¡Concurso! Consigue ‘American Horror Story Asylum’ en DVD

Este sorteo ya ha finalizado. Atentos a fuertecito no ve la tele para futuros sorteos.

American Horror Story Asylum

Ya es Halloween. A los fastos habituales, disfraces, dulces y películas de miedo, este año podemos añadir una nueva tradición: ¡Maratón de American Horror Story!

Para ello nos llega justo a tiempo la segunda temporada de la serie de Ryan Murphy, ya a la venta en DVD en España. American Horror Story Asylum, de la cadena FXfue de lo más fuertecito de la pasada temporada televisiva. No podremos (ni queremos) olvidar a la Hermana Jude, a la Hermana Mary Eunice, a Bloody Face o a Lana Banana, protagonistas de una de las series más impactantes, absorbentes y provocativas de los últimos años.

Para que completéis vuestra videoteca con esta serie imprescindible, ¡fuertecito no ve la tele y 20th Century Home Entertainment España os dan la oportunidad de conseguir AMERICAN HORROR STORY ASYLUM totalmente gratis!

PARA ENTRAR EN EL SORTEO de una copia en DVD de AMERICAN HORROR STORY ASYLUM lo único que tenéis que hacer es dejarnos un comentario en esta entrada respondiendo a la siguiente pregunta:

Si estuvierais en una sala de reuniones con Ryan Murphy y los ejecutivos de la Fox ahora mismo, ¿qué idea/s les daríais para la cuarta temporada de American Horror Story (la última en la que participará Jessica Lange)?

Asylum

También podéis participar desde la página de Facebook de fuertecito no ve la tele. El funcionamiento es el mismo, tenéis que dejarnos un comentario en ESTA FOTO respondiendo a la pregunta planteada en esta entrada. Participar en ambos sitios duplica las oportunidades de conseguir el premio (podéis copiar y pegar vuestra respuesta de aquí, no hace falta responder dos veces).

De entre todos los participantes en el blog y en Facebook se elegirá a un ganador atendiendo a criterios de originalidad, creatividad y contenido (no de extensión, podéis ser breves o extenderos cuanto queráis). Este recibirá en su casa una copia de AMERICAN HORROR STORY ASYLUM en DVD sin coste alguno por su parte.

No olvidéis incluir vuestro correo electrónico en el formulario de respuesta (no aparecerá público, no os preocupéis).

Podéis participar desde ya mismo hasta el próximo domingo 10 de noviembre de 2013 a las 23:59 (hora peninsular española). El ganador será anunciado a lo largo del lunes 11 de noviembre de 2013 en nuestra página de Facebook (aseguraos de que sois seguidores para estar al tanto de todo).

AHS Evan Peters

Importante: concurso exclusivo para residentes en territorio español.

AHS carátulaLa 2ª temporada de American Horror Story, titulada ‘Asylum’, ya está a la venta en España. La aclamada serie (nominada a 17 Premios Emmy en 2013) presenta en su segundo año una historia completamente nueva:

En esta ocasión, la serie está ambientada en 1964 y transcurre en Briarcliff, una institución mental para perturbados mentales que anteriormente fue un hospital para tuberculosos. El manicomio está dirigido con mano de hierro por la hermana Jude Martin (Jessica Lange), a la que acompañan algunos de los actores de la temporada anterior, como Sarah Paulson, Lily Rabe, Evan Peters y Zachary Quinto. A este extraordinario elenco se unen otros intérpretes de la talla de James Cromwell, Joseph Fiennes, Adam Levine, Chloë Sevigny, Clea Duvall y Jenna Dewan.

En el asilo, la falta de cordura se mezcla con los deseos prohibidos y una maldad aterradora… Este peligroso cóctel se traduce en que se produzcan abducciones extraterrestres,  posesiones diabólicas o la presencia del peligroso psicópata conocido como “Cara Sangrienta”.

El DVD de American Horror Story Asylum cuenta con los 13 episodios de la segunda temporada y los siguientes contenidos adicionales en su edición a la venta:

-Escenas inéditas

-El Celador

-¿Qué es American Horror Story: Asylum?

-Bienvenidos a la mansión Briarcliff

-Las criaturas

Asylum Lana Winters

American Horror Story Asylum es una de las series que ya forman parte del Panteón Catódico de fuertecito no ve la teleEstas son algunas de las razones, expuestas en el artículo “American Horror Story Asylum: La balada de Lana Winters“, en este blog:

“American Horror Story Asylum supone un salto de calidad enorme con respecto a la primera entrega de esta antología de terror. Más seria, poética y trascendental, preciosista y estéticamente arriesgada, pero también más demencial (lógicamente), bizarra y excesiva, Asylum es la prueba del éxito del formato. 13 episodios que conforman una historia cerrada, muy intensa, y sin cabos sueltos, que ha dominado el arte televisivo de la hibridación de géneros: nos ha sobresaltado, nos ha hecho retorcernos del asco, nos ha golpeado en las entrañas y en la conciencia, ha provocado la carcajada más loca, y en última instancia nos ha hecho partícipes del recorrido vital completo de unos personajes inolvidables. Celebración de la vida y la libertad, de la complejidad de la mente humana, de los derechos universales, y crítica al mal que aun sobrevive en nuestra sociedad, Asylum ha supuesto la consagración de Ryan Murphy -con la inestimable ayuda de su segundo de abordo Brian Falchuk– como algo más que un provocador y una fábrica de ideas”.

Si os habéis quedado con ganas de más, aquí tenéis artículos sobre la primera temporada, y la excitante nueva entrega, Coven, que acaba de dar comienzo batiendo récords de audiencia en Estados Unidos.

Espero con emoción vuestras ideas para la cuarta temporada de American Horror Story. Para inspiraros, os dejo con uno de los momentos más grandes que nos dio la tele la temporada pasada: The Name Game! ¡Mucha suerte a todos!

American Horror Story Asylum: La balada de Lana Winters

“Recuerda. Si miras al mal a la cara, el mal te devolverá la mirada”. No hay mejor manera de condensar lo que ha sido la inmensa segunda temporada de American Horror Story que con esta frase, pronunciada por una luminosa Hermana Jude en un sublime primerísimo primer plano, rompiendo la cuarta pared. Jude nos dice básicamente “Mis niños, todos tenéis un lado malvado, y yo lo estoy viendo, alguien siempre lo ve, aseguraos de que vosotros también lo hacéis”. Vuelta al comienzo para cerrar un ciclo. La posterior sonrisa de Lana Winters es el verdadero punto y final a esta historia de horror en la que las criaturas deformadas y abominables han dado paso a otro tipo de monstruo, al de apariencia totalmente humana, el diablo vestido de Prada, y en la que al final, los ángeles han derrotado a los demonios.

Lana ha resultado ser la protagonista indiscutible de Asylum, el motor del relato. Por eso es justo que el último episodio se centre en su personaje, el único capaz de cerrar definitivamente tanto las puertas de Briarcliff como las historias de sus empleados y pacientes. Después de dos episodios desconcertantes y anticlimáticos en los que se ha optado por dejar atrás el psiquiátrico para hacer avanzar la historia de Lana y Kit Walker fuera de él, “Madness Ends” funciona como perfecta coda en la que se nos ha permitido despedirnos de estos personajes sin conocer sus historias completas (no había tiempo y no era necesario), pero sí con la sensación de conocerlos a ellos plenamente. Tras ver el final de Asylum, la decisión de abandonar los mugrientos pasillos de Briarcliff y cegarnos con la luz del exterior tenía su razón de ser: dar un final hermoso y optimista a tres supervivientes, Lana, Kit y Judy. Uno que nos llevase hasta el final del viaje para todos ellos, al más puro estilo “Everyone’s Waiting”, el último episodio de A dos metros bajo tierra. Una última oportunidad para la redención que sirve como precioso homenaje a estos fascinantes personajes y de paso nos proporciona las imágenes más bellas que hemos visto en mucho tiempo en televisión.

“A los hombres les gusta el sexo y nadie les llama locos. Odio esa palabra. Es feísima. A mí me gusta el placer. Desde que me metí los dedos por primera vez a los cinco años”. Desde el comienzo, Asylum ha insistido en la dualidad del ser humano: ni completamente loco, ni completamente cuerdo, esencialmente capaz de ser bueno y malo. Pero también nos ha hablado del poder del otro (la sociedad, el hombre blanco heterosexual, la ignorancia, el diablo) a la hora de definir y modificar la personalidad, de hacernos tomar un camino u otro. Y se ha centrado particularmente en la lucha de la mujer contra la opresión y las convenciones sociales establecidas que actúan como su verdugo. Con la falta de sutilidad que le caracteriza a la hora de plantear discursos moralizantes, pero ejerciendo mayor control sobre los personajes que los emiten, Ryan Murphy ha arrojado luz sobre cuestiones aun vigentes: la libertad sexual de la mujer (fantástico el personaje de Chloë Sevigny, ninfómana y orgullosa de ello) y los derechos de los homosexuales. Como si fuera Mad Men hasta arriba de metanfetaminas.

“It was one hell of an ending, just not the one that I wanted”. El final del trayecto nos lleva de la mano de tres personajes que se han ido deshaciendo de las aberraciones que han sufrido en el pasado, en busca de una vida nueva. La paz llega para Kit y Judy antes que para Lana. Después de la muerte del doctor Arden y la Hermana Mary Eunice (esta última la verdadera revelación de Asylum), y la marcha del monseñor Timothy Howard, Briarcliff es un agujero incluso más cruel e inmundo que cuando estaba bajo la administración de la Iglesia (¡Iglesia, mala!, anotado queda, Ryan). Kit y Lana regresan voluntariamente al infierno. Kit, ahora dedicado plenamente al cuidado y la educación de sus hijos, busca a la Hermana Jude. Lana busca justicia. Y fama. Ambos consiguen lo que se proponen. Briarcliff cierra sus puertas, Lana se convierte en la periodista más famosa de todos los tiempos (o algo parecido), y Kit se convierte en el padre de la década al acoger a Judy y comprometerse a cuidarla como si fuera su madre. El tiempo los pone a todos en su sitio. La conmovedora despedida de Judy nos remite al feminismo latente de Murphy: “Julia, no dejes que un hombre te diga lo que eres. Es 1971, puedes hacer todo lo que quieras”. El adiós a Kit nos muestra a un hombre que se marcha prematuramente, porque ha logrado alcanzar la plenitud de espíritu -la trama de las abducciones queda pertinentemente abierta para proporcionar al personaje una poética despedida que habría sido arruinada con una sobre-explicación. A Lana, por el contrario, le persiguen sus fantasmas hasta nuestros días. El enfrentamiento final de Lana Banana con su hijo, el Bloody Face moderno, es el verdadero propósito de que la historia de Asylum enlace pasado y presente tan precipitadamente. La muerte del asesino, que la mira a los ojos a a escasos centímetros de su rostro, deja a Lana como la única superviviente de esta historia, condenada a revivir las decisiones que ha tomado para llegar hasta donde está, y como metáfora definitiva de la imposibilidad de separar completamente el bien y el mal.

American Horror Story Asylum supone un salto de calidad enorme con respecto a la primera entrega de esta antología de terror. Más seria, poética y trascendental, preciosista y estéticamente arriesgada, pero también más demencial (lógicamente), bizarra y excesiva, Asylum es la prueba del éxito del formato. 13 episodios que conforman una historia cerrada, muy intensa, y sin cabos sueltos, que ha dominado el arte televisivo de la hibridación de géneros: nos ha sobresaltado, nos ha hecho retorcernos del asco, nos ha golpeado en las entrañas y en la conciencia, ha provocado la carcajada más loca, y en última instancia nos ha hecho partícipes del recorrido vital completo de unos personajes inolvidables. Celebración de la vida y la libertad, de la complejidad de la mente humana, de los derechos universales, y crítica al mal que aun sobrevive en nuestra sociedad, Asylum ha supuesto la consagración de Ryan Murphy -con la inestimable ayuda de su segundo de abordo Brian Falchuk– como algo más que un provocador y una fábrica de ideas. American Horror Story Asylum es la serie que lo ha revelado como un verdadero esteta, pero sobre todo, un excelente cuentacuentos.