Emerald City: No me cuentes cuentos

Totó, creo que ya no estamos en Kansas. Pero este sitio me suena. De hecho, me recuerda sospechosamente a Barcelona, pero como si un día la Ciudad Condal se hubiera despertado en una dimensión alternativa parecida a Poniente. Sus habitantes me son muy familiares, hasta conozco sus nombres, pero no son exactamente como los recordaba. Y en general tengo una sensación continua de déjà vu, de haber estado ya aquí, quizá en sueños…

Así es Emerald City, la nueva revisión en clave moderna de los libros del mundo de Oz, serie que reinventa la mitología imaginada por L. Frank Baum e inmortalizada en la cultura popular por la película de 1939, y la acerca al género de la fantasía épica y adulta que en estos momentos domina Juego de Tronos. Esta ficción de NBC, que llevaba varios años intentando salir adelante y ha acabado en ese vertedero de la programación estadounidense que son los viernes, viene de la mano de Matthew Arnold (Siberia) y Josh Friedman (Terminator: Las crónicas de Sarah Connor), y su primera temporada, que consta de 10 episodios, está íntegramente dirigida por Tarsem Singh, realizador indio-americano conocido por sus peripecias visuales en películas como La celdaThe Fall o Mirror, Mirror.

La mano de Singh se puede notar claramente en la puesta en escena. El diseño de producción, el suntuoso y extravagante vestuario, el uso del color y la cualidad plástica de la serie recuerdan inevitablemente a sus trabajos para el cine. El director ha encontrado un escenario ideal en España para recrear un Oz como soñado por Gaudí, en el que el Park Güell ejerce como corazón de la Ciudad Esmeralda. Pero la serie también se ha grabado en parte en tierras andaluzas (Guadix, Antequera, el Real Alcázar de Sevilla), que han hecho las veces de Texas y los diferentes páramos y poblados de la tierra de Oz. Lógicamente, la ambientación no llega al nivel de Juego de Tronos (su presupuesto es muy inferior al de la serie de HBO), pero afortunadamente tampoco cae en la caspa de otra de las series con las que no se puede evitar compararla, Once Upon a Time, quizá porque opta por lo artesanal en lugar de depender de lo digital.

Emerald City - Season 1

Emerald City se propone contarnos de nuevo la historia de El mago de Oz (y ya van…), pero desde una perspectiva más “oscura, sexy y dramática”, y ampliando sus fronteras según el resto de libros de Baum, algo que ya hizo hace más de dos décadas Gregory Maguire con su novela Wicked, a la que Emerald City debe mucho. Para ello primero se hacen los oportunos cambios, realizando una vuelta de tuerca en la que se conservan los nombres y la esencia de los personajes originales, pero se les da un aspecto y una biografía alterada. Así, Dorothy (Adria Arjona) es una mujer adulta (de origen latino, para más señas) que trabaja en Kansas como enfermera, antes de ser trasladada por el tornado junto a Totó (que ahora es un pastor alemán) a la mágica, y sobre todo peligrosa, tierra de Oz. Allí se encontrará con Lucas (Oliver Jackson-Cohen), versión mucho más apuesta y (en principio) totalmente humana del Espantapájaros, con el que viajará a la Ciudad Esmeralda para reunirse con el Mago de Oz (un horroroso Vincent D’Onofrio), quien prepara a su reino para la inminente llegada de la Bestia.

En el camino (un tenue rastro de polen de amapola en lugar de las famosas baldosas amarillas) nos topamos con enemigos y aliados sacados de las páginas de Baum, brujas, monos voladores y seres misteriosos que esta vez se mueven en un universo sombrío y hostil que nada tiene que ver con el clásico technicolor de Victor Fleming. Y así es como quedan a la vista las intenciones de este remake, que utiliza el gancho de algo icónico y conocido por todos, y lo reviste de una capa de violencia y grandiosidad, con tribus salvajes, burdeles, romance, acción y traiciones palaciegas, para atraer al espectador ávido de ficciones similares a Juego de Tronos. Sin embargo, la estrategia no ha salido bien, porque si quitamos el envoltorio, lo que nos encontramos es una caja hueca. Y de nada sirve tener los derechos de una propiedad tan querida y un universo fantástico tan fértil si no se sabe cómo hacerlo interesante más allá de la estética.

Emerald City - Season 1

Emerald City tiene potencial, pero se pierde en el tedio y la seriedad de una historia que apunta alto pero carece de profundidad, que parece transcurrir sin estructura, y sobre todo, que pone difícil la conexión con sus protagonistas, saltando de manera confusa entre localizaciones y tramas. No se puede decir que Dorothy, Tip, las brujas o el mago, sean personajes totalmente planos, pero no son lo suficientemente interesantes como para que nos involucremos en sus historias. Por esta razón, Emerald City acaba resultando a ratos impenetrable, a pesar de lo atractiva que pueda ser (y lo es bastante) o lo arraigada que esté su mitología en nuestra conciencia colectiva. Lo que podía haber sido una digna serie fantástica se queda en la enésima reinvención oscura de cuento de hadas (¿No ha habido ya suficientes fracasos como para dejar de intentarlo?), un producto vacío y aburrido que sumamos a la lista de reboots televisivos que no interesan a nadie.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas