Lo más fuertecito 2016: Top 15 peores películas del año

peorespeliculas2016-fnvlt

Después de hacer mi repaso a lo mejor del año en este especial, toca hablar de las peores películas que han llegado a nuestros cines en los últimos 12 meses. Han sido muchas, pero solo 15 lo suficientemente malas como para ser dignas de mención. El 2016 cinematográfico ha estado marcado por el fracaso de numerosas secuelas y reboots, lo que nos da ciertas esperanzas de que Hollywood haya captado la idea y se curre un poco más sus ideas. Pero malas películas ha habido en todos los formatos y géneros. Inicios fallidos de sagas, lamentables cintas de acción, comedias que más que risa dan lástima o aburridos films de terror hechos en cadena. Pasen y vean (o mejor, no vean) lo peor del año en cine.

Nota: Antes de que preguntéis, Dioses de Egipto no está en la lista porque no la he visto. Pero ahí tenéis su mención de honor, porque estoy seguro de que se la merece.

ALICE THROUGH THE LOOKING GLASS

15. Alicia a través del espejo (James Bobin)

Esta secuela se construye (por decirlo de alguna manera) como una odisea a través del tiempo, aumentando considerablemente las dosis de acción y, sin embargo, perdiéndose en mil y un dobleces temporales y las correspondientes paradojas que no hacen sino añadir confusión y caos a la ya de por sí endeble historia (una historia a la que el caos le debería sentar bien, porque es su estado natural, no perjudicarla tanto). Al final, a Alicia a través del espejo le falta imaginación (pecado capital teniendo en cuenta el material del que parte) y vuelve a caer en el mismo error que la primera entrega: dar prioridad al envoltorio sobre lo que hay (o debería haber) dentro de la caja, al espectáculo sobre la sustancia. [Crítica completa]

La leyenda de Tarzán 1

14. La leyenda de Tarzán (David Yates)

La leyenda de Tarzán es una película muy mal hecha. Parece mentira que su presupuesto ascendiera a 180 millones de dólares, porque en pantalla no se nota por ninguna parte. La inconsistencia visual del film es increíble (parecen tres películas de diferentes estilos mal pegadas), el torpe montaje acentúa los defectos en lugar de cubrirlos, y lo peor de todo, tiene unos efectos digitales lamentables (flaco favor le ha hecho tener tan cerca El Libro de la Selva de Disney), cromas chirriantes y falsísimas criaturas CGI (incluyendo un Tarzán de videojuego que parece hecho en 2001). En definitiva, la película no funciona a ningún nivel, ni siquiera como pasatiempo o espectáculo, que es lo mínimo a lo que debería aspirar, y parece una versión inacabada que todavía no estaba preparada para su proyección en cines. [Crítica completa]

The program El ídolo Ben Foster

13. The Program (Stephen Frears)

Frears desaprovecha un material rico en posibilidades para hacer una película anodina e insustancial, cuando podía haber sido empleado para llevar a cabo una aproximación interesante a la vida de un ídolo caído. Aunque hay escenas en las que parece que va a mostrarnos la verdadera cara de Armstrong, el film nunca llega a hacerlo, terminando sin conclusiones, dando la sensación de que en ningún momento se supo qué se quería contar con ella. [Crítica completa]

Antes de ti

12. Antes de ti (Thea Sharrock)

Antes de ti es pura pornografía sentimental (o “disability porn”, como dicen muchos), una película que discurre por los derroteros más predecibles y trata de compensar su falta de originalidad o personalidad forzando las emociones del espectador. El resultado es un trabajo plano y artificial, una pastelada lacrimógena digna del “mejor” Nicholas Sparks. [Crítica completa]

11. Zoolander Nº2 (Ben Stiller)

Vamos a pasar por alto sus incursiones en el humor ofensivo y machista, porque lo identificamos como una provocación muy intencionada, incluso inocua (el problema no es que sea ofensiva, es que no sabe ser ofensiva con gracia). Pero no podemos ignorar el hecho de que Stiller y compañía han realizado una secuela muy desatinada, un refrito sin gracia que llega tarde a la broma y no es capaz de ponerse al día con los tiempos. No le pedíamos demasiado, porque sabemos el tipo de comedia que nos propone (y nos gusta), pero no habría estado mal un poco más de ingenio y esfuerzo para evitar caer en las redes de la desidia. Nos lo han puesto a huevo: Zoolander 2 es una película pasada de moda. [Crítica completa]

10. La fiesta de las salchichas (Greg Tiernan, Conrad Vernon)

El impacto que puedan generar sus puntuales momentos divertidos se diluye por culpa del decepcionante tratamiento general, con una historia que se burla de los tópicos de otros para caer en los suyos propios, y que alardea de humor autoconscientemente ofensivo (machista, racista, y todos los -istas que hay) sin preocuparse de darle algo de garra e inteligencia (como sí hace South Park, y ahí está la diferencia entre ambas), lo que hace que la mayor parte del tiempo sea una comedia simplemente pueril y simplona, y que su humor derive continuamente hacia el cuñadismo. No ayuda tampoco que sea más bien pobre técnica y visualmente (una cosa es el feísmo, otra diferente es lo cutre) y que su ritmo sea atropellado. Y es que la historia es en realidad tan rudimentaria que la película puede resultar bastante pesada y plasta (como un cuñado, vaya). [Crítica completa]

9. Altamira (Hugh Hudson)

Hudson tiene el poder de desaprovechar un notable trabajo de ambientación histórica y un reparto potencialmente solvente, mutándolos por arte de magia en salones de cartón piedra y maniquíes sin sangre. Sensación que se ve potenciada aún más por la desafortunadísima composición musical de Mark Knopfler para la cinta. […] Altamira no logra estar a la altura del Patrimonio de la Humanidad que son dichas cuevas. Una oportunidad perdida, destrozada por un director acabado. [Crítica completa]

El bosque de los suicidios

8. El bosque de los suicidios (Jason Zada)

El bosque de los suicidios cae en todos los tópicos habidos y por haber del cine de terror de centro comercial. En lugar de aprovechar el potencial del escenario en el que transcurre para crear verdadera angustia y zozobra, Zada opta por los trucos de siempre, los sobresaltos tramposos (planos sostenidos del bosque a oscuras con rostros fantasmales que aparecen de repente junto a un golpe estruendoso de música, vamos, como los vídeos de sustos que se comparten en Whatsapp) y losgiros argumentales que es imposible que sorprendan al que ha visto más de dos películas de terror de este tipo. [Crítica completa]

7. Rock the Kasbah (Barry Levinson)

Rock the Kasbah es una de esas películas cuya existencia no puede ser razonada más allá de lo absurdo que puede llegar a ser Hollywood a la hora de decidir lo que llega a las pantallas de cine o lo que se queda en el limbo. Nos podemos imaginar la reunión para determinar si Rock the Kasbah recibía el visto bueno o era archivada, y es difícil entender por qué su premisa no disparó ninguna alarma. […] Una idea terrible que da como resultado una película aun peor. [Crítica completa]

summer camp

6. Summer Camp (Alberto Marini)

Summer Camp propone una variación llamativa del slasher, pero se pierde completamente en la ineptitud narrativa y de la puesta en escena (suspense cero), por no hablar de que su conflicto principal no podría ser más predecible: de las posibles respuestas al misterio se elige la más obvia, después de poner las pistas tan a la vista que uno no puede evitar pensar si le están tomando por tonto. […] Ya no es que sea una estupidez divertida, sino una película frustrantemente estúpida. [Crítica completa]

Escuadron Suicida 1

5. Escuadrón Suicida (David Ayer)

Lo que falla: el argumento sin sentido, la total falta de estructura narrativa, la incoherencia del plan del Task Force X (que se crea para evitar una amenaza que se inventa sobre la marcha), los forzados cameos, la patética villanaEncantadora (la “interpretación” de Cara Delevingne es dolorosa, pero no tanto como lo mal gestionado que está su personaje) y su incluso más patético hermano CGI, el flagrante machismo, la epiléptica banda sonora, el absurdo clímax (calco de todas las películas de superhéroes con agujero en el cielo y una Big Bad que tiene el poder de aniquilar a todos sus enemigos con su magia pero opta por enfrentarse a ellos a puñetazos, claro que sí), los personajes indefinidos e intercambiables (Katana, Killer Croc y Slipknot se llevan la palma), la forzada conexión emocional entre personajes que no hemos visto conectar de verdad, la iconoclastia vacía, los chistes de parvulario, la confusión tonal… Y así podría seguir hasta mañana. [Crítica del estreno en cines] [Crítica de la versión extendida]

4. La Quinta Ola (J Blakeson)

Nada tiene sentido en su incoherente y sobre explicativo argumento, todo cuanto ocurre en ella responde a la necesidad de ajustarse a la fórmula del género como sea, y cuanto más en serio se toma a sí misma (que es mucho), más se hunde en el absurdo y más risible resulta. Hasta el punto de convertirse en una de las comedias involuntarias del año. Un epic fail absoluto. [Crítica completa]

3. La Serie Divergente: Leal (Robert Schwentke)

Los actores se pasean estáticos por la película (sobre todo la impasible Woodley, que no podría tener menos ganas de estar ahí), se mueven y se relacionan gélidamente, con el mismo ímpetu con el que uno se levanta del sofá un domingo para coger el mando a distancia que está en la otra punta del salón. Claro que esa falta de entusiasmo y entrega no es solo culpa suya (el reparto está lleno de gente con talento, jóvenes y veteranos), sino sobre todo del material tan estéril y falto de emoción con el que trabajan. Esta serie no da más de sí, porque de entrada no tenía mucho que dar, y su difuso planteamiento ha alcanzado un punto muerto en esta película. [Crítica completa]

Warcraft

2. Warcraft. El origen (Duncan Jones)

Esta es una película tediosa, farragosa, con una historia mal contada (y peor montada), personajes indefinidos, motivaciones inexistentes y un sentido atrofiado del ritmo que puede resultar en una experiencia frustrante y desesperante para el espectador que no vaya con el aliciente de reconocer lugares, nombres o motivos narrativos del videojuego. [Crítica completa]

1. Objetivo: Londres (Babak Najafi)

Lo de menos es que Objetivo: Londres sea una cinta de acción inepta, repetitiva, repleta de secuencias irrisorias y demasiado inverosímiles hasta para el género. O que, a pesar de las miles de muertes y la destrucción masiva, lo más importante sea siempre mantener a salvo a un hombre blanco americano. Lo peor es que busca instigar la aversión más beligerante, y se jacta de ello. [Crítica completa]

Etiquetas: , ,

Comentarios (1)

 

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas