Por qué el final de The Office fue tan perfecto

“Ojalá hubiera una manera de saber que estás viviendo los mejores momentos de tu vida antes de que ya hayan pasado”. No hay mejor forma de sintetizar lo que The Office ha acabado significando para todos después de estos 9 años. O espera. Sí que la hay. De hecho, hay muchas maneras de condensar la esencia de la serie, y da la casualidad de que todas tienen cabida en “Finale”. Efectivamente, The Office se despidió el pasado jueves con un episodio absolutamente redondo que lograba con éxito la dificultosa tarea de hacernos pasar de la risa al llanto en una milésima de segundo. Y además, escena tras escena. Una preciosa y tremendamente emotiva coda que constituye un triunfo sobre todo porque está construida como homenaje a todos los empleados de Dunder Mifflin -así como a los actores que los interpretan-, y, cómo no, a los espectadores que los hemos acompañado en sus largas jornadas laborales durante tanto tiempo.

Se puede decir que los grandes conflictos de la novena temporada (lo de “grandes” es un decir, porque The Office nunca fue una serie de dramatismos excesivos) quedaron resueltos en los episodios anteriores, reservando “Finale” para las despedidas, los reencuentros, los abrazos. Para echar la vista atrás y poner un pie en el futuro. Después de tanto tiempo, ya había quedado casi olvidada la premisa de la serie que puso de moda el mockumentary en la televisión norteamericana: los trabajadores de una empresa distribuidora de papel son los protagonistas/objetos de estudio de un documental para la televisión. Llevábamos muchos años sin ser demasiado conscientes de la presencia de las cámaras y los micros en la oficina de Dunder Mifflin (más allá de los testimonios que los personajes daban en cada episodio). Sin embargo, la novena temporada ha estado en gran medida marcada y articulada por el fin de la grabación y por el inminente estreno de The Office: An American Workplace. Los personajes han interactuado más con el equipo de televisión que los grababa (qué disgusto estuvo a punto de darnos Billy) y este ha vuelto a adquirir la importancia que tuvo en los orígenes de la serie.

Gracias al tema del documental, The Office ha podido elaborar el final más perfecto posible, al que aspira toda serie longeva. Por si no tuviéramos suficiente con ver a estos personajes celebrando a sus compañeros y los inolvidables (e insignificantes, anodinos, estúpidos, absurdos) momentos que han vivido juntos, el final está salpicado de imágenes de archivo que ilustran los mensajes de despedida y los discursos que ponen broche a esta importante etapa de sus vidas. Cada una de estas imágenes del pasado nos aprieta más y más el nudo del estómago con el que empezamos a ver el episodio. La primera parte, centrada en las despedidas de soltero y soltera de Dwight y Angela, y el panel que conmemora el fin de emisión del documental, allana el terreno para lo que será una segunda parte que no nos dará tregua alguna. Yo no soy de llorar en las bodas, pero en esta he sido incapaz de cerrar el grifo.

Es admirable que una conclusión de 50 minutos sea capaz de hacer justicia a un reparto tan numeroso. Ni un solo personaje se queda sin su momento de gloria. Es más, casi todos tienen varios. Incluso Creed, que cuando uno piensa que no lo va a ver más, lo encuentra de incógnito entre los asistentes a la boda -y por si eso fuera poco, acaba tocando la canción que servirá de acompañamiento musical al lacrimógeno montaje final. E incluso Kelly y Ryan, que vuelven para resolver de una vez por todas esa tensión sexual resuelta-des-resuelta-y-revuelta, de la manera más bizarra posible. Esos dos grandísimos gilipollas abandonan a un bebé para huir juntos hacia el atardecer. Tal para cual. Y si esa adorable escoria tiene su final feliz, imaginaos el resto de personajes.

Es imposible hacer recuento de todos los momentos en los que se demuestran el amor, la amistad y la lealtad que se profesan (pero lo intentaré). Parece mentira que estemos hablando de la misma serie que se estrenó allá por 2005, esa sitcom basada en la serie homónima de Ricky Gervais, sátira incómoda, dolorosamente real y poco complaciente que se ha transformado a lo largo de los años en una serie esencialmente norteamericana, en todos lo sentidos. Lo amargo y desagradable ha ido cediendo a lo amable, a lo enternecedor. Y así es como se marchan los personajes, arropados por el cariño de unos compañeros que durante años se han ignorado, vilipendiado, saboteado mutuamente, pero que nunca han dejado de quererse. Como ocurre en toda familia.

La figura de madera que Stanley talla para Phyllis -“Todos dicen que Stanley Hudson es un viejo cascarrabias. Pero, ¿haría un viejo cascarrabias algo así? Soy yo. Soy yo”; Phyllis llevando a Angela al altar sobre su espalda; Erin encontrando a sus padres; Dwight confesando que Pam es su mejor amiga, y haciendo recuento de sus “subordinados”; y por supuesto, Michael Scott. MICHAEL SCOTT. Se llevaba especulando desde hacía meses con un posible cameo del ex jefe de Dundler Mifflin, y aunque nos convencíamos de que él ya tuvo su final y no era necesario que volviera, su ausencia no habría sido del todo coherente. La aparición de Michael en el episodio es quizás el primer gran golpe al estómago. Contenerse ya es completamente imposible. Qué manera de entrar, con el “That’s What She Said” más bonito de la historia. A partir de aquí nos deshidratamos. Sí que era posible darle un final aun más cerrado y satisfactorio al personaje: ¡Michael tiene tantas fotos de sus hijos que las tiene que guardar en dos móviles! (Sí, estoy llorando mientras escribo esto). Y, ¿qué me decís de su gran frase final? “Siento que todos mis niños han crecido y se han casado entre ellos. Es el sueño de todo padre”. ¿Habría sido bueno el final de The Office sin Michael? Muy probablemente. Seguro. Pero no habría sido tan increíblemente perfecto.

“He pintado el mural perfecto. Nuestra historia. La de todos”.

Después de la boda de Angela y Dwight, el grupo de Dunder Mifflin regresa a la oficina. ¿Dónde si no puede -y debe- acabar la serie? Es la última vez que todos estarán juntos allí. Que empiece la traca final. Comenzamos con los guiños al pasado para cerrar ciclo, y el bombardeo -sin piedad- de imágenes del principio de la serie. Pam responde al teléfono de recepción mientras Jim está sentado en su lugar de siempre en la oficina. Estos dos han sido el corazón de The Office prácticamente desde el comienzo -con permiso de Michael-, y han llevado el peso de esta última temporada. Han aportado la estabilidad, han potenciado el realismo de la serie, han servido de nexo de unión entre el espectador y los extraños seres de la oficina, y ahora ofrecen la moraleja (o moralejas) definitivas: “Me llenaría el corazón si alguien viera este documental y se dijera ‘sé fuerte, confía en ti, quiérete, conquista tus miedos. Persigue lo que quieres, y hazlo rápido, porque la vida no es tan larga’“. Durante estos nueve años, se nos ha dejado ver el lado extraordinario de este grupo de seres convencionales, convertidos en maridos y mujeres, socios, amigos de por vida, obligados a compartir condena sus días en “un trabajo estúpido, maravilloso, aburrido, increíble“. Nueve años -algunos mejores que otros- de los good old times a los que Andy se refería, de papiroflexia emocional y de destellos de belleza escondida en el desagradable género humano. Después de todo, un dibujo a acuarela de un simple y monótono edificio gris puede ser la obra de arte más hermosa.

31 pensamientos en “Por qué el final de The Office fue tan perfecto

  1. El día que publicaste ésto en Facebook tuve que ocultarlo. Acabo de ver el final y he vuelto para leer tu review. Genial, llevo dos horas llorando!!

  2. La verdad que recien hoy pude ver el episodio final y en seguida me puse a buscar si a alguien le habia parecido lo mismo que a mi… es increible tu descripcion y el final es realmente perfecto, todas las emociones aparecen en el capitulo, uno (por lo menos hablo por mi) no quiere que el capitulo no termine nunca pero fue exelente, soy de ver series y no recuerdo ninguna que tenga un final y una previa al final tan perfecta como esta.

  3. Joder , acabo de ver el final , hoy 6 de diciembre del 2018 despues de años viendo unos episodios aquí , otros alli , dejando pasar un tiempo ,retomando ….
    Porqué realmente me siento triste ??
    Porqué brindo por la felicidad de esos personajes ficticios ??
    Señor@es , porque son un pedazo de actores entre muchas otras cosas .
    Gracias por tu punto de vista , The Office

    • Yo pasé por lo mismo. Años de ver episodios sueltos y ahora vi todos juntos. Acabo de terminar recien, son las 2.50 de la mañana y entré acá porque mi emoción no me deja dormir

  4. Acabo de terminar el último capítulo de la serie y como todos vosotros cuando lo visteis, estoy a lágrima viva. Lo único que hubiera “cambiado” sería que Michael también estuviera en la última escena de la oficina tal y como empezó el primer capítulo de la primera temporada pero ya está. Es increíble como desde la comedia han podido alcanzar ese grado de emotividad. Es una serie que rever de aquí a un tiempo o quién sabe, mañana mismo.

    • Hoy acabo de terminar The Office y nunca en la vida llore tanto en una misma temporada como la ultima. Simplemente estoy tan feliz de haber visto esta serie.

  5. Acabo de terminarla hace unos minutos. Hacía tiempo que no me emocionaba un final de serie, tengo que reconocerlo. Ha sido una pasada todo.

    Leer este artículo ha sido también como retroceder en el tiempo y estar en ese final, en esa época.

    Muchas gracias, ¡qué grandísima serie!

  6. Lo único que lamento es tener que haber esperado la cuarentena para poder disfrutar de esta serie. Mi novio y yo nos la hemos visto prácticamente en un mes, y es imposible no cogerle cariño a los personajes. Desde la temporada seis ya teníamos ese miedo a que se nos acabara, es tan divertida, pero al mismo tiempo tiene ese lado enternecedor que te da en el corazón. Hasta el más malo de los personajes tiene su lado blandito, y es que por más “perradas” que se hicieran unos a otros al final demostraban que se querían y por encima de todo eran una buena familia. Y coincido con los demás, el final es perfecto, he llorado como no hacía hace tiempo, pero también deja ese buen sabor de boca, porque sabes que todo les irá bien. Si a mí me despertó esa sensación de pena y nostalgia cuando la terminé no me quiero imaginar a la gente que en su momento la disfrutó semana a semana y temporada a temporada, esperando esos largos e interminables periodos de tiempo para volver a verla. Es de las mejores series que he visto en mi vida y no cambiaría a ninguno de los personajes.

  7. Hoy acabo de terminar The Office y nunca en la vida llore tanto en una misma temporada como la ultima. Simplemente estoy tan feliz de haber visto esta serie.

  8. Me parece que no hay mejor reseña que esta, igual que los comentarios anteriores aprovechando la cuarentena empecé a ver esta serie y pensé que sería aburrida pero desde el capítulo 1 me atrapo y cada episodio fue muy divertido (hasta que ya no estuvo Michael Scott) la verdad me hubiera gustado que Michael hubiera estado en el capítulo final aunque no mentiré que al verlo como padrino sustituto me hizo emocionarme jajaja Creo que a pesar de los años esta serie tiene una trama genial que no pasará de moda, lástima que ahora ya no sé qué hacer con mi vida jajaja saludos a todos los fans…

  9. Nah solo vengo para decir que mientras salían lo créditos del final le gritaba a la tele “no te acabes, maldita serie!!” Al menos la cuarentena ha servido para algo jajajaja

  10. Hoy termine de ver los 210 capitulos de una serie que aunque muy Americana nos identifica a los que trabajamos detrás de un escritorio en nuestra propia The Office. La serie no volvió a ser la misma desde la salida de Michel Scott pero se abona el trabajo de todo el equipo para mantener el interés del espectador en los capítulos finales

  11. nooo!!! no termines!!! por qué??????
    empecé a ver esta serie hace unos cuantos años ya, en la universidad, y creo que llegué a la cuarta temporada y terminé la carrera y no vi los capítulos posteriores, pero siempre he sabido que en algún momento tenía que retomarla… pues queria comprobar si me reia tanto debido a la época en la que estaba ( piso de edtudiantes, excesos de humo, vuda relajada…) o por la serie en si misma… y he disfrutado cada minuto de la misma… bendita cuarentena!! mi novia sale de cuentas en unos días… y ya estpy pensando que volveré a ver la serie con mi hija en unos años… y seguramente antes sin ella… jejejeje
    Ojalá no hubiera terminado nunca, aunque el final es espectacular!

  12. por cierto… confio en que la nueva serie se “Michel Scott” de netflix llene este hueco… pero me temo que nada puede igualar a the Office

  13. Hoy 13/06/2020 he acabo de ver el último capitulo de The Office y no he podido evitar soltar unas lagrimas mientra van pasando los minutos y se va acercando el final. Un gran final y enternecedores historias. (Y como decís mucho, solo faltaba Michel Scott en la última escena y seria perfecta).

  14. acabo de terminar la serie y llore a mares durante el ultimo capitulo, la comencé a ver por la cuarentena de coronavirus, y sin dudas se transformó en mi serie favorita, me hizo reír como nunca, sobretodo Dwight y sus escenas repentinas, muy bien casi todos los personajes, muy humanos, gran serie, ya vi la versión chilena (la ofis), ahora comenzare con la británica. Gracias por tantas alegrías.

  15. Justo ahora he visto el capitulo final 2a parte! Obra maestra, gracias confinamiento y Amazon Prime por descubrirte, me encanto los personajes, amor odio a veces, gran final de despedida. Envidiando a quien no la haya visto y pueda disfrutarla verla en un maraton de 1 mes. Es perfecta

  16. La vi en menos de un mes, me sirvió de terapia por la dura situación que estoy viviendo, cada que avanzaba me entristecia sabiendo que iba acabar. Pasé de la pesadumbre de la nostalgia al verme reflejado en algún personaje o situación a la risa loca. Para mí esta gente realmente existió y fueron mis compañeros de oficina.

  17. Creo que esta serie me cambio. Siendo las 03am en Argentina, la acabo de terminar llorando a mares. Al principio el humor particular no terminaba de gustarme, pero me enamoré completamente y me di cuenta de eso, con la partida de Michael, fue un golpe durísimo y creo que la serie no fue lo mismo luego de eso, pero lograron mantenerse. Es imposible no identificarte aunque sea un poco e incluso e visto un poco de ellos en mis compañeros de trabajo. Este final me rompió el corazón, pero de buena manera. Es la felicidad del cierre perfecto para cada personaje, pero la tristeza de saber que se acabo. Seguramente dentro de poco, la vea nuevamente. Saludos a los fans de cuarentena!

    • Yo también en Argentina y terminando la serie a las 3 AM. Veo que somos un montón los que fuimos felices en cuarentena gracias a esta gente

  18. Quiero creer que no fui el unico que lloro cuando vuelve a aparecer Michel para ser el padrino de Dwight….

    Que gran serie y como uno le toma cariño a los personajes. La arranque a ver en formato DVD hace varios años y llegue a la temporada 6 y ahora con la cuarentena despues de mucho tiempo la pude terminar.

    Un final perfecto, explicando tambien porque siempre eran filmados.

    Solo me quede con ganas de mas Michel Scott..

    Saludos

  19. Acá, 7 de agosto de 2020, en cuarentena con mi señora, emocionados y tristes después de ver el último capítulo. La serie es fantástica, los personajes muy queribles. Lo único que quería era ver a Michael Scott nuevamente, y, aunque poco, apareció y me dió el final perfecto.

    Saludos desde Chile.

  20. Una serie divertida y muy relax. Pero cada personaje termina atrapándote y qué gusto que le dieron un final increíble a cada uno.
    Me encantó esta descripción.

  21. Necesitaba encontrar un espacio así para hacer catarsis. Hoy pudimos terminar de ver la serie completa, de corrido, cómo se suele hacer en estos tiempos. Hubiera sido mayor el impacto de haberla visto durante todos esos años. El final ha sido simplemente, perfecto. El haber trasladado el tiempo un año más tarde, hizo que la nostalgia de ver a cada uno de los personajes se haga más fuerte, que genere un mayor golpe a nuestros corazones. Imposible querer que se termine la serie, me ha hecho perder el sueño de tanta risa, tener que pausar y dejar para otro día porque habían momentos que se pasaban. Pero llego el final, y con el, la resurrección de la esencia de office, como si la hubieran guardado para este momento. Ahora queda transitar ese enorme vacío que suelen dejar las grandes historias. Hermoso cierre. Me brotan las lágrimas.

  22. Acabo de terminar la serie, me tarde mucho con la 9 temporada, no por aburrida, si no por que, No la quería terminar. Inevitable no sentir un cosquilleo al ver a Michael Scott otra vez(me hubiera encantado ver a Michael con Holly y sus hijos) pero el saber que al final, tuvo hijos fue un alivio.
    El final de

  23. Hoy he terminado The Office y me siento tan conmovida con lo que escribiste. Probablemente ya haya quedado en el pasado esa sensacion, pero en mi esta todo lo que tu plasmaste. Gracias.

  24. Gracias por escribir esto, creo que es el final mas logrado de una serie que haya visto. Fue realmente bello, emocionante y fiel a la serie. Te extrañaremos Dunder Mifflin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.