Don’t Trust the B—- in Apartment 23

A la ABC le gustan las zorras. Tanto que en su parrilla tiene actualmente dos series con la palabra ‘bitch’ en el título (debidamente oculto o censurado): GCB y Don’t Trust the B—- in Apartment 23. La última, que se acaba de estrenar, rebaja considerablemente la media de edad de las bitches de la cadena.

I’ll be there for you when the rain starts to pour.

June (Dreama Walker) es una veinteañera de Indiana que consigue el trabajo ideal en Nueva York, uno que la sitúa en el camino hacia el gran sueño neoyorquino -el de las series, vamos. Todo se tuerce en los primeros dos minutos -atención, el ritmo de la serie es muy acelerado-, de repente ya no tiene trabajo, ni apartamento, y tiene que buscar una habitación y un empleo rápido. Entra Chloe (Krysten Ritter), una encantadora neoyorquina de adopción que busca compañera de piso. Chloe es la salvadora del sueño de June… hasta que se revela como la zorra suprema -creo que han pasado solo 4 minutos-, una estafadora profesional que engatusa compañeros de piso para después hacerles la convivencia imposible -como la vida misma- y robarles su dinero. El piloto de Don’t Trust the B—- in Apartment 23 sufre de los síntomas más clásicos de la pilotitis: la necesidad de condensar el mayor número de acontecimientos en un episodio, la presión de dar a conocer lo mejor posible a los protagonistas, el exceso de información y en consecuencia, la ausencia de rumbo y propósito.

Sin embargo, Apartment 23 -acortamos nosotros el título, ya que la ABC no lo hizo al final- tiene verdadero potencial. Este comienzo de serie es aturullado y caótico -no confundir rapidez con agilidad- y no sabemos muy bien qué esperar de ella. Pero sí identificamos unos cuantos elementos en este piloto que, si se supera la fase descentrada inicial, podrían dar mucho de sí. En primer lugar, el tono excesivo y esperpéntico, muy en la línea de Suburgatory, es un acierto. Estamos hartos de sitcoms clónicas sobre compañeros de piso. En este sentido, las dos actrices protagonistas son un enorme acierto de casting. A las pruebas me remito. De la extravagante Ritter ya nos enamoramos en Veronica Mars, y la hemos visto más recientemente en Breaking Bad. Walker apareció en la primera película de Sexo en Nueva York y tuvo un papel recurrente en las primeras temporadas de Gossip Girl como secuaz de Blair Waldorff. Lo dicho, diana con las actrices.

I don’t wanna wait for our lives to be over.

Otra de las mayores bazas de Apartment 23 es que se adscribe a la nueva corriente de comedia televisiva, profundamente autorreflexiva, en lugar de perderse en el convencionalismo que amenaza constantemente al género. Así, la serie convierte sus explícitas referencias en gags de altos vuelos que esperamos sean la tónica del resto de episodios. June representa al veinteañero soñador que desea desesperadamente verse reflejado en los protagonistas de Friends, es decir, ese o esa joven que ha crecido con la imagen idealizada y falseada de la gran ciudad y se plantea la vida de Monica, Chandler o Rachel como meta. Por eso nos reímos tanto cuando June grita simplemente “¡Friends!” al verse a sí misma en la situación que siempre quiso vivir. No hace falta más. No podríamos sentirnos más identificados. Es el gag perfecto.

Y todo esto está muy bien. Pero, ¿qué tiene Apartment 23 para que pensemos que puede llegar a ser algo grande? Muy sencillo: a James Van Der Beek. El protagonista de Dawson crece intentó desvincularse del personaje que le hizo terriblemente popular, pero ha acabado asumiendo su destino más inmediato: convertirse en el George Takei del siglo XXI. James Van Der Beek interpreta a James Van Der Beek, vecino y amigo de Chloe, actor mujeriego y absorto en sí mismo que vive de las rentas del personaje que le convirtió en icono de una generación, el pazguato Dawson Leery. Al igual que hace con Friends, Apartment 23 recurre a Dawson -la serie que comenzó la revolución de la autoconsciencia en la televisión- para deformar ingeniosamente el sueño noventero y construir a partir de él una historia muy actual. Sin embargo, esto es solo un anuncio al que respondemos con entusiasmo. Las próximas semanas serán cruciales para saber si estamos dispuestos para la convivencia.

Etiquetas: , , ,

Comentarios (1)

 

  1. Octavio Madrigal dice:

    Primer capitulo, se vé interesante la trama pero que pasa los desnudos , desnudo de la protagonista con pixeles de censura ¿como funciona esto de la censura conpixeles?

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas