Marvel’s Agents of S.H.I.E.L.D. – 100% Whedon

CLARK GREGG

Joss Whedon está más que familiarizado con el término “potencial“, y de hecho suele construir sus obras y a sus personajes alrededor del mismo. Para hacer una buena serie de televisión cuya proyección más allá del piloto no solo sea longeva y rentable, sino que capte de verdad el interés a largo plazo del espectador, es necesario manejar con habilidad ese potencial. En los últimos años, el drama televisivo en abierto ha depositado una importancia capital en el piloto de una serie. Por esto, es muy habitual que se despliegue todo el arsenal en la primera hora, dejando al espectador con la sensación de no necesitar más. Con Marvel’s Agents of S.H.I.EL.D., Whedon hace todo lo contrario, demostrando más de quince años después del estreno de su primera serie, Buffy, cazavampiros, que su magia sigue intacta.

S.H.I.E.L.D. (a partir de ahora usaré solo el acrónimo, y quizás me deshaga de los puntos) es una fuente rebosante de potencial. Un potencial que Joss, su hermano Jed y su cuñada Maurissa Tancharoen, se guardan muy bien de no realizar del todo, porque saben perfectamente que esto sería contraproducente. Por eso, esta familia bien avenida dosifica con tiento y astucia la información, jugando muy bien la carta del factor sorpresa, continuando la fusión de acción y comedia que tan bien funcionó en Los Vengadores, y ofreciéndonos lo justo para que salgamos satisfechos, pero sobre todo ansiosos por saber más.

Joss Whedon suele confiar en el poder del stand-alone (episodios autoconclusivos) para levantar los cimientos de una historia que acabará demandando mayor énfasis en una gran trama general. El piloto de SHIELD (fuera puntos) sirve como (re)introducción al universo que conocemos por las películas de Marvel a la vez que funciona como episodio-modelo de una serie que transcurre en un área desconocida de ese universo (el Nivel 7). Un “caso de la semana” que precederá a muchos otros, y que siembra la semilla de un arco mayor (que quizás empieza con la pregunta “¿cuál es el secreto tras el regreso de Coulson?”) Los que conocemos cómo funcionan sus relatos sabemos lo que Whedon y su equipo nos están preparando.

IAIN DE CAESTECKER, ELIZABETH HENSTRIDGE

El piloto de SHIELD supone una carta de presentación impresionante en cuanto a despliegue (salta a la vista el presupuesto) pero prudente y discreta narrativamente hablando. Como esperábamos de él, Whedon comienza a erigir su discurso apoyándose en los personajes, y no en la pirotecnia marveliana. Es una cuestión de logística. No se puede volar Nueva York por los aires todas las semanas, y no se puede contar con Robert Downey Jr. más allá de las imágenes de archivo. Pero también es el modus operandi whedoniano. No hay problema, tenemos al agente Coulson, a un puñado de nuevos personajes que -aunque sea demasiado pronto y estén en fase de génesis- no nos avergüenza reconocer que ya queremos un poco (o mucho), y a Lola (OMG LOLA!). Los agentes de SHIELD están construidos específicamente para llevar todo el peso de la serie, para que solo con ellos nos baste para estar satisfechos. Así, las nuevas creaciones de Whedon revelan esa permanente búsqueda de aquello que hace humanos a sus personajes, algo que crea vínculos instantáneos con el espectador, como siempre.

El equipo reunido alrededor de la resucitada figura de Phil Coulson (Clark Gregg) -un Mal Reynolds en busca de tripulación para realizar misiones al margen de burocracias-, responde inequívocamente a los cánones whedonianos. Tres en concreto son los personajes que más nos recuerdan que estamos ante una obra del autor: Skye, quizás la mayor representante junto al pícaro Coulson del sentido del humor whedoniano (ese inconfundible cóctel de ingenuidad, cultura pop, autorreflexión y bobaliconería), y el dúo dinámico Fitz-Simmons, que personifican dos arquetipos del Whedonverso, y además por partida doble: son británicos y lab geeks. Tanto ellos como los miembros más veteranos y serios del equipo, Melinda May y Grant Ward, están caracterizados de manera que su individualidad brille por separado y estalle en grupo, como los scoobies, y los tripulantes de la Serenity -¿está Whedon aprovechando para hacer Firefly otra vez?-, los activos de la dollhouse y los propios Vengadores. El clásico espíritu de equipo Whedon. Qué ganas de ver el icónico plano de grupo avanzando hacia la cámara.

CLARK GREGG, BRETT DALTON, CHLOE BENNET

Como decíamos, todo se reduce al potencial. Y de eso va precisamente la primera misión de SHIELD. A través de Mike Peterson, el personaje interpretado por el whedonista J. August Richards (Gunn en Angel), y del equipo liderado por el agente Coulson, los Whedon-Tancharoen nos hablan de los que no son los elegidos, de aquellos que se enfrentan al Nuevo Mundo sin poderes sobrehumanos, de los que viven cerca de los focos pero nunca los pisan, los que lo ven todo sin que nadie los vea a ellos (“No podemos explicar todo lo que vemos, pero tenemos los ojos abiertos”). Los agentes de S.H.I.E.L.D. son humanos que se desenvuelven en una parcela de la realidad (“la línea que separa el mundo del mundo más extraño”) que les exigirá constantemente hallar el alcance y el límite de sus habilidades. En un mundo de súper héroes voladores, gigantes verdes, dioses, alienígenas y monstruos, estos hombres y mujeres deben buscar aquello que los convierte no en seres especiales, sino extraordinarios. Y nosotros estamos deseando presenciar esa búsqueda, a pesar de que ya intuimos desde el piloto qué es lo que los hace únicos.

 

Conexiones con el Whedonverso:

– ¿Quién más pensó en el “cargo bay” de la Serenity cuando Coulson y Ward entran al avión de SHIELD?

– J. August Richards no es el único actor whedonista que aparece en el piloto. También tenemos a Ron Glass, el pastor Book de Firefly, que hace de doctor de SHIELD. Como forma parte de la plantilla de la organización, es muy posible que lo veamos más.

– “You can’t stop the Rising Tide” (Skye), “Can’t stop the signal”. No puede ser coincidencia.

– Volvemos a ver al übervamp y a oír el Grr Argh! del logo de Mutant Enemy. Lo echábamos de menos, ¿eh?

Etiquetas: , , , , , , ,

Comentarios (12)

 

  1. devilniced dice:

    De acuerdo en todo salvo en algunos puntos.

    Entiendo que no comparas a Coulson con Mal, salvo el hecho de reunir al equipo “en los aires”. No le veo parecido ninguno más allá de eso.

    El equipo está bastante desdibujado y le doy una oportunidad por ser solo el piloto. Los geeks tienen el mismo perfil y no sé si eso ayuda.

    Ahora los posibles puntos fuertes: Veremos HIDRA? Veremos algún buen cruce de verdad con el resto del universo Marvel? Asumimos que Skye no es la única en su “organización” y se guardó una especie de chip en las teticas. No solo el caso Coulson es de interés.

    Buen piloto, por cierto.

    • Imagen de perfil de fuertecito fuertecito dice:

      Sí, estás en lo cierto. No comparto a Coulson con Mal más allá de que es el capitán de la nave reclutando a su tripulación para hacer misiones al margen de la ley (cosa que dice casi con esas palabras, literalmente). En lo demás no tienen nada que ver (al menos por ahora).

      Yo no creo que el equipo esté desdibujado, sino más bien a medio dibujar. Es normal que tengamos esa impresión después de un solo capítulo. Pero creo que las caracterizaciones son muy buenas para llevar solo 40 minutos de serie.

      ¡Empiezan las teorías! ¡Dibujo de Cloud! Gracias por comentar, Juanma 🙂

  2. Alicia dice:

    Lo único que puede pegar casi tan fuerte como un capítulo de algo marca Joss es una review fuertecita. Maldito seas. Y maldito Devil por no haberse emocionado con ella.

  3. Fenix dice:

    Buena descripción de lo que hemos visto en general. El duo Fitz-Simmons hace gracia pero son una especie de doppelgänger y queda incidir en su individualidad. La serie está entretenida y creo que la vamos a disfrutar mucho para desconectar de un pesado día de trabajo y volver a ser enanos por un rato.

    Lo que no te perdono es que no haya NINGUNA referencia a Cobie Smulders/Maria Hill xD

  4. Barto dice:

    Lo siento pero no, no coincido para nada. La crítica está bien pero se podría hacer igual sin ver el capítulo, hablas de un potencial que yo no he visto por ningún lado. La mayor virtud de su creador es la construcción de personajes, y aquí sólo veo refritos de obras anteriores y un personaje heredado de la saga fílmica sin capacidad de aguantar el peso dramático, se le ha estirado y ha quedado reducido a un chiste. A parte, como pilotó no me funciona en lo más mínimo, muy inferior al de series mediocres como Héroes o Alphas, sin tensión o emoción ninguna. Si se quitara el nombre de Joss de los créditos y cualquier referencia a Marvel nos quedaríamos con lo que es, un subproducto sin alma.

    Además, a mi el capítulo me ha parecido curte, barato en el mal sentido.

    • Imagen de perfil de fuertecito fuertecito dice:

      Gracias por leer y comentar, Barto. Me da la sensación de que coincidimos en más cosas de las que piensas, solo que yo veo potencial donde tú ves hastío e inercia. Espero que la sigas viendo, porque creo que llegará un episodio en el que la serie despegará de verdad, como suele ocurrir con las obras Whedon.

      • Barto dice:

        La seguiré viendo porque es Joss y Marvel (si fuera DC ni la criticaría), pero sin esos ingredientes no hubiera pasado del piloto. Es cierto que se ven estilemas de su director (creo que también showrunner), pero sólo eso, pinceladas porque lo ha hecho él, pero sin su genialidad por ningún lado. Todos los elementos que veo me llevan no a un concepto de su universo, sino a un personaje o situación concreta, como si se copiara a sí mismo.

        Como bien dices siempre hay potencial, en todo, ya que cualquier obra con ganas es salvable. Pero no creo que sea el caso, ya que me temo que nos encontraremos con la típica situación “tengo un nombre que vende (Marvel), así que no te partas mucho los cuernos”. Ojalá me equivoque y tenga una buena serie para ver, pero de momento me quedo con ese potencial, potencial que me lo da Whedon, en ningún momento el piloto.

  5. Jorge dice:

    Escribes muy bien Javi, la review está muy bien pero la veo demasiada Whedoniana jeje. Estoy de acuerdo mucho tu crítica y la de Albertini, pero coindiendo con él y otros, es que solo ha sido un simple marco de presentación para un procedimental, y que los personajes no llegan de momento a enganchar. Y por mucho Whedoniano que sea me parece que tiene demasiados clichés en algunos personajes como Skie o la pareja geek, que aunque me gusta ya lo he visto muchas veces.

  6. Dani Pop dice:

    Genial la review, como siempre. Yo estoy un poco de acuerdo con todos. El piloto es bueno, los diálogos son inteligentes, el ritmo narrativo bastante intenso.. y hay pasta, se nota que es una buena producción. Que sin Whedon o Marvel tal vez no generaría tanta expectación? Sin duda. Pero eso es parte de la gracia, supongo.
    Hay clichés y refritos? Es pronto para decirlo sin haber dado tiempo a los personajes a desarrollarse.

    Mi pregunta es… está Whedon involucrado más allá del piloto?

    • Imagen de perfil de fuertecito fuertecito dice:

      Sí que lo está, Dani. Aunque no ejercerá como showrunner, supervisará muy de cerca y marcará las pautas a seguir, como suele hacer con sus series. Seguramente el grado de implicación será menor que en otras por lo ajetreado de su agenda, pero vamos a notar su presencia seguro. De todos modos, cuando él no esté debemos confiar ciegamente en su hermano y su cuñada, que son básicamente una extensión del propio Joss y escriben tan bien como él.

      Gracias por leer y comentar 🙂

  7. Au dice:

    Hay un plano en el que andan por un pasillo acristalado que está sobre una especie de sala de mandos o algo así que se parece muchísimo a los planos del pasillo alto de Doll House (no se si me explico bien).

    A mi también me recordó cuando entraron en la nave a la zona de carga de Serenity

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas