Sarah Michelle Gellar, nueva reina trash

Si hay una serie que está acaparando comentarios y reacciones de los seriéfilos en este comienzo de temporada televisiva, esa es Ringer, el “thriller” protagonizado por Sarah Michelle Gellar para la que fue la antigua casa de la cazavampiros (la CW, resultado de la fusión entre WB y UPN), después de unos años dedicada en cuerpo y alma a la maternidad. Por si hay algún despistado, Ringer (originalmente producida para CBS) cuenta la historia de dos hermanas “que comparten la misma cara”. Con personalidades opuestas, pero con pasados igualmente oscuros, Bridget y Siobhan llevan años sin verse. Tras su reencuentro, Siobhan desaparece y es dada por muerta. Bridget ve la desaparición de su hermana como una válvula de escape de su pasado (es perseguida por un asesino) y ocupa su lugar, engañando así a todos los miembros del círculo más cercano de Siobhan: marido, hijastra, mejor amiga y… ¡amante! Pero Siobhan sigue viva, y desde París mueve los hilos de una truculenta trama que mezcla dinero, traición y muertes. Todo un culebrón venezolano con la factura de CW (o aún peor, así que imaginaos).

Primero Showgirls, después Barb Wire, y ahora Ringer. Lo que diferencia a las dos primeras de la serie de Gellar es que son conscientes de su condición camp (es más, están manufacturadas para ser fieles a ese estilo), y lo explotan con mayor o menor éxito. Ringer es conmovedoramente inconsciente de la ínfima calidad que desprende a todos los niveles, y se muestra orgullosa de sí misma, lo que hace mucho más fácil la tarea de no tomársela en serio. En recientes entrevistas para promocionar el estreno de la serie, la actriz protagonista, y ahora también productora ejecutiva, se muestra enormemente ilusionada por el trabajo de guión llevado a cabo para Ringer. Los “sorprendentes” giros argumentales convierten la serie en un viaje emocionante para Gellar, que disfruta de la historia desde dentro y desde fuera. De estas declaraciones sacamos la conclusión de que la serie no está hecha solamente a su medida como actriz, sino también como espectadora. Si hay alguien que puede disfrutar con/tragarse lo que nos cuenta Ringer es ella. Y no porque sea productora ejecutiva (dudamos que tenga mano creativa), ni porque nos quiera convencer de que la veamos, sino porque se lo cree de verdad.

A estas alturas, todos habéis visto la celebérrima escena del barco perteneciente al piloto (estrenado hace cuatro martes). No hay palabras, ¿verdad? Yo me pasé toda la escena con la mandíbula desencajada. Es increíble que en 2011 una cadena se atreva a emitir algo que hasta en los 90 había chirriado. No me habría parecido descabellado ver a los Muppets asomados por la borda charlando con Bridget después de su siesta.  Y lo mejor de todo es que a juego con el infame croma transcurre el tour de force interpretativo (qué mejor ocasión para usar esa rancia expresión que esta) de la Gellar, que no solo se lleva el premio al peor despertar de la historia, sino que además evidencia el increíblemente torpe trabajo de los guionistas: “How long was I out for?” se pregunta en voz alta Bridget mientras se incorpora después de haberse quedado dormida en el barco (¿cómo es posible con la de saltos que daba?). Pero esto es solo el principio.

Sarah Michelle también habla francés (las escenas en París nos dan los mejores momentos de la serie), pone morritos, lucha consigo misma para transmitir emociones (los planos se sostienen eternamente sobre su rostro por si lo consigue en algún momento), y se viste con modelos imposibles y moños gigantescos: al principio distinguíamos a una hermana de otra gracias al peinado, pero la serie se vuelve cada vez más arriesgada y vemos a Bridge y Shiv con el pelo suelto o recogido aleatoriamente. Así no hay quién se entere de quién es quién. Gellar está convencida de que está interpretando a “40 personajes distintos”, porque “están la Bridget y la Siobhan del presente, y la Bridget y la Siobhan de los flashbacks”. Y como no podía ser de otra manera, considera que esta es la oportunidad perfecta para demostrar de lo que es capaz, interpretativamente hablando. Y vaya si lo está demostrando. Es capaz de sacarnos las carcajadas más atronadoras, y parece hacerlo sin esfuerzo alguno. La actriz ha llegado a comparar su trabajo en Buffy, cazavampiros (1997-2003) con su nuevo empleo, recordando la presión bajo la que estaba entonces, y reconociendo que ahora se lo está pasando en grande. Desde luego, Sarah, ahora estás donde debes estar.

Así ha transcurrido el primer mes de Ringer, la comedia involuntaria del año que nos tiene completamente enganchados, y a la que juramos fidelidad mientras dure en antena. Porque aún nos quedan muchos personajes por conocer de los 40 que interpreta Sarah Michelle (¿no será su manera de reírse de Whedon y su Dollhouse?), porque queremos más escenas en las que hable dejando huecos para que suenen las canciones de la banda sonora (probablemente la peor usada de la historia), porque necesitamos saber qué lleva un schizi-tini (si puede ser, la receta en francés), y porque amamos a Sarah Michelle y queremos abrazarla hasta que se quede dormida. Solo para verla despertar.

Etiquetas: , ,

Comentarios (9)

 

  1. Imagen de perfil de Alicia Alicia dice:

    es lo más bonito que he leído nunca <3

  2. ricardo dice:

    chooooooooooooooban!!!!

    ringa!

  3. ricardo dice:

    yo quiero mencionar el embarazo de una sí y otra no, como si le importase a alguien

    Je voudrais retirer de l’argent? QUOI??????? Jajajajajajajaja humor del fino

  4. Nené dice:

    Yo me debato en cada capítulo entre las ganas de ostiarla y el amor profundo e incondicional, heredado por supuesto de la cazadora, no por la ex yonki/gemela mala…
    Es terrible todo (el vestido+moño que llevaba en la fiesta lo que más), y en el fondo sabemos que la Gellar se lo merece, por piojosa y por renegar como renegó de Buffy y la tele en general, pensando que sería una gran estrella del cine…

  5. James_Cole dice:

    Ahora sí, lletém, pero ya lo sabía

  6. nocturno dice:

    Jajaja…estoy de acuerdo ,la serie es un culebron con glamour cutre y la gellar es pesima,es serio…aun asi la sigo viendo…por que?????

  7. Alberto Rey dice:

    Grandísimo post, grandísima Ringer, grandísimo todo. Y mucha pedrería, como diría McNamara.

  8. Si algún día tengo una hija, pienso llamarla Siobhan, aunque nadie sabrá de donde viene ni donde lleva la H intercalada ni si es con V ó B

  9. Yoryer dice:

    Eres muy malo, la serie es muy flojita aunque engancha un poco como buen culebrón, pero te cebas demasiado con Sarah, para mi su misión es muy difícil y lo hace muy bien, al igual que lo hacía de bien en Buffy, y en otras películas como Cuatro Vidas, Crueles Intenciones o Veronica decide morir. No me esperaba esto de ti, Sarah no es una actriz de Oscar pero si es una gran actriz, aunque para gustos los colores…

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas