Teen Wolf: Tierra llamando a Scott McCall

3×01 “Tattoo”

Han sido casi 10 meses, 295 días, 7.080 horas, 424.800 minutos esperando el regreso de nuestros lobos cachondos y depilados favoritos. Y en todo este tiempo no hemos dejado de pensar en ellos, de hablar de ellos, de tener sueños húmedos con ellos. En parte porque somos un fandom muy pesado, en parte porque ellos se han encargado de que no nos olvidemos de su existencia, con su insistente, voluptuosa y sinvergüenza presencia en las redes sociales. Cerca de un año de insoportable espera que ha servido para que Teen Wolf gane adeptos, para que sea aun más idealizada por sus fans (que ojo, de ciego tenemos poco), y para aumentar la expectación por los nuevos episodios. Esto se ha saldado con varios récords de audiencia para MTV. Y la manada sigue creciendo. Regresamos así, todos juntos, al lugar al que siempre hemos pertenecido: al instituto.

La misma noche que terminó la segunda temporada comenzó la cuenta atrás oficial, y el creador de la serie, Jeff Davis, se las ha arreglado para que Teen Wolf no pierda su “momentum”, como dicen los angloparlantes. Para ello ha ido desvelando con cuentagotas detalles sobre la temporada, en convenciones, en Facebook, en Twitter. Si uno le ha seguido la pista a Davis no encontrará casi nada verdaderamente sorprendente en “Tattoo”. Estábamos al tanto de las nuevas incorporaciones, de los conflictos que ponían en marcha la temporada, de todo. Por eso volver a Beacon Hills ha sido como volver a casa. Pero, ¿ha merecido la pena la espera? El corazón dice que sí, la entrepierna dice que sí, la mente se lo piensa. Pero, ¿hace falta la mente para ver Teen Wolf?

“Tattoo” es un episodio altamente irregular que pone de manifiesto tanto las virtudes de la serie como sus defectos. El primer problema es que abarca demasiado. Muchos personajes nuevos (y ninguno interesante a priori), muchos cabos que atar, muchos frentes abiertos. Teniendo en cuenta que es el comienzo de una nueva temporada, y que además viene precedido de cambios en el reparto que ponían patas arriba la historia, le debemos cuanto menos el beneficio de la duda. Las anteriores temporadas no comenzaron con el mejor pie y acabaron dándonos los episodios que nos convirtieron en adictos sin recuperación posible. Sin embargo, es más difícil pasar por alto la ambición de Davis cuando esta resulta en escenas de acción que hacen que los cromas de Ringer parezcan Avatar. Este hombre tiene buenas ideas, su creatividad es emocionante, pero por mucho que una pareja de gemelos alfa que se fusionan como siameses y se convierten en un lobo gigante suene muy bien en teoría, verlo hecho realidad es otra cosa. Una de esas cosas que nos hacen encoger los dedos de los pies y fruncir el ceño. Una de esas cosas por las que nos gusta tanto esta serie.

Así comienza “Tattoo”, prometiendo toda la acción del mundo. Antes de los créditos iniciales, una persecución en moto que parece una atracción en 3D de Disneyland y el primer WTF de la temporada. Toda una declaración de intenciones, contundente a pesar de fallida, y también un recordatorio: “No os olvidéis de que esto no es Juego de Tronos“. Ni falta que nos hace. En Buffy había mantis religiosas y alcaldes que se convertían en serpientes gigantes, y nadie se quejaba, ¿no? Lo que viene después de los créditos sigue en la estela del teaser: un ciervo que se estampa contra el parabrisas de Allison y Lydia -que dice haber visto sus ojos enloquecidos antes del impacto, pero ni siquiera lo estaba mirando-, una bandada de pájaros (más festival CGI) que se precipitan sobre el aula donde comienza el curso en el instituto de Beacon Hills, y la constante amenaza de una manada de alfas esparcidos por el pueblo. Pero no solo de escenas camp vive Teen Wolf. Nos reencontramos los BFF (FFFFF) Scott y Stiles en una tienda de tatuajes, y comprobamos que la química entre estos personajes sigue intacta. Ellos son lo mejor de Teen Wolf. Hay compenetración, hay amistad real, de la que traspasa la pantalla, y también hay autoconsciencia para parar una manada de ciervos psicóticos.

Pero, ¿hay Sterek? Pues claro. En una escena cerca del final, cuando Derek Hale aparece después de hacerse rogar durante más de media hora -“Aren’t you supposed to be in school?”-, el trío dinámico protagoniza un momento Classic TW 100%. En esa secuencia, Stiles le guiña el ojo a Derek, y Derek toca el pecho de Stiles. Stilinski, con ojos en llamas por el deseo de guarecerse en los palpitantes pectorale… No. En realidad no hay Sterek. Al menos no en “Tattoo”. En tu cabeza siempre. Pero no perdamos la esperanza todavía, que la temporada acaba de empezar.

Now go home. Go back to being a teenager.

A pesar de las adorables fantasmadas, incongruencias varias como las enfermeras que van descalzas solo para que veas que tienen garras -en serio, ¿qué fue eso?-, o la insuficiente (y muy noventera) explicación a la ausencia de Jackson Whittemore -que al menos sirve para hacer un chiste cinéfilo tan obvio como necesario-, Jeff Davis sale airoso cuando prepara el terreno para lo que serán los arcos argumentales de la temporada. De momento parece todo muy aturullado y caótico, pero Davis sabe cómo construir tensión, y cómo contar una historia a base de anticipación. Es un narrador nato, y ni doscientos mil cromas se interpondrán en su camino.

En “Tattoo” se plantean muchas ideas, entre ellas la que vincula uno de los cuatro elementos de la Grecia antigua a cada temporada. Si la primera fue la del Fuego, y la segunda la del Agua, las perturbaciones en el mundo animal (¡¡mascotas suicidas!!) y la mención de posibles terremotos identifican la tercera como la temporada de la Tierra. Como si debajo de Beacon Hills se escondiera la mismísima Boca del Infierno, los fenómenos inexplicables se acumulan y Scott McCall, alfa en ciernes, se perfila como “el elegido” para enfrentarse a las nuevas amenazas. Un Scott más centrado y aplicado, que intenta deshacerse de su obsesión por Allison. Un adolescente en plena(s) transición(es). ¿Debemos “tener miedo de él, del hombre en el que se convertirá?” Nosotros confiamos en que su recorrido personal le lleve a convertirse en el súper héroe que está destinado a ser. Solo le pedimos una cosa a Teen Wolf mientras llega este momento: que sea todo lo cheesy que quiera, pero que no sea efímera.

Preguntas y curiosidades sobre “Tattoo”:

– ¿No os encanta cómo se está adaptando Mamá McCall al mundo fantástico al que ha descubierto que pertenece?
– Stiles lleva el pelo largo. ¿Os sentís cambiados por dentro?
– Para mí ya es uno de los planos de la temporada: Scott ejercitando bíceps en la barra mientras lee La llamada de la selva de Jack London. En la pila de libros leídos en su habitación: Adiós a las armas de Ernest Hemingway, Colmillo blanco también de Jack London, Grandes esperanzas de Charles Dickens y ¡Absalón, Absalón! de William Faulkner.
– “¿Qué le ha pasado a la biblioteca en mi ausencia? ¿Y qué demonios es esto?” (enseñando una espada), dice el nuevo director de BH High. No os extraña que insista en mencionar a Buffy, ¿verdad?
– Papá Stilinski y Mamá McCall. ¿Pasará?
– ¿Hará Stiles un Pacey Witter con la nueva profesora de Literatura?

Etiquetas: , , , , , ,

Comentarios (2)

 

  1. Bertoff dice:

    Ojalá Papá Stilinski y Mamá McCall!!!!!

    En otro orden de cosas, creo que la idealización que hemos construido en torno a la serie es nuestra principal enemiga.. aún así, si somos conscientes todo seguirá sobre ruedas.

    En relación al capitulo, me encantó la escena de The Birds!! MARAVILLOSA, ESPECTACULAR! Aunque el tema del tattoo me pareció bastante pobre de decir “Scott, eres un pelín retrasadito…”

    Yo lo que pido, a parte de mucho Sterek, es MÁS ISAAC!!

  2. NenéFontaíña dice:

    Amo a Isaac, estoy con Bertoff, quiero más!! Mi corazón (ejem) tiene que llenar el vacío dejado por Jackson, y este chico tiene muchos puntos…
    Hablando de Jackson, el chico que estaba en la cama de Lydia se parecía taaaanto que por un momento tuve miedo de que hicieran algo tan chapucero.
    Mamá McCall es totalmente Mamá Summers, aceptando también el mundo fantástico en la tercera temporada, y la charla en el pasillo del hospital de ‘voy a ser un mejor estudiante, un mejor hijo’ lo hemos visto mil veces en BTVS, las referencias no se acaban nunca!

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas