No-crítica: Ayer no termina nunca

Ayer no termina nunca

Cuando se estrenó la última película de Isabel Coixet, Ayer no termina nunca, no fui capaz de escribir una crítica. Fue una combinación de desdén, ira y pereza ante un trabajo que me hizo perder el poco respeto que me quedaba por la directora de Mi vida sin mí y La vida secreta de las palabras. Ayer no termina nunca se lanza hoy al mercado doméstico español, y aunque sigo en mis trece de no escribir un texto sobre semejante insulto cinematográfico, no quería quedarme sin dejar constancia de lo que opino de la película. Por eso he decidido coger las notas que tomé durante la película y compartirlas aquí, sin editarlas, en bruto, a modo de no-crítica o review-telegrama. Creo que con eso será más que suficiente para que os hagáis una idea de mi punto de vista. Sinceramente, no creo  que la Coixet, o Javier Cámara, o Candela Peña, o la película se merezcan mucho más.

Notas sobre Ayer no termina nunca, tomadas el día 24 de abril de 2013:

Vergonzosa a tantísimos niveles que no sabría por dónde empezar.
Literatura barata. Relato escrito por un adolescente.
Imposibilidad a la hora de transmitir naturalidad en los diálogos.
Lecciones morales de baratillo.
Artísticamente ingenua y pretenciosa. Insertos con citas y momentos de introspección impostada = El ridículo más cursi.
¡Mejor haber hecho una entrada de blog a lo Lucía Etxebarría y no haber escrito esto!
Sobredosis de demagogia (Coixet la lleva a un nuevo nivel). Simplona. Sentencias muy fáciles de hacer, muy grandilocuentes, muy superficiales.
Se queja del sistema en todas sus vertientes, y de la crisis en particular, pero el resultado: propuesta vacua, rabieta de niño pequeño. “Banco malo”.
Denuncia superflua y poco efectiva. Isabel oye llover…
Ibserto injerto [lo siento, no recuerdo qué quería decir con esto. Se aceptan teorías]
El sufrimiento es como una adicción, tía. No caben más tópicos y reflexiones evidentes en una película.
Me saca de quicio el queísmo y el dequeísmo. Quiero de que matar a alguien.
Diálogos acartonados e interpretaciones penosas.
A veces no entiendo por qué hacer una obra de teatro filmada en lugar de una obra de teatro y punto.
¿¿A qué huelen las injusticias?? O sea.

Etiquetas: , , , ,

Comentarios (1)

 

  1. sallylastradesolteradraper dice:

    EL HORROR HECHO PELÍCULA.

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas