Crítica: Brigsby Bear

brigsby-bear

El mundo de la exhibición cinematográfica es tan imprevisible y caprichoso que todos los años nos quedamos sin ver en salas películas que, por su éxito en festivales, galardones acumulados y críticas estelares, parecían destinadas a los cines, pero acaban editándose directamente a vídeo o en plataformas digitales, eso si no se pierden en el limbo. Sería el caso por ejemplo de Hunt for the WilderpeopleMujeres del siglo XX, dos joyas imprescindibles del año pasado que vieron la luz en físico sin pasar por cines, y de la película que nos ocupa hoy, Brigsby Bear, una de las sorpresas de 2017 con la que inauguramos el 2018 en Blu-ray por todo lo alto. Está claro que los tiempos han cambiado, y el mejor cine ya no se ve siempre en el cine.

Brigsby Bear es la opera prima de Dave McCary, guionista y director de la etapa más reciente del programa de sketches Saturday Night Live. La película ha conquistado allá por donde se ha proyectado, recibiendo nominaciones en los festivales de Sundance y Cannes, y logrando el premio a “Mejor película Discovery” en nuestro festival de Sitges. Y no es para menos, McCary ha creado algo muy especial, una cinta tan excéntrica y marciana como dulce y amable, de esas que dibujan una sonrisa en la cara y te dejan con la sensación de que todo va a salir bien.

La película cuenta la historia de James Pope (Kyle Mooney, que también co-escribe el guion), un hombre que se comporta como un niño, es decir, lo que se conoce como un kidultPero no uno como los qbrigsby-bear-blu-rayue encontramos en las películas de Judd Apatow y compañía (veinte y treintañeros que se niegan a madurar), sino un joven con serios problemas de desarrollo psicológico, social y emocional. James vive con sus sobreprotectores padres (Mark Hamill y Jane Adams) y está obsesionado con Las aventuras de Brigsby Bear, programa infantil de marionetas del que él es el único espectador. Un día, cuando la serie termina de forma repentina, James tendrá que hacer frente a una realidad para la que no le han preparado. Pero no lo hará solo, sino que contará con la ayuda de familia y amigos -un fantástico elenco de secundarios como Greg Kinnear, Claire Danes, Michaela Watkins y Matt Walsh.

Y mejor dejar la sinopsis en este punto, porque Brigsby Bear se vive mejor sin saber de antemano lo que de verdad cuenta la película. Gran parte de su encanto reside en el factor sorpresa, en el hecho de que no es una película convencional. McCary ha realizado un trabajo de imaginación y emotividad desbordante en la línea del cine de Michel Gondry, un film colorista y nostálgico repleto de humor absurdo (no extraña la presencia de Andy Samberg en el reparto, como tampoco la de su banda The Lonely Island en la producción) y anclado por la magnífica interpretación de su protagonista, que logra convertir a un lunático (qué apropiado que el apellido del actor sea Mooney) en uno de los personajes más entrañables del cine reciente.

En definitiva, una inspirada y divertida oda a la creatividad que transforma una premisa alocada en una película sincera, cálida y reconfortante sobre la amistad y la familia.

Pedro J. García

Nota: ★★★★

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas