Adiós a Nikita

Canceled

Es muy probable que no os hayáis enterado. Es más probable todavía que os importe bien poco. Pero el pasado viernes se emitió el final de Nikita, el remake para CW de la míticasposa serie de los 90. Nikita 2013 nunca llegó a ser un éxito de audiencia, ni siquiera para los irrisorios estándares de la cadena en la que ha sobrevivido milagrosamente durante cuatro temporadas. Sin embargo, sus cifras la mantuvieron en antena durante los dos primeros años, y el resto es cosa de política de las cadenas y rentabilidad a largo plazo gracias a la sindicación. Sea como fuere, Nikita ha aguantado mucho más de lo que se esperaba, y afortunadamente para sus (dos o tres) fans, Mark Pedowitz (jefazo de CW) le otorgó el año pasado una mini-temporada de seis episodios para cerrar la historia. Sus índices de audiencia son desastrosos, pero la CW sabe tratar a su público, cosa que no puede decirse de todas las cadenas.

Además de no haber calado en la audiencia, Nikita nunca ha sido una gran serie. Pero comparada con sus compañeras de CW, no cabe duda de que ha sido una de las ficciones más sólidas de la cadena, y una de las series más consistentemente entretenidas de los últimos años. Con Nikita hemos visto muchos episodios de relleno, misiones autoconclusivas que no pueden faltar en una serie de espías para network, e incursiones en el ridículo y la inverosimilitud que en el fondo nunca nos han molestado, porque van incluidas en el trato. Además, la sombra de Alias es muy alargada y hemos podido percibirla hasta el final de la serie (de hecho, el epílogo de “Cancelled” tiene lugar en la playa con la pareja protagonista, exactamente igual que en la serie de J.J. Abrams). A pesar de todo esto, Nikita inició su andadura con las cosas muy claras, con voz propia y con un sentido de propósito que ya quisieran muchas series. Y así se ha logrado mantener hasta su final.

Nikita cancelled

Cierto es que no siempre se ha sabido qué hacer con todos los personajes (Alex fue la más perjudicada en este sentido tras una primera temporada centrada en ella), y que habría funcionado mucho mejor con temporadas de 13 episodios. Pero para haber jugado con desventaja (poca promoción, poco gancho para la audiencia target de CW, día de emisión maldito), la serie de Craig Silverstein se las ha arreglado para mantenerse fiel a sí misma y no descarrilar. Y mira que el argumento se prestaba a ello. En sus dos últimas temporadas, Nikita ha jugado a ser la hermana (desaventajada) de Homeland, y salvando mucho las distancias, no ha salido mal parada. Sobre todo gracias a que siempre ha tenido muy clara su identidad sci-fi, pero nunca se ha perdido en ella (como sí le pasó a Alias). La serie ha ido a más con las temporadas, y su macro-estructura ha sido ordenada, muy centrada, con arcos bien trazados, y lo más importante, motivada y bombeada siempre por los personajes. A pesar de toda la pirotecnia (la acción siempre fue de primera), los giros de guión y las locas locas conspiraciones, Nikita y sus nikitettes nunca han dejado de estar en el corazón del relato.

La tercera temporada de la serie, ya cuando absolutamente nadie la veía (índices de 0.3 en demográficas 18-49 y menos de un millón de espectadores), experimentó una subida de calidad considerable. La mejora tuvo que ver, como ya he adelantado, con el tratamiento de los personajes y los fuertes lazos que se establecieron entre ellos. Así, la recta final de la serie (6 episodios ejemplares) ha hecho mucho hincapié en la dinámica de grupo, y ha servido como perfecto colofón a la trayectoria de una serie que empezó centrándose en un par de antiheroínas solitarias y ha acabado hablándonos de una familia bien avenida, la que acabamos eligiendo (como todas las series hacen al final). Gracias a esto, Maggie Q (que se va siendo mucho, pero mucho mejor actriz que cuando entró) ha construido poco a poco un personaje muy completo y gratificante, que ha sabido beneficiarse de todos los que han estado a su lado. Como toda series finale debe ser, “Cancelled” (4.06) es un homenaje a sus personajes –happy endings, cierre y nuevos comienzos para todos ellos-, un resumen de los grandes temas que la han articulado y un agradecimiento a los seguidores por su fidelidad. Nikita no pasará a la historia de la televisión, desde luego, pero bien está lo que bien acaba. Que ya es mucho.

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas