Juego de Tronos, “Las lluvias de Castamere”

George R.R. Martin está más que acostumbrado al odio y la ira del fandom. Es más, todos sabemos que se alimenta de eso precisamente (de eso y de whisky). Lleva desde principios de los 90 dominando las emociones de su lector, subyugándolo a sus caprichos de demiurgo absoluto. En su Canción de Hielo y Fuego ha desafiado todos los clichés del género de la fantasía épica, con un relato de guerra en el que todo vale y nadie está a salvo. Esto se traduce desde el comienzo en Juego de Tronos, adaptación televisiva que permite al lector de las novelas revivir todos los traumas y golpes del pasado, y al neófito comprobar cómo Martin no tiene ningún tipo de reparos en sajar cuellos… ¿por el bien de la historia?

Los fans de las novelas de Martin llevaban mucho tiempo esperando “Las lluvias de Castamere”. Es más, los propios creadores de la serie, David Benioff y D.B. Weiss, han confesado que La Boda Roja fue una de las principales razones por las que se embarcaron en el proyecto, y la primera gran meta que se pusieron. Pues bien, prueba superada. Sin embargo, han tenido que pagar un precio, el mismo que en su día tuvo que pagar Martin: perder fieles. Efectivamente, el revuelo que ha causado el episodio en Estados Unidos ha provocado protestas en masa e incluso cancelaciones de suscripción a HBO. Qué locura, ¿no? No obstante, “Las lluvias de Castamere” obtuvo la mayor audiencia de la historia de la serie, y por muchas deserciones que haya ocasionado su brutalmente sangrienta secuencia final, las 7 u 8 temporadas que Benioff y Weiss tienen previstas están aseguradas.

Claro que la reacción de la audiencia -de la que no había leído los libros- era de esperar. Los que saben cómo continúa la historia aseguran que este momento de inflexión era necesario para el desarrollo de los grandes acontecimientos que están a la vuelta de la esquina. Pero no nos engañemos, la razón por la que Martin se cargó en su día a Catelyn y Robb Stark, al igual que en la primera novela sacrificó a Ned Stark, fue únicamente para sorprender e impactar al lector. Ned murió porque era el héroe de la historia, y nadie esperaba que muriese, y mucho menos tan pronto. Robb ha muerto por la misma razón, y además con el agravante de que su despiadado asesinato trunca la posibilidad de un final feliz para su clan, algo que el espectador desea con todas sus fuerzas. No es lo convencional, por lo tanto, es el camino a seguir.

¿Es Martin un gran sádico? Probablemente. Pero también es un escritor tremendamente inteligente y arriesgado. Ha dado la vuelta a las convenciones narrativas y lugares comunes de un género muy condicionado por unas normas supuestamente inquebrantables, y lo ha desmontado para construir un relato único en su especie. Porque fantasías protagonizadas por héroes a caballo que cabalgan hacia el atardecer al final ya tenemos bastantes. Si nos dejamos llevar por las emociones, puede que sintamos que Martin, y ahora Benioff y Weiss, nos han manipulado, nos han abofeteado -he de aclarar que yo no me siento así, aunque La Boda Roja me afectara emocionalmente como al que más. Pero en este caso es mejor pensar en frío: la muerte de Catelyn, Robb y su mujer embarazada, Talisa (un as en la manga de los creadores de la serie para sorprender también a los que venían al episodio con los deberes hechos), reconfigura el relato y plantea nuevos retos. Y por mucho que se pueda calificar de gratuita esta jugada maestra -porque lo es, es gratuita porque se pensó para joder al lector, y lo demás vino a posteriori-, vuelve a convertir Juego de Tronos en una serie absolutamente impredecible. Y eso es precisamente lo que necesitamos en televisión ahora mismo.

“You’re almost there, and you’re afraid you won’t make it. The closer you get the worse the fear gets. No point in trying to hide behind that face. I know fear when I see it. I’ve seen it a lot.”

Con “Las lluvias de Castamere”, Juego de Tronos aniquila las esperanzas del espectador y le obliga a reajustar sus expectativas sobre la historia. El ya de por sí complejo y fragmentado argumento se sume en un nuevo caos, preparando el terreno para nuevas alianzas y nuevas tácticas, lanzando por los aires las piezas de un puzle que el espectador sentía que empezaba a completarse. Desde la decapitación de Ned Stark, los desperdigados miembros de su familia nunca habían estado tan cerca los unos de los otros. ¿Qué mejor momento para introducir una masacre? La conmoción por la secuencia final de “Las lluvias de Castemere” es lo único verdaderamente destacable de un episodio en el que también asistimos a la traición de Jon Nieve a Ygritte (You know nothing, Ygritte!), a los ojitos enamorados de Daenerys Targaryen dirigidos a su caballero de dentadura torcida Daario Naharis, y al desarrollo de las habilidades como warg de Bran Stark -en otra escena que parece directamente sacada de Fievel y el nuevo mundo, con los hermanos Stark cruzándose sin llegar a verse. Los Lannister no aparecen en “Las lluvias de Castamere”, pero están muy presentes: “Los Lannister mandan recuerdos”. Y esa frase podría extrapolarse a la relación creador-fandom: “George R.R. Martin os manda recuerdos”. No os olvidéis nunca de que tiene vuestro corazón en la mano, y no se lo va a pensar dos veces antes de apuñalarlo como a un bebé dentro del vientre de su madre.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Comentarios (11)

 

  1. herb_b dice:

    Pues no se hasta que punto fue gratuito y hecho solo para impactar… esta claro que jugo con nuestras espectativas, pero creo que estos personajes nunca habian tenido otro destino en la mente de Martin, que no fue hecho sobre la marcha, sino que eran algunos de sus personajes prescindibles y sacrificables desde siempre. La gracia que tiene Martin, es que durante un tiempo supo esconder mejor que nadie sus cartas, jugando con los topicos del genero para que no distinguieramos entre los que son el centro de la trama y no pueden morir (o al menos no antes de llegar casi al final y que hayan cumplido su papel) y los que estaban ahi para cosas como esta.

  2. Pedro J. dice:

    Me parece recordar que en una entrevista, el propio Martin reconoció que solo concibe tres personajes intocables, Daenerys, Jon Nieve y Tyrion. Los que quedan por caer…

  3. Érika dice:

    jajaja me ha encantado lo de “Y por mucho que se pueda calificar de gratuita esta jugada maestra -porque lo es, es gratuita porque se pensó para joder al lector, y lo demás vino a posteriori-“

  4. Bertoff dice:

    Yo la verdad es que estoy encantado. No con lo que ocurre en sí, sino con que haya algo que de verdad me mantenga pegado a la silla frente a la pantalla y no tenga ni idea de por donde me va a salir.

  5. Steph dice:

    Una gran review, he estado leyendo algunos artículos y en mi opinión, no es del todo gratuíto.
    Creo que Martin nos está mostrando la vida misma, la vida no es justa, el tiempo no nos pone a todos en nuestro sitio y cada uno tiene lo que lucha por conseguir. Creo que la muerte de Rob y Cat, simbolizan la muerte de la esperanza, la forma en que la vida puede abofetearte, porque la vida es así. Es una forma de decir que los buenos no siempre ganan, y que como bien dices, hay que reajustar las espectativas.

    Pero yo creo que Martin nos tiene guardado algo dulce, igual que hemos vivido momentos en los que nos sentíamos algo compensados después de la Boda Roja, yo creo que Martin sabe compensar a los que luchan sin descanso por algo. Y creo, o mejor dicho, espero que aunque las cosas no vayan como nosotros desearíamos, no nos va a desangrar. Al final, siempre hay justicia, por eso son libros, son ficción, son fantasía.

    Lo de Talissa, eso sí, es un aplauso emocionado hacia los directores de la serie. BRAVO. Como diría mi señora madre “me pillásteis en bragas”. Me gusta especialmente esa parte, porque capítulos antes, Martin introdujo el tema del embarazo, dando esperanzas a los lectores aficionados a la serie, pero así es Martin, que la esperanza que te da, te la quita a puñaladas…

    Y ya me callo. ¡Siento la parrafada! 🙁

  6. laesculli dice:

    Pues sí, pues sí, tres años esperando y temiendo ver esta escena, y cómo no, ha sido perfecta.

  7. Daba Zaneid dice:

    Es imposible negar que Martin juega con el lector con la muerte de personajes principales. Es innegable también que pretende impactarlo con ello. Es una de sus principales bazas como escritor, y la que sin duda más polémicas suscita. Pero de ahí a decir que la muerte de Ned, Robb o Catelyn tienen como motivo buscar este impacto en la mente del lector me parece muy poco acertado. Si encima lo subrayas diciendo que “no nos engañemos” y que es “único” motivo, me parece que es un error de bulto en la interpretación sobre lo que es y lo que quiere contar Canción de Hielo y Fuego.

    Como bien dices, Martin, como otros tantos grandes artistas con otras obras, ha revolucionado las normas del género, y lo ha hecho rompiéndolas. Eso precisamente es lo que hace interesantes sus obras, el que destaquen sobre tantas y tantas historias convencionales donde el lector sabe de sobra cómo acabarán las cosas, y tiene clara sus simpatías y antipatías por los personajes. Si esto así, y yo creo que lo es, calificar de gratuito los hechos de la Boda roja (a la vez que los nombras como interesantes y necesarios para abrir nuevas perspectivas en la trama), me parece un contradicción. Al contrario, que este giro en la trama tan brillante, se cuente y se presente de esta manera tan impactante y truculenta, para mí, refuerza el genio de Martin.

    Que Martin haya despertado tantas antipatías entre sus propios seguidores no es de extrañar, tampoco. Sin los abucheos y pitos no se habría estrenado nunca La consagración de la primavera, y la historia de la música hubiera perdido considerablemente. Salvando las distancias genéricas (y artísticas, por supuesto) estamos en el mismo caso. Pero hay que tener en cuenta otra serie de factores: a esta polémica se le está deliberadamente dando mucha más importancia de la que tiene porque la historia ha pasado a contarse en otro medio, el televisivo, con otros códigos, otro público y sobre todo con otras expectativas por parte de muchísimas personas que intervienen en su producción. No es una polémica que haya nacido con la serie televisiva ni mucho menos, pero ahora está adquiriendo otro cariz. Hay que generar debate, hay que conseguir que se hable como sea de la serie, incluso con detractores, porque más detractores son más seguidores para el futuro. Y de eso se trata, de audiencias.

    Al margen de esta polémica, yo Confío en Martin. En esta supuesta guerra entre el autor y sus “fieles” pero irritados seguidores, no creo que aquel esté tomando partido como muchos creen. Sus decisiones artísticas no me parecen motivadas ni para llevar la contraria a unos, ni para fastidiar a otros, ni tan siquiera para impactar al grueso de los lectores. Al menos no como motivo principal. Creo que es fiel a la historia que quiere contar y que sus muertes son coherentes con los que se ha contado antes y después.

    Un saludo.

  8. Alx dice:

    No estoy de acuerdo en que sea gratuita. Martin quiere acabar con la guerra en Poniente y esta es la manera de terminar con uno de los frentes. Tenía un objetivo más allá de dejar con la boca abierta al lector (y ahora espectador).

  9. Imagen de perfil de fuertecito fuertecito dice:

    Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. La verdad es que me arrepiento de haber usado el término “gratuito”, porque además de que es una palabra que odio, no debía haberla usado sin matizar más. Dicho esto, no soy yo el que dice que las muertes de estos personajes, como la de Ned Stark, están hechas para impactar al lector/espectador que espera otra cosa. Esa es la principal razón, y el propio Martin lo dice en la entrevista que podéis encontrar en el hipervínculo del tercer párrafo. Como digo en el artículo, que la historia se beneficiase de estas muertes es algo posterior, y sin su buen hacer como narrador no habría funcionado. Sin embargo, insisto en que lo que él quería era subvertir las normas, sorprender, y la muerte de los personajes puede tener mil lecturas, pero él mismo ha reconocido que si los mató fue “porque es lo que la gente no esperaba”. A partir de ahí estoy de acuerdo con todo lo que decís, lo que simboliza (la pérdida de esperanza y la necesidad de ajustar nuestras expectativas a partir de la tragedia), y por eso, además de “gratuito” he usado el término “jugada maestra”. No os quedéis solo con lo primero 🙂

  10. WoodElf dice:

    Como bien dices, lo de gratuito no es así, cada vez que sale un nuevo libro suelo releer los anteriores y te das cuenta que de gratuito GRR Martin no hace nada.

    Tiene todo muy atado y ciertos acontecimientos impactantes como este los va sembrando poco a poco incluso a lo largo de muchos libros, y lo mejor de todo es que por muy listos o perspicaces que nos creamos, no te das cuenta hasta que suceden, pero luego cuando relees sabiendo lo ocurrido, ves detalles tanto pequeños como grandes apuntan a esos acontecimientos. Es mas yo he disfrutado mucho mas de las relecturas que la primera vez que leí cada libro, por eso mismo que he comentado.

    Y tampoco son cosas inesperadas, mas bien lo definiría como realistas, los buenos mueren o se aprovechan de ellos porque son buenos y los malos cuando se la juegan otros mas cabrones que ellos. Y por esto mismo creo que Tyrion a partir del segundo libro se convirtió en mi personaje favorito, porque es bueno y cabrón a la vez

    No creo que nadie te haya echado en cara lo de gratuito, porque es un articulo excelente y con grandes verdades, más bien lo hemos usado para aprovechar a dar nuestra opinión y quedarnos a gusto también 😛

  11. Dani dice:

    Perfectísima escena de la Boda Roja, me encanta que una serie te mantenga tan emocionado y pegado al asiento sin saber que va a pasar, creo que Game of Thrones 4 va a superar esta temporada espero no haya más muertes de personajes principales.

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas