Sophie

Qué lástima. A ciertas luces, parece usted una estrella de cine.

Gracias a la Aliciaen el País de las Maravillas de Tim Burton, la popularidad de Mia Wasikowska ha aumentado de la noche a la mañana, resultado más de la gran influencia del director norteamericano en nuestra sociedad que de su trabajo interpretativo en la película. Es lo que hay. La joven actriz es una buena Alicia, pero la película de Burton no es el mejor vehículo para mostrar sus aptitudes interpretativas.

Mia despunta en Hollywood y en el mundo entero, que la recibe como una recién llegada. Pero ella ya es una veterana. Y no por tener un amplio currículum (tiene solo 21 años), sino por haber ofrecido ya una interpretación de las que hacen una carrera. Me refiero a su Sophie de In Treatment. En la serie de HBO, un psicólogo interpretado por Gabriel Byrne mantiene sesiones de psicoterapia con cuatro pacientes (para concluir la semana acudiendo él mismo a su propia terapia con Gina, interpretada por Dianne Wiest). Cada sesión se emite un día de la semana (In Treatment es el único drama de este arriesgado formato en la televisión norteamericana). Sophie es la paciente de los miércoles. Atentar a describir a Sophie sería una tarea inútil y resultaría en algo mucho más vacío de lo que en realidad es. Para conocerla, lo mejor es adentrarse en su psyche a través de los nueve magníficos episodios que cuentan su historia. Así que os animo a descubrirla por vosotros mismos, junto al resto de personajes (todos geniales). Dejémoslo en que Sophie es una de las adolescentes más fascinantes que yo haya visto representadas tanto en la pequeña como en la gran pantalla. Sin exagerar.

La octava sesión de Sophie comienza con la adolescente en el suelo de la consulta de Paul, rodeada de pañuelos usados, llorando porque no es capaz de decirle una palabra a su madre. A lo que asistimos después es a media hora (una de las más intensas de la serie, y desde luego, la más preciosa hasta el momento) de la Sophie más visceral y desbordante, el clímax de la increíble construcción de un personaje. Del llanto más desconsolado a la sonrisa más descorazonadora, Mia no da tregua, y tiene la capacidad de derrumbar emocionalmente a cualquiera lanzando un beso al aire. Vamos, a mí me dejó completamente K.O.

Con suerte, cuando la burbuja de Alicia explote (puede que lo haya hecho ya), Mia será capaz de desarrollar una carrera en la que pueda volver a demostrar su talento natural sin que un universo digital se la trague. Es una pena que su trabajo en la televisión no cuente para muchos. De momento, podremos disfrutar de ella en la última película de Gus Van Sant, Restless, el próximo año. Esperemos que no desaproveche la oportunidad.

Etiquetas: ,

Comentarios (4)

 

  1. Alicia dice:

    Oblígame ya a verla!

  2. Pocoyó dice:

    No hay en In Treatment ni un solo trabajo interpretativo malo, ni siquiera mediocre. Todos los personajes están muy vivos, y supongo que es gracias a un trabajo conjunto de guión, actores, directores, ensayos… En el caso de Wasikowska, de todos modos, no parece que le falten aptitudes a la muchacha, ¿no?Una pena que le hayan dado un papel tan soso en la película de Burton, pero seguro que su carrera no va a estar en blockbusters como este, sino en pequeños proyectos como In Treatment.Qué gran capítulo el de la semana ocho de Sophie, y, aunque no lo recuerdo muy bien, estoy seguro de que el noveno y último no se quedará atrás…

  3. Pocoyó dice:

    Alicia, maldita seas.

  4. Jane dice:

    Hace tiempo que tengo ganas de ver esta serie… así que será la próxima que empiece, cuando me haya puesto al día con Damages.

Deja un comentario

Get Adobe Flash player
Abrir la barra de herramientas