Pilotos 2012-13: Parte VII – 666 Park Avenue y Vegas

666 PARK AVENUE

Los domingos en ABC
Puntuación: 6/10

Antes de empezar, dejemos claro quiénes son los artífices de este nuevo drama sobrenatural de ABC. Detrás de la producción está Alloy Entertainment, genios responsables de adaptar un importante número de sagas literarias de segunda (que ellos mismos editan) para televisión: The Vampire Diaries, The Secret Circle, Pretty Little Liars y Gossip Girl. 666 Park Avenue, escrita por Gabriella Pierce, es otra serie de novelas made in Alloy. En este caso se trata de una historia de misterio orientada hacia un público más adulto -pero no por ello más madura, claro. Henry y Jane, una joven pareja formada por un abogado y una arquitecta, se mudan a Nueva York en busca de sus sueños. Tras responder a una oferta de trabajo en un lujoso edificio de apartamentos de Park Avenue, y conseguir el puesto, se instalan en uno de los pisos. Jane (Rachael Taylor) comienza a estudiar la misteriosa historia del edificio, lo que la lleva a descubrir oscuros secretos y a vivir terroríficas experiencias entre sus paredes. Los dueños del inmueble, un matrimonio interpretado por Terry O’Quinn y Vanessa Williams, poseen los contratos (¿las almas?) de los inquilinos, que parecen haber hecho un pacto con el diablo (¿Será O’Quinn o Williams?) y no pueden dejar el edificio hasta que este se cumpla. Es decir, una especie de Ángel exterminador en casa encantada. Los elementos fantásticos no tardan en aparecer, y ya desde el teaser se nos advierte de que estamos ante una serie que no va a escatimar en golpes de efecto a base de magia.

Eso sí, el piloto de 666 Park Avenue fracasa estrepitosamente a la hora de construir una atmósfera terrorífica, y de hecho, dudamos que lo intente de alguna manera (está claro que el vestido de 4.000 dólares es mucho más importante que todo eso), orientándose más bien hacia el género fantástico y el serial romántico. La sofisticación de los últimos dramas de ABC, con esos amplios e impolutos decorados propios de Architectural Digest y esa iluminación tan diáfana, impide que el espectador experimente cualquier tipo de malestar o inquietud (las supuestas escenas terroríficas no me asustarían ni a mí a los 6 años). Ni siquiera el sótano da miedo. Sin embargo, una vez asumido que 666 Park Avenue no es American Horror Story, ni pretende serlo, es posible disfrutarla como un thriller de preguntas y respuestas en el que los enigmas se presentan sin demasiadas complicaciones y artificios, y con suficiente trasfondo como para al menos engancharnos una temporada. Construido íntegramente a base de cichés, el piloto de 666 Park Avenue funciona como una correcta y sencilla, si acaso algo insulsa y ligeramente mediocre, presentación de una historia que, no obstante, puede dar bastante de sí. Yo firmo el contrato, pero añado una cláusula: “me reservo el derecho de romperlo si al cuarto episodio la acción no ha avanzado lo suficiente”.

 

VEGAS

Los martes en CBS
Puntuación: 8/10

Del tándem formado por Nicholas Pileggi (guionista de Uno de los nuestros) y Greg Walker (productor ejecutivo de Sin rastro) llega uno de los mejores pilotos dramáticos de la temporada. Fusionando con gran harmonía la experiencia de ambos creadores, el piloto de Vegas es un cruce entre película de gángsters y procedimental policíaco televisivo. El detective a cargo de resolver los crímenes en Las Vegas a comienzos de la década de los 60 es Ralph Lamb (Dennis Quaid), un rudo cowboy descontento con la corrupción que traen consigo los casinos que invaden su desierto y perturban la tranquilidad de su amado rancho. Tras la aparición del cadáver de una joven en el desierto de Nevada, el alcalde solicita los servicios de Lamb, que inicia una investigación “a su manera” (o sea, a lo Holmes con sombrero de vaquero). Junto a su hermano (Jason O’Mara) y su hijo (Taylor Handley), Lamb resuelve el primer caso de la serie, reafirmándose como la autoridad del lugar. La presentación y caracterización de los personajes, en especial Lamb y su archinémesis Vincent Savino (Michael Chiklis), es magistral, y la dinámica entre todos ellos fluye con naturalidad. Mención especial a Carrie-Anne Moss, cuyas interacciones con el protagonista echan chispas (impagable el puñetazo de Lamb al motorista en la cárcel, “eso ha sido de mala educación”)

Los valores de producción de Vegas son de lo mejorcito que hemos visto últimamente en una cadena en abierto (añadimos unos cuantos “fuck” y un par de tetas y podríamos estar viendo una de pago perfectamente). Si pasamos por alto los anacronismos (en el piloto aparecen modelos de coche que aun no se habían fabricado) la ambientación de la serie es impecable. Sorprende que después del fracaso de las series sesenteras que se estrenaron el año pasado (The Playboy Club y Pan Am), las networks sigan intentándolo. Pero es que Vegas es mucho más que una serie ambientada en la década prodigiosa. Si salió adelante es porque el material de partida era de calidad, y así lo hemos podido comprobar esta semana. Efectivamente, estamos ante un evidente producto de quality television que espero no se quede estancado en su piloto. Una serie con uno de esos protagonistas altamente carismáticos cuya sola presencia ya es recompensa suficiente para el espectador. Después de la escena en la que camina serenamente hacia el centro de la carretera, carga su rifle y detiene el coche fugitivo que se dirige hacia él, me postro ante los pies del sheriff Lamb. Espero que lo que venga a partir de ahora esté a la altura.

Pilotos 2012-13: Parte I – Animal Practice, Go On y The New Normal
Pilotos 2012-13: Parte II – Ben and Kate, Guys With Kids y The Mindy Project 
Pilotos 2012-13: Parte III – Revolution
Pilotos 2012-13: Parte IV – Elementary
Pilotos 2012-13: Parte V – Last Resort y The Mob Doctor
Pilotos 2012-13: Parte VI – The Neighbors y Partners
Pilotos 2012-13: Parte VII – 666 Park Avenue y Vegas
Pilotos 2012-13: Parte VIII – Chicago Fire, Made in Jersey y Nashville

Etiquetas: ,

Comentarios (1)

 

  1. Pablo dice:

    Lástima la primera. Me apunto la segunda.

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas