Crítica: Al filo del mañana

Al filo del mañana Tom Cruise

A raíz del estreno de la nueva Godzilla, me he enzarzado en varios debates sobre cómo ver o no ver los blockbusters que nos llegan de Hollywood. Para muchos, es necesario experimentar las superproducciones cargadas de efectos especiales con una mirada inadulterada, rebajando nuestro rasero crítico y teniendo muy claro lo que se les puede exigir y lo que no. Estoy de acuerdo hasta cierto punto. Una aventura palomitera no demanda el mismo grado de inmersión “intelectual” en el espectador, e invita normalmente a dejarse llevar, como si uno estuviera en una montaña rusa. Sin embargo, esta idea se lleva a menudo al otro extremo, y se convierte en excusa para pasar por alto un espectáculo completamente vacío e invalidar opiniones más exigentes porque “no estás viendo una de Haneke” -de ahí pasamos al insulto: si criticas un blockbuster debe ser porque eres un gafapasta que rechazas por sistema el cine comercial. En fin, allá cada uno con su visión cuadriculada del mundo.

Lo de “hay que verlo con ojos de niño” está muy bien, y yo soy el primero en ponerlo en práctica, pero muchos ya no somos niños, y este esfuerzo por nuestra parte debe ser compensado con una historia y unos personajes mínimamente trabajados que apelen a nuestro criterio adulto. A los que nos gustan los blockbusters también nos gusta el buen cine, y sabemos que una cosa no está reñida con la otra, porque en los últimos años hemos visto muchas superproducciones que son mucho más que una vía de escapismo o una invitación a no pensar y simplemente disfrutar. Con películas como Capitán América: El soldado de invierno, Star Trek en la oscuridadX-Men: Días del futuro pasadoLa LEGO película -precisamente una parodia de los blockbusters-, se nos ha demostrado que este cine de gran presupuesto puede ofrecer algo más que pirotecnia. Y en este panorama en el que, afortunadamente, cada vez se subestima menos la importancia de los personajes y de un guión bien construido en el cine de palomitas llega la revelación de la temporada, Al filo del mañana (Edge of Tomorrow), la prueba definitiva de que Spielberg no es rara avis.

edge-of-tomorrow-cruise-blunt-big

Al filo del mañana no es una propuesta excesivamente original. Además de estar basada en una novela –All You Need Is Kill de Hiroshi Sakurazaka-, la película de Doug Liman (El caso Bourne, Sr. y Sra. Smith) adopta la estructura iterativa del mismo día que se repite una y otra vez, algo que hemos visto en numerosas ocasiones en cine y televisión. Sin embargo, el gran sentido del ritmo de Liman y un guión impecable escrito a tres manos aunque parezca surgir de una sola mente (Cristopher McQuarrie, Jez Butterworth y John-Henry Butterworth) resultan en una película refrescante y en cierto modo novedosa. Un blockbuster de ciencia ficción que fusiona Atrapado en el tiempoMinority Report, y tiene en cuenta la inteligencia del espectador sin por ello descuidar el elemento espectacular, enganchando y fascinando tanto por lo que nos está contando como por su componente visual. En definitiva, la experiencia blockbuster completa, y la prueba de que podemos pedirle algo más a estas películas, porque sabemos que nos lo pueden dar.

Además de un vibrante y trepidante sci-fiAl filo del mañana es ‘una película de Tom Cruise‘. Ya sabemos lo inteligente que es este señor, sobre todo en lo que respecta a elegir los proyectos en los que se involucra. Hoy en día, Cruise es mejor productor que actor, aunque en Al filo del mañana nos demuestra que sigue siendo un leading man excelente, capaz de derribar los prejuicios que arrastra desde aquella empalagosa y bizarra etapa hace años en la que su imagen pública se le fue de las manos. Lo mejor de su William Cage es que no es el típico héroe de acción americano, al menos no desde el principio. Cruise se convierte en él a medida que la trama avanza y se enreda, pero comienza muy alejado del arquetipo que suele interpretar, dando vida a un hombre amoral y cobarde. En un magnífico ejercicio de subversión de estereotipos, en Al filo del mañana él es el eslabón débil, y ella, una fantástica Emily Blunt, es la que da caña, la heroína pateaculos más famosa del mundo. Cierto es que los papeles acaban revertiéndose en cierta forma, pero en ningún caso mermando la función de Blunt en la película, que se mantiene firme e implacable hasta el final.

EDGE OF TOMORROW

Uno de los mayores aciertos de Al filo del mañana es su sentido del humor. Liman saca provecho de las posibilidades cómicas del formato narrativo atrapado en el tiempo para hacer reír, y en parte gracias a ello logra la hazaña de realizar una película sobre el concepto de la repetición que no resulta repetitiva, y que consigue reinventar constantemente el relato, garantizando la continuada atención del espectador, al que no da un solo segundo de tregua desde el impresionante primer desembarco. Conforme las capas se van superponiendo y giran unas sobre otras (y en nuestra cabeza), la historia va ganando en profundidad y se nos da a conocer a los personajes, en constante evolución (sobre todo Cruise) al compás de una interesante mitología. Como el mencionado Steven Spielberg, Liman consigue con Al filo del mañana un equilibrio absoluto entre el sci-fi inteligente y el mejor cine de acción -lo que intentaron sin éxito Oblivion Elysium, una película de efectos (los mejores aliens que hemos visto en el cine en muchos años), explosiones, geniales diseños de trajes y naves, y set pieces, que no escatima en historia y personajes, y que va mucho más allá de su apariencia de videojuego de última generación. En definitiva, un blockbuster de calidad y un clásico moderno en potencia.

Valoración: ★★★★

Etiquetas: , , , , , ,

Comentarios (5)

 

  1. Mara dice:

    No tenía intención de ir a verla y creo que me voy a lanzar, Emily Blunt hacía que me planteara darle una posibilidad pero con tu crítica ya no lo dudo más.
    Debate blockbuster, a ver si te puedo dar vidilla, aunque creo que soy de opinión sosa: me encanta ir al cine a meterme en peli superproducida con un paquete gigante de palomitas y unas gominolas, poner el encefalograma en modo plano y que me invadan las imágenes. Dicho eso, si no tiene un guión que supere el de un culebrón medio me voy con mis palomitas a otra parte. Creo que no pido mucho… pero es la razón por la que no tenía claro si ver ésta o no.

  2. Mara dice:

    En concreto, de Elysium nos salimos con gran mosqueo. Y de Prometheus no nos salimos porque empezó muy bien y cuando comenzó aquello a decaer nos quedaba la esperanza… pero también nos dolieron mucho los 8 euros.

  3. Fenix dice:

    Te dije hace poco que no me había convencido como a ti. De hecho no le pondría 4 estrellas, pero creo que sí 3. Si fui tan dura es porque yo esos blockbusters cuando son solo parafernalia vacía los evito como Drácula al ajo, así que en realidad no tenía forma de compararlo con pelis similares de calidad inferior. Es verdad que es entretenida (a veces pesada, con tanta repetición), y que Emily Blunt aparte de ser una actriz versátil y con mucha clase, hasta churretosa, tiene un personaje diferente y cañero. Para mí lo más flojo son los bichos (en todo, trasfondo, motivación, aspecto, comportamiento) y la absurda explicación acerca de cómo y por qué adquiere el personaje de Tom Cruise sus ‘poderes’. ¿En serio? Ese punto en concreto no me parece que respete mucho la inteligencia del espectador xD Pero vaya, que en una reunión palomitera con amigos lo mismo vuelve a caer

  4. David Sancho dice:

    En mi crítica para tierrafilme estuve a punto de decir también que era una mezcla de Atrapado en el tiempo y Minority report y al final no se por que no lo puse. Gran blockbuster sí señor.

  5. sallylastradesolteradraper dice:

    Me sorprendió y mucho, especialmente la utilización del humor. En esta ocasión no eran risas prepotentes de “pero qué me estás contando” que se suelen escuchar en este tipo de películas, sino de absolutas y honestas carcajadas. Cruise puede estar contento de haber marcado otro hito veraniego (aunque no vaya a petarlo tanto como lo merece).

    Lo que no entiendo en los comentarios es eso de que la película no respete la inteligencia del espectador. ¿En qué momento este film no la respeta? ¿Cuando te están contando que Blunt y Cruise pierden sus poderes por una transfusión de sangre #jehovarules? Si nos ponemos así, ¿no estarán faltando a esa “inteligencia del espectador” también desde el primer momento ante la existencia de una invasión alienígena? ¿Eso no? ¿Eso se acepta gustosamente? Pues si aceptas esa regla, aceptas todas. Son las normas del juego. O entras con todo o te quedas fuera, que esa supuesta superioridad basada en los ataques a la “inteligencia del espectador” en este tipo de películas sí que es un ataque al propio espectador.

    No digo que te tienes que creer a pies juntillas todo lo que te cuenten en esta vida, pero si entras a ver una película de cualquier tipo (ya sea de corte fantástico, terror o comedia checa) tienes que aceptar las reglas del juego que te están marcando. Tienes que ser consciente de lo que estás viendo en todo momento. Que esto no suene a menosprecio, todo lo contrario. Hay que ser consciente de lo que se está viendo en todo momento.

    y, por amor de Joss, los bichos son extremadamente maravillosos y, lo que es más importante, peligrosos.

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas