Estamos todos juntos en esto: Serieadicción, comunidad seriéfila y cultura blogger

cartel_RESET_CasEl pasado martes 17 de junio de 2014 tuve el honor de participar en RESET. Reseteando la pequeña pantalla. El serieadicto en la nueva televisión, una serie de encuentros bajo el tema común de ‘la nueva era de la televisión’ que tuvieron lugar en el Centro de las Artes de Sevilla CAS, coordinados por Sergio Cobo-Durán, de la Universidad de Sevilla.

Yo tuve el privilegio de cerrar este ciclo dando una charla junto a uno de los bloggers de TV más conocidos en España, Alberto Rey (Asesino en serie), titulada “Las series de televisión crean comunidades. El universo del blogger“. Durante dos horas reflexionamos entre otros temas sobre el origen de la quality television, las nuevas formas de producción, difusión y consumo de las series de televisión en el siglo XXI, las claves para entender el fenómeno blogger vinculado a la crítica de cine y televisión, y el por qué de la necesidad de ver y (sobre)analizar todo lo que nos ofrece la ficción norteamericana.

Para todos aquellos que no pudieron asistir a la charla (y para todos los que quieran leerla), a continuación os dejo con mi parte de la presentación. En primer lugar os hablo de la historia de fuertecito no ve la tele y mi iniciación en el universo blogger, y después paso a desarrollar los temas que tratamos a lo largo de la tarde, más alguno que otro que se quedó en el tintero.

De nuevo muchas gracias a todos los que os acercasteis a hablar de series con nosotros (a pesar del calor), y un agradecimiento muy especial a Sergio Cobo y el CAS por contar conmigo, y también a la Liga de Investigadores en Comunicación por la gran labor que están desempeñando en el campo de los Estudios Televisivos en España.

cuartito

UN POCO DE HISTORIA

Para los que no estéis familiarizados conmigo, soy Pedro J. García, más conocido en Internet como fuertecito, y ejerzo como coordinador, redactor jefe, plantilla completa y community manager del blog fuertecito no ve la tele.

FNVLT nace en 2010, año en el que inicié mis estudios de posgrado en la Universidad de Sevilla, donde me dediqué a investigar sobre Narrativa Televisiva e Historia de la Televisión, trabajando bajo el ala de Virginia Guarinos en mi investigación predoctoral sobre drama televisivo y la cuestión de la autoría en la televisión norteamericana. El blog surgió como complemento de mi investigación en la universidad, como un espacio abierto que necesitaba para poner en práctica todo lo que estaba aprendiendo, y a su vez para verter todo aquello que no tenía cabida en la tesina.

Mi pasión por las series de televisión existe prácticamente desde la infancia/adolescencia -aún recuerdo cuando grababa mis series favoritas en VHS y me pasaba tardes enteras y noches en vela haciendo lo que hoy conocemos como binge-watching, o maratones de series. Sin embargo, es un autor en concreto el que hace que me interese por el medio desde una perspectiva más profesional: Se trata de Joss Whedon (no era difícil adivinarlo, ¿verdad?). Mi pasión por sus series, y el descubrimiento de los Slayer Studies (importante corriente de investigación académica dentro de los Television Studies que se centra en el autor), es lo que me urge a escribir, investigar y teorizar sobre las series y las personas que las crean y desarrollan. De hecho, mi iniciación en los blogs fue antes de FNVLT, con Whedonverso.com, página en la que, junto a mis amigos whedonites, analizábamos en profundidad las series de Whedon.

Claro que luego está la serie que revolucionaría la televisión y su relación con Internet, el fenómeno al que nos debemos remontar para entender esto de la serieadicción y descifrar al nuevo espectador de televisión. Efectivamente, estoy hablando de Perdidos. El año que empecé a escribir en el blog, Lost estaba en su última temporada. El blog empezó a despegar gracias a los análisis del día después que realizaba de cada capítulo, y con los que empecé a ampliar el radio y espectro de lectores, que como suele ocurrir, al principio no son más que tus grupo de amigos y/o compañeros de clase debatiendo contigo sobre la serie en cuestión. De esa manera empecé a darme cuenta de lo mucho que estaba creciendo esta comunidad de seriéfilos, y gracias a la respuesta tan positiva de los lectores, después del final de Lost y de la conclusión de mis estudios predoctorales, decidí seguir escribiendo sobre pasado y presente de la televisión en fuertecito no ve la tele. Y así hasta hoy.

generico

¿POR QUÉ FUERTECITO NO VE LA TELE?

Mucha gente me pregunta de dónde viene el título de mi blog, un título que por cierto he intentado cambiar varias veces -por aquello de que un nombre de marca debe ser corto y porque siempre me preocupa que por culpa de un título tan “informal” no se tome en serio lo que es sin duda un trabajo muy serio. Pues bien, la coletilla “no ve la tele” tiene doble sentido:

Por un lado, hace referencia al hecho de que los hábitos de consumo de series de televisión han cambiado por completo, y muchos de verdad ya no vemos la tele. Es decir, la “tele” ya no designa necesariamente un aparato físico, sino que nos referimos a ella más bien como si habláramos de un género o de un ámbito de la cultura. Ya no vemos la tele en la tele, la vemos en portátiles, en dispositivos móviles, en tablets mientras vamos en el metro, vaya, incluso en el cine… Y no la vemos siguiendo los horarios establecidos por las cadenas, sino que hemos adoptado por completo la experiencia de la televisión a la carta o hecha a medida por el propio espectador gracias a Internet. Cuando yo digo que no veo la tele, es verdad (no tengo TDT).

Por otro lado, el “no ve la tele” también es un guiño a todos esos que dicen “yo no veo la tele”, despreciando el medio como causa de los males de la sociedad, y renegando de la existencia de la tele de calidad. Los tiempos han cambiado, y las series ya no sufren el estigma del entretenimiento barato que tradicionalmente se atribuyó a las novelas por entregas, los seriales radiofónicos o incluso el cómic. Hoy en día, las series ocupan el lugar que les corresponde después de más de una década de esplendor, y ese reaccionario “ya no veo la tele” se ha quedado obsoleto. Por suerte, ya no lo oímos tanto como antes.

hunger games

LAS FRONTERAS ENTRE EL CINE Y LA TELEVISIÓN

Después de dos años escribiendo sobre series en mi blog, me mudé de Sevilla a Madrid. A comienzos de 2013 entré en contacto con el mundo de las distribuidoras de cine, y empecé a asistir a ruedas de prensa, pases y otros eventos. Comencé a escribir críticas de cine, que además es lo que a mí me gustaba hacer hasta ese momento, a lo que me dedicaba más como aficionado. Conté con el apoyo de todas las distribuidoras, y los lectores reaccionaron mucho mejor de lo que esperaba a que el blog ampliase horizontes.

Con esto me di cuenta de varias cosas:

  1. El espectador ya no tiene tan en cuenta el medio, sino que lo único importante son las historias y los personajes.
  2. El seriéfilo de hoy fue antes cinéfilo. Sigue siéndolo, y no son mutuamente excluyentes en casi ningún caso. Al que le gusta leer sobre series le gusta leer sobre cine, y viceversa.
  3. El cinéfilo más endogámico ya ha abrazado la seriefilia y ha asumido la evidencia: Las series ofrecen gran calidad. Podemos identificar el punto de inflexión en aquella significativa Cahiers du Cinéma España que colocó en la portada de su publicación -exclusiva y herméticamente dedicada al cine- a nuestro querido Don Draper.

Por eso, como blogger, yo me posiciono a la hora de escribir habiendo superado un lugar común que ya ha quedado muy anticuado: “Esta serie es muy buena, tanto que parece cine”. Hace 10 ó 15 años, con Los Soprano o The Wire, era comprensible exclamar tal cosa ante una serie insólitamente buena. HBO nos estaba mostrando las nuevas posibilidades de la narrativa serial, y eran alucinantes. Pero hoy en día ya hemos superado esta distinción, y tenemos muchas series que lo demuestran.

Además, volvemos al tema de los medios de difusión y consumo. Con el auge de los sistemas VOD, los estrenos simultáneos en salas e Internet, y la tendencia a crear y consumir el cine como series (largas sagas que abarcan años, películas divididas en dos con un cliffhanger), el cine y la televisión (norteamericana) empiezan a fusionarse.

Mad Men

SUPERÁVIT DE SERIES, ZEITGEIST Y CULTURA RECAP

Como decía, tenemos muchas series de calidad. De hecho tenemos superávit de series. Hay demasiadas, un gran porcentaje de ellas son de gran calidad, y estoy seguro de que os pasará como a mí: No hay tiempo de verlas todas. Necesitamos días de 72 horas. La vida del serieadicto es un continuo maratón de episodios en torno al que organizamos nuestros trabajos, nuestras responsabilidades y vidas sociales (si alguna tuviéramos), y aún así nos falta tiempo. Hay que estar al día con Juego de Tronos, The Walkind Dead, Mad Men… Además hay mil y una series de culto y/o clásicos que tenemos en la lista de espera. Sin olvidar nuestros guilty pleasures, los revisionados de nuestras series favoritas, y aquellas series que empezamos a ver hace años, y no sé por qué razón, nos negamos a abandonar.

Esto ha provocado la ansiedad del seriéfilo, y en relación a esto, lo que mi amigo Javier Pérez, definió como el Síndrome de Diógenes Digital (que podría ser también Seriéfilo o Cinéfilo). Acumulamos textos culturales con la idea de que TENEMOS que consumirlos para ir al día con los tiempos que corren, pero no tenemos tiempo para hacerlo, así que los engullimos como podemos y en muchos casos no los digerimos y los desechamos rápidamente. Es también lo que Alberto Rey llamó la bulimia seriéfila. Queremos verlo todo, porque el auge de Internet y las redes sociales, y la eclosión de la quality television en el S.XXI, ha despertado la necesidad completista y competitiva del espectador. En ocasiones vemos las series y el cine como si estuviéramos siguiendo un checklist, y no nos damos cuenta de que esa lista se renueva todos los años y es infinita. Esto salta a la vista durante la carrera de los Oscars. Seguro que muchos de vosotros, o amigos vuestros, viven los meses de enero y febrero con estrés, intentando llegar a la meta (la ceremonia) habiendo visto todas las películas nominadas.

Es un síntoma de la necesidad que tenemos de formar parte del Zeitgeist, de estar ultra-informados, hiper-cultivados, y de ver todo lo que los críticos, bloggers o académicos denominan “cine o televisión obligada”. Por eso cada vez hay más bloggers y webs especializadas en cine y TV, porque cada vez hay más series. Y esto ha hecho que el espectador quiera participar activamente del análisis de las mismas y del diálogo cultural que generan. Porque las series hoy en día (como siempre, pero aún más) cumplen la inequívoca función de explicar el mundo. Y ahora más que nunca, en una época de confusión general, caos y sobreinformación, necesitamos entenderlo, por eso demandamos de las series mayor profundidad y nos involucramos más con ellas.

De ahí que tantos seriéfilos y cinéfilos se hayan convertido en críticos/reviewers/bloggers. Para entender el mundo, queremos entender las series, y estas cada vez nos ofrecen visiones del mundo más complejas, que se prestan al análisis en profundidad. Esto ha dado lugar a lo que se conoce como la Cultura Recap, que auspician páginas importantes como Vulture, EW, IGN o The A.V. Club. La cultura que ha sustituido a la conversación del día después en clase o en el trabajo, donde debatimos el capítulo que hemos visto la noche anterior. Estos análisis están alcanzando un nivel de calidad impresionante. En muchos casos, los recaps son incluso mejores que las series, textos periodísticos y literarios brillantes, puro arte del sobreanálisis, pero arte al fin y al cabo, y sin duda ponen el listón muy alto para el resto de bloggers.

Yo pertenezco, o intento pertenecer, a esta Cultura Recap, aunque lo haga solo con un par de series, porque no es viable para mí analizar en profundidad toda la quality television que existe, ya que llevo yo solo el blog y no doy abasto. Como muchos sabéis, ejerzo como recapper de Mad Men, que es en mi opinión el culmen de la televisión de calidad, y una de las mejores series de la historia, por no decir la mejor (que me perdone Buffy, mi otra mejor serie de la historia), y semana a semana realizo un análisis en profundidad de cada capítulo mientras la serie de Matthew Weiner está en antena. Hoy por hoy, esto es lo que más me gusta hacer en el blog, y es el trabajo que me deporta las mayores satisfacciones.

En España hay cada vez mejores recappers, y hacemos competencia digna a los de Vulture y compañía. A mí por ejemplo me encantan los análisis de Mad Men (y de otras series) que hacen Sara Bureba en Series de Bolsillo o Valentina Morillo en el podcast Del sofá a la cocina.

Resumiendo, en lugar de debatir delante de un café o entre clase y clase, ahora lo que hacemos es escribir reviews, recaps, leer hasta que nos explota la cabeza, empaparnos de las teorías de los que escriben, compartiendo las nuestras, y creando al fin y al cabo una cíber-comunidad donde las fronteras entre el crítico y el espectador son cada vez más difusas.

x_men_days_of_future_past-wide

CRÍTICO VS. BLOGGER/RECAPPER

Por eso, cada vez hay más críticos autodidactas o amateur, que “compiten” con los críticos profesionales en los medios tradicionales. Los bloggers han irrumpido en el periodismo digital y cultural, y los medios tradicionales están aprendiendo a convivir con ellos. No sin recelo inicial.

¿Conocéis el dicho anglosajón “Everyone’s a critic”? Pues eso. Yo os puedo contar, a modo de anécdota, cómo en uno de cada tres pases de prensa escucho a algún corrillo de crítico de diarios hablar despectivamente de los bloggers y llamarlos “los frikis estos”.

Existe un rechazo, comprensible hasta cierto punto, hacia lo que mi amigo y antiguo profesor de crítica de cine Manuel Lombardo llama el “crítico pop”. Estos bloggers, en muchos casos seriéfilos antes que críticos de cine, y en casi todos los casos FANS, personas inmersas en la cultura popular, pueden dar la sensación a menudo de no ser rigurosos, de no ir en serio. Pero el lector los lee cada vez más, y por eso son tomados muy en cuenta por las empresas, las distribuidoras, los canales de TV, porque su voz es cada vez más importante. Y esto puede percibirse sin duda como una amenaza desde los medios tradicionales. ¿Por qué? Porque el blogger hace prácticamente gratis, por amor al arte, lo que el crítico de plantilla hace cobrando. La solución ha sido incorporar este universo blogger a los medios consolidados, e institucionalizarlo de alguna manera.

Pero, ¿por qué los lectores y las empresas tienen tanto en cuenta la opinión y la presencia en la red de los bloggers en oposición a la de los críticos consolidados?

  • Porque el espectador siente que le están hablando de tú a tú, y no desde una posición elevada, por encima de ellos.
  • Porque al lector le gusta sentir que forma parte de una comunidad, y el blogger le permite esto, mientras el crítico tradicional normalmente no forma parte del diálogo. Además, antes el espectador leía una crítica para decidir si veía una película o no. Ahora la lee después, para contrastar, completar y dialogar. Algo que sin duda se contagia de la Cultura Recap televisiva y el miedo a los spoilers, y que resulta siempre en el refuerzo de una comunidad que solo ofrece el blogger.
  • Porque el blogger, dejando a un lado su estilo o la calidad de su prosa, escribe como un espectador más, y forma parte activa de la experiencia comunal de ver cine y series (enriquecida con iniciativas como Birraseries).
  • Porque aunque a veces sea inevitable destrozar una película o una serie, el blogger no parece estar escribiendo desde el odio (tiene el ¿privilegio? de poder escribir sobre lo que quiere, sobre lo que le gusta), y no despierta esa connotación despectiva del término “crítico” que sí se puede aplicar a muchos periodistas de diarios nacionales.

Esto es por supuesto una generalización, y no carece de excepciones. Hay críticos que funcionan desde la perspectiva del blogger, y hay bloggers que parecen críticos de Cahiers. Pero en general, lo que diferencia al crítico profesional y al crítico pop es la distancia que interponen entre ellos mismos, el objeto a criticar y el espectador. El crítico, por una cuestión quizás de logística, pone mucha más distancia que el blogger  (llega a más gente y no puede dialogar con todos como hace el blogger), y desde luego no opera con el mismo grado de entusiasmo que él (entusiasmo que en ocasiones puede percibirse lógicamente como falta de seriedad y ausencia de criterio). Desde mi punto de vista (y así es como me aproximo yo a la crítica de cine y televisión) se trata de encontrar el equilibrio entre la cercanía del blogger/crítico pop y el rigor y los conocimientos del profesional.

Lo que está claro es que Internet ha dado poder y voz a la gente “corriente”. Y esto lo saben las distribuidoras y las cadenas, y por eso, a excepción de alguna que otra (no sacaré trapos sucios aunque los haya), nos tratan con mucha atención, como medios serios, que es lo que muchos pretendemos ser (a pesar de que el nombre de nuestro blog pueda indicar lo contrario).

Blogger fuertecito fnvlt got lady stark

VIABILIDAD ECONÓMICA DE LOS BLOGS

Mucha gente también me pregunta: “Pero bueno, ¿ganas dinero con el blog? ¿Te da para vivir?” No os voy a engañar, me parece una pregunta un tanto impertinente, pero entiendo perfectamente la curiosidad que despierta el tema. Cabe aclarar que mis palabras no deben ser tomadas como la norma ni nada parecido. Hablo siempre desde mi experiencia, y otros pueden tener una completamente distinta que refute mi visión del asunto. Pero creo que, si me preguntan a mí, y probablemente al 95% de los bloggers, si se puede vivir de un blog, te vamos a responder claramente que NO. Pero con matices.

Existe un pequeño porcentaje de bloggers que son trend-setters, que tienen un seguimiento que se cuenta por los cientos de miles y millones, y estos sí pueden vivir de ello (son por regla general bloggers de moda o de belleza/salud). Pero no es lo normal, aunque tengas buenas estadísticas. Lo normal es tener un trabajo y dedicarte al blog en tu tiempo libre. Aunque en muchos casos el blog sea más trabajo que el primero, tanto por el tiempo que le dedicas como porque le pones más cariño y esfuerzo (al fin y al cabo, un blog suele ser lo que a uno le gusta hacer, su trabajo ideal).

No nos paga nadie, y la única vía para monetizar nuestro trabajo en el blog es a través de publicidad, sponsors, patrocinadores que ofrecen anunciarse mediante publirreportajes o product placement en tu página. Sin embargo, en la mayoría de los casos, la recompensa económica es tan irrisoria que para muchos no merece la pena “mancillar” su blog por dos duros. Por eso, hay que buscar otra manera de capitalizar el trabajo en el blog y utilizar la popularidad que te pueda dar para:

  • colaborar con otros medios que sí remuneren,
  • intentar convertirte en un blogger-firma de un diario o revista,
  • adentrarse en el mundo editorial (España está despuntando en la publicación de libros sobre series),
  • organizar/participar en eventos, conferencias, etc.
  • pasarse al video-blogging, que es más rentable.

Buffy laptop

RESUMIENDO

Los blogs son para mí una herramienta que utilizo para formar parte de esta cultura de inmersión completa en lo audiovisual y participar activamente de esta gran comunidad (palabra clave sin duda) de seriéfilos y cinéfilos que ha cambiado la cara del periodismo digital y la cultura audiovisual. La incorporación de los blogs a los periódicos y revistas de todo tipo confirma que estos han alcanzado un nuevo status y reciben el respeto que merecen. Los bloggers son cada vez más tenidos en cuenta y en algunos casos, se convierten en referentes a la altura de aquellos que escriben en los medios consolidados.

Personalmente, fuertecito no ve la tele me ha dado la satisfacción de haber reunido a una comunidad de seriéfilos y cinéfilos muy participativa, cordial y respetuosa, con la que me encanta hablar a diario. No hay mayor alegría que cuando alguien te dice que ha seguido una recomendación tuya y le ha gustado, aunque no sea tu objetivo ejercer como “referente” o como guía de lo que hay o no hay que ver (porque a mí no me gusta nada que me lo digan, sobre todo lo que no debo ver). Claro que no todo son satisfacciones. Además del hecho de que es complicado ganarse la vida con un blog, yo tengo dos inconvenientes de esto de ser blogger: Dolor de espalda permanente y haberme tenido que poner mis primeras gafas.

Muchas gracias a todos por leer y por apoyar fuertecito no ve la tele. Sois la cura para la vida común.

Comentarios (11)

 

  1. Jorge dice:

    Muy interesante el texto y todo lo que hablásteis, me gustaría saber si hay un vídeo de la charla(he leído en twitter que alguien lo estaba grabando) como te pregunté en twitter porque me gustaría verlo. Pero en el texto te falta poner un poco lo que dijo Alberto, aunque me imagino que sería parecido a lo que has escrito, y sobre todo ese enfrentamiento about Whedon y Buffy, espero que lo defendieses como debe ser jejeje.

    • Imagen de perfil de fuertecito fuertecito dice:

      Muchas gracias, Jorge. La verdad es que no estoy seguro, pero creo que la charla no se grabó para difusión, sino para el CAS. Pero si me entero de lo contrario, te aviso.

      El texto son mis reflexiones, más que un resumen de la charla. Si lo prefieres, un ensayo personal sobre la serieadicción y los blogs. Lo que dijo Alberto fue todo muy interesante (y además fue mucho!) pero no me corresponde a mí reproducir sus reflexiones 🙂

      • Jorge dice:

        Genial, en serio, muy interesante. Pero, por qúe me haces sufrir?? Si no hay ningún vídeo cuéntanos que hablásteis sobre Buffy y el Whedonverso pleeaasee jeje. 🙁

  2. Pablo dice:

    Gracias a ti por supuesto.

  3. Víctordrose dice:

    ¡Muy interesante! Es difícil no sentirse identificado con la mayoría de las cosas que escribes. Un saludo y gracias por tu blog. ¡Es genial!

  4. Ricardo dice:

    Bravo! Un texto fenomenalmente escrito, con reflexiones muy pertinentes y, además, lleno de amor

    🙂

  5. Óscar dice:

    La pena es que twitter haya “matado” a algunos blogs que molaban 🙁 Sobre todo el que muchas personas se dediquen única y exclusivamente a leer y no a comentar dichos posts cuando es lo más enriquecedor. Aquí uno que te lee siempre.

    • Imagen de perfil de fuertecito fuertecito dice:

      Tienes razón, Óscar. A veces las redes sociales, en vez de complementar, sustituyen al blog, y a los lectores les resulta más práctico hablar por Facebook o Twitter y se dejan los blogs un poco desiertos. Aún así, me alegra saber que leéis, aunque no comentéis. Muchas gracias por tu apoyo, tus palabras, y por leer fnvlt. ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas