Crítica: Mandela – Del mito al hombre

Mandela Idris Elba Naomie Harris

En su versión original, el biopic de Nelson Mandela dirigido por Justin Chadwick (Las hermanas Bolena) conserva el título de la autobiografía en la que se basa, Mandela: Long Walk to Freedom. En España se ha optado por un título algo menos poético y más descriptivo: Del mito al hombre. No es para nada desacertado, ya que explicita correctamente las aspiraciones de la película. Otra cosa es que esta consiga su propósito, que es acercar al público el ser humano, el hombre, el padre, el hijo detrás del premio Nobel de la Paz. En lugar de eso, Mandela: Del mito al hombre se conforma con reproducir la página de Wikipedia del ex presidente surafricano.

Hay dos formas de hacer un biopic: centrarse en una época concreta de la biografía del protagonista y a partir de ahí trazar un retrato vital de su persona, o hacer un recorrido exhaustivo por su cronología, de principio a fin. En el caso de Mandela, la única manera de acometer la tarea de trasladar su vida a la gran pantalla era usando la segunda opción. Así, Del mito al hombre lleva a cabo la nada desdeñable labor de condensar en 141 minutos las cuatro tumultuosas décadas entre su juventud temprana como abogado y su ascensión al poder. Como trabajo de síntesis merece un sobresaliente, como cine (y a pesar de sus excelentes valores de producción) es insuficiente.

1515001_799470526746549_211807971_nLo más destacable de Mandela: Del mito al hombre quizás sea la franqueza con la que se retrata la primera etapa de su vida política en Sudáfrica. Antes que el Mandela pacifista, el Mandela baliza del pueblo, fue el Mandela cabeza de la organización violenta contra el Apartheid, y responsable primero de múltiples atentados y asesinatos. Como el origen del “mito” es de sobra conocido, William Nicholson (guionista de Gladiator) no se molesta en suavizar este aspecto de su biografía. Sin embargo, la mayor parte del metraje se dedica a los 27 años que Madiba pasó encarcelado en la isla prisión de Robben, donde se convirtió en un símbolo para el pueblo negro de Sudáfrica. Es decir, que quizás habría sido más adecuado titular la película “Del hombre al mito”.

Mandela es una película tremendamente correcta, y creo que estaréis de acuerdo conmigo en que no hay nada más aburrido que un biopic correcto. El film está claramente hecho pensando en todo momento en los Oscars, pero no ha sido posible colársela a los académicos esta vez (Mandela: Long Walk to the Oscars). Sin embargo, no habría sido nada extraño encontrarse entre los nominados de este año a Lol Crawley por su fotografía, y sobre todo a su descomunal protagonista, Idris Elba. El actor de Luther es un intérprete gigante en todos los sentidos. Su trabajo de mímesis y la pasión absoluta con la que interpreta a Mandela hace que nos olvidemos del poco parecido físico con este, o que pasemos por alto el inconsistente maquillaje con el que se envejece o se rejuvenece sin ton ni son a los personajes. Pero Elba no es la única fiera interpretativa de la película. Naomie Harris es toda una sorpresa como la segunda mujer de Nelson Mandela, Winnie Mandela, la mujer del mito, y un mito en sí misma. El acertado enfoque con el que Elba y Harris dan vida a estas figuras públicas eleva de categoría uno de esos films que de no ser por ellos simplemente sería “una película con una bonita fotografía”. Y ya sabéis lo que quiere decir esa frase.

Valoración: ★★½

Etiquetas: , , , , , , , ,

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas