Las claves del póster de la sexta temporada de Mad Men

Los episodios de la sexta -y casi seguro penúltima- temporada de Mad Men están a la vuelta de la esquina. El próximo 7 de abril, la serie de Matthew Weiner vuelve a AMC con un estreno de dos horas, al igual que el año pasado.

Esta semana se ha dado a conocer el que es el póster oficial de la temporada (y si ocurre como el año pasado, la portada del DVD). Habituados a imágenes sugerentes llenas de sentido oculto o a pósters minimalistas como aquel de la silueta cayendo en el vacío absoluto, el nuevo cartel de Mad Men ha sorprendido a todos con una imagen colorista hecha a mano. Eso es, el póster es una ilustración, y está realizada por un verdadero ad man de los 60, el británico Brian Sanders, que ahora tiene 75 años.

La idea de realizar un póster al estilo 60s por primera vez en 6 años de una serie precisamente ambientada en ese mundo provino -cómo no- del propio Weiner, en concreto de un recuerdo de la infancia sobre una carta de menú en un vuelo con la T.W.A. (Trans World Airlines). El creador de la serie realizó una labor exhaustiva de recopilación de libros de ilustraciones de los 60 y 70 y las mandó al equipo de marketing de la serie. Sin embargo, este no supo dar con lo que Weiner quería exactamente.

El equipo de Weiner se remontó a la fuente, y dio con la persona que había llevado a cabo la mayoría de estas ilustraciones que obsesionaban al productor -muchas de ellas vistas en el libro Lifestyle Illustration of the 60s. Y afortunadamente para todos, Brian Sanders aun estaba en activo a pesar de su edad. El ilustrador aceptó encantado el encargo de Weiner, firmó la estricta cláusula de confidencialidad que hasta ahora ha respetado, y se puso manos a la obra.

Para el “anuncio”, Sanders ha sabido adaptar las ideas de otros pósters de Mad Men a un estilo casi comic book que remite directamente a la década en la que se ambienta la serie. Al igual que el póster del año pasado -Don Draper mirando a dos maniquíes en un escaparate-, la de esta temporada es una imagen sugerente llena de guiños y detalles que nos permiten elucubrar mil y una teorías. ¿Quién es la mujer que da la mano a Don? ¿Megan? ¿Betty? ¿Otra? ¿Qué están mirando los policías al fondo? La temporada transcurre durante el tumultuoso 1968, por lo que es lógico que Weiner vaya a reflejar los acontecimientos de mayo de ese año en los nuevos episodios -tema que ya introdujo en la quinta temporada. ¿Por qué hay dos Don Draper? (Esta es la más compleja pero la más evidente de las preguntas, puesto que la dicotomía Don/Dick siempre ha estado ahí). Y, ¿la importancia de la revolución llevará la serie en algún momento hacia las bulliciosas calles de Manhattan, que parecen replegarse sobre Don en la ilustración? Esperemos que sí. Si hay algo que suelo echar de menos en Mad Men son los exteriores.

Sanders confiesa que llevaba muchos años sin utilizar el estilo que Weiner le pedía para el póster, acuñado por su colega Roger Coleman como “bubble and streak” -básicamente consiste en hacer burbujas con los acrílicos sobre el papel. El artista confiesa que gracias a este encargo volvió 50 años atrás en el tiempo. “Ya no trabajo de esa manera, pero me sorprendió lo rápido que regresó todo a mí, la habilidad para utilizar de nuevo esa técnica”, confiesa Sanders.

El artista ya había realizado trabajos de cartelería para el cine durante la década de los 60. De hecho, el mismísimo Stanley Kubrick, fascinado por sus trabajos menos comerciales, le pidió que se acercara al rodaje de 2001: una odisea del espacio y buscase inspiración para hacer un póster ilustrado de la película. Sus imágenes no fueron usadas finalmente, pero esta experiencia de hace cinco décadas aun es valiosa para Sanders, que la retoma para crear una nueva imagen que combina abstracción y concreción.

Volviendo a Mad Men, Sanders confiesa que había visto la serie anteriormente, y que aunque “fue una sorpresa agradable” no pudo evitar sentir reservas cuando los productores de la serie le ofrecieron el trabajo -puede que simplemente no se lo creyera. Sin embargo, Weiner asegura que utilizar a un ilustrador para la promoción de la serie es en cierto modo una reivindicación del trabajo artesano que estaba desapareciendo a finales de los 60, eclipsado por la fotografía. Sanders se las arregló en su momento para permanecer siempre empleado, a pesar de que la época dorada de las ilustraciones en las portadas de revista tocaba a su fin. En el fondo, el dibujante sabía que no podía rechazar la oportunidad de volver a ver su trabajo en marquesinas, autobuses, edificios, en el metro y en páginas web.

Al final, la experiencia de Sanders colaborando con la serie de AMC fue muy satisfactoria, e incluso tremendamente nostálgica. Como dice Weiner, Mad Men refleja un mundo al que él pertenecía”. Ver la serie a la vez que realizaba la ilustración devolvió al artista a las oficinas en las que trabajaba en los 60. Estas no estaban en Nueva York, pero el artista reconoce que en Gran Bretaña estaba ocurriendo lo mismo que allí, y que por eso le gusta la serie. Aunque Sanders confiesa que desde el principio evitó el alcohol a la hora de hacer su trabajo, por primera vez en 30 años tuvo la tentación de fumarse un cigarrillo.

Fuentes: New York Times, The Guardian

Etiquetas: , , , , , ,

Comentarios (1)

 

  1. Modigliani dice:

    Qué ganas de que empiece Mad Men. Mientras tanto nos hemos tenido que conformar con el Don Draper del baloncesto. http://deporadictos.com/coctel-de-deportistas-con-unas-gotas-de-series/

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas