Crítica: Percy Jackson y el Mar de los Monstruos

Logan Lerman Percy Jackson

Percy Jackson y la Secuela Improbable habría sido un título más correcto para la segunda entrega de la saga basada en los libros de Rick Riordan. En 2010 se estrenó Percy Jackson y el ladrón del rayo, el primer capítulo en una franquicia mitológica confeccionada para cubrir el inmenso vacío que estaba a punto de dejar Harry Potter. Es más, esta fue dirigida por Chris Columbus, que se encargó de las dos primeras HP (declaración de intenciones de lo más transparente). La recepción de Percy Jackson fue muy fría y la escasa recaudación en taquilla así lo reflejó. Después de un par de años de incertidumbre, El Mar de los Monstruos salió adelante con un nuevo capitán (Thor Freudenthal) para sorpresa de todos (los primeros los actores, como así han expresado en todas las entrevistas). Un milagro para los fans de la saga, y una segunda oportunidad para hacer las cosas mejor.

Después de ver Percy Jackson y el Mar de los Monstruos la conclusión es la siguiente: oportunidad perdida. Puede que en esta entrega haya más énfasis en la acción, y menos pasajes muertos, pero estos cambios son en realidad insustanciales, porque a grandes rasgos, El Mar de los Monstruos es demasiado parecida a la primera película. Y esto es lo que precisamente debía evitarse. El principal problema de la saga es tonal. Su público objetivo es el infantil y juvenil, pero Percy Jackson parece dirigirse en todo momento a los más pequeños, exclusivamente. Los personajes han crecido, pero al contrario de lo que ocurría en Harry Potter, la saga no ha sabido crecer con ellos.

DF_12805.dng

Tenemos en El Mar de los Monstruos a unos héroes adolescentes, en plena transformación física hacia la adultez, que ofrecen mil y una posibilidades para construir relaciones mínimamente interesantes, para ir incorporando subtexto, tumulto interior, oscuridad. En resumen, todos los ingredientes necesarios para que una comunidad fan se encargue de convertir un producto como este en un fenómeno. Pero Percy Jackson sigue siendo tan blanca, tan inocente e inadulterada, tan sosa, que no tiene lo que hay que tener para levantar pasiones. No es más que una inofensiva y apocada película de animación para niños – Hércules de Disney, otra clase de mitología griega según la libertad de cátedra, tenía infinitamente más picardía.

En El Mar de los Monstruos se insiste en el mismo tipo de humor bobo y prudente, como si hubiera un miedo terrible a salirse de tono. Esta cobardía se refleja también en la progresión del argumento, en los supuestos giros y sorpresas, en el tratamiento de la muerte -concepto que se maneja constantemente sin llegar a explorar nunca su verdadero alcance-, en los diálogos desganados y los conflictos intrascendentes, y en la violencia física tremendamente cartoonesca, es decir, sin sangre, sin verdaderas repercusiones. Ojo, no estamos pidiendo una película de Tarantino para niños, pero sí que haya un poco más de chispa, algo de riesgo y pasión que despierte a todo el mundo de la siesta (Cuarón estaba ocupado, ¿no?). No parecía tan difícil.

Percy Jackson y el Mar de los Monstruos intenta funcionar como reseteo de la saga. Incluso ofrece una suerte de “previously on” al comienzo para que no sea necesario ver la primera (y eso que os ahorráis). Sin embargo, vuelve a desaprovechar trágicamente el jugoso material que ofrece la mitología griega y muestra poco interés en los conflictos que derivan de la situación familiar de los protagonistas, semidioses separados de sus padres que habitan en el Olimpo. A Freudenthal lo contrataron para que insuflara nueva vida a la saga, para que aportara la diversión que Columbus no fue capaz de encontrar, pero lo que ha conseguido es hacerla aun más plana.

IH7A0694.CR2

El Mar de los Monstruos (por cierto, otro título más adecuado y lógico habría sido Percy Jackson y el Vellocino de Oro, o ya que estamos con el juego, Titanes y iPods 2) no es el reboot que debería haber sido, pero al menos hace un par de cosas bien. Y no estoy hablando de la presencia de Anthony Stewart Head (haciendo de Rupert Giles) y Nathan Fillion, con referencia jocosa a Firefly incluida (que también). Estoy hablando de su apartado visual, que la convierte de nuevo en un goloso festival digital de color lleno de hermosas criaturas CGI (aunque la integración con la acción real sea más bien mediocre, por no usar otro término más ofensivo). Y sobre todo de su protagonista, un semidiós repentinamente experto en parkour, que no es sino un humano imperfecto e inseguro que cree que la primera vez que salvó al mundo fue cosa del azar. Logan Lerman aporta la vulnerabilidad necesaria para hacer de Percy Jackson un personaje cercano con el que identificarse, en la tradición de Peter Parker. Es una pena que nada de esto sea suficiente para que tengamos ganas de ver más películas de esta saga.

Etiquetas: , , , , , , ,

Comentarios (5)

 

  1. andrés dice:

    oye te digo con muy hombre respeto que tengo primero tienes que ser un experto en cinematografía y literatura para entender todo lo que acabas de criticar y segundo te digo que acaba tú no vas a conseguir mucha fama criticando algo que en promedio ya tiene más público que in derramó

    • Imagen de perfil de fuertecito fuertecito dice:

      La mitad de lo que has escrito no lo he entendido, pero a lo que he entendido te respondo: Siento si no te ha gustado la crítica por contener aspectos negativos sobre algo que te gusta tanto. Mi intención no es menospreciar a los fans de Percy Jackson, de ninguna manera. Estoy criticando la película desde mi punto de vista (como espectador y como crítico “experto en cinematografía”), siempre desde el respeto, y tenemos que entender que existen muchas opiniones, y que todas son válidas. Yo entiendo la tuya, y me alegro de que te guste tanto esta saga. Espero que tú entiendas que no puede gustar a todo el mundo, y que todos tienen derecho a expresar su opinión, sea positiva o negativa.

  2. andrés dice:

    te pido que dejes de criticar a Percy ya que lo admiro y tambien seja de criticar cosas que no conoces

  3. andrés dice:

    lavate la boca :-/

  4. agustina dice:

    A mi me encantaron las películas, aparte de que sean totalmente diferente de los libros y creo que es mejor. Si leíste los libros primero y luego viste la película ya sabes lo que va a pasar, aunque no hay películas que sean calcos de sus libros. Que una película sea diferente a los libros te da una aventura por experimentar. Lee los libros antes de juzgar una película basada en ellos. La saga de libros de Percy Jackson me encantó, el autor se paso al escribir las dos hermosas sagas. A mi encantaron y dicho esto me considero una semidiosa más del fandon.No juzgues un libro por su película.

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas