Crítica: Guadalquivir

Herminio M.Muñiz

Crítica escrita por Daniel Andréu

El río Guadalquivir y todo lo que le rodea es un gran espectáculo que no necesita nada más que su propio paisaje y su diversidad para destacar su belleza. El documental Guadalquivir quiere ser un gran espectáculo pero falla en sus aspiraciones. Quiere ser cine pero se queda en documental televisivo de lujo, y el dinero no es lo más importante para hacer algo realmente significativo en un campo en el que se ha dicho lo mismo tantísimas veces.

Este “largometraje de naturaleza”, como reza su frase promocional, está concebido como la respuesta española a esos documentales que tanto éxito están teniendo en los últimos años y que logran superar las barreras del público hasta convertirse en éxitos comerciales. La base de la que parte es buena: un director y realizador curtido en los documentales de naturaleza, un guionista experto, un equipo técnico muy avanzado, y una personalidad como Estrella Morente encargada de la narración. El problema es que ninguno de estos elementos desemboca en el mar adecuado. La presentación del documental ya parece una postal digna de un publirreportaje destinado a vender Andalucía como destino turístico. Lo que sigue también son postales, muy bien hechas, con una definición impresionante y una perfección que demuestran la calidad del equipo de trabajo que las ha conseguido. Para un documental cualquiera esto no sería una pega, pero para uno con unas aspiraciones como las que tiene Guadalquivir hay que exigir algo más.

El avance del metraje es el mayor fallo de este ambicioso proyecto. Es un gran acierto usar el recorrido del río por Andalucía y el viaje de un zorro como hilos conductores, pero no sirven para nada porque se quedan en detalles vagos de los que se olvidan tanto espectadores como realizador. Por esa razón el documental da sensación de desorden un tanto atropellado. Tanto al final como al principio se dice que “esta es solo una de las muchas historias que se dan en el Guadalquivir”, quizás para justificar esto, pero la excusa no es lo suficientemente buena cuando hay más fallos que aciertos.

68x98_guadalquivir.inddLa grandísima Estrella Morente hace lo que puede con la narración, hace lo que tiene que hacer y es una buena elección como representante andaluza. Lo malo es que ese esfuerzo continuo por aportar poesía con las palabras acaba cargando y lleva a un punto en el que las metáforas y los símiles son tan infantiles y rebuscados que se convierten en absurdos. No hay que sobrecargar de palabras un documental que es principalmente contemplativo ya que las imágenes son lo suficientemente poderosas y descriptivas como para que el subrayado sea innecesario. Seguramente realizador y guionista querían hacer algo más narrativo y por eso tomaron este camino.

Si las imágenes son la principal virtud de Guadalquivir, hay un segmento que me parece más que cuestionable. Durante todo el documental se muestran momentos de lucha entre especies, una lucha por la supervivencia que nace del instinto animal. Se debería haber quedado en eso y no dedicar ni un minuto a ese otro depredador que es el hombre, porque eso ya no es instinto, es crueldad: perros apretados en furgonetas, perros enloquecidos persiguiendo confusos y asustados animales, planos detalle de las armas de los cazadores mientras disparan, planos de los hocicos de los perros teñidos de sangre. Todo esto sobra y empaña un poco más el conjunto.

Guadalquivir sirve para darnos a conocer la riqueza y la belleza de un paraje que tenemos muy cerca y que para mucha gente es desconocido, pero para nada más. De todas formas le daría otra oportunidad al magnífico equipo responsable y le recomendaría asociarse con un equipo de expertos en ficción para suplir todas las carencias narrativas que han demostrado en esta ocasión.

Valoración: ★★½

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas