RuPaul’s Drag Race: La realeza de los realities

Hoy fuertecito no ve la tele os trae un artículo realizado por una firma invitada, Zeus Laand. Con él podréis haceros una idea de lo que Zeus tiene planeado para su nuevo proyecto Sassy TV, “Media y Entretenimiento sin tapujos, sin pretensiones”. Podéis seguir Sassy TV en TumblrFacebook y Twitter. ¡Muchas gracias por tu colaboración, Zeus!

Sin más os dejo con su artículo:

RuPaul’s Drag Race es un programa de televisión del infame género de realities, que despierta admiradores y seguidores así como detractores allá por donde se emiten.

¿Qué es lo que hace especial a éste?

No hablamos de una innovación en la fórmula que se puede observar en Survivor, Gran Hermano, American Idol o Project Runway, si no que consigue aunar lo mejor de cada uno de los diferentes géneros en realities y crea una identidad y seña propia, especialmente con tres conceptos que consiguen una sinergía inigualable: El casting, el editing y RuPaul, la estrella del programa.

La mayoría de los realities suponen una fórmula que la audiencia ya conoce: introducción de una serie de concursantes que se entrentan a un reto que deben superar con distintas pruebas cada episodio para finalmente conseguir el premio. Esta ecuación se sigue manteniendo en RuPaul’s Drag Race, pero con el gran gancho de la edición y montaje que posee: no es un programa de emisión en directo semanalmente, si no que es rodado durante tres meses. Los productores transforman todo el material y crean una historia, con sus arquetipos de personajes, villanos, comedy kicks y demás, que convierte al show en algo más parecido a una serie de drama que a un reality, y eso es lo que consigue que durante cada una de las 5 temporadas y dos spin offs que tiene actualmente, cada una nos ha ofrecido una experiencia completamente diferente, y mantiene atento al espectador ofreciéndole un entretenimiento diferente cada vez.

¿Pero en qué consiste Drag Race? Lo primero que se debe explicar es de dónde viene este concepto y quién es la mente creadora detrás: RuPaul.

RuPaul Charles es, probablemente, la Drag Queen más exitosa de los últimos 20 años. Desde desfilar como super modelo, sacar varios discos de pop número uno, comediante, hasta presentadora de su propio daily show. RuPaul es querida y conocida por todo el mundo y es considerada la Queen de Queens.

Tras alcanzar la cima decidió pasar el testigo a nuevas generaciones, generando así el objetivo detrás del programa: encontrar a la nueva Drag Superstar, esta nueva drag queen debe de tener los cuatro requisitos que ella considera indispensables: Carisma, Originalidad, Coraje y Talento. Eso es algo que se mantiene como línea de meta durante cada edición.

El concurso consiste en 9-14 drag queens que se enfrentarán por la corona episodio tras episodio. El esqueleto de un capítulo, en general, consiste en los concursantes entrando en un centro de trabajo donde son recibidos en pantalla por la presentadora, RuPaul, que, mediante un mensaje bastante abstracto y atípico les dará una pista sobre el desafío de esa semana. Una vez terminado, entra en escena de nuevo RuPaul, esta vez en persona y fuera de drag, explicando a los concursantes en qué consiste un apartado importante dentro del programa: el mini-desafío.

Esta pequeña prueba dotará a uno (o varios dependiendo de la naturaleza de este) de los concursantes una ventaja hacia el desafío principal. Aunque pueda parecer una sección menor del programa, hay tal variedad y disparidad de situaciones en el mini-desafío, así como la reacción y actuación de los concursantes, que dejan momentos divertidos, inolvidables y hasta emotivos.

Desde photo shoots, pasando por maquillaje a contrarreloj, imitar mediante marionetas al resto de concursante o el desafío de “La biblioteca está abierta”. Un clásico en el programa, que consiste en los concursantes “leyéndose” (Que en el lenguaje Drag viene a ser sacar todos los defectos del resto de queens como deporte oficial) unos a otros.

Una vez terminado el mini desafío, se formarán equipos y RuPaul presenta el desafío principal que se producirá en el escenario principal o  “Runway” (pasarela).

Cada desafío tiene su propio género e identidad dentro del programa y, normalmente, se dividen en actuación y en diseño. Los desafíos de actuación consisten en una prueba en la que tendrán que demostrar sus aptitudes en comedia, drama, imitación, baile o canto.

Un ballet narrando la carrera profesional de RuPaul, un sketch de telenovela sudamericana, la presentación y promoción de un libro ficticio, la actuación en directo con público de uno de los singles de RuPaul, o uno de los que se repiten cada temporada, el “Snatch Game”; que es un arquetipo de show de preguntas americano donde los concursantes deben imitar tanto en aspecto como en personalidad a actrices, cantantes o celebrities.

En cuanto a los desafíos de diseño, las concursantes deben crear uno o varios looks desde cero según los requisitos, normalmente correspondientes a la temática que presentan. Esta es la parte más visual y en la que más interés recae durante el episodio, ya que cada semana los concursantes ponen todo su esfuerzo y empeño en impresionar y quitarle el aliento al jurado. que puede suponer la victoria o caer en la zona de peligro.

Estos looks se presentan en el runway del escenario principal hacia la mitad final del episodio, donde podremos ver desde looks apocalípticos, de novia, de alfombra roja, de estrella de rock o incluso transformando a otros hombres en drag queens.

En realidad, los desafíos principales no tienen por qué ser únicamente de diseños o de actuación. Sea el desafío que sea, los concursantes deben acudir con un look específico al escenario principal igualmente cada episodio.

En este escenario, encontramos a RuPaul, y su jurado habitual compuesto por Michelle Visage (estrella pop de los 80s, sidekick de RuPaul) y Santino Rice (finalista de Project Runway y diseñador) junto a otros dos jueces rotatorios invitados (actrices, modelos y celebrities de todo tipo) al final de una pasarela por la que desfilarán los concursantes y presentarán su trabajo en cada episodio.

Este es el momento definitivo de cada episodio, donde cada una de las queens serán criticadas o alabadas por su performance en cada episodio. De todas las presentes, una será coronada como ganadora del desafío principal y recibirá inmunidad en la próxima eliminación, y dos participantes caerán en el llamado “Bottom Two” y deberán enfrentarse en un duelo sine missione de una actuación en playback de la canción que asigna RuPaul cada episodio (clásicos del pop desde los 70s hasta la actualidad).

Este es el momento álgido del programa, en el que cada concursante entrega todo lo que tiene para poder tener una segunda oportunidad y continuar en el programa. Es entonces cuando el show experimentará momentos emotivos, momentos que harán cantar al espectador al ritmo de la canción e incluso con actuaciones dignas de Broadway.

Al finalizar este enfrentamiento a muerte, RuPaul decide quién es la eliminada y, con una emotiva despedida, se acaba el episodio. Sin embargo, esta es solo una parte del programa.

Justo después de que los concursantes se presentan en el runway, proceden a un backstage de doble sala mientras los jueces y RuPaul deliberan sobre las puntuaciones. Este backstage es el escenario protagonista de un programa adicional emitido justo después de la gala principal llamado RuPaul’s Drag Race: Untucked.

Aquí no hay reglas, y todo está sin censura. Las discusiones, las traiciones, las diferentes alianzas que no se ven en el programa cobran vida en este especial de 20 minutos. Desde insultos a besos, junto a visitas de los jueces o mensajes en video de los familiares, Untucked es para mucho de los seguidores, el corazón de Drag Race, y un elemento esencial para disfrutar la experiencia completa que ofrece el show.

Dos episodios en cada temporada son diferentes a la fórmula común en el programa. Uno es el antepenúltimo episodio, titulado RuPaul’s Drag Race: Rewind, donde RuPaul hace un repaso a los mejores momentos y en especial a los tres finalistas antes de la gran final.

Y el otro programa diferente es el último, RuPaul’s Drag Race: Reunited, donde todas las queens de la temporada se reunen de nuevo después de haber finalizado el programa para resolver diferencias pendientes, comentar cómo han vivido el show y coronar a Miss Congenialidad, la queen más querida por el público votada en las redes sociales por la audiencia.

Gracias al éxito de la serie, la cadena productora del programa, Logo TV, decidieron crear dos spin offs de nuevo junto a RuPaul:

RuPaul’s Drag U: Un show de make overs donde las drag queens más carismáticas de Drag Race acuden como profesores para ayudar a mujeres con falta de autoestima a recuperar su “diva interior”. La mecánica es muy similar a la vista al programa original, eliminando el mini desafío pero con una estructura idéntica en el resto.

RuPaul’s Drag Race: All Stars: Al finalizar la cuarta temporada y ser el programa con mayor audiencia, se produjo un programa con la fórmula original de drag race pero con 3 aspectos diferentes.

Los participantes no eran nuevos, si no que volvían 12 queens que no consiguieron la corona en anteriores temporadas para una nueva oportunidad. Esta vez no pueden concursar por su propia cuenta, si no que debían realizarlo en parejas y la temporada tenía una duración de 6 episodios en vez de los 10-14 habituales. El esquema era idéntico a Drag Race incluyendo Untucked justo después de cada episodio.

RuPaul’s Drag Race acaba de finalizar recientemente su quinta temporada, y se encuentra en la actualidad realizando el rodaje de la sexta temporada, que verá la luz en enero de 2014.

Como se ha comentado a lo largo de este artículo, puede parecer en un principio que Drag Race tenga la apariencia de un reality de temática LGBT o gay, pero gracias a un gran set de personajes (que se ha evitado comentar para evitar estropear sorpresas) un montaje y una edición soberbia, que entrega una historia que fluye de forma natural más propia de un serial de drama o comedia mockumentary y consigue que el espectador quede completamente enganchado y posee la calidad suficiente para no caer en la denominación de guilty pleasure.

¿Por qué deberías ver RuPaul’s Drag Race?

Artículo escrito por Zeus Laand

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas