Pilotos 2012-13: Parte V – Last Resort y The Mob Doctor

LAST RESORT

Los jueves en ABC
Puntuación: 7,5/10

Gracias a Dios (o a Joss, o a Ausiello), la nueva hornada de dramas de la ABC para esta temporada no está compuesta únicamente de culebrones prêt-à-porter y dramedias suburbanas sobre mujeres de más de 40. Sorprendentemente, irrumpe en escena un submarino nuclear, llevándose por delante vallas blancas y frentes llenas de bótox. Llega Last Resort, una serie de acción esencialmente noventera, de domingo por la tarde, que recupera el esplendor de películas como La caza del octubre rojo, La roca o incluso Jungla de cristal. Es decir, la acción por la pura acción. Diversión casi infantil, sin mayores pretensiones que las de complacer a un público que a veces agradece lo simple, siempre que esté bien hecho. No sorprende en este sentido que “Captain” esté dirigido por Martin Campbell, responsable de cosas como Escape de Absolom o dos entregas de la saga Bond, GoldenEye y la estupenda Casino Royale. Es evidente que las cosas estaban claras desde la gestación del proyecto. El piloto de Last Resort no es ninguna obra maestra, pero es honesto, directo, y hace bien lo que se supone que tiene que hacer: presentar una historia semi-cerrada para a continuación plantear las múltiples direcciones que esta puede tomar, y además entretener durante 40 minutos, de manera que no nos importe repetir. Si “Captain” es indicio alguno, Last Resort es la serie con más proyección a largo plazo de las estrenadas hasta ahora.

Estamos ante un producto que recoge los clichés más reconocibles de la acción bélica: diálogos que son jerga militar en un 80%, héroes asquerosamente honrados, malos que bien podrían ser dibujos animados. Luchas de poder, respeto, lealtad, sacrificio, testosterona y patriotismo. Un producto que, en un principio, no busca complicarse demasiado la vida con elaborados debates morales (que alguno hay, pero es lo de menos), sino que se limita a ofrecer un contundente espectáculo televisivo -por supuesto, las trabas presupuestarias del medio saltan a la vista. Falla únicamente el reparto, encabezado por Scott Speedman (Felicity) y Andre Braugher (Homicidio). Ambos protagonizan un desequilibrado duelo interpretativo: la irritante sobreactuación de Braugher contra la lastimera infraactuación de Speedman. El tiempo dirá si estos actores son capaces de amoldarse adecuadamente a sus papeles. Por ahora es mi único pero a Last Resort, serie que, con los pertinentes arreglos y un desarrollo digno, tiene la capacidad de hacer que nos sintamos orgullosos de ser americanos seriéfilos.

 

THE MOB DOCTOR

Los jueves en FOX
Puntuación: 3/10

Grandes jefes de las cadenas, creadores de series y productores ejecutivos, señores de los estudios: No necesitamos más dramas médicos en televisión. No nos importa que The Mob Doctor añada un componente inédito en las demás (la protagonista es una doctora que está endeudada con la mafia después de perdonar la vida a su hermano), el género está absoluta e irremediablemente agotado. Los espectadores no quieren más líos entre doctores y residentes, más escenas clónicas de quirófano, más pacientes con emotivas historias que contar, más dilemas morales entre hacer lo correcto o lo legal. BASTA YA. Los bajos índices de audiencia del piloto de The Mob Doctor confirman el hastío del respetable, y el nulo interés de la propuesta.

The Mob Doctor no es solo innecesaria, sino que además está por debajo de lo mediocre en todos los aspectos. Su piloto nos introduce en una historia a caballo entre dos mundos, incapaz en todo momento de centrarse, con una protagonista que se mueve de uno a otro como si el día tuviera 72 horas. Estamos ante un evidente caso de pilotitis (ya sabéis, demasiada información torpemente condensada), pero sin diagnóstico favorable al horizonte. De hecho, sin posibilidad de sobrevivir. Jordana Spiro lleva todo el peso de la serie, y ese es el principal error de The Mob Doctor. De la escuela interpretativa de Lucy Liu, Spiro es una suerte de Arizona Robbins con el rostro anestesiado y la mirada vacía. La semi-desconocida actriz da vida (es un decir) a Grace Devlin, la típica doctora temeraria, resabiada y llena de recursos en la tradición de Gregory House o (la enfermera) Jackie Peyton, pero esta vez con un pasado misterioso que se supone debe añadir profundidad al personaje. Desde su nombre observamos la dualidad de su personalidad (y de la serie, claro): es una buena forzada a hacer cosas malas, una anti-heroína moderna… un arquetipo que empieza a perder toda su fuerza. Devlin está rodeada de un elenco de secundarios que van de lo invisible a lo insoportable. A pesar de los esfuerzos por desmarcarse, nada en The Mob Doctor resulta diferente de lo que ya hemos visto tantas veces en televisión. En un momento del piloto, la protagonista se atreve a decir: “No soy una doctora del montón”. Permita que me ría en su cara, doctora Devlin.

Pilotos 2012-13: Parte I – Animal Practice, Go On y The New Normal
Pilotos 2012-13: Parte II – Ben and Kate, Guys With Kids y The Mindy Project 
Pilotos 2012-13: Parte III – Revolution
Pilotos 2012-13: Parte IV – Elementary
Pilotos 2012-13: Parte V – Last Resort y The Mob Doctor
Pilotos 2012-13: Parte VI – The Neighbors y Partners
Pilotos 2012-13: Parte VII – 666 Park Avenue y Vegas
Pilotos 2012-13: Parte VIII – Chicago Fire, Made in Jersey y Nashville

Etiquetas: , , ,

Comentarios (1)

 

  1. David Sancho dice:

    Hombre, Last resort pinta bien, sobretodo porque detrás de ella está el creador de The shield, vamos, cosa seria.
    The mob doctor es un tostonazo tremendo.

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas