Lo nuevo de Futurama, por ahora

Las expectativas estaban por los aires -al menos las mías-, a pesar de que las cuatro películas de Futurama indicaban un progresivo bajón de calidad que podía afectar a la segunda entrega de la serie. Pero ya se han emitido cuatro episodios de la nueva Futurama, y el balance es más que positivo. Claro que hay unos cuantos peros, y unos cuantos miedos que nos llenan de incertidumbre con respecto al futuro de la serie. Veamos qué falla en Futurama 2010.

Para empezar, el cambio de cadena vaticinaba una nueva etapa de la serie caracterizada -y a priori estigmatizada- por la descarga de censura. Comedy Central no pone restricciones a sus series -ahí está South Park para demostrarlo-, y el hecho de que una serie ya de por sí subidita de tono como Futurama tuviera carta blanca no hacía más que inquietarme. Como he dicho muchas veces, Padre de familia ha hecho mucho daño a la animación para adultos en televisión, y después de ver los dos primeros episodios de la sexta temporada de Futurama, llegué a pensar que la serie corría el riesgo de perder su esencia y entregarse al desenfreno de los gags sexuales sin límite y la acumulación de escenas inconexas. Sin embargo, pensándolo un poco, y gracias a los siguientes episodios, perdí un poco el miedo. En primer lugar, Futurama nunca ha sido una serie infantil, eso es obvio, y siempre que ha tenido la ocasión, ha recurrido a los desnudos y las escenas de sexo -recordad “muerte por kiki“-, y en segundo lugar, la serie de Matt Groening parece volver reafirmando lo que la hizo grande hace siete años: unos estupendos guiones que no supeditan la trama a los gags, es más, que construyen magistralmente historias muy elaboradas sin que el alto número de gags desplacen la atención de la trama.

Solo hay algo que hace que distancia la nueva etapa de la serie de la anterior entrega: una mayor dependencia de la sociedad actual, que hace que la serie corra el riesgo de ganarse fecha de caducidad. Los episodios “Attack of the Killer App!” (6.03) y “Proposition Infinity” (6.04) muestran este problema con claridad. El primero es una sátira sobre la dependencia actual a las redes sociales y el segundo se mete en política, con el tema de los matrimonios homosexuales. El problema de estos episodios, sobre todo del primero, es que la abundancia de referencias directas a nuestros días hace que la esencia con la que Futurama comenzó hace ya una década se diluya en favor de una inmediatez que puede resultar peligrosa.

La ciencia ficción se caracteriza por retratar o criticar las sociedades actuales a través de metáforas más o menos sutiles. Al parecer, Futurama vuelve con la intención de hacer un comentario sobre el estado actual del mundo y lo hace mediante referencias de dudoso gusto -una protuberancia con la cara de Susan Boyle-, dejando atrás una época en la que las referencias a nuestros días se hacían con más gracia e ingenio. El elaborado universo de la serie, a pesar de ser una hipérbole de nuestra sociedad actual, era lo suficientemente independiente de la misma. Del momento en el piloto de 1999 en el que Fry escucha hip hop y Leela le dice que deje de escuchar música clásica a las facilonas referencias a Twitter y iPhone ha pasado mucho tiempo, y en ese tiempo, Futurama ha perdido algo de agudeza.

Por suerte, lo que siempre hizo de Futurama una serie magnífica y una obra de culto sigue intacto: estos dos episodios, a pesar de los problemas detallados, divierten y hacen reír de principio a fin. Con capítulos como “Proposition Infinity” tenemos todo lo necesario para seguir venerando la serie de Groening: chistes geniales y memorables, buenos chistes malos y chistes malísimos de los de fruncir el ceño. Por otra parte, un riesgo absoluto en las tramas -¿¿Amy y Bender??-, unos personajes que no han cambiado un ápice y unos fantásticos guiones llenos de giros mareantes, como siempre. Por todo esto, después de un par de semanas de incertidumbre, puedo asegurar que Futurama sigue siendo Futurama. Y si la audiencia lo permite y los guionistas no son sustituidos por monos fans de Padre de familia -como en Los Simpson, esperemos que lo siga siendo mucho tiempo más.

Hermes: When the lights go out, it’s nobody’s business what goes on between two consenting adults.
Zoidberg: Or one!

Etiquetas:

Comentarios (5)

 

  1. ilsa dice:

    oye… me tengo que ver las pelis para empezar con lo nuevo??? o me las puedo saltar??

  2. Pedro Fuertecito dice:

    Yo vería las pelis antes, aunque si te da igual, al principio del 6×01 explican qué pasó al final de la última peli…Como veas 🙂

  3. devilniced dice:

    Amy & bender es la peor propuesta que he visto ever, para mi. esta etapa es rara pero me gusta.

  4. Sr Nocivo dice:

    Bueno, tendré que perder el miedo y ver los nuevos capítulos…

  5. Cristina dice:

    HolaMe llamo Cristina soy administradora de un directorio web/blog. Tengo que decir que me ha gustado su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Por ello, me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren también en su web.Si estás de acuerdo. Házmelo saber a cristina.cister@hotmail.comSuerte con tu web! :)Cristina

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas