Crítica: Viral

Viral 2013

El germen de Viral, debut en el largometraje de Lucas Figueroa, se encuentra en una campaña de márketing real que la tienda fnac de Callao (Madrid) llevó a cabo en 2011. “Yo vivo en la fnac” fue un experimento publicitario en el que un “friki” elegido entre 500 candidatos pasaba 10 días de aislamiento ocioso en el emblemático edificio de Preciados. “El friki de la fnac” tenía a su disposición 5.000 euros para gastar durante su estancia, a cambio de convertirse en una suerte de representante de ventas, community manager (su único contacto con el mundo exterior era a través de las redes sociales, oh crueldad) y protagonista de una farsa de reality show (llegó a estar metido en un escaparate). Figueroa adapta esta fallida treta publicitaria al cine de terror, incorporando para ello fantasmas y leyendas de edificios malditos. El resultado es un despropósito de dimensiones desconocidas hasta ahora. Perfecta para una sesión triple con Tuno negro y Mil cámaras velan por tu seguridad.

Figueroa tiene una amplia experiencia en publicidad y ha destacado como cortometrajista, acumulando galardones con su “Trilogía de muerte” (en 2011 recibió el Premio Guinness por dirigir el corto más premiado de la historia). Al parecer nadie le dijo que hacer una película no es lo mismo que hacer un anuncio, o un corto. El realizador de origen argentino se fija en films como Paranormal Activity o [REC] (a la que copia flagrantemente durante su clímax) para perpetrar un sonrojante pastiche sobrenatural(ista) que hay que ver para creer (es solo una expresión, que no se confunda con una recomendación).

Viral cartelEl friki de Viral es Juan Blanco (Amar es para siempre), el Adam Brody español. Y lo cierto es que resulta bastante solvente a pesar del escuálido concepto de friki con el que lo dibujan Figueroa y su co-guionista Javier Pascual (Manolo & Benito Corporeision, Física o química). Para ellos ser friki se reduce a dos únicos rasgos de identidad: llevar gafas y ser fan de Star Wars. Esta ineptitud e ignorancia absoluta a la hora de caracterizar a un personaje (no es tan difícil, seguro que ellos son frikis, o conocen a muchos) se traslada a todos los ámbitos de la obra, que parece estar ideada y ejecutada por un quinceañero con ínfulas de director. Lo más triste es que Viral maneja un par de ideas interesantes, como la fantasía consumista de quedarse encerrado en un gran almacén y arrasar con las existencias, o su reverso tenebroso, la angustia que supone recorrer uno de estos no-lugares desiertos y en penumbra (Raúl es claustrofóbico). Ni que decir tiene que desperdicia ambas trágicamente.

Figueroa también tenía entre manos una ácida crítica al márketing deshumanizador de las grandes corporaciones y la figura del ejecutivo despiadado, algo que el director conoce a la perfección. Sin embargo, Viral es precisamente todo lo que (a duras penas) satiriza: un bloque publicitario de hora y media, casi un ejercicio de advertainment. Insertadas las cuñas con mayor o menor acierto dentro del relato -no me hagáis hablar del infomercial que hace Maxim Huerta para promocionar su libro-, las marcas electrónicas, de ropa y por supuesto la fnac de Callao son las verdaderas protagonistas de Viral. Y en segundo plano, un cuento de fantasmas saturado de clichés (niña con muñeca victoriana incluida) que culmina en un final literalmente increíble en el que Pedro Casablanc (Hospital central, Isabel) nos tortura con una interpretación que deja secuelas. Ah, se me olvidaba, Miguel Ángel Muñoz aka MAM (Un paso adelante) asesina nuestros oídos con el acento andaluz más insultante y la película termina con una canción de Auryn. ¿Hace falta decir más?

Valoración: ★

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Comentarios (6)

 

  1. Autris dice:

    vamos, el perfecto regalo de amigo invisible perrete junto con el inefable libro de »cásate y se sumisa»

  2. sallylastradesolteradraper dice:

    Qué maravilla

  3. Juan Pazos dice:

    Noto una tentación creciendo en mi interior, voy a matarla…

  4. WW dice:

    La canción es un temazo! xD

  5. Por lo que dices es como para salir corriendo en dirección contraria. Seguro que pare verla con amiguetes un domingo por la tarde en dvd con un par de cervezas en el y ganas de hacer comentarios destroyer es perfecta

  6. Reyna dice:

    Apenas en estado de ebriedad se puede ver semejante bodrio.

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas