Desperate Housewives Blogger’s Day: por qué la serie pasará a la historia de la TV

Con motivo del final de Mujeres desesperadas tras ocho temporadas en antena, las chicas de Con Series y a lo Loco han organizado un macro-evento blog que reúne a un gran número de blogueros TV para hablar de la serie desde sus respectivas webs. Se trata del Desperate Housewives Blogger’s Day (#DHBD), en el que cada blogger se encarga de un aspecto de la serie (personajes, season finales, los modelos de mujer, moda, homosexualidad, etc), intentando aportar una visión lo más completa posible de una de las series más influyentes de la última década. Yo me encargo de analizar las razones por las que, además de conservar un hueco para siempre en nuestro corazón, la serie de Marc Cherry pasará a la historia de la televisión. Al final de la entrada podéis encontrar enlaces al resto de piezas del puzzle DHBD. Que lo disfrutéis. Y ya sabéis, Kiss Them Goodbye.

MUJERES DESESPERADAS Y LA EDAD DORADA DE LA TV

Sin duda alguna, 2004 marca el inicio de una revolución en la ficción televisiva, un periodo de transformación en los productos y en los hábitos de consumo que a día de hoy se han asentado como norma en todo el mundo. Lo que se vino a llamar la Tercera Edad Dorada de la Televisión, inaugurada oficialmente por Los Soprano en 1999, se extiende hasta día de hoy. Ya no hablamos de Edad Dorada de la Televisión, hablamos de televisión a secas. Lo cierto es que podemos identificar las dos fechas mencionadas como orígenes separados en el tiempo del mismo movimiento. Si a finales de los 90, la televisión por cable demostraba las posibilidades narrativas del medio en relación -u oposición- con el ámbito cinematográfico, 2004 supone la consagración definitiva de las cadenas generalistas como creadoras de quality television, después de una década de experimentación. Canción triste de Hill Street y más tarde El ala oeste de la Casa Blanca otorgan las credenciales necesarias: hay vida, y calidad, más allá de HBO.

Los cinco años transcurridos entre ambas fechas es el tiempo lógico que llevó a las networks darse cuenta de lo que se podía hacer con la ficción seriada. Con dos grandes estrenos, Perdidos y Mujeres desesperadas, ABC reinstauraba el interés de la audiencia masiva por las series, tras un periodo de saturación de programas de telerrealidad. La serie de J.J. Abrams es considerada la piedra de toque de la nueva ficción TV, íntimamente ligada a la experiencia del espectador en Internet. Por su parte, el impacto de Mujeres desesperadas se desvaneció más rápidamente. Sin embargo, la serie de Marc Cherry, tras ocho -irregulares- temporadas en antena, ocupa por derecho propio un lugar privilegiado en la historia del medio, y concretamente en el panteón de la televisión de calidad. Veamos por qué.

LA HISTORIA TRAS LAS VALLAS BLANCAS

A principios de la década de los 90, Twin Peaks agitó violentamente la pacífica existencia del espectador medio norteamericano, y supuso la consolidación de los dramas TV estadounidenses en las audiencias internacionales. Se instauraba el gusto por las pequeñas comunidades que esconden oscuros secretos, y los misterios criminales ambientados en paisajes suburbanos. Marc Cherry recuperó con Mujeres desesperadas esta tradición televisiva, aprovechándola al máximo para construir su discurso sobre las apariencias y las relaciones entre vecinos. Jugando un poco a ser el Sam Mendes de American Beauty -influencia que regresa con fuerza para el final de la serie-, Cherry nos planteó la pregunta “¿Conocemos realmente a nuestros vecinos?”

A su vez, Mujeres desesperadas visibilizó a la ama de casa, convertida esta vez en una figura martirizada, una víctima de la vida, y en definitiva, una heroína posmoderna. Susan, Lynette, Gabrielle, y sobre todo Bree Van De Kamp, se convirtieron en arquetipos y referentes para todas las ficciones televisivas posteriores. El impacto de estos cuatro sólidos personajes sirvió para crear una tendencia en la televisión, la exploración de los dramas cotidianos del ama de casa magnificados bajo el prisma de lo trágico y lo patético, y a un nivel más amplio, las historias protagonizadas por mujeres de más de cuarenta. Sin embargo, es el aspecto puramente cómico lo que más ha transcendido en series posteriores, concretamente en las de ABC, que ha reservado un lugar privilegiado para la mujer de edad media en su oferta de ficción. Si Carolyn Burnham es el referente moderno del ama de casa desesperada en el cine, las cuatro protagonistas de la serie de Cherry -e insisto, Bree en especial- se convierten en modelo narrativo en el ámbito televisivo.

LA DIGNIFICACIÓN DE LA SOAP-OPERA

Mujeres desesperadas es un claro ejemplo de la hibridación genérica que presentan casi todos los productos televisivos de la última década. La serie de Cherry no trata sobre grandes dinastías, pero maneja las pasiones de sus protagonistas como si así fuera. Hasta el momento, se hacía casi impensable hallar la calidad propia de otras propuestas más puramente dramáticas en una serie categorizada muy a menudo como “telenovela” o “soap-opera”. Sin embargo, la incorporación de misterios que enganchaban irremediablemente al espectador, y sobre todo el finísimo tratamiento de la comedia -con un adecuado toque oscuro- obligaba a añadir siempre “de calidad” al final de esta denominación.

Los grandes arcos argumentales que ocupan toda una temporada acercan la serie a los preceptos de las soaps -sobre todo a las emitidas en prime time, como Dinastía o Falcon Crest. Esto, combinado con su carácter altamente episódico -los capítulos suelen contar con un tema principal que motiva y unifica las tramas- la convierten en un producto modélico de la quality television. La habitual presencia de conflictos sentimentales, confrontaciones entre familias con pasados oscuros y la pasión melodramática de muchas escenas encuentran su origen en la telenovela, y es lo que hace que el espectador la considere un guilty pleasure de manual. No obstante, Mujeres desesperadas desarrolla y consagra un estilo multigenérico que ayuda a evitar el desprestigio habitual de la soap. Aun con todo, y a pesar de nuestra fidelidad durante ocho años, la serie de Marc Cherry vivió su gloria televisiva tan solo durante sus primeras temporadas, tras las cuales, la repercusión de la serie se desvanecía. Al fin y al cabo, un par de años más tarde llegaba Mad Men, la telenovela definitiva.

PERFECCIONAMIENTO Y CONSAGRACIÓN DE LA DRAMEDIA TV

Ver un episodio de Mujeres desesperadas supone adentrarse en un universo dual en el que pasamos de la carcajada al puchero en cuestión de segundos. ABC no ha inventado la dramedia, pero sin duda la ha explotado hasta la saciedad -con el consiguiente agotamiento del espectador- en gran parte de su oferta de ficción. La mid-season de la temporada 2004-05 traía consigo Anatomía de Grey, otro culebrón “de calidad” que fusionaba con éxito melodrama y comedia. Tanto la de Cherry como la de Shonda Rhimes son series cortadas por el mismo patrón: voz en off que inicia y concluye el relato y una sucesión de escenas que buscan la risa y la lágrima casi a partes iguales. Las podremos diferenciar por la banda sonora -ambas series cuentan con scores clónicos-, que establece el tono y prepara al espectador. A pesar del desgaste de la fórmula -ABC sigue insistiendo en ella año tras año-, Mujeres desesperadas puede considerarse precursora de un modo de hacer televisión que ha calado en toda la ficción posterior. Y lo cierto es que, a pesar de los altibajos, Desperate Housewives ha logrado su propósito con creces: nos ha hecho reír y llorar a lo largo de ocho temporadas.

REPERCUSIÓN Y LABOR SOCIAL

El origen de la serie es de sobra conocido por todos. El germen de Mujeres desesperadas surge de la historia de Andrea Yates, un “ama de casa desesperada” que ahogó a sus cinco hijos en la bañera tras un episodio psicótico, en teoría provocado por la depresión. Marc Cherry, que se encontraba junto a su madre cuando vio la noticia en televisión, consideró necesario indagar en los motivos de un hecho tan atroz, y cambiando asesinato por suicidio, se propuso humanizar la figura de la mujer perfecta tras la valla blanca que ‘de repente’ pierde la cabeza. Es el clásico “era una persona muy amable, saludaba siempre cuando pasaba por mi puerta, no me esperaba esto” elevado a gran discurso, que ha articulado la serie a lo largo de toda su andadura.

Esta idea, en parte también inspirada en la propia madre de Cherry y sus vivencias durante la infancia, sirve al productor para levantar la voz por un colectivo que se ha dado siempre por sentado. En lugar de adoptar una postura única, Cherry representa las posibles variantes de ama de casa en sus protagonistas, que a lo largo de toda la serie abanderan causas muy diversas: la mujer trabajadora, los distintos modelos de educación, y en definitiva, el derecho a elegir de la mujer. Todo con una idea en común: la lucha contra los prejuicios. Todos hemos adorado a una republicana afiliada a la Asociación Nacional del Rifle. Así que la labor de Cherry ha servido para algo.

A mitad de serie, Mujeres desesperadas introdujo a una pareja gay en Wisteria Lane. Ya desde la primera temporada se había tratado el asunto con Andrew, el hijo pequeño de Bree, sin embargo, la presencia de Lee y Bob se recibía como una oportunidad para contribuir a la normalización del matrimonio homosexual en televisión. Si bien al principio la audiencia se quejó de que los nuevos vecinos habían sido introducidos para crear diversidad pero poco más, el paso del tiempo ha acomodado y consolidado a la pareja en el barrio -recordad el precioso “He’s my neighbor!” de Lynette en el episodio 7×10- sin recurrir a conflictos forzados, ni tampoco a lecciones condescendientes o moralejas. Y de eso se trata precisamente.

IMPACTO EN LA CULTURA POPULAR

Si algo ha contribuido a que Mujeres desesperadas ingrese en la memoria colectiva es la gran constante de sus ocho temporadas: las cuatro protagonistas. Más que modelos de comportamiento, maniquíes de moda o arquetipos narrativos, Susan, Lynette, Bree y Gabrielle han sido nuestras vecinas a lo largo de casi una década. Es por ello que nos duele despedirlas para siempre, aunque tengamos la absoluta certeza de que permanecerán en la historia de la televisión, ocupando el lugar privilegiado que les corresponde. Sin embargo, y a pesar de la harmonía y coralidad de la que ha hecho gala la serie, sería injusto no destacar a Bree Van De Kamp -manque pese a Teri Hatcher-, personaje convertido en auténtico icono del siglo XXI. Aunque las otras tres protagonistas no anden a la zaga, Bree es, y será la mujer que ha bombeado el corazón de la serie, el ama de casa que ha personificado en todo momento las ideas principales de Mujeres desesperadas. Será imposible olvidar a Susan, Lynette y Gabby. Pero Bree, a ti te amaría aunque fueras una asesina. Dejando a un lado el peso que ha recibido el personaje de Marcia Cross a lo largo de la serie -y en especial en su recta final-, no cabe duda de que juntas, alrededor de una mesa llena de cartas, fichas de póker y copas de vino, es como las cuatro mujeres desesperadas han alcanzado la inmortalidad catódica.

 

Enlaces a todas las entradas del DHBD:

Etiquetas: , ,

Comentarios (10)

 

  1. Ricardo dice:

    me has hecho llorar (cabrón) :_)

  2. Satineify dice:

    Muy buena! Las echo mucho de menos.

  3. jamescole dice:

    “Pero Bree, a ti te amaría aunque fueras una asesina.”

    :_(

  4. Bertoff dice:

    No tengo palabras! He dejado tu entrada la última de todas las del DHBD precisamente porque siempre consigues hacerme pensar e incluso convencerme con tus razonamientos.
    Aunque no te perdono que no haya nombrado Melrose Place!! :P

  5. Dro dice:

    ¡Buenísima entrada! Realmente da que pensar. A pesar de sus fallos, Bree se ha convertido en un personaje icónico, épico, y eso me encanta :) aunque le pese a Teri Hatcher xD

  6. me encanta tu blog, ya te leia, desde la epoca del fotolog ( por la prehistoria,maldito fotolog) jajaja

    muy de acuerdo con la nueva edad dorada de la television, es una serie que a hecho historia tocando todos los temas posibles sin tapujos.

    las odio,porque amarlas tanto! jajajaja

    aunque al principio, y aun a dia de hoy,no puedo ver a bree, y ver a kimberly de melrose place,jajaja….incluso me encanto cuando salio en everwood

    @lady_daena

  7. [...] Pedro, Fuertecito no ve la tele (@fuertecito):LOS MOTIVOS POR LOS QUE PASARÁ A LA HISTORIA [...]

  8. [...] it’s worse!  (@bertoff) La quinta desesperada Fuertecito no ve la tele (@fuertecito) Por qué la serie pasará a la historia de la TV Posted by InakiO in Mujeres Desesperadas [...]

  9. SUSANA dice:

    QUE TRISTE QUE SE ACABARA LA SERIA :( ME ENCANTA

  10. [...] Fuertecito no ve la tele (@fuertecito) Por qué la serie pasará a la historia de la TV [...]

Deja un comentario

Get Adobe Flash player