Mad Men 6×09 “The Better Half”

Status quo ante bellum

Todo está tal y como estaba. O más bien todo es un reflejo distorsionado o engañoso de lo que era. “The Better Half” proporciona una ilusión de los viejos tiempos (no necesariamente buenos) que impulsa a los personajes a hacer balance de los nuevos. Envuelto en una atmósfera semi-onírica, como gran parte de la temporada, este episodio de Mad Men insiste en la tendencia autorreflexiva que la serie ha estado manifestando últimamente. Avanza la historia y mueve a los personajes hacia adelante, a la vez que sirve como comentario de lo que hemos visto anteriormente.

El tiempo se detiene y el equilibrio queda restaurado durante un instante. Pero es lo que decíamos, una ilusión que dura un abrir y cerrar de ojos. O una noche de campamento de verano. El reencuentro furtivo entre Don y Betty va precedido -y quizás provocado- por una fantasía de familia feliz que despierta la nostalgia de Don, y que sin embargo a nosotros nos hace cuestionarnos si algo así había ocurrido alguna vez en el pasado. Teniendo en cuenta que hace poco Don confesaba a su actual mujer que fingía el cariño por sus hijos y que creía que no los quería, probablemente la escena de anuncio en el diner no sea más que un sueño. “Esto pasó hace mucho tiempo”, le dice Betty a Don en la cama. Ella está como antes. Y completamente cambiada. Como Don antes y después del sexo. Betty ha madurado, y la distancia y el tiempo le han ayudado a deshacerse de la influencia de Don, de su magnetismo exasperante, de la preocupación por resolver su enigma y penetrar en su gruesa piel. “Soy feliz en mi vida”. Betty le reprocha que nunca fue capaz de mantener su atención mucho tiempo, y eso es exactamente lo que experimenta Don en ese momento. La atención que Betty le presta es efímera, y ella, inauditamente sabia, le invita a disfrutar sin pensar en ello. A la mañana siguiente Don contempla al feliz matrimonio Francis en el mismo diner. La canción que cantó con Bobby y Betty no es sino un recuerdo ya muy lejano.

Al igual que Don, el resto de personajes están atrapados por su pasado en este episodio, algunos más permanentemente que otros. O bien buscan ser atrapados por él. Peggy se encuentra de nuevo sometida a Don -¿la está menospreciando o todo lo contrario?-, Roger intenta avivar la llama con Joan, pero ella no está interesada. Ahora tiene a Bob Benson -no sabemos exactamente hasta qué punto, porque Weiner echa mano de la elipsis y evita desarrollar la relación de manera convencional por ahora. Bob, ese perfecto espécimen humano que hace saltar nuestras alarmas porque desentona dentro de este universo de seres profundamente defectuosos y despreciables. Y por supuesto, Pete, que después de la fusión de agencias vuelve a ser el último mono. En la inflexión que obliga a dejarse caer de espaldas o dar un salto hacia delante, todos se enfrentan a decisiones, personales y profesionales, que se manifiestan a través de las dualidades en las que insiste -obsesivamente- el episodio.

“The Better Half” (fonéticamente parecido a “The Butter Half”) abre con una escena en la que Don y Ted discuten sobre las propiedades de la mantequilla y la margarina, y qué hace que el cliente se decante por una u otra. Es la metáfora que articulará el capítulo de principio a fin. No hay “mejor mitad” que valga, pero hay que elegir una obligatoriamente. Recuperamos así el críptico cartel promocional de este año, que nos adelantaba los derroteros por los que iba a ir la temporada. El desdoblamiento Don/Dick es la dicotomía central de Mad Men, pero en “The Better Half” se dan lugar muchas otras.

Bob y Ted, como vimos en “Man With a Plan“, versiones actualizadas y mejoradas de Don. Las gemelas que Megan interpreta en su culebrón. “No paran de quejarse de que no las distinguen”, se lamenta la actriz, a lo que su marido responde: “Como si no se hubiera hecho antes”. Efectivamente, Mad Men lleva insistiendo desde el comienzo en las comparaciones, las mitades, las dos caras de un mismo ser. Hace poco veíamos a Betty de morena, y en este episodio vemos a Megan de rubia. ¿Marilyn o Jackie? (¿Betty Elms o Rita? ¿Está David Lynch detrás de todo esto?) Por otro lado, según Betty, Bobby se parece a Henry. Y según Don, Sally se parece a Betty. Y por supuesto, los siempre presentes paralelismos entre Betty y Megan, Sylvia y Megan, Sylvia y Betty… Doppelgängers femeninos en el “antiguo” país de Don Draper. No es de extrañar que las teorías conspiranoicas proyecten la metáfora más allá del relato y encuentren demostrables -y deliberadas- coincidencias entre Megan Draper y Sharon Tate, e incluso la Rosemary de La semilla del diablo, cuyo estreno en Estados Unidos tenía lugar muy cerca de la fecha en la que se desarrolla actualmente la temporada. El dilema de la mantequilla y la margarina se antoja menos importante ahora, aunque siga siendo igual de difícil.

También en el póster promocional nos llamaban la atención dos coches de policía y un grupo de agentes al fondo. Probablemente contemplen la “revolución adolescente” a la que muy apropiadamente se refiere Don -fijaos en cómo ahora se desmarca de ella sin darle muchas vueltas. Seguimos descendiendo los anillos del Inferno, y entramos de lleno en el séptimo, el de la violencia, la que se ejerce “contra las personas y la propiedad“. Esta ya se manifestó con el allanamiento de morada de la abuela Ida en “The Crash“, y sigue su tendencia in crescendo en este episodio, concretamente en el apartamento de Peggy y Abe, con el constante jaleo de trifulcas callejeras y sirenas, las piedras que rompen sus ventanas, y en última instancia, la puñalada involuntaria de Peggy a su novio, al que ensarta con un arpón -nos seguimos acordando de aquella cortadora de césped que, en retrospectiva, queda reducida a anécdota insignificante. El accidente proporciona a Abe un final para su artículo y toma una decisión por Peggy. Pero aunque se haya deshecho de un dilema, ella sigue estando entre dos hombres. “The Better Half” cierra con Peggy entre Don y Ted, literalmente. Ellos cierran la puerta y la dejan sola, completamente partida por la mitad.

Etiquetas:

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas