Crítica: Frank

Frank Fassbender Domhall

Texto escrito por David Lastra

First things first, esta no es una simple película de Michael Fassbender. Todo aquel o aquella que se acerque a Frank por ver a su querido por el simple amor a sus infinitos dientes quedará enormemente afectad@ por una simple razón: Fassy aparece oculto durante (casi) todo el film por una cabeza ojiplática y sonriente de gigantescas proporciones, teniéndose que contentar únicamente con la voz (que no es poco) del actor germano-irlandés. Habiendo hecho este aviso para navegantes, déjense llevar por la inigualable locura (no pun intended) del icónico Frank en uno de los films del año.

Si tuviésemos que catalogar Frank rápidamente, podríamos afirmar que es un marciano biopic del cantante / actor / presentador / superhéroe mancuniano Frank Sidebottom, pero nos quedaríamos cortos y no haríamos más que confundir al personal. El director Lenny Abrahamson, en compañía de Jon Ronson al guión (escritor de Los hombres que miraban fijamente a las cabras y teclista de una de las bandas del Frank original), prefiere acercarse al mockumentary más que a las estrategias del biopic musical común para narrar esta historia. Realmente, lo importante en esta película es la disertación sobre la enfermedad mental en la música, Frank es solo la excusa.

Frank Sidebottom es el punto de partida del film. El alter-ego de Chris Sievey, trascendió a  finales de los ochenta tras unas cuantas apariciones humorísticas en la televisión británica, llegando a sacar un par de discos al mercado y protagonizando su propia (y muy recomendable) serie, Frank Sidebottom’s Fantastic Shed Show. El éxito del personaje se basaba en su histrionismo musical basado en la magia del absurdo y, por qué no decirlo, su gigantesca cabeza falsa. Pero como hemos dicho, Frank no es simplemente la recreación de la historia de Frank (que daría para más de un par de largos), sino una sensibilización fílmica sobre la enfermedad mental en el mundo de la música. No obstante, el Frank de la gran pantalla comparte la fragilidad ante el miedo al rechazo y al éxito de Daniel Johnston, la visión de The Shaggs a la hora de crear y se comporta de manera dictatorial con sus músicos, aunque no tan férrea y violenta, como Captain Beefheart. Realmente, una sobreinterpretación sobre el personaje podría hacernos desembocar en la teoría de que Frank no es sino Jesucristo resucitado. No obstante, le vemos obrar más de un acto milagroso durante el metraje.

Frank 2014

Sin ser producto de la mente de un fanboy cualquiera, la interpretación de Fassbender es de un magnetismo sin igual. Es imposible no caer rendido ante su Frank y seguir a pies juntillas sus directrices musicales y hasta cacarear. Es impensable una candidatura al Oscar, pero estaría mucho más merecida que la que consiguió por 12 años de esclavitud. Aunque también en mis sueños, The Sorondprfbs volverían a juntarse para interpretar en directo I Love You All en la ceremonia de los premios de la Academia en 2015 con motivo de su candidatura. Destacan en el reparto, el omnipresente Domhnall Gleeson, en un papel muy diferente al de Una cuestión de tiempo; la turbia Maggie Gyllenhaal, muy cercana a su Raven de Cecil B. Demente; y Carla Azar (miembro de la banda Autolux y batería oficial de Jack White en sus dos discos en solitario).

El glamour de la locura es pasajero y es al mostrar ese aspecto en el que “Frank” funciona mejor y destapa su maestría, sabiendo jugar con la seriedad del tema sin perder de vista el humor en ningún momento, convirtiéndose en una suerte The Devil and Daniel Johnston meets Cecil B. Demente, si es que tuviésemos que formular una de esas grandes frases para poner en la contraportada de un DVD.

Valoración: ★★★★★

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas