Clásicos recuperados: Riget (The Kingdom)

Hacemos una excepción en el habitual protagonismo de las series norteamericanas en este blog, para hablar de Riget, la serie danesa creada por el igualmente celebrado y vilipendiado LarsVonTrier, en pleno proceso de redefinición artística antes del Dogma 95 -ya con la cámara en mano y el montaje abrupto que caracterizarían sus obras posteriores. The Kingdom, como se la conoce internacionalmente, cuenta con dos tandas de cuatro episodios separadas entre sí por tres años -algo que no se nota, puesto que el acabado técnico y visual de ambas temporadas es prácticamente idéntico y los actores no experimentan cambios físicos destacables en este tiempo. Es complicado clasificar la serie siguiendo la clásica taxonomía de formatos seriales. Cada episodio tiene una duración aproximada de 70 minutos, por lo que se podría hablar de dos miniseries, aunque la intención de VonTrier parecía ser la de alargar la historia y su tratamiento se acercaba al de las series convencionales -cabecera en cada episodio, cliffhangers. Por otra parte, en algunos países se editó la primera temporada como una película de cinco horas, llegando a aparecer en alguna lista de películas imprescindibles. El realizador danés tenía intención de rodar una tercera entrega que concluyese la historia -llegó a escribir el guión-, pero la muerte de varios miembros del reparto y el rechazo de la cadena la dejaron inconclusa.

Resumir el argumento de Riget con la intención de hacer una idea de lo que ofrece la serie es imposible. En líneas generales, la acción se desarrolla en un hospital dominado por una fuerza sobrenatural que hace que tanto los empleados como los pacientes presencien o sufran una serie de fenómenos terroríficos y desconcertantes. Esta es la premisa, pero el resultado final dista de ser una historia convencional. El argumento transcurre entre el absurdo día a día de los doctores del hospital -quizás antecendente de la comedia de Von Trier El jefe de todo esto– y los sucesos paranormales. Es una paciente, la Sra. Drusse -la Sra. McClusky danesa- la que aporta lo más parecido a un hilo conductor del argumento, por suponer un nexo entre el mundo de los vivos y el de los muertos. Sin embargo, Riget es una sucesión de escenas que a primera vista parecen inconexas y de las que es complicado deducir qué está ocurriendo -lo que conlleva una frustración y aburrimiento hasta para el más acostumbrado a este tipo de realizaciones. Los momentos de terror están convenientemente repartidos a lo largo de los episodios, resultando altamente efectivos entre las insoportables escenas de diálogo entre doctores. Normalmente, un episodio acabará con una escena perturbadora -algunas geniales, como el parto de Judith, que podría haber inspirado perfectamente a Takashi Miike en Gozu y otras realmente terroríficas y reminiscentes de películas como El exorcista-, pero esto, a pesar de dejar buen sabor de boca, no será suficiente para hacer la historia más interesante.

Por suerte, Riget cuenta con un excéntrico sentido del humor que si bien no salva la función, hace más llevadero el visionado -la cuidadísima y opresora ambientación y la excelente realización también ayudan. Aunque resulte desconcertante al principio, Lars Von Trier es altamente consciente de lo que está haciendo -uno lo confirma en los créditos del último episodio cuando le oye referirse a sí mismo como “humilde director”- y una vez asumido el hecho de que toda la parafernalia psicológica de Riget no es más que una herramienta para crear un vínculo con el espectador -y reírse un poco de él, como será la tónica del director en años posteriores-, es más fácil dejarse llevar y disfrutar de los atractivos de la serie. Es decir, tomarse en serio Riget es muy peligroso, y por desgracia, es posible tardar más de lo normal en darse cuenta.

Etiquetas: , , ,

Comentarios (3)

 

  1. Pocoyó dice:

    Precisamente hoy es día de True Blood. Serie que, como ya sabes, supone un divertimento al que no hay que tomarse en serio.Riget es MUY aburrida. No vale la pena en absoluto la locura que a veces es.

  2. Acuaryus_me dice:

    Llevaba tiempo con ganas de verla ya que vi Hospital Kingdom y leí que ésta, estaba basada en la que comentas. Me has convencido para darle una oportunidad, aunque Pocoyó opine que es aburrida :PSinceramente Lars Von Trier es un director que siempre me dado grimilla (artísticamente, fotos suyas creo que no he visto) aún recuerdo mi cara de WTF viendo Antichrit en el cine pero buen, hay que ver de todo.

  3. nervo dice:

    a mí me parece una buena serie. tal vez no sea apta para todo el mundo, claro, con von trier ya se sabe, pero me gusta.precisamente si tuviera que recortarle algo serían esas escenas sobrenaturales con las que se suele cerrar cada capítulo y que, en realidad, no llevan a ninguna parte.aunque esto la convertiría en otra serie de hospitales… sin más… bueno, sin más no, una serie de hospitales del estilo de "el jefe de todo esto".

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas