Finale Week: Gossip Girl

Decidido. El episodio que cierra la tercera temporada de Gossip Girl, “Last Tango, Then Paris” es para mí el final de la serie. Después de una temporada incluso más eterna que la anterior, soy más consciente que nunca de la auténtica pérdida de tiempo que me supone seguir las ‘emocionantes’ aventuras de este grupo de adolescentes interpretados -es un decir- por actores de 25. Al principio pensé que el desgaste podía deberse a que para terminar la temporada, vi nueve episodios en tres días. Después de madurar la idea unos minutos me di cuenta de que estaba infravalorándome enormemente. No me he cansado de la serie porque me haya saturado ver tantos episodios seguidos, me he cansado porque ya no me ofrece ninguna motivación para seguir viéndola, y es gracias a ese agotador maratón que he llegado a esa conclusión.

Gossip Girl fue durante su primera temporada mi guilty pleasure favorito. Lo tenía todo para ganarse mi devoción incondicional. Estaba creada por Josh Schwartz, el responsable de otro de mis placeres culpables, The OC -esta es infinitamente mejor, hasta el punto de eliminar lo de ‘culpable’ en muchas ocasiones-, era una historia sobre adolescentes y estaba rodada en Nueva York -sin falsear las localizaciones-. La auto consciencia y autorreflexividad que aderezaba cada diálogo en The OC también estaba presente en Gossip Girl, y como en la primera, aumentaba con el paso del tiempo. La diferencia es que con el incremento de los juegos metatextuales y las auto referencias en The OC, los personajes realmente mostraban síntomas de evolución, cosa que no ocurre en Gossip Girl. Los chicos del Upper East Side se quedaron parados en el primer año. Por mucho que estén continuamente expuestos a experiencias traumáticas y extraordinarias y sus vidas amorosas, sociales y familiares sufran continuos varapalos -en muchas ocasiones, de gravedad-, al final, todos están listos para la fiesta de turno que sirve como hilo narrativo de cada episodio.

Esta tercera temporada ha caído más bajo, porque, como suele ocurrir con la mayoría de series adolescentes, Gossip Girl ha sufrido las consecuencias de trasladar sus historias del instituto a la universidad. No es que la experiencia académica definiera a Gossip Girl, pero las tonterías de los protagonistas tenían gracia ambientadas en el instituto, gracias a la gran carga satírica que eso conllevaba. Algo parecido ocurrió con Veronica Mars. La protagonista era una detective adolescente y el principal atractivo de la serie -además de su carismática protagonista, Kirsten Bell, la voz de Gossip Girl- era trasladar los elementos del género negro a los pasillos del instituto. Era una gran idea con excelentes resultados durante sus dos primeras temporadas. Llegada la tercera, con Veronica en la universidad, la esencia de la serie se perdió de alguna manera -a pesar de que la calidad se mantuvo. En el caso de Gossip Girl, la universidad solo ha servido para desplazar completamente la atención a los ‘hogares’ de los protagonistas, por lo que los dramas familiares -las soporíferas tramas sobre la madre de Chuck y el padre de Serena- y las incesantes rupturas y reconciliaciones -ya no sabemos quién ha estado con quién, ni nos importa- ocupan la totalidad de la temporada. Atrás quedó el agudo comentario social sobre la guerra de clases en los institutos norteamericanos y la importancia de las nuevas tecnologías para definir las relaciones adolescentes en el siglo XXI. Lo único que queda en Gossip Girl es el componente telenovelesco, y eso no es suficiente. Ver a estos adolescentes actuando como adultos en un mundo de adultos es sencillamente ridículo y si me permitís el comentario de carcamal, algo peligroso para la audiencia adolescente de la serie.

Lo cierto es que la temporada comenzó con buen pie, con la promesa de explotar las personalidades de los personajes en un ambiente tan distinto como el de la universidad. Pero todo quedó en agua de borrajas. Lo que le siguió es un estiramiento de la trama que si los detractores de Perdidos viesen, se replantearían sus críticas a la serie de JJ Abrams. Todo para llegar a un final que sigue con la tónica del resto de la temporada: intrascendencia, vacuidad y puro aburrimiento. Lo dicho, ya no sirve ni para guilty pleasure.

“Last Tango, Then Paris” recurre a los cliffhangers más clásicos y perezosos: infidelidad, embarazo, posible muerte de un personaje y viaje a París. El único cierre que me ha parecido satisfatorio es el de uno de los personajes más hostiables de la televisión, Jenny Humphrey. La epifanía que la lleva a alejarse de Manhattan tras acostarse con Chuck me pareció un buen giro, a pesar de llegar extremadamente tarde -¿cuánto hemos odiado a Jenny esta temporada? ¡Más que nunca!. Por lo demás, poco que reseñar. Quizás solo la absurda presencia de Georgina Sparks -siempre divertida Michelle Tratchenberg- disfrazada de Hannah Montana y repitiendo la secuencia inicial protagonizada por Serena en el piloto -he ahí la autorreflexividad, pero ¿para qué? El resto de personajes siguen aburriéndome e irritándome a partes iguales. La relación de Dan -el hombre que más rápido habla y menos vocaliza- y Vanessa -el personaje más incoherente de la serie- nos habla de cómo es una relación amorosa entre mejores amigos, un terreno interesante de explorar y totalmente desaprovechado. Por otra parte, se supone que nos tenemos que preocupar por el devenir de la relación principal de la serie, la de Blair y Chuck, pero estos dos dejaron de ser mínimamente interesantes hace mucho tiempo -por no decir que la química entre los actores es nula. Y por último, Serena y Nate tienen sexo con comida y peleas cuyo origen escapa a nuestro entendimiento. Nada por allí, nada por aquí.

Resumiendo, no hay un solo personaje de Gossip Girl que no me resulte, como mínimo, odioso. Ni siquiera se salva ya Blair Waldorff, antaño adorada por mí. Dorota supone una excepción, pero digamos que ella no cuenta -me sabe mal decirlo, pero es cierto. Por todo esto, Gossip Girl deja, de cara a la próxima temporada televisiva otoñal, un hueco de una hora a la semana para otra serie que me recompense la inversión de tiempo -odio pensar en estos términos, pero hay que ser práctico- y no me desgaste las neuronas. Lo que está claro es que no la buscaré en The CW.

Etiquetas:

Comentarios (10)

 

  1. Bertoff dice:

    MIERDAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!

  2. J.Bujaldon dice:

    Totalmente de acuerdo contigo…ETERNA se me ha hecho esta temporada!!! xDDDMe han dado igual todos los personajes…Y el ultimo capitulo…. no me sorprendio nada… xDpero yo no la dejaré xDD me cuesta dejar series,o la dejo en la 1 o principios de la 2 o no soycapaz xDD

  3. Bertoff dice:

    yo es que me sentí muy estafado con el final de la segunda cuando de repente a Serena se le ocurría desenmascarar a Gossip Girl xq había arruinado su graduación y yo atónito no para de gritar a la pantalla "pero eres idiota?? si lleva jodiéndote la vida desde el capítulo uno y ahora me vienes con estas..???" luego con el salto a la uni ya directamente es que no le veía sentido alguno al temita de GG.. pasó a ser una serie de adolescentes más.. y que quieres que te diga, con FoQ tengo suficiente!! xD

  4. Zeus Laand (Vegan) dice:

    Lo peor es que yo seguiré viéndola :$

  5. rachelpr dice:

    yo seguiré viendola, porque hasta q jenny no vuelva y se lie definitivamente con nate no me quedaré tranquila (espero q pase alguna vez) no se es algo q quiero q pase desde la primera temporada q la confundio con serena. yo es q jenny me encanta no se por qué, pero es la que aun le daba algo a la serie, sera eso q ella seguia en el instituto y pensaba mientras lo veia, pero si tiene 17 años dios mio. los demas han pasado a la universidad con 19 años y parece que tienen 30 ya haciendo sus vidas de persona mayor y esas cosas, yo no hago eso y esto rondando esa edad.y otra razon, es que estoy enamorada de chace crawford, me da igual que la gente diga q es soso pero no se, desde la primera vez q le vi (en gossip girl porque ya habia visto la alianza del mal y ni me percaté de q salía)me gustó jejeje.así que, eso, que seguiré viendo Gossip Girl, será por series…

  6. Pedro Fuertecito dice:

    Raquel, yo sé que tú seguirás fiel a la serie. Y me contarás que tal la próxima temporada 😉 Ah, y a Chace Crawford me lo pido yo también, aunque cada vez se depile peor las cejas xD

  7. Bertoff dice:

    sólo decirle a Rachel que según las últimas noticias que he oído Taylor Momsen abandona la serie..

  8. rachelpr dice:

    ya, pero yo tengo esperanzas de q vuelva…pedro, lo compartimos no?? y si, te tendré al tanto

  9. carmen dice:

    Yo tengo la temporada a la mitad, y ya la veré este verano, pero de lo que he visto, Serena está cada vez mas idiota, si es que es posible, sigo sin aguantar a Dan, lo único bueno era Chuck, pero desde que es tan maduro me aburre un poco y Blair sin ser bruja no es tan divertida…De The CW, este año me quedo con Vampire Diaries, serie revelación del canal, y no me extraña, el personaje de Damon es genial, solo espero que no la destrocen en la segunda temporada.

  10. Álvaro Prados dice:

    Yo soy un fan de Gossip Girl, he visto las 2 primeras temporadas, la tercera la veré este verano, y lo que has contado, me lo estaba temiendo xD, espero que me guste, porque la primera temporada era genial, por cierto, soy un super fan de OC.

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas