10 consejos de Joss Whedon para escribir un guion

Hace unos meses os traía los consejos de Joss Whedon para superar el ‘bloqueo creativo’, extraídos de un artículo de la (recomendadísima) revista online  Rookie. Ahora nos llega una lista de 10 tips para escribir una película. La crítica de cine Catherine Bray entrevistó a Whedon en 2006 (la época en la que preparaba Wonder Woman) para la revista británica Hotdog, en la que el creador de Buffy y Dollhouse le dio diez consejos, tan personales como universales, para llevar a cabo con éxito la escritura de un guion. Ven la luz ahora, y yo os los traduzco a continuación:

 

1. TERMÍNALO
He decidido que “llegar al final” sea el paso número uno. Quizá os riáis, pero es la verdad. Tengo muchos amigos que han escrito dos tercios de un guion y después se han pasado tres años reescribiendo eso. Terminar un guion es, en primer lugar, muy difícil, y en segundo, una experiencia muy liberadora. Aunque no sea perfecto, aunque sepas que vas a tener que seguir trabajándolo, sigue tecleando hasta el final. Obtener cierre es necesario.

2. ESTRUCTURA
Tener una estructura conlleva saber hacia dónde te diriges, asegurarte de que no te vas a ir por las ramas. Algunos directores que se suelen ir por las ramas, como Terrence Malick o Robert Altman, han hecho películas geniales, pero hoy en día ya no se hace tan bien y no lo recomiendo. Yo soy un loco de la estructura. Hasta me hago tablas. ¿Dónde ponemos los chistes? ¿Las emociones fuertes? ¿El romance? ¿Quién sabe qué? ¿Cuándo se entera? Es necesario que estas cosas ocurran en el momento adecuado, y debes levantar la estructura alrededor de esta idea: qué sentimientos quieres despertar en tu audiencia. Tablas, gráficos, bolígrafos de varios colores, cualquier cosa que evite que empieces el guion a lo loco será útil.

3. TEN ALGO QUE DECIR
Bueno, esto debería estar en el número 1. Aunque estés escribiendo un plagio de La jungla de cristal, asegúrate de tener algo que decir sobre los plagios de La jungla de cristal. La cantidad de películas que no van sobre lo que en teoría se proponen es increíble. Es muy raro, sobre todo en el cine de género, encontrarse con una película que se base en una idea fija en lugar de estar concebida como una mera sucesión de set-pieces. Por ejemplo, The Island se convierte en una película de persecuciones en coche, y los momentos más satisfactorios son los que tienen que ver con la clonación, en los que piensas cómo te sentirías si fueras uno de esos personajes.

4. TODOS TIENEN UNA RAZÓN PARA VIVIR 
Todo el mundo tiene una perspectiva. Cada persona que tienes en la escena, incluyendo a los matones que flanquean al villano, tienen un motivo. Tienen su propia voz, su identidad, su historia personal. Si la intervención de un personaje solo sirve para dar pie a la frase de otro, eso no es parte de un diálogo, es simplemente un extracto de audio. No todos los personajes tienen que ser graciosos, ni adorables, ni encantadores, y no todo el mundo tiene que hablar, pero si no sabes quién es cada uno y por qué están ahí, por qué sienten lo que sienten y actúan de esa manera, estás en apuros.

5. ELIMINA ALGO QUE TE ENCANTE
Este truco lo aprendí al principio de mi carrera. Si algo no funciona, si la historia que tienes se ha quedado parada y no sabes cómo hacer que avance, busca tu escena favorita, tu mejor idea o secuencia, y bórrala. Es muy cruel, pero a veces es inevitable. Seguro que más adelante es posible recuperarla, pero cortar algo así es, por lo general, un gran ejercicio de liberación.

6. ESCUCHA
Cuando me contratan como doctor de guiones es normalmente porque otra persona no ha sido capaz de llevar el texto al siguiente nivel. Es cierto que reemplazar al guionista es el último recurso del productor ejecutivo, cuando ya no sabe qué hacer, y es algo horrible, pero la verdad es que todos los guiones con los que he trabajado necesitaban al doctor, aunque luego no se me haya permitido hacer algo bueno con ellos. Lo que ocurre a veces es que el guionista se ha quedado bloqueado, se ha oxidado, que está tan atrapado dentro de su cabeza que no ve a los que están alrededor. Es muy importante saber cuándo insistir en tu idea, pero también es crucial escuchar absolutamente a todo el mundo. Puede que la persona más tonta de la sala tenga la idea más valiosa.

7. MONITORIZA LO QUE SIENTE LA AUDIENCIA 
Tu objetivo principal es el siguiente: conectar con tu audiencia. Por tanto, tienes que llevar la cuenta de lo que sienten en todo momento. Uno de los problemas que más me suelo encontrar viendo películas es que cuando pienso “Esta parte me resulta confusa” la película me contesta “Esto es lo que estoy intentando transmitir”, y entonces los personajes empiezan a articular en palabras sus intenciones. Nada de eso tiene que ver con mi experiencia como espectador. Piensa en lo que la audiencia piensa. Cuando los espectadores están en el cine, o se dan cuenta de que se les ha dormido el culo o no. Si has hecho bien tu trabajo no se darán cuenta. Hay mucha gente que piensa que los pases de prueba son una atrocidad, y es verdad que muchos estudios hacen que lo sean. Les entra el pánico, regraban escenas, o dicen cosas como “Brazil no puede no tener un final feliz”. Toda una historia de terror. Pero bueno, también pueden tener mucho sentido.

8. ESCRIBE COMO SI FUERA LA PELÍCULA
Escribe pensando en la película acabada siempre que puedas. Si una escena es muy llamativa y está llena de detalles, descríbela de manera que salte de la página.; si algo no es demasiado importante, no te detengas en ello. Haz que la lectura del guion se asemeje a la experiencia de la película; eso te facilita el trabajo, así como el del director y los productores, que en todo momento pensarán en cómo será lo que has escrito en imágenes.

9. NO ESCUCHES
Ya os he aconsejado que escuchéis a todo el mundo, y ahora os tengo que dar el consejo contrario, porque al final, el mejor resultado proviene de mandar a la mierda el sistema, de hacer lo inesperado y dejar que tu propia voz irrumpa en la experiencia mecánica que es hacer una película. Escoge bien tus batallas. No tendríamos a Paul Thomas Anderson o Wes Anderson si el todo el cine estuviera cortado por el mismo patrón. Pero el proceso te guía en esa dirección; es homogeneizante, y tienes que luchar contra eso. Hubo un momento durante la producción de Firefly en el que le dije a la cadena que la rechazasen. Habían empezado a hablar de una serie completamente distinta a la que yo quería hacer.

10. NO TE VENDAS
Yo ahorré el primer penique que me gané. Después me aseguré de que nunca tuviera que aceptar un trabajo solo por necesidad. Por supuesto que el trabajo siempre era una necesidad, pero conseguí aceptar solo los que me encantaban. Eso incluye Waterworld, y la gente normalmente frunce el ceño cuando lo digo, pero creo que la idea de la película es maravillosa. Cualquier cosa puede ser buena. Incluso El último gran héroe podría haber sido buena. Hay una idea que subyace de casi todas las películas: si eres capaz de encontrar en ella algo que amas, puedes hacerla. Si no encuentras nada, da igual lo bueno que seas: te estás prostituyendo.

(Texto original publicado en Aerogramme Writers’ Studio)

 

Etiquetas:

Comentarios (2)

 

  1. Pablo dice:

    Lo que pasa con estos consejos, como con casi todos, es que no descubres lo importantes que son hasta que no has te has metido hasta las orejas en un barrizal dos o tres veces.

  2. Fenix dice:

    Un genio del sentido común, tan poco aplicado por la mayoría

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas