Terra Nova: para toda la familia… menos para mí

La pereza que me daba ponerme a escribir esta entrada es exactamente la misma que sentía antes de aventurarme con el piloto de Terra Nova, paradójicamente una de mis series más esperadas de la temporada. A priori, la serie de FOX lo tenía todo para captar mi atención: Steven Spielberg en la producción ejecutiva, ambición y riesgo por parte de la cadena, aventuras y ciencia ficción en una network, protagonista atractivo, y sobre todo, dinosaurios. Una vez visto el piloto (de doble duración), confirmo que Terra Nova no ha cumplido ninguna de sus promesas: ya sabíamos que Steven Spielberg es en este caso solo una etiqueta y no debería ser considerado factor (comparar esta patraña con Parque jurásico debería estar penalizado); la ambición es un arma de doble filo si no se es consciente de los límites que existen; para darnos esta ciencia ficción casposa y estas aventuras soporíferas, mejor dejar el género a las cadenas especializadas o, en definitiva, a los que saben hacerlo; Jason O’Mara será muy guapo, pero una rama haría su trabajo mejor; y los dinosaurios… no me hagáis hablar de los “dinosaurios”… Vergüenza debería darles. Sin lugar a dudas, Terra Nova es el estreno más ridículo y prescindible de todo lo que llevamos de temporada. La serie no tiene pinta de grower, así que abandonarla tras el piloto no me parece ni remotamente precipitado. A menos que los elogios acaben llegando con el tiempo (cosa que dudo enormemente), yo no pienso regresar al “paraíso”.

El error principal de Terra Nova es adscribirse por decisión propia al género “familiar”, una etiqueta que suele matar cualquier tipo de ambición creativa en este tipo de producciones. La ciencia ficción es un género muy adulto, a pesar de que desde hace un tiempo está principalmente pensada para niños grandes. El riesgo de Terra Nova a la hora de abordar cuestiones universales, así como el compromiso delegado en sus dilemas morales es nulo. Y en este sentido, el lóbrego mensaje de advertencia a la humanidad en el que estas producciones se suelen cimentar está horriblemente empañado por un impuesto y artificial sentimentalismo. La serie deja atrás el pesimismo cuando tiene la más mínima oportunidad y decide convertirse en una suerte de Lost con dinosaurios (hasta tiene su versión de Los Otros). Y es entonces cuando parece apoyarse en un repugnante pseudo-humor familiar que culmina en la abominable escena final (con un croma que casi hace sombra al de Ringer). Como ya ocurriera con Kyle XY, cuya premisa nos interesó hasta que vimos la serie, y más reciente con Falling SkiesTerra Nova no es más que un montón de niños jugando a hacer ciencia ficción.

“Genesis” nos sumerge en un universo de clichés del género, tanto argumentales como visuales. Sin embargo, el afán explicativo al inicio de la serie es descorazonador. El piloto se preocupa en exceso por la posibilidad de confundir (y por tanto, no enganchar) al espectador y nos lo da todo bien mascado. La historia es enormemente predecible, y los conflictos entre los personajes están metidos con calzador. La familia protagonista es probablemente el grupo de personajes más vacío y unidimensional que hayamos visto en mucho tiempo, y las sintéticas relaciones entre sus miembros contribuyen a romper el pacto con el espectador, que ya había empezado a resquebrajarse, como muy tarde, al ver a la niña en la mochila. Cuando es tan complicado creerse (y soportar) a los personajes y sus conflictos personales, claudicar con una historia con tantísimos agujeros narrativos es imposible. Terra Nova debería haberse estrenado en ABC Family, o incluso Disney Channel. De esa manera muchos ni nos habríamos molestado. Y eso que nos habríamos ahorrado.

Etiquetas:

Comentarios (2)

 

  1. Yo también creo que Terra Nova ha sido uno de los estrenos más decepcionante, aunque no me esperaba mucho después de The Walking Dead (no es tan mala, pero es bastante mediocre) y Falling Skies. Esa deriva absurda del género apocalíptico está cargándose lo que podría salir de buenas ideas. Y no lo digo porque metan rollo familiar, sino porque los personajes y las tramas a través de los que intentan contarnos las cosas son refritos de series anteriores.

    Un saludo!

  2. Thekillerinme dice:

    Yo empecé a ver Terra Nova debido a mi absurda religiosidad con las series que me lleva a ver en que acaban. Y la verdad que aunque tienes razón con esto, la serie mejora mucho a final, acción y planes secretos que te hacen plantearte que es lo que buscan detrás de tanta civilización y espiritu emprendedor de la “colonia” de peregrinos intertemporales. ¿Lo malo? la cancelaron y el gran enigma del final no llegas a descubrirlo. Deberían haber optado por algo menos convencional para enganchar desde el principio.

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas