Crítica: Sólo química

"SÓLO QUÍMICA"

Alfonso Albacete y David Menkes, consolidado tándem de cineastas españoles, toman caminos separados después de casi dos décadas realizando películas juntos, para firmar sus primeros largometrajes como directores en solitario. Albacete y Menkes se dieron a conocer en los 90 gracias a comedias pasadas de rosca como Más que amor, frenesí Atómica, se calmaron con el cambio de milenio para explorar un tipo de comedia más templada y dramática (SobreviviréI Love You Baby), y coronaron su carrera a finales de la década pasada con la ilustre Mentiras y gordas, clásico del cine español donde los haya. Menkes estrenó en 2014 su ópera prima en solitario, Por un puñado de besos, mientras que un año más tarde, Albacete hace lo propio con Sólo química, comedia romántica de enredos con la que trata de recuperar el espíritu noventero del cine patrio.

En Sólo química, Oli (Ana Carlota Fernández), destartalada dependienta de una tienda de perfumes, está enamorada hasta las trancas de Eric Soto (el argentino Rodrigo Guirao), rutilante estrella del cine y la televisión que levanta suspiros allá por donde va. Acostumbrada a verlo desde detrás de una valla, un día el apuesto galán aparece en la tienda para hacerse una sesión de fotos, y entabla una amistad con la chica, que deviene en relación amorosa. El romance introducirá a Oli en el mundo del glamour y el dinero, donde no tardará en ver la peor cara de la fama y del propio Eric. Mientras, su mejor amigo, Carlos (Alejo Sauras), está llevando a cabo una investigación doctoral con la que pretende demostrar que el amor no existe, que no es más que un efecto químico que nos hace confundir la realidad. Oli siempre ha dado por sentado que Carlos es gay, pero la realidad es bien distinta.

Solo Química pósterAlbacete no se ha alejado demasiado de su zona de confort para su aventura sin Menkes, y realiza una comedia romántica de las de toda la vida. Sólo química viene descargada de las excentricidades características de los felices 90, aunque no desaprovecha la oportunidad para homenajear al cine español de aquella década, caracterizado por la creatividad sin complejos (de ahí tantos despropósitos memorables) y los repartos multitudinarios, formados en su mayoría por rostros conocidos de la Era Almodóvar. El film cuenta con la participación de Bibiana Fernández, Neus Asensi, Rossy de Palma, María Esteve, José Coronado o Silvia Marsó, que entregan el relevo a la nueva generación. Y hacen bien, porque están casi todos para el arrastre. Exceptuando a Marsó, espléndida en todos los sentidos, y Martina Klein (que divierte canalizando a Loreto Valverde y su estridente carcajada), el reparto de secundarios flojea sobremanera (mención especial a una horrenda Rossy De Palma y a una inexpresiva e irreconocible Neus Asensi). Es el trío protagonista quien lleva la película a buen puerto, en especial Fernández, para la que Inma Cuesta debería dejar alguno de sus papeles.

Sólo química no huye de los tópicos de la comedia romántica, es más, se zambulle en ella de cabeza para ofrecer una historia tipo “Cenicienta moderna” que cumple las reglas del género a rajatabla. Albacete no escatima en estereotipos (a cada cual más ramplón) y lleva a cabo un trabajo muy tontorrón que no se preocupa tanto por la lógica de la historia como por tachar de la lista todas las leyes de la rom-com (con espacio para colar algún arrebato de cine social). De ahí que Sólo química resulte tan rutinaria y no tenga ni pies ni cabeza. Por no hablar de cómo utiliza la homosexualidad únicamente como recurso cómico para generar malentendidos o para caracterizar al típico secundario gay que no es más que la mascota de la protagonista (díscolo y experto en moda, por supuesto). Si hay algo del cine de los 90 que deberíamos dejar en su década es precisamente eso.

Obviando esto, Sólo química no es más que un pasatiempo desenfadado de fácil digestión que, si no le exigimos demasiado, se puede ver con una sonrisa. Ayuda a sobrellevar la película su banda sonora, compuesta por temas originales de Fangoria o Zahara, que pasan a primer plano durante la divertida secuencia musical de los créditos finales.

Valoración: ★★½

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas