Crítica: Bob Esponja – Un héroe fuera del agua

SpongeBob SquarePants, the world's favorite sea dwelling invertebrate, comes ashore to our world for his most super-heroic adventure yet in SPONGEBOB: SPONGE OUT OF WATER, from Paramount Pictures and Nickelodeon Movies.

Nadie esperaba demasiado del regreso de Bob Esponja a las salas de cine, más de una década después del estreno de la primera película protagonizada por el risueño personaje animado. Y sin embargo, la sorprendente recaudación en taquilla de su primer fin de semana (unos impresionantes 56 millones de dólares, el doble de lo que se estimaba, y casi el triple de lo recaudado por El destino de Júpiter) ha demostrado que la franquicia televisiva de Nickelodeon, que comenzó su andadura en 1999, aún despierta el interés del público masivo, a pesar de que hace tiempo que Bob, Patricio y sus amigos dejaron paso a las siguientes modas animadas para niños y niños grandes. Lo que confirma el exitazo de Bob Esponja: Un héroe fuera del agua (The SpongeBob Movie: Sponge Out of Water) es el perdurable poder de Bob Esponja como favorito de los niños, demostrando además que todos, incluidos los adultos que nos pirramos por estos dibujos supuestamente para peques, seguimos necesitando de vez en cuando un poquito de azúcar, y también una pizca de psicodelia y diversión desbarrada, absurda y demente demencial, de la que solo nos puede dar esta adorable esponja marina.

Dirigida por Paul Tibbitt, productor de la serie original y guionista de la primera película, Un héroe fuera del agua nos devuelve a casi todos los personajes de Bob Esponja (notables las ausencias de Perla y la Sra. Puff, que sí aparecen en los créditos finales) y nos da la bienvenida una vez más a Fondo de Bikini, lugar en el que nada ha cambiado desde que empezó la serie. De hecho, esta segunda película es más bien un reinicio de la saga, un relanzamiento diseñado para satisfacer tanto a los que ya conocen la historia como a las nuevas generaciones (porque no olvidemos que Bob tiene ya 16 años). Así, la película se sumerge en el fondo del mar para presentarnos de nuevo a los personajes uno a uno y exponernos de cero el conflicto central de la historia desde que ésta comenzó: Bob Esponja es un dicharachero adolescente empleado en el restaurante que sirve las deliciosas Burger Cangreburger, manjar y opio del pueblo cuya receta secreta es ansiada por el malvado Plankton para su propio negocio, el cuchitril Cubo de Cebo.

SpongeBob posterBob Esponja es conocida entre otras cosas por incorporar elementos de acción real en la historia. Así pudimos disfrutar de uno de los cameos más brillantes de la historia del cine, el de David Hasselhoff en la primera película, y por eso tenemos en esta no-oficial Bob Esponja 2 a Antonio Banderas interpretando (dos notas más alto de lo que debería) al malvado pirata Barba Burger, que además de ejercer como nuevo narrador, es el encargado de poner en marcha la trama y sumir Fondo de Bikini en el caos (postapocalíptico y madmaxista) al robar la receta de la Cangreburger. Esta fechoría desencadena una serie de acontecimientos, a cada cual más loco -¡máquina del tiempo incluida!-, que desemboca en nuestros héroes acuáticos pisando tierra firme. Cierto es que Bob y Patricio ya salieron del agua en la primera película, pero esta vez es distinto, porque, 1º) no van solos, sino que les acompañan el señor Cangrejo, Calamardo, Plankton y Arenita 2º) un mago interdimensional con forma de delfín llamado Burbujas les da la capacidad de respirar oxígeno al lanzarlos a través de su espiráculo. Y eso es probablemente lo más normal que ocurre en la película.

Los puristas de la animación en 2D de Bob Esponja pueden respirar tranquilos, puesto que la película transcurre la mayor parte del tiempo en la Fondo de Bikini que todos conocemos, ese alucinado y multicolor lugar de acuarela en el que las reglas de la física se inventan sobre la marcha. La animación por ordenador sólo ocupa el tercio final del metraje, y no sólo no desvirtúa el material original, sino que funciona perfectamente como clímax, gracias a unos magníficos diseños en 3D y una sobresaliente integración en los escenarios reales -también ayuda que se hayan conservado todas las voces originales en castellano. Por todo ello, Un héroe fuera del agua supone la consolidación definitiva de Bob Esponja a la vez que pone un pie en el futuro sin alterar su esencia ni un ápice. Puede que en ocasiones los chistes solo funcionen a medias, pero Bob Esponja mantiene intacta su capacidad para sorprender con los giros más aleatorios, cantidades de surrealismo para para un tren (o un barco pirata) y metahumor del bueno (“los personajes secundarios que me sigan”), sin olvidar los guiños (nada ocultos) para el adulto, como el Sr. Cangrejo vestido de S&M o el cameo más significativo de la película: el Arcoíris.

Bienvenido de nuevo, Bob Esponja, contigo hasta lo confines del espacio-tiempo, o la playa más cercana.

Valoración: ★★★½

Etiquetas: , , , , , , ,

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas