Crítica: Rey gitano

Rey gitano

Texto escrito por David Lastra

Saben aquel que dice que estando nuestro antiguo monarca en una convención gitana, se equivocó en su discurso pensando que estaba clausurando los Juegos Olímpicos ante tanta medalla de oro y chándal del respetable calé que se encontraba ante él. Sí, el chiste es ofensivo y no tiene mucha gracia que digamos, aunque realmente el mayor problema es lo mal contado que está. He aquí el símil perfecto a lo que pasa con Rey gitano, la nueva película de Juanma Bajo Ulloa (AirbagAlas de mariposaLa madre muerta).

Once años ha tardado Bajo Ulloa en volver a la gran pantalla con una obra de ficción. El otrora niño bonito del cine de autor vasco de los noventa, Goyas y Concha de Oro mediante, supo reconvertirse en mago de la taquilla gracias a ese pepinazo llamado Airbag. Esa alocada road movie sentó las bases del nuevo cine gamberro nacional, que tantos buenos y (especialmente) malos momentos nos ha reportado desde entonces. El conceto es el conceto del gran Manuel Manquiña, los subtítulos surrealistas de María de Medeiros, la gracia y química (tos) del trío protagonista. Una desternillante chorrada que nos dejó más que satisfechos y con ganas de más de este Bajo Ulloa gamberro… pero no hubo más. Un fracaso comercial mayúsculo (Frágil) y un macroproyecto frustrado (seguro que su versión hubiese sido mejor que ese El Capitán Trueno y el Santo Grial del que nadie se acuerda) trastocaron al director, especialmente de manera económica, obligándole a aparcar su vertiente intimista y decidiéndose por abrazar el pan y el circo. En esas nos encontramos con Rey gitano. Pan y circo… pero poco boogie movie.

Pasándose por el forro las nuevas Leyes Mordaza, Rey gitano se construye desde una premisa más que interesante, la maravillosa leyenda cañí de los supuestos viajes en moto de nuestro antiguo monarca, que cual campechano picaflor visitaba las alcobas de las famosas de media España. El punto de partida es la confesión en su lecho de muerte de la Chata (irreconocible Pilar Bardem), artista folclórica de primera, a su hijo Gaje (el televisivo Arturo Valls) de la posibilidad de que este sea descendiente del mismísimo Rey. Para investigar esa posibilidad, el Tony Manero caló recurre a dos especialistas de reconocimiento de ADN en zurullos, interpretados por dos viejos chicos Bajo UlloaKarra Elejalde Manuel Manquiña.

El gran Manquiña es la mayor baza de esta película. Su fascistoide y españolista Primitivo funciona a la perfección, superando con creces a su partenaire comunista (un Karra Elejalde con el piloto automático), recordando a su mágico Pazos de Airbag, especialmente en su escena filosófica en el Palacio de Oriente. Suyos son los mejores momentos del film, especialmente su ensoñación filonacionalista con Tony Lomba (personaje creado por el cómico Germán Fandiño) arrasando un autobús lleno de vagos independentistas que amenazan la unidad de España (léase con voz nasal) mientras entona España, España.

Rey gitano

La historia se desarrolla a golpe de esfínter anal interno, lo cual no sería un problema si estuviese bien hilado. En mi descargo, diré que soy una persona que no solo es partidaria, sino que ama el humor burdo y tremendamente ofensivo, pero si está bien hecho. Aunque sin llegar a los niveles catastróficos de Murieron por encima de sus posibilidadesRey gitano tampoco logra la doble labor de escandalizar y divertir. Si bien el humor es puramente Bajo Ulloa en su origen, el resultado final queda forzado al intentar acercarse más al estilo de otros directores (especialmente al absurdo de Javier Fesser) que a él mismo. El fail se completa con su fracaso como crónica de la España actual, aspecto que sí que lograba en mayor medida, aunque de manera paupérrima, mi película más odiada del año, la citada Murieron por encima

Además del honorable Manquiña y María León (debilidad personal), todo el reparto flojea bastante: el híbrido hitleriano-aznarín de Rosa María Sardá no llega a la suela de los zapatos de la gran Fátima do Espírito Santo (el personaje de la citada María de Medeiros en Airbag); el retorno de Charo López es bastante descafeinado, brillando únicamente en su monólogo en las escaleras de su mansión; el cameo fantasma de Santiago Segura sin gracia alguna; y Albert Pla, que habrá a quien le guste y le haga gracia. Mención especial merece el graciosísimo Arturo Valls, cuyo acento gitano aparece y desaparece en cada cambio de plano, y que en todo momento parece que en vez de decir sus frases de guión se va a poner a recitar las ofertas semanales de cadena de establecimientos de la que es imagen. Segunda mención especial, y en esta ocasión buena, se lleva la aparición del recientemente fallecido Manuel Molina, mitad de Lole y Manuel y uno de los genios del Flamenco moderno, como gran patriarca gitano.

Rey gitano es una oportunidad perdida de resurrección de Juanma Bajo Ulloa. Pero aunque en esta ocasión suspenda como el gitanillo Peláez de Gomaespuma (Ay, señolita. ¿No me puedo quedal aquí a robal goma?), queremos que siga intentándolo.

Valoración: ★★

Etiquetas: , , , , , , ,

Comentarios (7)

 

  1. suchboy dice:

    Queremos que siga intentándolo, pero con su dinero.

  2. Pedro Jimenez dice:

    Para empezar, la financiación es privada, así que lo ha hecho con su dinero. Yo he debido ver otra película porque no estoy de acuerdo para nada, con lo leído. Creo que cuenta perfectamente lo que pretende, que es graciosa y que critica de maravilla y retrata de maravilla este país. Porqué este ataque? Porque es independiente?

  3. Anónimo dice:

    La cantidad de malas críticas y el feroz ataque que se está viendo sobre esta película no son normales. Como película te puede gustar más o menos, dependerá de gustos o del día que tengas, pero lo que no se le puede negar es una factura cuidada, unas actuaciones muy por encima de la media en cualquier producto cinematográfico nacional y, por supuesto, un guión y una dirección extraordinariamente cuidados, en la linea de Bajo Ulloa, siempre por libre y siempre vilipendiado por ello. No es casualidad que, pese a ello, machaquen sobre todo la labor más claramente atribuíble a él, porque hasta esta mala crítica resalta dos momentos memorables. Ya quisieran la mayoría de producciones tener siquiera una. Quien se sale del rebaño, recibe palos…

  4. Elisa Marinas dice:

    ¿Qué está ocurriendo con Rey Gitano?

    La industria del espectáculo en la televisión, el cine, la radio y la prensa escrita, hacen un mal uso constante de los medios artísticos en provecho propio. Pero el artista no debe unirse a este rentable engaño. No puede detenerse más que en la verdad. Y lo mismo debemos hacer nosotros si queremos comprender qué anda buscando.
    R. Arnheim

    Lo de esta película es un sorprendente y sospechoso misterio. “El esperado regreso del director de Airbag”, pero resulta que al día siguiente de su estreno, e incluso antes, ya hay profusión de críticas negativas virulentas circulando por Internet en blogs y páginas webs, sin aún dar tiempo a verla.

    Yo la vi al tercer día del estreno y había público de todas las edades y de todo tipo, y la gente se reía, lo mismo que yo. No salgo de mi asombro cuando leo lo contrario. No es cierto. Entonces ¿por qué mienten o manipulan la realidad? Evidentemente, esta corriente de opinión negativa “creada” en apenas horas, habrá conseguido que mucha gente, sobre todo usuarios de Internet y su ámbito, decidan no ir a verla. Me resulta muy extraño que haya gente que se moleste en escribir en blogs y con urgencia cosas como “no os gastéis el dinero en verla”. Evidentemente, a la gente el dinero le afecta especialmente, muchos creen lo que dice Internet y ya no van. ¿Cómo puede ser que alguien se tome tantas molestias en desprestigiar una película? ¿Es por que es muy mala? Hay muchas películas malas al año, la gente las ve y tal vez lo comenta a sus amigos, pero no escribe en blogs advirtiendo de que no se vaya, como si fuese pecado o un asunto nacional. ¿Y por qué este enfado, esta agresividad y saña que nunca vemos contra otras películas españolas ni extranjeras? Pero me pregunto, si además a la mayoría de la gente no le ha dado tiempo a verla, ¿cómo es que casualmente la han visto el primer día sólo aquellos a los que no les gusta?. Extraño. Puede ser tal vez que pase como con los votos, que gana el partido cuyos votantes se movilizan. Quizá aquí esté ocurriendo que a los que nos ha gustado no le hemos dado inicialmente una importancia vital y no estamos escribiendo a favor en Internet. Por eso yo sí quiero ahora opinar.

    Hay críticas inusitadamente destructivas que hablan de lo técnico, lo cinematográfico, lo artístico, otras de la temática, del tono, hasta de la banda sonora (que incluye éxitos internacionales nunca vistos por mi antes en una película española). Cada “crítico” coge el aspecto que le parece y la destroza con sorprendente agresividad, pero no hay una unanimidad excepto en una cosa, el mensaje general de descrédito y recomendación de no verla. Por lo que sugiere más un “castigo” que una información veraz y rigurosa.

    Así se está desacreditando y difamando a un creador independiente y su obra. Y este parece uno de los quid de la cuestión: independiente.
    Que un autor tenga el valor de hacer por su cuenta y riesgo una película sin participación de televisiones públicas y sin su injerencia, tiene un precio y le hace merecedor de castigo. Hay que desprestigiar y hundir a quien crea que puede hacer lo que le dé la gana.
    Y esta puede ser otra de las claves de tanta negatividad: retratar un país como el nuestro resulta doloroso a quienes simplemente se sienten reflejados y rechazan que nuestro sistema es así, y por otro lado a quienes se sienten parte de la clase social y política parodiada. Porqué se hace con humor, ¿es que se está riendo de nosotros?
    Pero cuando no hay distancia histórica, el humor es la mejor herramienta para criticar. Llevar las situaciones y los personajes a lo grotesco, es un recurso utilizado desde los antiguos griegos hasta el esperpento en Valle Inclán, o Berlanga. Pero tal vez Juanma Bajo Ulloa habla de cosas que siguen siendo intocables y que están sucediendo ahora, (no olvidemos que tenemos una Ley Mordaza y la pasividad y tragaderas de aguantarla). Eso siempre resulta incómodo y peligroso. Pero eso es el arte y un artista de verdad siempre lo es.

    El problema no parece pues la calidad cinematográfica, no cuestionable, si no el contenido políticamente incorrecto de la película. Pero si algunos se sienten tan atacados y molestos será que el contenido es poderoso y la película es eficaz y acertada, pues consigue movilizar y agitar a la gente hasta ese extremo.

    Entre la lista interminable de pecados hay acusaciones de “buscar sólo el beneficio económico” ¿Entonces por qué no hacer una comedia amable al uso y evitar esta polémica? Pero si la búsqueda de rentabilidad económica es una grave falta, ¿por qué no se molestan tanto con el resto del cine comercial ¿por qué no escriben violentas diatribas contra Iron Man o las olvidables y clónicas comedias románticas de Antena 3 y Tele 5?

    Para mí es una película necesaria, pues necesario es que los artistas se impliquen, en un momento en que la cultura sufre un desprecio tan brutal por parte de las instituciones. Y agradezco que sea una comedia, porque el humor forma parte de nuestra idiosincrasia y nos acerca al mensaje.

    Y creo que no se debe callar ante este linchamiento porque esta clase de castigos muestran un claro posicionamiento ideológico, censor y reaccionario. No podemos dejar que las televisiones, los políticos, la prensa, decidan qué debemos ver y qué no. No hay que dejar que se ataque a un creador reconocido por el hecho de ser él mismo, por hacer lo que tiene que hacer. Hoy día no se puede eliminar como a Lorca a un cineasta, por eso se activan recursos más “civilizados” pero igualmente lamentables e intolerables en una sociedad que se pretende democrática y libre.

    Las películas son una manifestación artística muy democrática y popular y encima perduran en el tiempo. Son por tanto muy peligrosas para el pensamiento imperante cuando no son afines al régimen.
    Si el autor fuese poeta, no pasaría nada porque nadie lee poesía. Pero blande una cámara que habla con crudeza e ironía.

    Es de agradecer que existan directores así, libres y valientes, esa es la función del arte, conmover, perturbar y cuestionar. Y he dicho directores pero ¿hay alguien más haciendo algo así?. Entiendo que no me venga nadie a la mente, no parece algo muy saludable para un cineasta. Pero ya era hora de que alguien lo hiciera.

    Elisa Marinas (Actriz y Directora de Escena)

    Ved esto: http://goo.gl/0zBpzZ

    • Imagen de perfil de fuertecito fuertecito dice:

      Hola Elisa, gracias por compartir tu opinión. No pensaba contestarte, porque tu mensaje no es más que un copia/pega y no está dirigido personalmente al crítico que ha escrito este texto, o al coordinador de este blog (un servidor), pero no me quiero quedar sin decirte lo que pienso a grandes rasgos sobre tu reflexión.

      En primer lugar, es evidente que no has leído esta crítica, porque tu argumentación incluye puntos de vista que el propio texto de David te refuta incluso antes de ser expuestos, como este: “El problema no parece pues la calidad cinematográfica, no cuestionable, si no el contenido políticamente incorrecto de la película”. A lo que David te contestaría con dos frases que están en su crítica y que, como decía, claramente no has leído: “La historia se desarrolla a golpe de esfínter anal interno, lo cual no sería un problema si estuviese bien hilado. En mi descargo, diré que soy una persona que no solo es partidaria, sino que ama el humor burdo y tremendamente ofensivo, pero si está bien hecho”.

      Otra cosa que me gustaría comentarte es que en este blog no encontrarás comentarios tipo “no vayáis a ver esta película”, porque tratamos a los lectores y espectadores como personas inteligentes capaces de tomar sus propias decisiones, pero ya veo por tus palabras que tú no piensas lo mismo de ellos.

      Por lo demás, no doy crédito a lo que leo y no sabría por dónde seguir. Creo que vives en un mundo paralelo de espionaje y conspiraciones en el que los críticos y bloggers somos terroristas (no sé yo quién está mostrando un “claro posicionamiento ideológico, censor y reaccionario”), y prefieres montarte una teoría rebuscada y terriblemente insultante (también para aquellos a los que defiendes) con la que explicar las críticas unánimemente negativas que ha recibido la película, antes de considerar que quizá el problema sea simple y llanamente que es mala.

      Aunque no te lo creas, Elisa, en la mayoría de casos, el problema de la crítica no es el cine español o el independiente, es el cine malo (o el que el crítico considera que es malo, que no tiene por qué coincidir con el resto del mundo, pero esto es de “Introducción al sentido común”), provenga de donde provenga, lo haga quien lo haga. Y si no, mira Pixels, americana, comercial, con presupuesto elevadísimo, ¿y qué ha pasado? Más palos imposible. ¿Cómo explicas eso, Elisa?

      Bueno, prefiero no extenderme más porque no merece la pena, ya que todos tus argumentos caen por su propio peso, y además quiero terminar el domingo en paz.

      ¡Arriba el cine español! ¡Viva el cine independiente!

      Un saludo,

      Pedro

  5. Inversor de Rey Gitano dice:

    Buenas tardes, informados que esta película no está financiada por Bajo Ulloa, sino por inversores privados, los cuales aparecen en los créditos finales de la película. Bajo Ulloa no ha puesto ni un solo euro suyo.

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas