Teen Wolf: Sin pelo en el pecho

Teen Wolf S3

Teen Wolf marca un antes y un después en la ex cadena musical MTV, liderando una oferta de ficción cada vez más estimulante. Se trata de la relectura en clave de serie del clásico ochentero protagonizado por Michael J. Fox De pelo en pecho, la historia de un adolescente normal y corriente, Scott McCall (Tyler Posey), cuyo mundo cambia de la noche a la mañana tras ser mordido por un hombre lobo y convertirse en un licántropo.

Las diferencias con la película de 1985 son más que sustanciales. Se podría decir que Jeff Davis, creador y showrunner de la serie, ha reimaginado por completo el relato, desechando el desenfado camp de aquella en favor de un tono más serio y afectado, y amplificando el componente terrorífico. Como nos muestra su sofisticada factura digital, el imprescindible elemento autorreflexivo y el uso del lenguaje videoclipero y la música más actual para contarnos la historia de Scott y su pandilla, Teen Wolf es un producto de nuestros días, y la evolución natural de la cadena que lo emite.

Lo que comenzó en 2011 como un tontorrón placer culpable para sofocar las calurosas noches de verano se ha transformado progresivamente en un éxito de culto que ha generado un fandom enfervorizado y ha catapultado la serie a lo más alto del teen horror. Hoy por hoy, Teen Wolf es (salvando las distancias) lo más parecido que tenemos al clásico televisivo Buffy, cazavampiros, serie con la que comparte varios núcleos temáticos, así como ese gusto por utilizar el imaginario monstruoso y mitológico como metáfora de la adolescencia.

Derek FistingComo Buffy Summers, Scott McCall se enfrenta cada día a los peligros que acechan en Beacon Hills, un pequeño pueblo en el que no solo habitan hombres lobo, sino toda clase de criaturas fantásticas. A su vez, debe compaginar la batalla contra las fuerzas del mal con su vida cotidiana como estudiante de secundaria, hijo único y jugador del equipo de lacrosse. Como no podía ser de otra manera, Scott cuenta con la inestimable ayuda de un grupo de amigos, de entre los que destaca Stiles (Dylan O’Brien), personaje favorito del público, que con el tiempo ha desplazado al protagonista y se ha convertido en el principal foco de atención de la serie.

Teen Wolf también es un hiper-hormonado romance adolescente, el de Scott y Allison (Crystal Reed), algo que no puede faltar en una historia de estas características. Claro que con el tiempo la serie se ha ido distanciando de los lugares comunes del género para construir una mitología cada vez más intrincada que desvela una gran ambición creativa.

Si algo diferencia a Teen Wolf del resto de series teen es su entusiasmo y compromiso. También su desarrollado sentido de la estética, siempre en busca del plano más hermoso y explotando la belleza inmaculada del cuerpo (sobre todo el masculino) para gozo de los miles de seguidores que a base de aullidos en Internet, especialmente desde plataforma Tumblr, han convertido la serie en todo un fenómeno de fans.

Pedro J. García

Texto originalmente publicado en el Diario de Nocturna 2014

Etiquetas:

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas