Hemlock Grove (T2): ¿Qué acabo de ver?

Roman Godfrey

No debería sorprendernos ya nada al ver la segunda temporada de Hemlock Grove, porque si nos hemos atrevido a seguir después de aquella indescriptible primera temporada (aquí hago lo posible por describirla), es porque sabemos exactamente lo que la serie de terror de Netflix nos puede ofrecer. Y aún así, es increíble comprobar cómo en estos nuevos 10 episodios las dosis de absurdo aumentan exponencialmente y el caos absoluto que es esta historia (por llamarla de alguna manera) alcanza nuevos límites.

No voy a tratar de resumir la temporada, porque es mejor adentrarse como si nada, y porque no hay sinopsis que valga para que, si no habéis visto esta serie, os hagáis una idea de qué va. Porque nadie sabe de qué va Hemlock Grove, ni los que la vemos, ni los que la hacen. Sabemos que es un cocktail de ingredientes que por separado suenan de lo más atractivo (sexo, poder, vísceras, juventud ociosa y viciosa, divas crepusculares, experimentos genéticos, upirs y vargulfs), pero que juntos conforman el pastiche más extraño e indefinido de la televisión. Como ya sabéis, la serie viene de la mano de Eli Roth, jefazo del torture porn (Cabin Fever, la franquicia Hostel) y auteur de terror (produce mientras duerme, 2001 maníacos, El último exorcismo, etc.). Y se nota, vaya si se nota.

Hemlock S2

Si True Blood (la serie con la que es más fácil compararla) es cerda y cochina, Hemlock Grove es sucia y asquerosa. Y ojo, no lo digo como si fuera algo malo. Si por algo es llevadera Hemlock Grove es por sus altas cotas de gore y su loable empeño en provocar arcadas en el espectador con aberraciones varias (se recomienda no ver la serie comiendo). Hemlock Grove puede ser sensual -ahí están Famke Janssen y Bill Skarsgard para dejarlo patente- pero lo suyo no es la sutilidad o lo sugerente, lo suyo es dar asco, sin motivo, sin explicación, porque quiere y porque puede.

Por eso, además de los contoneos de la Janssen cantando (este año la han convertido en diva de jazz/karaoke) o la fijación por los labios de Skarsgard, esta temporada de Hemlock Grove se ha superado con escenas y bizarradas para el recuerdo: la gigante desfigurada Shelley regalando uno de sus dedos podridos a un niño, Miranda (horrible nuevo personaje) emanando sangre por los pechos, o siendo devorada por Roman (que sigue siendo lo mejor de la serie) provocando una descomunal y preciosa fuente de sangre (sin duda la mejor secuencia de la temporada); todas las veces que Roman se alimenta (y en concreto aquella en la que engulle órganos mutantes en líquido amniótico), o cuando se somete al tratamiento para volver a ser humano (¡agujas en los ojos!); y por supuesto, cuando Peter se transforma en hombre lobo. Extremo, bestia, alucinante. Con diferencia la mejor transformación monstruosa que hemos visto en la tele. Pero la que es sin duda mi escena favorita de la temporada es el cold open en el que ese irresistible Lord Byron que es Roman (atención, la serie es más autoconsciente de lo que parece), acude a un motel de mala muerte y se come las sanguijuelas del torso de un señor mayor como si no hubiera mañana. Precioso. Eso es Hemlock Grove.

Por desgracia, esta segunda temporada ha fallado con el whodunit, ha aburrido con los nuevos personajes, y peor aún, ha dado más peso a la trama de experimentación genética que tiene lugar en la Torre Blanca de los Godfrey, irrisoriamente excesiva hasta para una serie como esta. Hemlock Grove ha rizado el rizo con el regreso de Shelley (que ahora es interpretada por Madeleine Martin de Californication), a la que el doctor Johann Pryce (otro personaje horrible entre tantos, aunque el mejor pronunciando nombres rusos) ha intentado “salvar” trasladando su consciencia al cuerpo de una animadora rubia. Pero bueno, ya hemos visto que con esta serie, todo vale. Sin ir más lejos, en la primera escena de Olivia Godfrey esta temporada, Famke Janssen ha cambiado su acento (antes era supuestamente británico y ahora es yanqui), y se explica como secuela de una operación de lengua. Solo se puede aplaudir.

Hemlock lobo

Hemlock Grove es avariciosamente mala, una producción de tan bajo presupuesto que nunca hay extras y los efectos digitales en 3D parecen hechos en los 90. La seña definitiva de que estamos ante una serie de presupuesto trágicamente ajustado son esas vitrinas Detolf de Ikea decorando las oficinas de la supuestamente vanguardista y multimillonaria White Tower. Pero todo esto forma parte de su encanto, claro. Más que hermana de True BloodHemlock Grove es la respuesta catódica al cine fantástico que vemos en festivales temáticos como Sitges o Nocturna. Un excéntrico cuento gótico, una orgía de nueva carne, un culebrón dinástico (porque en el fondo la serie es toda una telenovela de los 80) sin pies ni cabeza, en el que es inevitable perderse (porque no hay lógica interna para orientarnos), pero que resulta extrañamente magnético. Después de terminar estos nuevos diez episodios -y especialmente después de esa locura de secuencia final en la Torre-, no sé qué he visto exactamente, pero sé que ahora mismo no hay nada igual en televisión, y creo que quiero más.

Etiquetas: , , , , , , , ,

Comentarios (4)

 

  1. carlos dice:

    Coincido contigo en muchos aspectos de tu crítica y creo que a esta segunda temporada le faltó mucho… ese capítulo de final de temporada y con reptilianos incluidos, te hace decir WTF?… Se espera que NETFLIX realice un mejor trabajo con su tercera temporada y le de un final digno a esta serie, que sin duda a atrapado a muchos adeptos.

  2. Kira dice:

    Ese doctor me recuerda a los “culebra” que mismo Netflix uso en su serie original “del crepusculo al amaneced” ovio, antes de que sea una especie de mantarraya voladora o algo asi.

  3. Sole dice:

    Bueno, acabo de terminar el cap 10 de la 2 temporada y mi expresión fue la misma que comentan, WTF!!??? La serie la veo siempre en la hora del almuerzo, disminuye un poco la repugnancia el hecho de que la vea desde el celular. La anciana escribiendo con caca!!! Mi dios!!! La verdad que tampoco entiendo nada de que va la serie, esta última temporada en lugar de resolver plantó más interrogantes y sumó más “mounstruos” a la historia. Espero que la tercera sea reveladora. Ah, me gustó mucha las líneas de Olivia “tarde 20 añps en darme cuenta que quería tu corazón”… Jaa genial! Que bizarro todo!!! A esperar el final! Saludos!

  4. Kaz dice:

    Hdp no cuenten la serie,hdp

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas