¿Quién me mandaría ver… Up All Night?

Qué mejor ocasión para inaugurar sección del blog que la nueva “”””comedia”””” de NBC protagonizada por Christina Applegate y Will Arnett. “¿Quién me mandaría ver…?” recogerá aquellas series que abandono o que termino sin llegar a saber exactamente por qué las he aguantado más allá del piloto. Aún tengo que decidir si dar una segunda oportunidad a Up All Night, pero teniendo en cuenta el elevadísimo número de pilotos de esta temporada, dudo mucho que este tremendo fail merezca veinte minutos de mi tiempo a la semana.

Extraño híbrido entre 30 Rock y Modern Family, Up All Night descarrila en todos los objetivos que se propone. Técnicamente resulta muy deficiente (la cámara en mano se vuelve en tu contra si no la sabes mover, y no ayuda tampoco que delegues la labor de montaje a un mandril). Por otro lado, Arnett y Applegate no logran convertirse en sus personajes en ningún momento. La cuestión de la química entre ambos está de más cuando ninguno de los dos, por separado, consigue desenvolverse con un mínimo de naturalidad en un hábitat que parece resultarles hostil (lo que hace todo mucho más triste, teniendo en cuenta que la serie está hecha a su medida). Ambos parecen dos cómicos de segunda intentando desesperadamente ser hip (¿parecen o lo son?). Dolorosas escenas como la del karaoke evidencian la fallida empresa de convertir a los actores en algo que no son. Resulta especialmente triste observar el (enésimo) intento desesperado de Kelly Bundy y Gob Bluth por hacerse un hueco en una escena que claramente no los necesita . Sin embargo, la culpa no es suya del todo. Poco pueden hacer con el famélico trabajo de guión con el que cuentan. No hay más que ver la (extremadamente alargada e insoportable) escena en la que sus personajes discuten sobre quién duerme menos. Suicidio cómico. Juraría haber oído grillos durante el diálogo.

Up All Night tiene cobijo en la casa de hitos como Saturday Night Live o 30 Rock, la NBC (donde vive la comedia norteamericana’), haciendo la clara promesa de intentar vivir de los saldos de ambas. Una de las cómicas de SNL, Maya Rudolph tiene un papel destacado dentro de este desastre, pero al fin y al cabo no es más que la tuerta en el país de los ciegos. No hay nada en Up All Night que indique que puede ocurrirle lo mismo que a otras series de la cadena. Tanto la de Tina Fey como la de Amy Poehler (Parks and Recreation) comenzaron desorientadas y acabaron convirtiéndose en referencias del género y abonadas a los Emmy. Applegate nos cae muy bien, y probablemente a los ejecutivos de NBC también, pero ni ella ni el desubicado Arnett son capaces de aguantar los endebles cimientos de una comedia sin un ápice de gracia.

 

Comentarios (1)

 

  1. Imagen de perfil de keitza keitza dice:

    El pobre Will Arnett, con lo que lo adoré en Arrested Development, no da una eligiendo proyectos…

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas