Crítica: El hombre de acero (Man of Steel)

Las calzonas rojas llevan tiempo siendo el mayor sambenito del superhéroe por antonomasia. Superman es quizás el mito más importante de la historia de los tebeos y la cultura popular. Sin embargo, su imagen fuera de los cómics ha estado subyugada por el peso de lo camp. La película que Richard Donner realizó a finales de los 70 es sin lugar a dudas un clásico del cine de aventuras, pero el tiempo no perdona, y todo ha quedado terriblemente desfasado, siendo únicamente salvable por la todopoderosa nostalgia de la generación que controla la cultura en estos momentos. La revisión llevada a cabo por Bryan Singer hace apenas 7 años no contribuyó precisamente a que Superman alcanzase el estatus del que sí ha gozado en el universo gráfico. Es por ello que se hacía necesario borrar cuanto antes el recuerdo de aquel filme con un reboot más acorde con el siglo XXI. En El hombre de acero (Man of Steel), la nueva aproximación al mito de DC, las calzonas rojas por encima de las mallas azules han desaparecido. Una arriesgada, criticada, pero sobre todo necesaria y acertada decisión que es a su vez toda una declaración de intenciones.

El Superman de Zack Snyder es una puesta a punto según los cánones del cine de acción actual. El responsable de otras adaptaciones comiqueras como 300 y Watchmen era a priori una elección lógica para ponerse al timón de un proyecto de esta envergadura. El mito debía ser reconfigurado por alguien que no lo entendiese únicamente como “el tebeo que leía con una linterna debajo de la sábana cuando era pequeño” -la nostalgia es tan reconfortante como peligrosa. El punto de vista de Snyder, y el guionista David S. Goyer (Blade), es inequívocamente adulto, pero solo en apariencia. No nos engañemos, el cine de Snyder no destaca precisamente por ser un prodigio de la narración. Lo suyo es más bien pornografía digital y sobre-estilización de la violencia. Poco más. Esto lo sabían los de Warner Bros., claro está, y por eso se aseguraron de que Christopher Nolan, que ha contribuido enormemente a dignificar el cine de superhéroes con su trilogía El caballero oscuro, supervisase al loco de Snyder. El resultado es una cinta que fluctúa entre la seriedad -o total ausencia de sentido del humor, según se mire- de Nolan y el espectáculo vigoréxico propio de Snyder.

El hombre de acero hace hincapié en el carácter mesiánico del mito, y por lo tanto se construye como una historia de génesis en la línea de Batman Begins pero sin el exceso de autoimportancia de aquella. En esta película, Kal-El tiene 33 años, y llegó del cielo con la misión de llevar la paz y el entendimiento al mundo, aunque esto suponga su sacrificio. Y Henry Cavill, británico que resulta totalmente creíble diciendo “soy de Kansas, no puede haber nada más americano”, siempre ha llevado en la piel el símbolo kryptoniano de la esperanzaSu mentón, sus profundos y amables ojos azules, sus exuberantes pectorales y esos hombros capaces de aguantar el peso de este y otros mundos, nacieron para interpretar a este personajeClark Kent es un granjero cachas y peludo de gran corazón, es casi una ilustración de Tom of Finland, y sobre todo un héroe mucho antes de enfundarse el traje y la capa. Superman -o más bien Kal-El- es una extensión de este hombre, no tanto un alter ego. Kent se afeita (¿cómo si no vamos a ver el característico hoyuelo de Superman?) se repeina (no hay caracol, por suerte) y se convierte en el héroe que todos conocemos, o en una versión algo más digna de él. Kal-El cumple el sueño de su padre biológico, Jor-El (Russell Crowe), convertirse en “lo mejor de ambos mundos” (como Hannah Montana), y el de su padre adoptivo (Kevin Costner), ser libre de elegir su destino. Es el superhombre paradigma de lo supermoral. Sin embargo, Snyder es incapaz de extrapolar el carácter humano del personaje a su película, y la desmesurada acción acaba sepultando cualquier atisbo de reflexión o introspección.

El hombre de acero es el impresionante, épico y ensordecedor espectáculo que todos esperábamos, para contar una vez más la historia que todos conocemos -reordenada sensatamente para resultar más verosímil, aunque duela a los más puristas. A pesar de la gran labor de casting, las correctas caracterizaciones, y la gran presencia de Russell Crowe y Michael Shannon, las relaciones y conflictos entre personajes se quedan en la superficie, y el talento de estos actores no se aprovecha como debería -esperemos que para la secuela Amy Adams se despierte. Llega un momento de El hombre de acero en el que los personajes se diluyen por completo en una montaña rusa de acción mareante, efectos digitales (a la altura de la gran ocasión), violencia extrema sin apenas una gota de sangre derramada, y sobredosis de explosiones y destrucción masiva. El prolongadísimo y frenético tramo final genera hasta tres clímax diferenciados tan espectacularmente ejecutados como agotadores, y para entonces ya nos hemos olvidado de lo que Snyder y Goyer nos quieren contar, si es que de verdad nos quieren contar algo. El hombre de acero no es ni de lejos fallida, solo excesiva y descontrolada. Un sci-fi grandioso y titánico. Pero sobre todo un blockbuster de acero que logra exactamente lo que pretendía: convertir a Superman en un héroe de nuestro tiempo.

Etiquetas: , , , , , , ,

Comentarios (17)

 

  1. emilson dice:

    Excelente post totalmente de acuerdo que Man of steel no es fallida pero si una sobre exageracion de accion y frenetismo.
    Agregaria nada mas que su desenfrenada accion hace constar algo que en las peliculas de superheroes no termina de resolver y es apoyar una buena historia en la accion y no al reves.

  2. Sansón dice:

    “El hombre de acero no es ni de lejos fallida, solo excesiva y descontrolada”.

    Premio a la frase más estúpida del año (aplicada a la película más estúpida del año). ¿En serio sabes distinguir una buena película de un bodrío? ¿Por qué es mejor esta que Transformers?

    • Bunsopaco dice:

      Pues para tí el premio a la respuesta mas retarded.La película mas estúpida del año? No vas mucho al cine no? O al menos podemos pensar que Scary movie 5 te pareció más inteligente que esta… Por poner un simple ejemplo. Lo dicho… Que repuesta mas paleta y falta de criterio…

      • Deckard dice:

        Scary Movie 5 no, pero Oblivion por ejemplo le da 13000 vueltas a este ascazo lleno de efectos especiales cutres hechos con programas piratas chinos.

    • Kinkysick dice:

      No mames Sansoquete. Cuando vas al cine y ves en cartelera “El hombre de acero” no piensas “espero que tenga una bonita historia que me deje una enseñanza de vida”… Qué tremendo imbécil.
      Si no te gustó, simplemente exige la devolución de tu dinero, cierra la buchaca y vete al daiblo. Para ser una película que no te gustó, le das demaciada importancia, tarado.

    • Vnives dice:

      porque en este caso estamos hablando de superman un personaje capas de partir la luna con un puño osea que los efectos y las peleas tienen que estar a la altura de un personaje a este nivel… el estupido eres tu por no saber despegarte de la pesima critica que ha tenido la pelicula

  3. starfighter dice:

    Solo una corrección. El padre adoptivo, Jonathan Kent, lo interpreta Kevin Costner no Mel Gibson. Por lo demás, todo perfecto y bastante de acuerdo con la crítica.

    • Imagen de perfil de fuertecito fuertecito dice:

      Error garrafal. Muchas gracias por el aviso. Sin que sirva de justificación, tengo un grave problema con esa generación de actores. Esos dos y Richard Gere se me mezclan siempre en el subconsciente 🙂 Ya está arreglado.

  4. Juan Pazos dice:

    Será Kevin Costner, no? La película no la he visto aún pero está haciendo correr ríos de tinta (digital al menos) y eso sirve aunque no sea más que para que se hable del personaje.

  5. kikujiro dice:

    No me parece que este Superman sea una actualización necesaria, ni mucho menos acertada, del personaje. Hablas de que la de Donner está desfasada, algo con lo que no estoy de acuerdo.

    Porque si hablamos de quedar desfasado “Man of Steel” es un producto de consumo rápido que se queda antiguo dos meses después del estreno. Bueno, vamos a darle un margen de 2 años. Mientras “Superman” (1978) seguirá siendo un clásico. A pesar de toda su ingenuidad (o quizás gracias a ella). Una es todo encanto y la otra es todo pirotecnia, que tan rapido como explota, se olvida. Hablaremos dentro de 30 años, a ver qué versión se recuerda.

    • Imagen de perfil de fuertecito fuertecito dice:

      Precisamente por “un héroe de nuestro tiempo” me refería a todo lo que comentas. Esta versión no nace con voluntad de convertirse en clásico (y estoy de acuerdo en que no lo será), sino de actualizar el mito según los cánones actuales. Precisamente es todo lo que dices (y lo que yo también he resaltado): pirotecnia, despliegue visual, acción mareante. Es decir, consumo rápido, y a lo siguiente, como una montaña rusa. Y sinceramente, no le veo nada malo.

      En cuanto a la de Donner, creo que no se puede negar que como todo producto fantástico de los 70 y 80 ha quedado desfasado en muchos aspectos, y concretamente la apariencia de Superman es lo que no casaba con los gustos del público actual. Esto no quiere decir que aquella no siga siendo un clásico (con razón). Solo establecía la comparación para hablar de la necesidad que tienen en DC de deshacerse del componente camp de sus héroes.

      • kikujiro dice:

        Claro, pero es que esa “necesidad” no existe. Quiero decir, ¿por qué volver otra vez a Superman? La única necesidad que veo aquí es la de hacer dinero.

        La tendencia de hacer reboots de forma indiscriminada está empezando a ser compulsiva y (para mí) cansina. “El hombre de acero” no aporta absolutamente nada al mundo de Superman. De verdad, para hacer un blockbuster veraniego con explosiones puedes escribir trescientos guiones igual de lamentables que éste, y no tener que recurrir a Clark Kent.

        Todo sería distinto si, quizás, la hubiera dirigido Joss Whedon. 😉

        • Juan Pazos dice:

          Kikujiro dice” “El hombre de acero” no aporta absolutamente nada al mundo de Superman. ” Lo mismo piensan muchos fans de algunos de los cómics que se han publicado en los 75 años de historia editorial del personaje, y eso no ha impedido que se produzcan. Afrontémoslo, Superman sigue existiendo porque da dinero o no se hubiese ni planteado la película, eso es de perogrullo. Otra cosa es que sea mejor o peor como película, que ya va en gustos. A mí me ha gustado, incluso me ha gustado mucho, y ni la veo como un insulto a mi inteligencia ni a mi afición a los cómics o al personaje, que es mucha. Para quién esté interesado en otras interpretaciones del personaje, déjenme decirles, amigos, que la versión de Snyder no ha hecho desaparecer por arte de magia todas las demás.

  6. DolO dice:

    DEMASIADOS ERRORES LO UNICO BUENO LA HISTORIA DE KRIPTON MAS NADA.

  7. Pablo dice:

    La cuestión tal vez no sea si la película es buena o mala, que, bajo mi punto de vista, tampoco está mal, sino si se puede seguir engañando al público con un personaje que ya no es creíble, si bien hace treinta años aún se podía mantener su inocencia y candidez como algo posible.

    En concreto, nadie se cree que un ser con ese poder, capaz de resolver conflictos bélicos, acabar con el hambre en el mundo, localizar y erradicar el terrorismo independiente y de estado, abaratar las masivas inversiones de las agencias espaciales en viajes interplanetarios, descubrir con rayos X en los ojos casi cualquier enfermedad y ser capaz de operarla con suma precisión, más un larguísimo etcétera… nadie se cree, digo, que un ser con tanto poder se dedique, a todos los efectos, simplemente a intervenir en la inusual eventualidad de un avión que se cae, la extrañísima circunstancia de una plataforma petrolífica que explota, un autobús que se queda en el borde de un puente o un gatito que no baja de un árbol.

    No es creíble, asimismo, que un dios llegue a la Tierra con el potencial de liderar y guiar a la raza humana para ser mejores, y que en lugar de dedicarse a ello en cuerpo y alma envíe su currículum a un periódico para pasar las mañanas tecleando noticias, bajo la protección de un disfraz que no necesita y teniendo que preocuparse (como no hay cosas de las que preocuparse en el planeta) por mantener una personalidad secreta, escondiéndose en cabinas, en excusas y en subterfugios. Al menos podría hacerse neurocirujano.

    No hay motivo creíble para que esto ocurra. Puede comprenderse con Batman (es humano, necesita dormir, hace lo que puede), con Spiderman (ídem), con Ironman (más de lo mismo), incluso con Hulk en cuanto a sus retiros espirituales por miedo a dañar a quienes le rodean… Sin embargo, hablamos de algo equivalente a un dios que, a todos los efectos, no necesita esconderse de nada.

    Uno se siente ciertamente impotente cuando ve los esfuerzos artificiosos de Nolan/Snyder para justificar, al final de la cinta, por qué entra a trabajar en el Daily Planet: “un lugar en el que me entere rápidamente de lo que pasa en el mundo”, deja caer Clark Kent… Como si no tuviera Internet ni super-oído para ello. ¿A nadie se le ocurre contar cuántas muertes de inocentes se producen en países conflictivos mientras él pasa su tiempo redactando una cabecera? Es como si pusiéramos a un presidente de gobierno a transcribir menús de restaurantes, con la de cosas que puede y tiene que hacer.

    Mi sensación es que por eso mismo ningún Superman actual pasará a la historia: es imposible que nuestro inconsciente individual y colectivo comprenda un comportamiento tan inconsistente. Por el contrario, la inocencia social que rodeaba la cultura de los años setenta sí hacía creíbles esas mismas características en el eterno Christopher Reeve, y por tanto, llevando consigo el contexto de la época, la película se vuelve un clásico.

    El único Superman moderno que conseguirá hacerle sombra es aquél que se parezca al Miracleman de Alan Moore, pero sospecho que ninguna productora tendrá valor para invertir en una historia como ésa.

  8. Carfer dice:

    Disculpenme los admiradores de superman, pero apesar de ser mi heroe favorito no me gustó la pelicula, por la simple razon de que modificaron historias que ya conociamos, desde las sagas de superman con Reeves y de smallville. El origen, la destrucción de kripton, la infancia de Clark ya se saben y ya no era necesario introducir. Casi todos los heroes usan calzones, y porqué le quitaron a superman? Es desde mi optica y respeto las opiniones de los demas.

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas