Crítica: El Libro de la Selva

THE JUNGLE BOOK

El libro de la selva (1967) es uno de los Clásicos Disney más queridos por varias generaciones. Pero también uno de los más difíciles de adaptar para el público actual. Sin embargo, en la Casa de Mickey Mouse, que está viviendo una gran época de esplendor, han debido pensar que no hay reto lo suficientemente grande para ellos. Porque todo queda en familia, el estudio cuenta con Jon Favreau (director de las dos primeras Iron Man) para orquestar un proyecto de gran envergadura, una película ambiciosa y muy complicada de realizar que podría haber salido muy mal, y sorprendentemente funciona a todos los niveles.

La película animada original, más que una historia propiamente dicha, es una serie de viñetas que nos muestran los encuentros de Mowgli con los diversos animales que pueblan la selva donde se ha criado junto a los lobos. El remake de El Libro de la Selva conserva esa misma estructura fragmentada, heredada sin lugar a dudas del material original, la colección de relatos escritos por Rudyard Kipling, pero posee un hilo argumental más definido que mantiene más o menos cohesionada una historia con tendencia a irse por las ramas (nunca mejor dicho). El guion de Justin Marks se apoya más en la obra de Kipling que el clásico de los 60, pero también se encarga de rendir continuo homenaje a la película animada, rehaciendo las escenas clave de la misma (de las que Disney no habría permitido prescindir) y rescatando sus canciones más populares. Como ocurría con CenicientaEl Libro de la Selva es la misma película, pero a la vez es distinta.

THE JUNGLE BOOK

Y hablamos de “remake en acción real”, pero en realidad El Libro de la Selva podría contar como película de animación casi al 100%, en la que prácticamente lo único “real” en ella es el niño protagonista, el torbellino de energía Neel Sethi (un Mowgli muy propio, más niño de verdad que niño actor). Los escenarios naturales de la película están realizados casi íntegramente por ordenador, con un hiperrealismo tan conseguido que será difícil creer que lo que tenemos ante nuestros ojos no existe (asombrosamente, no se le ven las costuras). Y si los escenarios fotorrealistas quitan el hipo, la animación de los personajes que acompañan a Mowgli en su aventura es de otro mundo, tanto que se olvida pronto que son animales realistas parlantes. Sin miedo a exagerar, El Libro de la Selva supone un nuevo hito tecnológico en el cine, un testimonio de su gran avance en los últimos años. Las texturas y los movimientos de Bagheera, Baloo o la manada de lobos de Mowgli (qué adorables los cachorros), unido a la increíblemente orgánica integración de las creaciones CGI con el protagonista (cuando Mowgli toca a un animal, lo está haciendo de verdad), hacen que El Libro de la Selva suponga una experiencia visual sin igual.

El elemento tecnológico y el énfasis en la acción podrían haber jugado en detrimento de todo lo demás, pero El Libro de la Selva no deja que el espectáculo engulla su corazón, que late bien fuerte en todo momento. La película rebosa emoción, y, aunque ya hemos dejado claro que narrativamente es muy dispersa, se las arregla para que su frágil estructura y sus vaivenes tonales (del humor más simpático al puro terror en dos sencillos pasos) funcionen en todo momento. Solo hay un par de salidas de tono en el film, algún que otro chiste anacrónico y el número musical del Rey Louie, sin duda impresionante a nivel técnico y visual, pero completamente fuera de lugar. Por lo demás, un Favreau bastante solvente consigue que nada resulte excesivamente disparatado, que nada rechine, lo cual es un logro enorme teniendo en cuenta lo ambicioso y rocambolesco que es el proyecto si nos paramos a pensarlo, y lo difícil que era convertir el material original en una superproducción disneyana del siglo XXI.

THE JUNGLE BOOK

Y por supuesto, hay que elogiar el excelente trabajo de doblaje de la película, que justifica por sí solo la creación de una categoría a Mejor Interpretación de Doblaje en los Oscar. El reparto de voces en inglés es inmejorable, y más allá de las maravillas informáticas del film, son sus formidables interpretaciones las que hacen que los animales cobren vida de verdad: Ben Kingsley, Lupita Nyong’o, Giancarlo Esposito, Christopher Walken, Scarlett Johansson (con una participación muy breve, aunque al menos tiene una preciosa canción en los créditos), y sobre todo Idris Elba, cuya voz hace que el ya de por sí imponente tigre Shere-Khan resulte más terrorífico aun, y un pletórico Bill Murray, que vuelca toda su personalidad en el papel para convertirse en el Baloo perfecto. Sería un crimen perdérsela en versión original.

El Libro de la Selva es un espectáculo cinemático muy calibrado, una película tremendamente física (y sonora) que invita a sumergirse en sus preciosas imágenes, pero no se olvida de la importancia de compensar la pirotecnia con la emoción (ya sabéis, fórmula Disney). El déficit de atención de su argumento hace que a ratos se tambalee, pero nunca llega a ser un problema grave gracias a un guion que pone la excelencia técnica a su servicio, para favorecer el drama y la comedia siempre que es necesario. En definitiva, otro triunfo de una Disney imparable.

Nota: ★★★★

Crítica: Jersey Boys

JERSEY BOYS

Aunque no es su faceta más conocida, la carrera cinematográfica de Clint Eastwood siempre ha estado estrechamente ligada a la música. Durante los años más álgidos de su recorrido como actor demostró en varias ocasiones que tenía madera de estrella del country (véase La gran pelea  Aventurero de medianoche), y a finales de los 80 se ganó su gran reputación como director con el biopic Bird. A partir de entonces, Eastwood ha desarrollado varios proyectos con los que ha evidenciado su interés personal en el jazz y el blues, géneros a los que se ha aproximado siempre desde la perspectiva historicista (Thelonious Monk: Straight, No Chaser, un episodio de la serie de documentales The Blues). Por eso no es de extrañar que su primer gran musical para el cine (y su 33ª película como realizador) sea Jersey Boys, la historia verdadera del grupo The Four Seasons, basada en la exitosa obra de Broadway. Y por eso también es inexplicable que un “proyecto de pasión” como este haya dado como resultado una obra tan inconsistente, desafinada y poco apasionante.

A partir del material creado por Marshall Brickman y Rick Elice, Jersey Boys narra el ascenso al estrellato de Frankie Valli, Bob Gaudio, Tommy DeVito y Nick Massi, los cuatro jóvenes de Nueva Jersey que formaron el grupo The Four Seasons y triunfaron en la década de los 60 gracias a temas como “Sherry“, “Big Girls Don’t Cry” o “Walk Like a Man“, hasta que sus diferencias y algún que otro problema con la mafia acabó separándolos. A caballo entre el cine de mafiosos y el musical, Eastwood compone un filme toscamente estereotipado en el que los clichés pertenecientes a ambos géneros se acumulan para dar como resultado una película que parece realizada por un recién llegado (no puede ser que alguien tan curtido como Eastwood abuse tanto y tan mal de la ruptura de la cuarta pared). Por eso, más que un clásico, que es probablemente a lo que aspiraba su director, Jersey Boys cae en terreno TV movie, e incluso en ocasiones da la sensación de estar concebida como una parodia.

Póster_jersey-boysLa culpa de que Jersey Boys sea un traspiés artístico no es solo de su deslucida y arrítmica dirección, sino también del fallido reparto. La película está repleta de personajes desagradables sin cualidades redentoras, interpretados por actores mal dirigidos. Christopher Walken se lo pasa bien (quizás demasiado) haciendo de capo de la mafia, pero ni él ni Eastwood se toman al personaje en serio en ningún momento. Y luego está Mike Doyle, reduciendo al productor Bob Crewe a una vergonzante caricatura afeminada y extravagante que ni las películas de Esteso y Pajares (aquí está el verdadero Crewe). De los jóvenes que dan vida al cuarteto protagonista destaca Vicent Piazza, que a pesar de realizar un trabajo técnicamente notable como Tommy DeVito -o quizás por eso mismo- resulta sencillamente insoportable (hay veces que disfrutamos más admirando al villano de la función, pero esta no es una de esas ocasiones). Erich Bergen y Michael Lomeda equilibran la balanza tanto en la banda como en la película, aportando un agradable toque de humor y calidez que ayuda a sobrellevar el tedio.

Sin embargo, el mayor error de Jersey Boys es haber contado con el protagonista original de la obra de Broadway, John Lloyd Young, para que se pusiera en el papel de Valli también para el cine. El actor, que ganó el Tony por este personaje en 2006, demuestra que tener muchas tablas en el escenario no se traduce necesariamente en una buena interpretación delante de las cámaras de cine. Young es uno de los principales responsables de que Jersey Boys parezca a ratos un sketch de Saturday Night Live. Todo en su caracterización resulta forzado y artificial: sus manierismos, su aspecto, y sobre todo su voz. Para emular el característico falsetto del verdadero Valli, Young parece haberse inspirado más bien en un gato apareándose, lo que hace que nos parezca totalmente implausible cada vez que alguien queda sobrecogido por su voz sus alaridos o lo compara con un ángel (puede que esto sea cosa mía, que no soy un entendido en el tema).

Y los actores no son los únicos que desafinan. Todo en Jersey Boys parece hecho con desgana. Los valores de producción están sorprendentemente descuidados (el pobre uso de la animación por ordenador para completar los decorados y añadir extras, el bigote postizo de Gaudio siempre con el pegamento a la vista) y el pulso narrativo brilla por su ausencia: Eastwood pierde el norte en incontables ocasiones a lo largo del metraje y por completo durante la interminable recta final, cuando se encaja con calzador el conflicto de la hija de Valli. Solo parece haber algo de pasión (elemento indispensable en todo musical que se precie) durante la secuencia de los créditos finales, lo que hace plantearnos si quizás hubiera sido mejor confiar la adaptación a otro director. Uno menos interesado en las tribulaciones de la industria discográfica y en la (francamente poco interesante) biografía de estos personajes, y más en insuflar algo de vida y de espíritu musical a la película.

Valoración: ★★