Crítica: Autómata

IMG_0426.jpg

Texto escrito por David Lastra

¿Sueñan los Antonios con Melanies eléctricas? Lejos de parecer el titular de una nueva entrega de #LaHoraRosadeFNVLT esa es a grandes rasgos la premisa de la nueva película de Antonio Banderas y la que podría ser la última que le una a Melanie Griffith. Pero aparquemos el morbo de la ruptura del verano y hablemos de lo que realmente importa: Autómata, la nueva obra de Gabe Ibáñez (Hierro).

Antonio Banderas cumple al encarnar a Jacq Vaucan, un Josef K cualquiera, alienado por su trabajo y por su vida familiar. En su día eligió ser un agente de seguros de robots y se casó con una mujer, actualmente embarazada, pero todo eso ahora mismo no le hace sentir nada. El nihilismo de Vaucan agobia y empatiza con el espectador desde el primer momento. No sabe qué hacer, ni tampoco sabe dejarse llevar por los acontecimientos. Un prólogo bastante bien construido, nos coloca en medio de una distopía a medio camino entre la novela La carretera de Cormac McCarthy y los suburbios del Distrito 9 de Neil Blomkamp. La huella del realizador sudafricano es notable en Autómata, tanto que Ibáñez incurre en errores similares al realizador de Elysium. En ambos casos, las premisas son, si no genuinas, cuanto menos interesantes, pero se van diluyendo en una sucesión de tópicos y algún que otro estropicio a la hora de resolver 041751conflictos, especialmente en el caso de algunos secundarios que más que aportar a la trama, sólo sirven para maquillar el reparto, como es el caso de Dylan McDermott (American Horror Story) en Autómata o lo fue el de Jodie Foster en Elysium (esperemos que Hugh Jackman y Sigourney Weaver no se unan a la lista con Chappie).

Pero no todos van a ser palos para Autómata, si el trabajo de Blomkamp se ha llevado unas cuantas candidaturas a los Oscar, Ibáñez se merece cuanto menos algún que otro aplauso. Su pulcritud sucia a la hora de filmar es inusual. Posee una tecnicidad y una visión dentro del fantástico nunca antes vista en España y superior a los últimos productos europeos. El universo que ha ideado para este film es un regalo visual para todo amante del género. Desde la ciudad nocturna à la Blade Runner hasta el agobiante e interminable desierto por el que se adentra el protagonista, pasando por los autómatas rebeldes que dan título a la película. Además, su película nos sirve para recuperar a la mismísima Honey Whitlock, o lo que es lo mismo Melanie Griffith. Su participación (doble para aquel que vea la película en versión original) no nos proporciona ninguna lección de interpretación, pero sí un simpático guiño y un personaje que podría haber dado mucho más a la cinta. Esperemos que este papel y el advenimiento de su hija Dakota Johnson (Ben and Kate) como reina del sado para cutres en 50 sombras de Grey haga que nuestra Melania vuelva a tener interés por el celuloide (y que sea recíproco).

Autómata es una fábula existencialista con un envoltorio de primera y un esqueleto de saldo. Una verdadera pena con lo bien que pintaba.

Valoración: ★★½

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas