Perdidos, "The Candidate" (6.14)

La muerte os sienta tan bien

Poco podemos reflexionar tras un episodio como “TheCandidate“, donde la acción más pura recoge el testigo de la relativa calma y el enredo argumental de los anteriores. La segunda mitad del episodio es un [insertar expresión equivalente a tour de force, pero que esté menos trillada] en el que tememos por la vida de todos y cada uno de los personajes. Otra prueba más de que los guionistas nos tienen atrapados en sus redes. Una de las claves de su trabajo es el manejo astuto de las certezas del espectador, las que ellos mismos nos imprimen. Me explico. Con cada episodio, nos conducen hacia teorías sobre la isla, los personajes, sobre lo que está pasando, y nos hacen llegar a (ilusas) conclusiones que ellos mismos refutarán convenientemente uno, dos, o veinte episodios más tarde (sin restar coherencia al conjunto). Es el caso de los seis candidatos. No sé si soy el único, pero esos nombres en la cueva me transportaron a un lugar cómodo y seguro en el que yo sabía que ninguno de ellos iba a morir, al menos hasta el final. Pero me equivocaba. Precisamente porque es una de las pocas cosas que podemos tener seguras en Perdidos (porque ellos se encargan de convencernos), los guionistas juegan con más soltura que nunca la baza de la sorpresa y el golpe de efecto, que tan agotada ha llegado a estar en la serie. Cuatro muertes. Jin, Sun y Sayid, tres de los protagonistas desde el primer episodio (y tres candidatos), y Lapidus, uno de los secundarios-extras más simpáticos (que yo creía que los sobreviviría a todos). Nos han pillado con la guardia por los suelos, y ¡zas!

Y la culpa de todo la tiene No-Locke. Ahora ya no quiere reunir a todos para marcharse de la isla y dejar la botella abierta, sino que se los quiere cargar, porque según la teoría de Jack, no puede salir de la isla a menos que estén todos muertos. Yo, a estas alturas, confío en Jack, aunque no ostente el récord de aciertos en la isla. Sawyer, por desgracia, no. La escena del submarino, que ocupa el último cuarto de hora de “The Candidate” es una de las escenas más emocionantes de toda la serie. El manejo de la tensión es ejemplar, y a esto contribuye sin duda… ¡la bomba con cuenta atrás! (cómo me he acordado de Buffy, y de Alias, por supuesto). Con todos los personajes atrapados, apenas tres minutos para que la bomba explote, con Kate gravemente herida y sin tiempo para salir a la superficie, Jack vuelve a pedir un acto de fe. Pero Sawyer es un hombre de acción, y si antes no confiaba en Jack, ahora que es un Locke reencarnado, menos aún.

Menos mal que zombiSayid andaba por ahí. La muerte de Jarrah pasa sin pena ni gloria (es uno de los momentos más endebles técnicamente del episodio), a pesar de suponer varias cosas muy importantes para el personaje: como Reyes teorizaba, se puede salir del lado oscuro por voluntad propia, y Sayid lo hace en un acto de sacrificio redentor que debe bastar para hacer descansar en paz al ex torturador. Pero la muerte de Sayid se ve pronto eclipsada por todo lo que desencadena la explosión. Y sobre todo, por el momento ¿lo digo?… venga, el momento Titanic protagonizado por Jin y Sun. Cómo me equivocaba cuando dije en mi anterior review que después del ansiado reencuentro de los Kwon, lo que pasase después sería lo de menos. Muchos pensaron que el reencuentro del matrimonio se iba a ver frustrado por algún balazo de los de Widmore o por las vallas electrificadas. Parecía obvio que ese sería el golpe de efecto maestro del episodio, reunir a Jin y Sun para matarlos en la misma escena. Pues bien, aunque esto no ocurrió, la teoría no andaba desencaminada. Un episodio después, los dos mueren ahogados en el submarino. Aunque los veamos con toda seguridad en los sideflashes (y aunque nos quede la remota posibilidad de que alguien los salve en el ultimísimo momento), no es como una de tantas muertes que nos han insensibilizado a lo largo de la serie, sino que se siente definitiva, y por eso duele más. Más unidos que nunca (idea que viene a representar en cierta manera el idioma inglés, ya en común, lo que más los distanciaba en la isla antes de separarse), se dicen “I love you“, después de que Jin vuelva a prometer a Sun que no la dejará nunca más (esta vez en koreano), mientras suena la pieza musical más triste de la banda sonora de Perdidos. Y para rematar, uno de los planos más devastadores que recuerdo: solo la muerte será capaz de separar a los Kwon.

Por lo demás, Perdidos sigue completando ciclos. Lo vemos en las continuas regresiones a las primeras temporadas, y en los sideflashes, donde Jack comienza a deducir que algo raro ocurre (sin necesidad de amor, ni experiencia cercana a la muerte). El doctor Shephard crea lazos con su hermana Claire, y ambos se miran al espejo (Pocoyó tiene la teoría de que al final, tendrán que atravesar un espejo, y no me parece descabellada). Después, Jack trata de recomponer a un Locke destrozado (gran Terry O’Quinn, no me convencía así desde la primera temporada), intentando ilusamente convencerle para que siga su filosofía de vida, que ni él mismo entiende:

Jack: What happened, happened. And you can let it go.
John: What makes you think letting go is so easy?
Jack: It‘s not. In fact, I don’t really know how to do it myself. And that‘s why I was hoping that maybe you could go first.
John: Goodbye, doctor Shephard.

Y mientras Jack intenta salvar sin éxito a Locke en la realidad alternativa (mirad la descorazonadora sonrisa de ilusión y certeza después de darle el consejo a John), consigue salvar de la muerte a Sawyer en la isla (verás cuando se despierte y vea la que ha liado). Como veíamos en el capítulo anterior, el doctor sigue cumpliendo paso a paso el manual para convertirse en héroe. Y permitidme que una semana más haga referencia al tema, pero es que en “The Candidate“, Jack llora también, y además, llora mucho. Y lo que es mejor, no solo él llora. Se agradece una escena dedicada exclusivamente a mostrar el dolor de los personajes tras una muerte, algo que no se suele hacer (también es verdad que ni hay tiempo, ni todas las muertes conllevan una reacción de este tipo. Jin y Sun eran especiales, para nosotros, y para ellos). Lo más gracioso es que mientras Kate y Hurley lloran por la muerte de Jin y Sun (a Sayid que le den), Jack se retira a la orilla a sollozar como un niño sin que lo vean los demás (nosotros sí lo vemos, total, estamos muy acostumbrados a ver al héroe de la película lloriquear). Y a todo esto, con todas las emociones provocadas por los eventos del submarino, nadie se acuerda de la pobre Claire después de que Sawyer cerrase el submarino dejándola tirada (a él no le bastaba con intentarlo una vez). No puedo con lo mal que la están tratando. Niña, saca el hacha, que se enteren de quién es Crazy Claire.

Etiquetas: , , ,

Comentarios (10)

 

  1. Taru dice:

    Ya nadie está seguro!! llevaba todo el episodio pensando que moriria Kate y al final ZAS! ha sido super triste ver como se hunde el submarino, no he llorado pero me ha roto

  2. Antoine Doinel dice:

    Si atraviesan un espejo lloraré como una madeleine

  3. Anonymous dice:

    A mí este episodio me ha gustado bastante porque vamos tachando candidatos de la lista y ya sabemos cuál es el propósito de No-Locke o antiJacob: cargarselos a todos pero convenciéndolos de que se maten entre ellos porque él directamente no puede. Me acordé de JaviPocoyó cuando vi la escena del espejo, tiene razón en que algo tiene que significar pero no creo que lo atraviesen como Alicia.Por último, cada vez tengo más claro que en la lista de candidatos 'Shephard' no es Jack sino Claire, ella es la que se quedará en la isla, de hecho, ya la han abandonado dos veces.

  4. Jorge Fdez. dice:

    Lloré a moco tendido, y escuchar ese pedazo de tema de la banda sonora lo hizo todo más triste si cabe.Los Kwon serán queridos y respetados para los restos.

  5. Anonymous dice:

    por cierto, se me olvidó firmar, anónimo soy yo, la Soles.

  6. Bertoff dice:

    Genial cuando Hurley dice que qué pasa con Sayid y Jack le dice que no hay ningún Sayid!! xDDahora en serio, jops, espero que vosotros también llorarais en vuestra casa junto a los personajes, realmente desde la muerte de Charlie no recordaba una muerte que me haya dolido tanto como la de los Kwon (y si, yo no podía parar de pensar en Titanic!! xD). y pobre Claire, como la maltratan!! :(por cierto, me extraña que nadie haya mencionado aún el estado vegetativo de Anthony Cooper en el flashsideway, yo recorde tu teoría sobre la felicidad triunfadora de esa realidad (eras tú el que la formulaba, no?) y podría ser una forma del destino de castigar al Sawyer original o quizá, al subir a la avioneta y tener el accidente con Locke y tal.. el tuvo la percepción de la realidad isleña (ya que el tb estuvo en la isla) y se quedó así como aquella mujer que Faraday dejó en ese mismo estado q xcierto, que fue de ella??Para acabar la única muerte que no me ha gustado ha sido la de Lapidus, muy ¿fría? no se.. no es ciertamente la palabra que busco pero es la que más se aproxima a lo que me pareció.yo personalmente ya he comprado un pack de 24 paquetes de clínex para la finale!! xD

  7. Ricardo dice:

    fuertepedro! cdo terminé el otro día de ver el episodio me vine corriendo aquí para poder leer tus excelentes opiniones y poder volcar las mías, abundantes en ese momento, y no la habías escrito todavía la crónica y fue un poco ouch!no son nada tontos los guionistas de lost. primero nos meten en ese twisted little mind game en el q john locke no les puede matar pero les manipula para q se maten entre ellos. perfecto. luego nos matan a sun y a jin a 4 episodios de q se acabe todo, pero ellos seguiran saliendo en los side-flashes. ya tenemos la primera muerte importante. sun y jin son los victor y sierra de perdidos, nos interesa su historia de amor. ya la han contado, y matarlos les permite centrarse en los personajes q ellos quieren, en los q todavía tienen q cerrar su historia. lapidus da pena y sayid casi hasta aplaudes. y kate, kate lleva siendo "la q se va a morir" desde la temporada pasada segun todas las quinielas y por ahora se libra de todas.y sí, se agradece q lloren a jin y sin.

  8. Antonio de la Mano dice:

    Menos mal que no he leído la review hasta ver el capítulo, menos mal!! Destripe en toda regla. Pero bueno, da igual, ahora mola másNo creo que los capítulos anteriores hayan sido "enredo argumental". Pienso que, por fin, en este se andan sin tonterías, sin rellenos, y van al grano, imprimiéndole una gran emoción (tanto emocionalmente como en el ritmo). Es como dice un vecino mío: "Lapidus lleva como 10 capítulos que no hace ná. Sólo le dan un arma y camina. Lleva caminao más que Frodo". Aplíquese esto a toda la serie 😛 Y, por fin, en este último se están poniendo serios. Y emocionantes.Y por cierto, extraoficialmente me jodes los capítulos, porque cada vez que veo a Jack llorar no puedo evitar pensar automáticamente en ti y en cómo deberías estar afilando ya los dientes para la próxima review :PNos vemos en el 6×15!

  9. Alex dice:

    Guau! Grandes reflexiones en este blog! Como lo del espejo. Ni se me había pasado por la cabeza… O como lo de que Sephard se refiere en realidad a Claire!! Ese sería un giro increíble! Porque Jack, con sus más y sus menos, ha sido siempre el héroe máximo de la serie. Jack me parece demasiado importante como para hacerle eso y que al final no sea él el centro de todo. Pero quién sabe? Ya no te puedes fiar de lo que hagan los guionistas de esta serie… Pero, y lo que le dice Sayid justo antes de salir corriendo con la bomba? No recuerdo las palabras exactas pero era algo como "Vas a ser tú". Eso es que maneja información privilegiada y sabe que Jack es la clave??En fin, un capítulo muy revelador. Como dice anónimo-la Soles, por lo menos ya sabemos las verdaderas intenciones de "Locke".Nos vemos en el 6×15!PD: Sí, a mí también se me saltaron las lágrimas.

  10. Bertoff dice:

    igual el capítulo de los tatuajes de Jack no fue tan de relleno como todos nos pensamos… xD

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas