Personajes Whedon: Dawn Summers

Dawn Summers cabecera

Más allá del retcon

Dawn: Touch me and my sister’s gonna kill you.

El término retcon nace en los ochenta para referirse a una técnica narrativa frecuentemente utilizada en cómic. Retcon es la abreviatura inglesa de continuidad retroactiva (retroactive continuity), y puede definirse a grandes rasgos como un gran cambio en una trama de larga continuidad. Posteriormente fue aplicado al campo de la ficción televisiva. Cuando una serie alcanza un número determinado de episodios y los síntomas de agotamiento se hacen cada vez más evidentes, o se elimina o se añade algún elemento, sobreviniendo en ambos casos cambios que alargarán la vida de la serie, o la condenarán hasta su cancelación. Muchos retcon vienen impuestos por la marcha de actores que desean desmarcarse de sus personajes, por lo que se renueva plantilla y planteamientos argumentales, resultando en muchos casos en series completamente distintas a las que eran cuando comenzaron sus andaduras. El caso de Buffy, cazavampiros es uno de los usos del retcon más ingeniosos que se recuerdan en mucho tiempo. Tras una desubicada e irregular cuarta temporada (un puñado de episodios magistrales, y otros tantos no tan memorables), se hacía inminente un cambio de dirección en los acontecimientos. Buffy en la universidad no acababa de convencer a la audiencia, y la Iniciativa no era precisamente de ayuda. Por eso, Joss Whedon decidió introducir un nuevo personaje para complementar al Core 4: Dawn, la hermana pequeña de Buffy.

Sin embargo, la repentina introducción de Dawn (Michelle Trachtenberg) en la vida de los scoobies es mucho más que un retcon. Se trata de un homenaje, un análisis encubierto, un experimento autocomplaciente pero inteligente que Whedon y su equipo idearían no solo para aportar sangre fresca al reparto y renovar las tramas, sino para poner a prueba al espectador, y a la propia historia de la serie. La premeditación de Whedon se pone de manifiesto en el último episodio de la anterior temporada, en el que Tara avisa a Buffy de la llegada de Dawn en un sueño premonitorio: “Be back before Dawn”.

Michelle_Trachtenberg_Buffy_Season_6

Dawn aparece en los últimos segundos del episodio “Buffy contra Drácula”, el estreno de la quinta temporada, dejando a la audiencia en completo estado de shock al gritar, al compás de Buffy una perturbadora palabra: “¡Mamá!”. En el siguiente episodio, “Mi verdadero yo” (“Real Me”, 5.02), se nos invita a entrar en la mente de Dawn, narrándonos desde su punto de vista lo que parece ser un día normal en la vida de la hermana de la cazavampiros. La audiencia sigue desconcertada, hasta que descubre la verdad sobre Dawn: Es una llave que abre un portal interdimensional, protegida de la diosa Glory por unos monjes que la convierten en humano y la plantan a la fuerza en la vida de la cazavampiros, alterando la memoria de todos los que la rodean. Esta (relativamente) disparatada trama es prácticamente una figura literaria, una hipérbole cósmica, que explica, como si fuera a formar parte de un manual de guión televisivo, el concepto de retcon, sus implicaciones y sus consecuencias.

En muchas otras series, el elemento añadido, casi siempre un personaje, suele ser un bebé, resultado del oportuno embarazo de una de las protagonistas. En el caso de Buffy, Dawn es una niña en el umbral de la adolescencia, lo que supone una oportunidad para Whedon de poder seguir explorando uno de sus temas favoritos, la batalla que supone la adolescencia, o en este caso, el paso de la pubertad a la adolescencia. Dawn viene a ocupar el vacío que han dejado los otros protagonistas, que se enfrentan ahora a problemas más adultos, y ya de paso a complicarlo todo suponiendo un miembro más de la familia al que proteger (Dawn’s in trouble, must be Tuesday). La pequeña Summers es por tanto una herramienta narrativa que no oculta sus intenciones como tal, que al igual que tantos otros aspectos de la serie, rebosa autoconsciencia por los cuatro costados. Sus aventuras como la llave, la revelación de su identidad (o la ausencia de la misma) en el episodio “Lazos sanguíneos” (“Blood Ties”, 5.13), sus diatribas existenciales (“This is blood, isn’t it? It can’t be me. I’m not a key. I’m not a thing. What am I? Am I real? Am I anything?”) se trasladan a la propia audiencia, que es manipulada para aceptar a la hermanísima como tal, como una más de la familia.

Dawn y Buffy Summers

Cuando Buffy y Joyce descubren que Dawn es la llave, y que todos sus recuerdos han sido alterados para incluirla en sus vidas, no se comportan como se comportarían una madre y una hermana. Se distancian de ella, y actúan confusas y temerosas. Es en ese momento en el que la audiencia comienza a sentir compasión por Dawn. Whedon quiere que comprendamos que no importa cómo ha llegado ahí, Dawn es familia, tiene la sangre de los Summers, y por tanto, debe ser aceptada, más allá de la razón y el pensamiento lógico, siguiendo exclusivamente lo que dicta el corazón. Buffy y Joyce llegan a esa conclusión un poco más tarde que el espectador (si el experimento de Whedon ha funcionado), y a partir de entonces, ambas dedican sus vidas a proteger no solo la llave, sino también la integridad de su familia. Pero las cosas nunca salen como deberían en el buffyverso.

La tragedia irrumpe en la vida de las Summers. La muerte de Joyce es un catalizador para muchos personajes, y especialmente para la hermana pequeña de la cazadora. La pérdida de su madre deja a las hermanas huérfanas, y obliga a Buffy a adoptar el papel de figura materna. Dawn es una adolescente arquetípica, a pesar de sus orígenes. Es chillona, se queja de todo, hace montañas de granos de arena y odia a su hermana de la misma manera que la quiere y la necesita. Este acertado enfoque realista por parte de los guionistas, en oposición al noventa por ciento de los adolescentes televisivos norteamericanos, irónicos, agudos, y extrañamente maduros en sus diálogos, no evita que Dawn sea uno de los personajes más odiados de la serie. Muchos espectadores vieron a la hermana de Buffy como el principio del fin, el desencadenante de lo que más tarde sería la temporada más oscura de toda la serie. Más que retcon, shark. Para muchos espectadores (sobre todo los americanos), desde que Dawn aparece en escena, la serie decae sin remedio.

Dawn: You wanna know what I’m scared of, Spike? Me. Right now, Glory thinks Tara’s the Key. But I’m the Key, Spike. I am. And anything that happens to Tara… is ‘cause of me. Your bruises, your limp… that’s all me, too. I’m like a lightning rod for pain, and hurt… and everyone around me suffers and dies. I must be something so horrible to cause so much pain and evil.

Dawn es básicamente definida por sus relaciones con los que la rodean. En la quinta temporada, su carácter se explica a través de su relación con su madre y su hermana. Dawn está harta de ser la hermana pequeña, de ser ignorada, invisible (“She still thinks I’m Little Miss Nobody, just her dumb little sister. Boy, is she in for a surprise”). Por otra parte, su interacción con Xander en la quinta temporada es crucial con respecto a los acontecimientos de la séptima y última. Dawn ve a Xander como un protector, una mezcla de adulto y adolescente que lo sitúa ante sus ojos como alguien maduro, pero cercano a ella. De la misma manera, Spike, al igual que los demás, siente el deber de cuidar de ella, de protegerla de los peligros del mundo, llegando a convertirse en su niñera oficial. Por todo esto, Dawn es definida en términos relativos. Su identidad sigue siendo un enigma, como el de todo adolescente, a pesar de conocer la historia de su origen. La muerte de su hermana, que se sacrifica por ella y por el mundo, marca el camino a seguir para Dawn. A partir de ese momento, debe valerse por sí misma, debe luchar para conseguir lo más difícil de este mundo: vivir en él.

Buffy: Dawn, listen to me. Listen. I love you. I will always love you. But this is the work that I have to do. Tell Giles… tell Giles I figured it out. And, and I’m okay. And give my love to my friends. You have to take care of them now. You have to be strong. Dawn, the hardest thing in this world… is to live in it. Be brave. Live. For me.

A pesar de que en las siguientes temporadas Dawn sigue necesitando de los demás para continuar descubriendo su identidad y conocerse mejor a sí misma (y ya de paso, nosotros a ella), su crecimiento interior se va haciendo tan evidente como el exterior. Dawn madura, convirtiéndose en una joven determinada, valiente y luchadora. Pero el camino hacia la madurez no es fácil para nadie, y especialmente para ella. Al principio de la sexta temporada, descubrimos que la ausencia de su hermana le ha obligado a abrirse camino ella sola, pero sigue teniendo figuras adultas en las que apoyarse. Principalmente, Willow y Tara. Los problemas de adicción de Willow nos presentan al Whedon más conservador. A pesar de que este evita la moralina en todo momento, nos advierte de los peligros mundanos a los que se enfrenta el adolescente (básicamente sexo y alcohol, Tonight, On a very Special Dawn…). Dawn sufre las primeras consecuencias del síndrome de abstinencia de la bruja, y se convierte así en el contrapunto a las desventuras sexuales de su hermana o los problemas prematrimoniales de Xander y Anya. Así, la sexta temporada se adentra en terrenos más oscuros y deprimentes que nos muestran los dolores de crecimiento de todos los personajes. El distanciamiento entre Willow y Buffy, acerca a las hermanas, tras una temporada en la que la cazadora había apartado a todos de su vida.

Dawn Potential

La séptima temporada nos hace volver la vista atrás, y nos obliga a recordar la niña que Dawn fue. Si Dawn no se hubiera comportado como una adolescente en plena efervescencia hormonal, su madurez en la recta final de la serie no tendría el mismo sentido. En el episodio adecuadamente titulado “Potencial” (“Potential”, 7.12) , Dawn descubre que eso de hacerse mayor tiene que ver con aceptar el lugar que nos corresponde en la vida, y hacer de ello una máxima para seguir viviendo (los paralelismos con Anya son evidentes). En una de las escenas más emotivas de toda la serie, Xander le da la lección definitiva. Dawn ya no es una niña, y ella ni se había dado cuenta:

Xander: They’ll never know how tough it is, Dawnie, to be the one who isn’t chosen. To live so near to the spotlight and never step in it. But I know. I see more than anybody realizes because nobody’s watching me. I saw you last night. I see you working here today. You’re not special. You’re extraordinary.

A pesar de que el verdadero cierre del personaje de Dawn llega con las palabras de Xander en “Potencial”, y que como Willow, Anya o Xander, se retira figurativamente dejando todo el protagonismo a Buffy y Spike hasta el final de la serie, Dawn sigue siendo un apoyo esencial para la cazadora, muy a su pesar. Finalmente, Buffy comprende que su hermana no está dispuesta a quedarse en la sombra, mientras ella lucha para salvar su vida y la de los demás. Eso es lo que la hace humana, lo que la hace extraordinaria. En la batalla final, Dawn demuestra su determinación y madurez a su hermana mayor, que la mira con orgullo cuando le dice que no quiere despedirse de ella, porque “todo lo que digas va a sonar a adiós”. Al final, Dawn se ha ganado un lugar privilegiado (a la derecha de la cazadora) en el mundo, consiguiendo que todos a su alrededor, y todos los que asistimos a su crecimiento, olvidemos que todo comenzó con un simple retcon.

Etiquetas: , , , , ,

Comentarios (3)

 

  1. Nené Fontaíña dice:

    La idea de Dawn se anuncia mucho antes de Restless, en la conversación onírica de Buffy y Faith, al final de la tercera temporada, Faith dice “little miss muffet counting down from 730”, que eran los días que faltaban hasta la llegada de Dawn (little miss muffet). 730 también es la hora que marca el despertador de Buffy en Restless, cuando Tara le dice que ese reloj no marca la hora.
    En This year’s girl, en el sueño que inicia el capítulo, Faith y Buffy hacen la cama, y cuando B. le dice que tiene que irse, Faith responde “Little sis coming, I know.”

  2. Ororo dice:

    Dawn ha salido en las listas de personajes mas odiados de la tele muchas veces y desde luego cuenta con mi voto en eso
    Es un personaje que tiene su sentido en la quinta temporada pero despues es solo un constante grano en el culo. La actriz en si me parece muy mala, siempre con la misma expresión de chula y excesivamente pija en todas las situaciones, parece que hasta duerma maquillada
    Siempre quejandose y lloriqueando incapaz de ponerse en el lado de su hermana, a la que siempre hay que comprender sus errores y ella no perdona los de los demas y la unica vez que su hermana la necesito para que confiase en ella en la septima temporada la echa de su casa y se pone de parte de una cazadora medio loca

    Ni la actriz ni el personaje tiene la gracia por ninguna parte. Cuando la serie estaba en el aire les llovian las cartas pidiendo su muerte y yo me habria unido pero por desgracia la empece a ver mas tarde

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas