Las 20 peores películas de 2014 según fuertecito

Tokarev-Cage

1. Tokarev (Paco Cabezas)

Sin lugar a dudas lo más dañino y deleznable que se ha estrenado en salas este año. La criminal interpretación de Nicolas Cage (y de sus injertos de pelo), o el absurdo continuo que es su guión no es lo peor. Lo peor es el deplorable uso de estereotipos raciales y el asqueroso halo de machismo que cubre la película de principio a fin. Y no estamos hablando de un sexismo como podríamos encontrar en el cine de Tarantino, es decir, autoconsciente, irónico, de denuncia. Sino de un machismo de raíz que sostiene un universo retrógrado, esencialmente masculino, en el que las mujeres solo pueden ocupar el rol pasivo de esposa, víctima o prostituta. En Tokarev llegamos a oír cosas como “El cometido del hombre es proteger a la mujer”, y a presenciar un repugnante acto de violencia del protagonista contra su esposa, con el que le recuerda (textualmente) que está con él porque disfruta de la sumisión y le pone que su marido sea un bruto asesino. Todo envuelto en una capa de seriedad y autoconvencimiento que hace descartar cualquier segunda lectura, y que nos quedemos solo con la literal. Esa es la visión del mundo que presenta Tokarev, una que no encuentra justificación ni siquiera contextualizándola en este universo cinematográfico de machos alfa. Como diría Cate Blanchett, que el mundo es redondo, señores. Una vergüenza. [Crítica completa]

Incomprendidos-tía-saes

2. El club de los incomprendidos (Carlos Sedes)

En la batidora de El club de los incomprendidos caben conflictos propios de la adolescencia como el bullying, la presión de los padres, la identidad sexual, el Asperger’s, las primeras experiencias sexuales o el suicidio, y se mezclan a toda potencia, de manera temeraria. A pesar del falso halo de dramatismo que nos viene a decir que se toma estos temas en serio, El club de los incomprendidos los utiliza en realidad como accesorio de moda de sus personajes, frivolizando peligrosamente, y lanzando a lo loco (aunque sea de manera involuntaria, porque más luces no tiene) el mensaje de que para vivir la adolescencia a tope hay que estar en contacto con estas experiencias. La insultante caracterización (por llamarlo de alguna manera) de estos seis chicos, tan guapos e ideales que es imposible que nos creamos sus problemas (total, el guión tampoco se molesta en que lo hagamos), no es más que un disfraz, una pobre estrategia comercial que tiene como propósito disimular la verdadera cara de la película, que no es más que otra Tres metros sobre el cielo, pero incluso peor. No hay duda, si John Hughes levantara la cabeza, la usaría para dar un cabezazo a los responsables de este abominable despropósito. [Crítica completa]

rec_4_apocalipsi

3. [REC] 4 Apocalipsis (Jaume Balagueró)

Ayer me preguntaba en Twitter por qué la cuarta entrega de la saga de terror patrio [REC] no se encontraba en las listas de lo peor del año que estamos todos vomitando en las redes sociales estos días. Y mi amigo @inakiO me daba la clave: “Es que no la vio nadie”. Efectivamente, el personal olió a podrido desde lejos y ni siquiera se acercó. De ahí que [REC] 4: Apocalipsis fuera un estrepitoso fracaso de taquilla. Y bien merecido. Porque estamos ante una de las cintas más inconcebiblemente ineptas y peor dirigidas del año. Queda patente en cada plano hoscamente realizado y en cada diálogo de vergüenza ajena que Balagueró escribió y dirigió esta bazofia por obligación, después de que Paco Plaza cumpliera con la tercera parte (que por cierto, deberíais volver a ver después de sufrir esta, para verla con otros ojos). La desgana de Balagueró da como resultado una cinta sin pies ni cabeza (¿Un barco? ¿Pero qué coño…?) en la que los actores, a cada cual más horriblemente artificial, están abandonados a su suerte, y los momentos de terror brillan por su ausencia. Pero lo peor, sin duda, es un ridículo guión (por llamarlo de alguna manera) en el que todo el mundo habla como si se tratase de una película americana doblada y todos los personajes se comportan de la manera más absurda posible en todo momento. Un cierre indigno e insultante para una saga que comenzó por todo lo alto.

Hércules-Kellan-Lutz

4. Hércules: El origen de la leyenda (The Legend of Hercules, Renny Harlin)

Hércules evidencia una inutilidad absoluta en todos los aspectos técnicos y artísticos. Aparatosos cromas, horrendas animaciones digitales que ni las primeras temporadas de Xena, la princesa guerrera (ese león), secuencias de acción mal coreografiadas (¡Hola, doble de Kellan!), primeros planos constantemente desenfocados (para matarte, Harlin), y otras atrocidades hunden Hércules: El origen de la leyenda en el más absoluto de los ridículos cinematográficos. Pero, aunque parezca mentira, eso no es lo peor de todo. Lo peor es que alguien confiara en que Kellan Lutz se convirtiese en actor de la noche a la mañana. Ya sea en sus edulcoradas y mariposeantes escenas junto a Gaia Weiss (ahí está la marca “Summit”) o en los (vergonzosos) discursos ebrios de testosterona a lo Leónidas, Lutz demuestra que sus dotes interpretativas son inversamente proporcionales a su índice de masa muscular. [Crítica completa]

TRANSCENDENCE

5. Transcendence (Wally Pfister)

A pesar de la interesante premisa (reconozco que las películas sobre inteligencia artificial, robots y futuros utópico-distópicos me pierden), esta tremendista y pretenciosa fábula tecnológica no logra su propósito de agitar conciencias, y además fracasa como cine-espectáculo (solo el desenlace entra en acción, pero para entonces ya es demasiado tarde), distanciándose así de los ‘blockbusters dignos’ de Nolan que pretende copiar. Transcendence se piensa muy lista cuando en realidad es más bien de inteligencia impedida, y sobre todo plomiza hasta el paroxismo. Pfister, quizás más ocupado en el aspecto visual de la película (lo único salvable, lógicamente), se adentra en terrenos terriblemente farragosos intentando contar la historia, y acaba absolutamente perdido en la confusión de sus planteamientos. Ni los que han hecho esta película entienden de qué está hablando y mucho menos saben qué es exactamente eso de la “trascendencia”, así que explicarlo se convierte en una tarea imposible. [Crítica completa]

6. Cuento de invierno (Winter’s Tale, Akiva Goldsman)

7. Ouija (Stiles White)

8. 300: El origen de un imperio (300: Rise of an Empire, Noam Murro)

9. Vamos de polis (Let’s Be Cops, Luke Greenfield)

10. Annabelle (John R. Leonetti)

11. Yo, Frankenstein (I, Frankenstein, Stuart Beattie)

12. Serena (Susanne Bier)

13. Transformers: La era de la extinción (Transformers: Age of Extinction, Michael Bay)

14. Jersey Boys (Clint Eastwood)

15. Los mercenarios 3 (The Expendables 3, Patrick Hughes)

16. Mi otro yo (Another Me, Isabel Coixet)

17. Dos tontos todavía más tontos (Dumb and Dumber To, Bobby y Peter Farrelly)

18. Trash: Ladrones de esperanza (Trash, Stephen Daldry)

19. La gran revancha (Peter Segal)

20. Maléfica (Robert Stromberg)

Comentarios (1)

 

  1. anon dice:

    No te tomo en serio si pones a Maléfica entre las peores…

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas