Finale Week: Mujeres desesperadas

Y la semana dedicada a los finales de temporada en fuertecito no ve la tele llega a su decimoquinto día. Qué cosas, Fuertecito tiene el poder de alargar el tiempo. Eso, y que sus obligaciones académicas le han impedido actualizar el blog [fin del uso de la tercera persona]. Hace ya tanto tiempo que vi los finales que me quedan por comentar, que no solo he olvidado los episodios, sino que también he olvidado lo que quería decir sobre ellos. Sí, señores, así es el nuevo seriéfilo. No queremos admitirlo, pero la inabarcable oferta “de calidad” de la tele norteamericana nos obliga a convertirnos en consumidores compulsivos, a devorar las series sin dejarlas reposar, y hacer cosas como tragarse nueve episodios de golpe para terminar una temporada y tener tiempo para empezar otra serie o continuar una que tenías parada hace meses. Demasiadas series, demasiado poco tiempo. Y este modo de consumir televisión se hace más inevitable aún si, como este año, la oferta de las cadenas generalistas da un bajón de calidad considerable. Las buenas series, los buenos episodios, se quedan grabados. Los episodios mediocres y patéticos se consumen y se tiran. Y de esos hemos tenido este año demasiados. Qué agotamiento. Y qué pena el cine, al que relegamos a un segundo plano porque ¡¡no hay tiempo para él!! Esto tiene que cambiar. Pero dejemos esta reflexión para otro día, y centrémonos en las series que nos quedan por comentar.

Si hay una serie que se ha ganado esta temporada la mayoría de vapuleos y abucheos por mi parte es Mujeres desesperadas. No me extenderé demasiado, puesto que ya he dejado patente en multitud de ocasiones mi opinión sobre esta sexta temporada de la serie de Marc Cherry: ha apestado como nunca. Ya no sirve ni para reírse de ella.

Es una pena que hitos catódicos como “Bang“, el episodio que confirmó que Mujeres desesperadas era mucho más que un placer culpable, queden totalmente sepultados por todos y cada uno de los episodios de la temporada que acaba de finalizar. Ya sabemos que el ritmo de la tele es vertiginoso, y que los espectadores, por muy analíticos, racionales y justos que seamos, no podemos evitar perder la perspectiva cuando una serie supera las cinco temporadas. Es decir, que a tenor del despropósito que ha sido la sexta temporada, es más fácil que cuando acabe la serie, recordemos Mujeres desesperadas desde la pena y el enfado por haber echado a perder algo realmente bueno, que por sus tres excelentes primeras temporadas (intentaremos luchar contra esto).

El último episodio de la temporada, “I Gess This Is Goodbye” -cántico que deberíamos entonar muchos, y que me consta que otros tantos han hecho- cierra el interminable misterio de la temporada, el de la familia Bolen. Angie & co. no han dado ni un solo buen momento de tensión e interés como antaño hicieron los Young o Betty Applewhite. Los guionistas -por llamarlos de alguna manera- han ido desgranando su pasado como si solo tuvieran preparados dos detalles sobre él y no quisieran desvelarlos hasta el final. Lo que queda en medio es mucha paja. Y si al menos estos personajes fueran mínimamente interesantes o carismáticos habríamos tenido algo para pasar el rato hasta que el estiramiento llegase a su fin, pero no -me consta que muchos no estarán de acuerdo con esto, pero a mí, Angie Bolen me ha parecido un personaje horrendo, y del resto de la familia, mejor no hablar. “I Gess This Is Goodbye” no solo da fin a la trama de los Bolen, sino que cierra la historia de Eddie, el asesino en serie adolescente de Wisteria Lane. No sé cuál de las dos tramas me ha parecido peor. Si la de los Bolen por aburrida y predecible, o la de Eddie por absurda y ridícula.

Por suerte, el final de esta temporada no llega al nivel de patetismo del último episodio de la quinta -quizás sea una ilusión provocada por lo que hemos aguantado durante nueve meses. Aunque tenemos que obviar muchas cosas para emitir un juicio mínimamente positivo sobre el episodio: los estúpidos problemas de Mike y Susan -no he podido odiar más a Mike Delfino esta temporada-, la bomba de Angie -me río a carcajadas en vuestra cara, de verdad-, el malvado interpretado por John Barrowman -evitemos comentarios que me tachen de cosas que no soy yo-, Orson -que a mí siempre me ha gustado, y tras esta temporada no puedo no unirme a su gran club de haters-, y sobre todo, sobre todo, la infame escena de reunión post-apocalipsis de Susan, Lynette, Gabby y Bree, en la que no se hace una sola referencia a los traumáticos eventos acaecidos en el barrio. Y no me habléis de elipsis, esto es lo que se llama “una mierda de guión”. Pensaba terminar este párrafo equilibrando la balanza y enumerando los aspectos positivos del episodio, pero me parece que sería injusto, además de suponer una tarea demasiado difícil.

El año que viene seguiré visitando Wisteria Lane -abandonar una serie después de seis años me resulta muy difícil, a pesar de todo lo anterior-, con la esperanza de que sea el último, y de que un episodio musical me haga olvidar todo el sufrimiento innecesario de este año. Cherry, pon a tus señoras a cantar, es lo único que puede arreglar este entuerto.

Para leer un amplio y certero repaso de la temporada a través de las principales tramas -las que más prometían-, os remito a esta entrada mi amigo Bertoff, el mayor amante de las desesperadas que conozco.

Etiquetas:

Comentarios (7)

 

  1. Bertoff dice:

    Cuanto tiempo esperando esto! tanto que si, ya casi ni lo recuerdo… ahora mismo de toda la temporada sólo tengo en mente a la grandiosa Katherine de los primeros capítulos y la narración final de Mary Alice, no por lo que dijera.. sino xq Susan se va, Bree y Gabby abordan asuntos complicados y Paul Young regresa!!! (que no se como andará este tema en los mundos fanáticos.. pero yo siempre fui muy de Paul Young y esperaba con ansias su regreso y el de Felicia también, por qué no decirlo..).Con todo, a mi la 5ª me sigue pareciendo peor.. será por mi animadversión hacia Neal McDonough.. La verdad es que a mi Angie siempre que cayó simpática.. su "misterio" me la sudaba bastante pero ella me caía bien!! y su hija estaba para mojar braga más de una vez.. xDY bueno, visto lo visto, lo del serial killer no lo consideraría ni trama.. simplemente una excusa para dar "emoción" al embarazo de Lynette.. seguro que se reunieron todos los guionistas con la Cherry en gabinete de crisis para ver que podían hacer y se les ocurrió eso.. seguro que se le ocurrió al mismo que pensó que dejarla embarazada otra vez sería emocionante.. en fin! Deseo la 7ª temporada que yo confío nos redima a todos y que su capítulo "catástrofe" sea musical!! sería tan maravilloso!! ^^

  2. Pedro Fuertecito dice:

    Su hija estaba para mojar braga? No estarás pensando en la sobrina de Gabby? No te estarás heterizando? Marc Cherry no lo querría.Yo guardo también una pequeña esperanza de que la séptima arregle todo, y se pueda ir con una mínima dignidad.La entrada va dedicada a ti, eh? Aunque sea un poco chapucina <3

  3. Bertoff dice:

    LO SE!(lo de la dedicación xD) jajaja quería decir su hijo!! pero es que me estaba sintiendo tan perra imaginándomelo en paños menores que se me fueron los géneros de las manos!! xDxcierto, te hago SPAM que no se si llegaste a leer lo que escribí en su momento yo.. que aún vosotros no habíais acabado creo..http://entreputasymutilados.blogspot.com/2010/05/i-guess-this-is-goodbye.html

  4. Jane dice:

    Yo había escrito un párrafo muy bonito pero no sé porqué le he dado a "recargar página" y,claro, ha desaparecido… Básicamente, estoy de acuerdo contigo. Aunque a mí Angie no me desagrada… su entorno sí, pero no su personaje… aunque puede que todo tenga que ver con una visión sexual y, claro, así tampoco tiene mucho mérito =p Ea, a cruzar los dedos por una séptima temporada que no nos deje este gusto amargo…

  5. Jane dice:

    PD: la escena final es lo peor. Ni elipsis ni leches, que se supone que sólo han pasado un par de horas (Susan se está despidiendo, casa por casa, porque se va ya… al rato, están todas y Susan se va… que exploten un coche, que se de a luz en una casa con un psicópata como matrona, que de repente sea de noche y los Bolen se despidan en una estación de autobuses… bah, nimiedades… no creo que fuese tan difícil hacer eso bien, digo yo… en fin…)

  6. Bertoff dice:

    De nuevo, no creo ser merecedor de tal honor!! ^^ xD

  7. Ricardo dice:

    """"Y de esos hemos tenido este año demasiados. Qué agotamiento. Y qué pena el cine, al que relegamos a un segundo plano porque ¡¡no hay tiempo para él!!""""no podía estar más de acuerdo. hemos programado nuestro cerebro para consumir emtre 40 y 50 min de material audiovisual, y salir de ahí nos cuesta.igual q HIMYM quiero dejar esta por la enorme pérdida de tiempo q me supone. pero no sé si podré.

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas