Crítica: Antes del anochecer (Before Midnight)

[Se recomienda la lectura de esta crítica después de haber visto la pelicula]

Veinte años en tres días. Y toda una vida en 294 minutos. Las cosas han cambiado tanto desde que Jesse y Celine se conocieron en aquel tren rumbo a Viena. Para ellos y para nosotros. El romanticismo da paso a la cruda realidad. Hemos crecido (envejecido) con ellos. Y aun hay hueco para algún que otro sueño pasajero, pero ya no somos lo que éramos. Después de aquel primer día, y de aquel reencuentro en París nueve años después, Richard Linklater, Ethan Hawke y Julie Delpy han llevado esta historia a las últimas consecuencias. Las del tiempo. En la primera película, Antes de amanecer, Jesse y Celine se despedían después de vivir el día más romántico imaginable, un encuentro casi onírico y fantástico que nació con el único propósito de convertirse en un recuerdo. En la segunda película, el destino (o algo así) empuja a Jesse y Celine a romper su ingenua promesa de no volver a verse nunca más. Al final de Antes del atardecer, Jesse perdía un avión y se quedaba en casa con Celine. De nosotros dependía el tiempo que permanecerían juntos. ¿Hasta el siguiente vuelo? ¿Un día? ¿Toda la vida? Linklater nos golpea fuerte con Antes del anochecer, dándonos una respuesta: toda la vida… Si es que eso es posible.

Linklater sigue poseyendo la agudeza y perspicacia del Woody Allen de los 70 y 80 a la hora de aproximarse y desmenuzar las relaciones entre hombres y mujeres, pero es mucho menos sardónico, mucho más cercano que aquel. Sin embargo, con Antes del anochecer se acerca más por momentos al Ingmar Bergman de Secretos de un matrimonio. Jesse y Celine llevan nueve años juntos (los mismos que vivieron separados), y tienen dos hijas (Jesse además tiene un hijo con otra mujer). Ya superan los 40, y la vida no es el campo de sueños que era, aunque estén pasando una temporada en un paraíso griego. Incertidumbre profesional, los quebraderos de cabeza que conlleva la responsabilidad paterna, oportunidades perdidas. Y las ruinas al horizonte. Sigue habiendo hueco para el idealismo (pero uno que funciona como último recurso para no perder por completo lo que uno fue), para la curiosidad y el hambre de conocimiento. Los veinteañeros mochileros se han transformado en un matrimonio bohemio, pero después de tanto tiempo sigue pesando la perspectiva europea contra la norteamericana, la pasión contra el pragmatismo, y por tanto, el entendimiento absoluto es imposible. Llega un momento en que estar juntos se convierte en una batalla continua, y hay que descubrir si se lucha en vano. Los años pasan, y Linklater finalmente decide abofetearnos con la pregunta que jamás queríamos plantearnos para Jesse y Celine, porque sabemos cuál es la respuesta en la mayoría de casos: ¿El amor se acaba?

Tranquilos, no obtenemos respuesta a esta pregunta en Antes del anochecer. Como en las anteriores entregas, se nos deja con la tarea de respondernos a nosotros mismos. Linklater, Hawke y Delpy -los tres comparten autoría, lógicamente- no sacan conclusiones. Nos dejan satisfacer nuestras ansias voyeuristicas y nos atrapan en eternos planos secuencia con prolongados diálogos que absorben y fascinan por su naturalidad y realismo, evidenciando en ellos a unos actores en estado de gracia y un guion increíblemente brutal. Y luego, estos diálogos se clavan y duelen, para después abandonarnos, dejarnos completamente solos, aturdidos, devastados. Nos queda volver a levantar todo desde los cimientos, reconstruir, volver a empezar, como a Jesse y Celine. Tras los créditos finales, catarsis y síndrome de Stendhal provocado por la experiencia de una película tan sencilla como profunda e inexplicable, tan ligera y divertida como cruel y dolorosa. Un riquísimo estudio sobre el amor (así, a grandes rasgos, porque no se puede definir de otra manera) que deja sin escribir las páginas finales. En última instancia, colapso mental por la comprensión de tantos pequeños grandes misterios de la vida en pareja, y la confusión y desazón por saber que nunca llegaremos a comprender tantos otros. Lo peor de todo es que la vida sigue, y no sabemos si volveremos a ver a Jesse y Celine (no se descarta una cuarta película), pero de momento, como decía, estamos solos, pensando en lo que hemos visto, en cómo esto se refleja en nuestras vidas, intentando responder aquella temida pregunta. Y tratando de justificar y defender un “no” por respuesta.

Calificación: 10/10

Etiquetas: , , , ,

Comentarios (4)

 

  1. patricia dice:

    ¡Deberías haber advertido que ibas a contar de qué se trataba la película!!!!!! Me robaste toda posibilidad de sorpresa y de asombro. ¡Qué falta de consideración por el lector!!

    • Imagen de perfil de fuertecito fuertecito dice:

      Querida Patricia,

      Mis disculpas por robarte la posibilidad de sorpresa y asombro. Te aseguro que no era mi intención y me apena, especialmente tratándose de una película como esta. Sin embargo, creí que era de sentido común que un lector que no quiere saber de qué va una película no entrará a un blog a leer su crítica, porque como es lógico, esta “contará de qué trata”. Creía que era obvio, especialmente en el caso de ‘Antes del anochecer’, cuya premisa ya aporta datos importantes de la historia. Pero como veo que no estaba tan claro, sigo tu consejo y añado un aviso al comienzo, para las personas que, como tú, entren a leer sin haber visto la película antes. Espero que esto cambie tu percepción de que tengo falta de consideración por el lector.

      Un saludo

  2. David G dice:

    No te preocupes, yo habia leido la crítica porque estas dos películas siempre me habian llegado muy dentro y no resistí la curiosidad.

    El caso es que la he visto hoy y a pesar de que todo lo que dices es muy cierto, hay que verla y te aseguro que me ha seguido sorprendiendo y me ha seguido encantando 🙂

  3. Nicolas dice:

    Excelente visión. Muy bien analizada, las sensaciones del final son exactamente como las describes. En esta última película no se pierde el realismo, y es lo que la hace cruel..

    Sin palabras para lo que han logrado estas tres personas.

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas