin otoño y con él una cita que ya se ha convertido en referente y punto de reunión para los amantes del cine fantástico y de terror. El festival Nocturna Madrid comienza su sexta edición con un nivel de expectación especialmente grande no solo por lo alto que dejó el pabellón la edición de 2017, sino porque viene precedido por unos meses en los que se ha gestado algo muy especial para el que escribe.

Lo que pasó en la noche del martes durante la inauguración del Nocturna Madrid 2018 fue tan especial como raro. Todo se remonta a principios de año, cuando viendo una de las películas de la saga de Muñeco diabólico, me di cuenta de que en 2018 hacía justo 30 años desde que se estrenó la primera. Se me ocurrió la idea “loca” de proponer a la organización festival que proyectara esa primera película como homenaje por el aniversario, que sería algo guay y que encajaría muy bien con el festival. Y por qué no, traer al creador Don Mancini a que la presentara o algo.

Me contestaron diciéndome que era algo interesante, así que dije que no tenía nada que perder y contacté con el propio Mancini para hacerle llegar el mensaje… ¡y me contestó! Tras un par de mensajes con él y con el Nocturna, todo quedó en manos del festival y salió adelante. En el transcurso de la gala de inauguración me pareció muy surrealista la que se había montado porque a mí me había dado por pensar esa “tontería”. Pero estaba pasando, el creador de Chucky estaba en la sala para recoger su premio de Maestro del Fantástico. Antes, el director del festival empezó a contar la historia de cómo surgió el homenaje a Chucky, llenándome de emoción. Pero no se quedó ahí, casi me da algo cuando dice mi nombre y me pide que vaya al escenario para entregarle el galardón. Fue una sorpresa y mi cara en ese momento un poema, ni siquiera fui capaz de decir nada al micro cuando se me ofreció la oportunidad más allá de “no sabes el pánico escénico que tengo”. Pero nada, ahí estaba yo, que no soy nadie, dándole el premio de honor del festival a Don Mancini, delante de una sala abarrotada.

Siempre se recalca que el Nocturna Madrid es un festival que en parte lo hace el público, algo que se suele decir pero muy a menudo de boquilla. Podrían haber pasado de mí durante la inauguración y yo me habría quedado igual, inmensamente contento porque esto estuviera finalmente pasando. Pero no, tuvieron el detallazo de agradecérmelo delante de todos y encima me cedieron el privilegio de entregar el premio. Eso demuestra que realmente este festival tiene la humildad suficiente como para decir muy en serio que el público somos una parte muy importante de todo esto, lo cual les honra y les separa de muchas otras organizaciones por el estilo. Por supuesto tuve la oportunidad de hablar con Don un momento y volver a comprobar que es un encanto. No tengo palabras de agradecimiento suficiente por esto, la ilusión con la que viví todo anoche es algo que se va a quedar conmigo para toda la vida.

La noche de Halloween (David Gordon Green, 2018 – EE.UU.) – Inauguración

Después de esta intensa apertura, Don Mancini se quedó con nosotros en la sala para ver por primera vez la nueva película de la mítica y longeva saga Halloween, de nuevo titulada en España La noche de Halloween. En este caso con John Carpenter como productor ejecutivo y co-autor de la banda sonora, esta nueva entrega supone una secuela directa de la primera de 1978 que obvia los acontecimientos de las otras nueve películas de la franquicia. Volvemos aquí a Haddonfield 40 años después de que Laurie Strode (Jamie Lee Curtis) se enfrentara al mítico Michael Myers y viviera para contarlo. La protagonista vive en un permanente estado de paranoia y alerta totalmente justificado, sabiendo que el enfrentamiento volverá a suceder muy pronto. Lo que se desarrolla durante algo más de la mitad de la película es correcto y por encima de la media, pero dado que la estructura y el desarrollo es muy similar a la película original, da la sensación de que se está viendo un remake más que una secuela, siempre con sus toques de homenaje y autoconsciencia (“Ah, ¿eres tú el nuevo Doctor Loomis?”). Pero entonces llega el punto de inflexión en el que se le termina de dar sentido a todo y empieza la parte del metraje más potente. Todo el tramo final supone una carrera de fondo tremendamente intensa y violenta en la que el personaje de Jamie Lee Curtis arrasa con todo y asciende al olimpo de las mayores super heroínas del cine de todos los tiempos. Se merecen un monumento tanto ella como Myers, que sigue siendo tan perturbador como en 1978. No sabemos lo que pasará de aquí en adelante, pero si nos queda todavía alguna entrega más que lleve la misma línea que esta y esté a la altura, será bienvenida.

Daniel Andréu

The Nightshifter (Dennison Ramalho, 2018 – Brasil) – Oficial Fantástico

Interesante propuesta de Dennison Ramalho (conocido en el género por su participación en The ABCs of Death 2) en la que nos muestra a un noctámbulo trabajador de una morgue con la capacidad de hablar con los muertos. Aunque no llegue a resucitarlos como el prota de Pushing Daisies, Stênio se convierte en el confidente de los difuntos y todo va bien hasta que rompe una de las normas y utiliza los secretos de los muertos para su beneficio. Tras una brillante primera parte más cercana al suspense en la que trata transversalmente la cruda violencia del día a día de los barrios brasileños, la película abraza el horror en su mitad andando por caminos más conocidos de posesiones y almas condenadas, pero sin perder su notable ritmo, ni el interés del espectador en ningún momento.

David Lastra

DÍA 2

Aterrados (Demián Rugna, 2017 – Argentina) – Oficial Fantástico

A un festival se viene a jugar. A veces ganas, otras veces… Aterrados es un batiburrillo de thriller de nueva ola con casa encantada y espíritus atormentados. El hijo sureño del Universo Warren naufraga no solo por un guion repleto de agujeros sino por su inmensa pretenciosidad. El sinsentido es algo común en este género y no suele ser ningún problema si logra entretener y mantener cierto interés en el espectador. Aterrados no consigue ni lo uno ni lo otro. Un verdadero espanto, pero no de los buenos.

David Lastra

The Invocation of Enver Simaku (Marcos Lledó Escartín, 2018 – España) – Oficial Fantástico

La rareza del festival es este potente docudrama sobre el hombre del saco albanés: Kukuth. Marco Lledó Escartín construye un poderoso ejercicio de investigación, denso y notablemente estructurado en el que vamos descubriendo la realidad (en principio estamos ante la recreación de unos hechos reales) sobre la misteriosa relación entre Enver Simaku, varón albanés que pasó en coma más de treinta años, y una matanza acontecida en tierras albanesas a finales de los noventa. Adictiva y sorprendente.

David Lastra

Malnacido (Benji de la Rosa, 2018 – España) – Oficial Cortometrajes

En este directo cortometraje, una pareja de jóvenes homosexuales sufre el ataque verbal y físico de dos matones, lo que provoca la búsqueda venganza de uno de los atacados. Lo más destacable aquí es la intención de poner en imágenes la rabia de unos hechos que todavía hoy suceden demasiado a menudo.

Abrakadabra (Luciano Onetti y Nicolás Onetti, Argentina/Nueva Zelanda – 2018) – Oficial Dark Visions

No estar preparado para lo que se va a ver en Abrakadabra puede provocar un choque muy fuerte, lo que la hace más disfrutable. Esta cinta es un ejercicio de estilo similar al de The Love Witch (Anna Biller, 2016) En este caso lo que se recrea son los giallos de los 70 de una forma extremadamente fiel, hasta tal punto que incluso lo supera, convirtiéndose en un visionado muy extraño. Todos los elementos (y fallos habituales) del género están en Abrakadabra, el doblaje generalmente desincronizado, los violentos zooms, los colores saturados y sucios, la música estridente y cambiante… No faltan ciertos momentos de humor absurdo e incluso detalles anacrónicos (los tatuajes de uno de los personajes femeninos) que en lugar de sacar de la película hacen que todo se enrarezca aun más. El argumento (un asesino que va matando a sus víctimas con trucos de magia) como en la mayoría de los giallos no importa aquí. No es tarea fácil, pero si se entra en el juego se puede disfrutar completamente.

Daniel Andréu

Why Hide? (James Edward Cook, 2018 – Reino Unido) – Oficial Dark Visions

La mesura es una virtud, siempre que no se hable de terror. El debut en largo de James Edward Cook tiene un poco de comedia, otro tanto de peli de miedo, algo de empoderamiento y conciencia LGBT, otro poquito de mamarrachismo… pero nada en su justa medida. El resultado es una mezcolanza extremadamente sosa y desafortunada. A destacar un par de momentos en los que se adentra en terrenos de buddy movies, pero poco más.

David Lastra

Lobisome (Juan De Dios Garduño, 2018 – España) – Oficial Cortometrajes

Simpático homenaje al hombre lobo de Paul Naschy, este corto que se desarrolla únicamente en unos aseos públicos y que bebe del cine de acción, de mafias y del fantástico, se habría beneficiado mucho de un apartado sonoro más acertado y potente.

What Keeps You Alive (Colin Minihan, 2018 – Canadá) – Oficial Fantástico

Un matrimonio va a pasar el fin de semana a una casa en un bosque canadiense junto a un lago. Todo va bien… hasta que empieza a ir mal y se convierte en un violento juego del gato y el ratón. Esta premisa reflejada mil y una veces en el cine puede llegar a buen puerto o fallar estrepitosamente. En What Keeps You Alive no hay un triunfo absoluto pero sí un éxito considerable. La película no se preocupa por dar innecesarias sobreexplicaciones para justificar algo tan primario como la violencia, que sucede sin más, y eso suma puntos. Por desgracia, como suele pasar con este tipo de argumentos, se pierde un poco por el camino y no sabe bien cuándo terminar. Eso sí, por ese camino consigue que el espectador se lo pase bien con una persecución perversa y retorcida, además de muy bien rodada y con unas muy buenas interpretaciones (a destacar la de Brittany Allen). Otro detalle importante a destacar es la presencia de personajes LGTBIQ+ como protagonistas en este cine de género, algo que no suele ocurrir y contribuye a la normalización que necesitamos.

Daniel Andréu

Cult of Chucky: Amigos hasta el final [Reseña y sorteo]

cult-of-chucky

“Wondua pabin dambela wondua pabin dambela!” Ese cántico infernal se nos quedaba grabado en la mente en 1988, cuando Don Mancini Tom Holland (el director, no el nuevo Spider-Man) daban a conocer a una de las criaturas más adorablemente terroríficas del cine de los últimos 30 años, Chucky, en la primera película de la saga Muñeco diabólico (Child’s Play). Este pelirrojo infante de plástico habitado por un sádico asesino en serie ha provocado pesadillas y divertido a los fans del slasher y el cine de psicópatas a lo largo de siete entregas. La última, Cult of Chucky llega directa a vídeo (como la anterior, La maldición de Chucky), con síntomas de renovación y clara intención de seguir estirando la vida de la franquicia.

Cult of Chucky es continuación directa de La maldición de Chucky. En ella nos reencontramos con Nica (Fiona Dourif), víctima y némesis del muñeco en la anterior película, internada en un psiquiátrico tras ser acusada de matar a toda su familia (no hace falta aclarar que en realidad fue Chucky, pero lo decimos por si acaso), siguiendo la estela de Pesadilla en Elm Street 3: Los guerreros del sueño, también ambientada en un manicomio. Cuatro años después de la masacre, Chucky reaparece en el internado, y esta vez no viene solo, sino que gracias a un nuevo hechizo, es capaz de cobrar vida en varios muñecos Good Guy, por lo que el peligro y la diversión se multiplican esta vez. Así, Chucky y su “secta” volverán a sembrar el terror, eligiendo esta vez como víctimas a los indefensos pacientes del psiquiátrico. Sin embargo, Nica no se quedará de brazos cruzados y aprovechará el regreso de su enemigo para buscar venganza por lo que le hizo.

Con La maldición de Chucky, el creador de Muñeco diabólico, Don Mancini, repetía como realizador después de dirigir la infravaloradísima La semilla de Chucky en 2004. Esta primera entrega de la saga que se lanzaba directa a vídeo suponía un nuevo comienzo, de la misma manera que lo hizo La novia de Chucky en su día, un reboot que dejaba atrás el humor más disparatado de los capítulos inmediatamente anteriores y volvía al terror adoptando un tono ligeramente más serio. Claro que la comedia siempre ha estado presente en las películas de Chucky, gracias a sus característicos chascarrillos y a las muertes, cada vez más exageradas y rebuscadas. Y bueno, también al mero hecho de que se trata de un muñeco pelirrojo de 60 centímetros vestido de niño cuyo pasatiempo favorito es apuñalar a todo el que se le ponga por delante. Sin humor, no funcionaría, y Cult of Chucky tiene de sobra.

cult-of-chucky-blu-rayLo mejor de esta nueva vuelta de tuerca a la saga es que Mancini se ha encargado de que avance devolviéndola a los orígenes, para el deleite de los más nostálgicos. Si en la anterior película nos sorprendían con el regreso de Andy, el niño de la primera parte (el mismo actor, Alex Vincent, retomaba el papel 25 años después de Muñeco diabólico), en Cult of ChuckyMancini sigue realizando un viaje por el pasado recuperando a la divertidísima Jennifer Tilly, y en una escena post-créditos a otro personaje que es mejor no desvelar, al que veremos seguro en la próxima película de la franquicia. Así es como Mancini renueva una vez más la saga sin ignorar su continuidad. Sí, la línea temporal y los acontecimientos son todo lo caprichosos y absurdos que cabe esperar, pero es una señal del cariño que tiene a su creación. Y no solo eso, sino que a la vez que echan la vista atrás, las nuevas películas son progresistas a su manera, con una protagonista femenina autosuficiente y varios personajes LGBT.

Por lo demás, Cult of Chucky da exactamente lo que los fans de esta saga conocen de sobra: comedia negra, espíritu trashanimatronics y efectos especiales tradicionales (aunque aquí también hay retoques digitales que no están mal del todo empleados) y gore, con bien de muertes violentas y macabras para sacar partido a su calificación Rated-R y contentar a los fans del slasher más retorcido. Cult of Chucky está ligeramente por debajo de su predecesora y su factura de telefilm le resta encanto, pero cumple de sobra su papel de divertimento ligero para una noche tonta, y gracias a su espíritu continuista sigue extendiendo una mitología de manera que, si el público lo demanda, podría durar muchos años más. Espero que los suficientes como para que el mejor personaje de la franquicia, Glen/Glenda (el hijo de Chucky y Tiffany), regrese del ostracismo para reclamar el lugar de honor que le pertenece.

Cult of Chucky ya está a la venta en España en formatos Blu-ray y DVD de la mano de Universal Pictures Home Entertainment. La película incluye los siguiente extras: Escenas eliminadas comentadas por el director y guionista Don Mancini. Dentro de la locura de Cult of Chucky. Las encarnaciones de Chucky. La casa de muñecas. Comentarios del director.

 

¡CONCURSO! Si queréis ganar una copia en Blu-ray de Cult of Chucky solo tenéis que dejar un comentario en esta entrada. Entre todos los que escribáis sortearemos la película al azar, y el ganador o ganadora la recibirá en su casa gratis. Concurso solo válido para España. Finaliza el viernes 24 de noviembre de 2017 a las 23:59h. ¡Suerte! [Este concurso ha finalizado. Atentos a la página de Facebook de FNVLT para más concursos].